Andrew Wylie, el mayor agente literario, desvela sus fracasos de abrir una oficina en España

FIL 2016 / Wylie habla de las claves de su éxito global y recuerda los intentos fallidos de entrar en el mercado hispanohablante. Ahora lo hace desde Nueva York

Tres veces Andrew Wylie ha intentado abrir una oficina en España de su Agencia Literaria que lleva su propio nombre. Y tres veces no ha podido. Aunque ahora su desembarco al mundo hispanohablante lo hace desde Nueva York, una de las capitales de Latinoamérica, a través de Cristóbal Pera.

Tras recordar cómo nació su agencia hace 36 años, Wylie desgranó los ejemplos reales, y con nombres propios de escritores, la manera como ha construido su éxito y creado la filosofía de su empresa que hoy representa a más de 1.100 autores. Luego admitió que uno de sus pocos fracasos está en España: la apertura de una oficina en este país para iniciar su avanzada en la conquista de escritores hispanohablantes: “Abrí una oficina en Madrid basado en un acuerdo con Cebrián, pero no se dio lo que se tenía que haber dado y fue un fracaso. Y tuve que cerrar”.

Esta infidencia la hizo Wylie en la 30ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara, FIL, durante la inauguración del XV Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro. Wylie dijo que aquel primer intento de desembarcar en España, a mediados de los 90, fue tras llegar a unos acuerdos con Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo PRISA (propietario entonces de editoriales como Alfaguara y Taurus) y presidente y exdirector del diario EL PAÍS, de España. Aunque, al final, aseguró que tuvo que cerrar la sede. No dio más detalles, más allá de la insinuación del incumplimiento de algunos acuerdos.

El segundo intento, para expandir su poderío en un área que se le resiste, fue poco después con la Agencia Literaria Carmen Balcells, hace unos 20 años, la agencia literaria más importante en español. Su nómina de autores incluye nombres como García Márquez, Vargas Llosa o Cortázar. Entonces Wylie le hizo a Balcells una propuesta de compra paulatina durante cinco años, pero no prosperó.

El tercer intento fue de nuevo, 18 años después de las últimas conversaciones, con la agencia barcelonesa. Fue cuando Balcells, según Wylie, le envió un email que decía:

“¿Te interesa abrir una agencia literaria juntos?
Carmen”.

“Yo le dije que sí. Y viajé a Barcelona. Las conversaciones duraron 19 meses, pero ella murió (falleció en septiembre de 2015). Es una persona a la que estimo mucho”, afirmó Andrew Wylie. Sobre si las conversaciones siguen abiertas, el agente estadounidense no dio más detalles. Sin embargo, en una larga entrevista que le hice, aquí en Guadalajara, el lunes 28 de noviembre, y que publicaré más adelante, Wylie me aseguró que “ese capítulo está cerrado”.

Luis Miguel Palomares Balcells, hijo de la prestigiosa agente catalana, asumió el liderazgo de la Agencia y me dijo en una entrevista en la Feria del Libro de Fráncfort de 2015 que la situación financiera de la Agencia era “estable y afianzada, y con unos resultados excelentes”. Palomares Balcells agregó algo que ha reafirmado desde entonces: “Continuaré con el legado de mi madre de la mejor manera, con lo cual nuestros autores pueden estar tranquilos. (…) Queremos lo mejor para ellos. A la vez, buscamos nuevas voces que apoyar, como era el objetivo de mi madre desde sus inicios”.

Cerrado ese capítulo de la hipotética superagencia Wylie-Balcells, el año pasado la Agencia Andrew Wylie decidió hacer su cuarto intento de desembarcar en el mundo hispanohablante de manera independiente. Sin aliados. Para ello contrató a Cristóbal Pera, ex director de Penguin Random House en México, y gran conocedor de la literatura en lengua española, además de tener buenas relaciones tanto con escritores muy conocidos, como con otros que están empezando. Esa sede está en Nueva York.

Tras dejar de ser librero, Andrew Wyllie empezó su agencia literaria hace 36 años, precisamente en la ciudad neoyorquina. Hoy representa a más de 1.100 autores de todo el mundo. Parte de su éxito lo atribuye al carácter y filosofía global de su agencia, es decir, de asegurar una mejor y verdadera distribución de los libros donde haga falta. Y a la manera directa y agresiva de conseguir autores famosos tocando en sus puertas y explicándoles por qué era mejor que él los representara. A partir de ahí se formó su leyenda de hombre duro e inclemente, e incluso falto de ética, de tal manera que lo llaman El chacal.

 

En su catálogo solo hay 20 autores en español, entre los que figuran Jorge Luis Borges, Guillermo Cabrera Infante, Roberto Bolaño y Antonio Muñoz Molina.

En los próximos días publicaré la entrevista con Andrew Wylie en la que este repasa su trayectoria, desde aquellos tiempos en que escribió un libro de poemas, ¿está escribiendo algo?, después abrió una librería donde tenía clientes que luego obtuvieron el Nobel de Literatura y en su nueva etapa pasaron a ser sus representados cuando abrió la agencia, desvela algunas de las claves de su método de trabajo, cuestionado por algunos, y de la relacion que establece con los autores (“Soy su jadinero”), expresa su opinión de los autores latinoamericanos más contemporáneos, analiza los pros y contras del cambio de modelo de negocio editorial y de las agencias literarias, del fantasma del libro electrónico o desvela cuáles son sus lecturas favoritas, cuál fue el libro del último verano que lo hizo, en verdad, feliz. Ello sin esconder su veta actoral y haber aceptado la propuesta de hacerse un autorretrato oral.

 

6 comentarios

  1. Estimado, Sr. Andrew Wylie.
    Mi esposa y yo tenemos el libro que usted está Buscando y nosotros buscamos un agente serio y eficaz que sepa llevar a nuestro libro por todos rincones del mundo y en todos los idiomas.
    Un cordial saludo.
    Jerónimo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·