Sandra Ollo, editora de Acantilado. /Fotografía de Fundación Arquitectura y Sociedad

Acantilado y las claves de su éxito en dos décadas: de Zweig a la mirada sobre el lector

La editorial catalana cumple veinte años con la publicación de obras de calidad y refinamiento. Sandra Ollo, su editora, charla con Lola Larumbe de la librería madrileña Rafael Alberti y traza el espíritu de convivencia entre lo clásico y lo contemporáneo

Presentación WMagazín Acantilado fue una de las editoriales creadas en 1999 que llegó para ampliar el territorio de la edición en español con libros de gran calidad, en forma y fondo, y refinamiento.  Jaume Vallcorba (1949-2014) la creó y muy pronto se convirtió en un sello de referencia que hoy tiene 950 títulos. Antes estuvo en Quaderns Crema, fundada hace 40 años, que ha dado a conocer a muchos de los escritores catalanes más relevantes. Si Quaderns Crema apuesta por divulgar la creación en catalán, una de las señas de identidad de Acantilado es la literatura centroeuropea y nuevos nombres exquisitos de lo escrito en español.

Tras la muerte de Vallcorba la dirección de los sellos la asumió Sandra Ollo (Pamplona, España, 1977). En una de las celebraciones de las dos primeras décadas de Acantilado, Ollo tuvo una conversación con Lola Larumbe, de la librería Rafael Alberti, de Madrid, y Verónica García, de la distribuidora Machado Libros, este 19 de diciembre. Una hora de diálogo ante los lectores en la que se trazó una visión del espíritu de la editorial y las claves de su éxito: libros para un lector culto, pero no académico, personas interesadas en aprender o ampliar sus conocimientos y goces alrededor de la filosofía, la música, la ciencia o la política y la convivencia de escritores clásicos poco conocidos con nombres contemporáneos de gran altura que invitan al placer de una literatura exquisita.

WMagazín publica el diálogo entre estas mujeres amantes de la lectura y la literatura y promotoras de los buenos libros:

De izquierda a derecha: Verónica Garcia, Snadra Ollo y Lola Larumbe durante la conversación sobre los 20 años de Acantilado en Librería Alberti, de Madrid.

Lola Larumbe. Acantilado forma parte de las librerías de fondo. Desde que esta editorial empezó nuestras estanterías se han llenado de colores rojos y negros y amarillos como una señal inequívoca que los buenos lectores tienen en cuenta. Por lo tanto, celebrar veinte años de esta editorial es una felicidad y un logro en este mundo cada vez más confuso, complicado e incierto. El santo y seña de Acantilado es el refinamiento y la calidad. Querría que nos contaras qué recuerdas de la primera vez que entraste en la editorial.

Sandra Ollo. Recuerdo que Acantilado estaba en un piso de un bloque de viviendas en Barcelona, cuya estructura se ha respetado. No es una oficina al uso sino que en cada habitación hay un departamento y en el recibidor tenemos la recepción. Allí, junto a la mesa de quien coge el teléfono tenemos un expositor de madera donde se exhiben los libros que llegarán a las librerías, así es que aquel día me pareció fabuloso aquello, era como formar parte de un secreto, un privilegio especial.

Y Lola Larumbe abre el catálogo de lo que Acantilado ha publicado en veinte años. No solo el autor y la ficha del libro y un pequeño comentario de un periodista, una frase porque decide leer una especie de poética material que le encanta que dice así:

“Nuestros libros están hechos con el papel offset, satinado, ahuesado, con ph neutro que asegura una mayor duración, de 80 gramos para los libros de formato regular y 70 para el bolsillo y en papel biblia de 50 gramos y con una opacidad del 88 por ciento y con ph neutro para los libros que por su extensión requieren ser más manejables y ligeros. Son cosidos con hilo vegetal con excepción del bolsillo. Están encuadernados, generalmente, en rústica y en casos especiales en cartoné con solapas y guardas rojo fuego o negro marcados con filtro por ambas caras y con cubiertas de cartulina estucada a una cara. También la celulosa natural fabricada en medio neutro”. Esto es una poética, casi podría ser una descripción del Renacimiento.

Sandra Ollo. Seguimos haciendo los libros a la antigua, y por eso explicamos aquello que el lector percibe de manera intuitiva. Todo esto sucede porque los libros están hechos así. Y hay muchas maneras de hacer libros. Los libros se pueden hacer bien o mal, sin despreciar nada ni a nadie, pero para nosotros es tan importante el contenido como el objeto.

Lola Larumbe. ¿Quién decide el libro que edita Acantilado?

Sandra Ollo. Lo decido yo para bien o para mal. No es algo del consejo editorial ni de contenidos que van a la moda. Es una editorial de editor, por lo tanto sigue los gustos del editor. En este caso soy yo y dentro de unos años será Violeta, pero vamos a dejarle decidir. Los libros llegan por muchos causes, por los gentes literarios en menor medida, a mí no me gusta que me bombardeen con títulos y me gusta que si ofrecen libros se adecúen al catálogo. O pido un informe si puedo. Otra manera es a través de los propios libros. Una alusión te lleva a otros libros. También surgen de las conversaciones con muchos autores o traductores. Nos preciamos de ser una editorial que trabaja y recorre el camino del autor. Nos gusta ser fieles a nuestros autores.

En un libro intervienen muchas personas formadísimas que trabajan con entusiasmo y talento. Trabajamos ensayos muy variados, música, filosofía y a toda esa gente hay que pagarle dignamente. Luego viene el coste de producción. Esto no es un lloro, pero si de hacer ver al lector más allá de la ganancia que no se puede medir con dinero si hiciéramos el sumatorio de costo.

Lola Larumbe. ¿Cómo eliges un libro que te gusta?

Sandra Ollo. Me cuesta hablar de un libro por encima de otro. Hablemos de uno que te gusta: Zuleijá abre los ojos, una novela fascinante con una personalidad arrolladora y eso se transmite con su forma de narrar clásica y a la vez diferente. Este libro llega a mis manos gracias a Ricardo San Vicente que es una persona con quien tengo un trato extraordinario. Me dijo que había leído una novela rusa maravillosa.

Lola Larumbe. Un momento importante de Acantilado es la publicación de Stefan Zweig.

Sandra Ollo. Zweig es uno de los autores que catapultan a la editorial. Después hay un hecho muy curioso y es que hicimos el libro de Arthur Schnitzler, Relato soñado, en el cual se basa Kubrick para su última película, Eyes Wide Shut. Justo en ese momento Jaume -Vallcorba- lo publica. Esto ayudó mucho a que la editorial tuviera visibilidad. Luego hemos publicado varias obras. Luego vio el éxito de El mundo de ayer, de Zweig que es un autor importantísimo. Me gusta más como ensayista que como autor de ficción, pero me gustaría que a través de Zweig entrara en el catálogo el lector que no conoce Acantilado.

Luego, lo que no funcionó en Sirmio (la editorial que creo Vallcorba en 1987) sí funcionó en Acantilado. El otro día me preguntaron que por qué no había funcionado Sirmio y recuerdo que Jaume me dijo: ‘por que no me lo creí’. Luego me dijo que el nombre no era muy bueno y se parecía a simio.

Lola Larumbe. Acantilado empezó como una gran ventana a la literatura centroeuropea. Tuvo esa coincidencia, azar, necesidad y realmente ocurrió ese milagro. Con Jaume los libros encontraron a sus lectores. Has dicho que Jaume se dio cuenta que había que ofrecer esas necesidades, una lectura culta, no académica, pero sí interesado por la música, la filosofía, la ciencia, la narrativa para aprender y leer para disfrutar, ¿Quién es ese lector? ¿Piensas en ese lector al decidir un libro?

Sandra Ollo. Si y no pensamos en eso. Pienso mucho en el lector una vez he decidido el libro, una vez está bien traducido, pienso en una cubierta atractiva y que cuando se lo lleve a casa lo disfrute. Es una manera de reflejarle mi respeto y agradecimiento por elegirnos. Pero no pensamos en el lector a la hora de escoger el título porque eso supondría que queremos seguir el gusto del lector. No trabajamos así, si no que le sugerimos al lector que conozca, que confíe en nosotros y siga ese viaje, que cruce la puerta y pase. Jaume decía ‘no damos al lector lo que quiere sino lo que todavía no sabe que quiere’. Es sugerir más que seguir la tendencia. Pero luego sí pensamos en él en el sentido de cómo va a leer, pensamos a la hora de decidir una edición manejable, amorosa y que acompañe el lector y cómo le podemos hacer esta lectura más agradable.

Lola Larumbe. Es una editorial excepcional en muchos sentidos. Ha conseguido poner de moda a autores como Montaigne con Los Ensayos.

Sandra Ollo. Cómo se puede vivir sin haber leído a Montaigne. En ese libro hay una presencia de la condición humana; a todo lo que estamos expuestos los mortales, más muchas otras cosas. El amor, el desamor, la amistad, los cálculos renales, la soledad, la muerte, los hijos, las discusiones matrimoniales, discusiones políticas, y todo enfocado de manera extraordinaria.

Lola Larumbe. El año pasado pusieron de moda a Dante, algo extraordinario. Dijeron vamos a hacer la Comedia, pero sí ya está traducida…

Sandra Ollo. Este es otro de mis grandes libros. Queríamos otra cosa, decirle al lector que no tuviera miedo, que él también podría leer uno de los grandes libros de la literatura universal. Estaba traducida por Ángel Crespo pero de alguna manera lo traicionaba, si me permites decirlo. La idea que conformó el libro era escribir en una lengua que llegara a todo el mundo. Dante optó por un lenguaje para todos. José María Micó hizo la traducción respetando el metro, el verso sin rima, de tal manera que no forzaba el lenguaje y al no tener que estar pendiente de la rima logró que el lenguaje fuera cristalino como el italiano de Dante. Después decidimos que la edición no fuera superanotada, con información, pero sin apabullar al lector.

…Es Acantilado que logra la recuperación y actualización de obras esenciales y la convivencia de autores clásicos con los contemporáneos que da como resultado un catálogo así:

Stefan Zweig, Josep Roth, Arthur Schnittzler, Imre Kertész, Montaigne, Ivo Andric, Natalia Ginzburg, Slawomir Mrozek, Jan Swafford, Slawomir Mrozek, Svetlana Aleksiévich, Charles Maurras, Teju Cole,  Helen Oyeyem, Florence Delay, Richard Scruton, Ramón Andrés, Rafael Argullol, Peter Stamm, Adam Zagayeswki, Kris Vann Steenberge, Christopher Isherwood, Danilo Kis, Dante Alighieri, Frnaz Kafka, Mario Satsz, Anna Beer, Marc Fumaroli, Aleksandar Tisma, Fernando Pessoa, Jo Alexander, Giorgio Bassani, Colette, Marta Carnicero, Nicola Chiaramonte, Isabel Alba…

***

Suscríbete gratis a WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.
  • Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye entrevistas y reseñas de escritores de todos los idiomas en la sección  Entrevistas de escritores y grandes personajes del universo del libro que puedes ver en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·