La actriz alemana Marlene Dietrich.

Del turismo literario en Barcelona al beso de Marlene Dietrich y el casting de Gala Dalí en FIL Buenos Aires

FOTOBITÁCORA 1 / Historias, anécdotas y sueños cumplidos en los libros destacaron el primer fin de semana de la cita editorial y literaria de la capital argentina. ´Días en los que estuvieron autores como Gioconda Belli, Arturo Pérez-Reverte, Silvia Pérez Cruz y los de la delegación de Barcelona

Dos de las voces femeninas más destacadas del panorama musical y poético hispanohablante cerraron  el primer fin de semana de la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, del 23 de abril al 13 de mayo. Si el sábado lo hizo la española Silvia Pérez Cruz con sus canciones, el domingo fue el turno de la nicaragüense Gioconda Belli con sus poemas. Un primer fin de semana de feria muy concurrido en el que uno de los atractivos fue el estand de Barcelona como Ciudad Invitada de Honor.

El siguiente es un asomo a algunas de las charlas, mesas redondas y lecturas más destacadas:

Barcelona: Turismo de artistas y capital cultural

Mapa de Barcelona literaria en la FIL Buenos Aires 2019.

Dos mesas pintaron el sábado una Barcelona con espíritu literario. La primera tuvo como protagonistas a los escritores catalanes Marina Espasa y Julià Guillamón, quienes presentaron el mapa literario, una forma distinta de hacer turismo en la capital catalana. A medida que avanzaba el diálogo se iba acercando más gente para saber por qué en esa pantalla de proyectaba un trazado de calles distinto al conocido, y desplegaban el papel. En el mapa, que tiene su versión impresa y otra en digital que permite búsquedas temáticas, están marcados los escritores y escritoras, los libros que hablan de Barcelona, además de bibliotecas públicas y librerías.

Los rostros dibujados de artistas como Miguel de Cervantes, Julio Cortázar, George Orwell, Ana María Matute, Manuel Vázquez Montalbán, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa pueblan las calles barcelonesas. A Marina Espasa le pareció muy divertido descubrir que a tan sólo dos calles de distancia vivían escritores tan distintos.

Ese mismo sábado, otra visión de Barcelona se abrió en el estand: la de capital editorial. Editores de Juventud, Anagrama y Comanegra dibujaron, con sus historias de origen, cómo es allí el ecosistema del libro completo.

El abuelo de Lluís Zendrera creó la editorial Juventud en 1923, donde se publicaron títulos reconocidos en todo el mundo como Las Aventuras de Tintín. En una punta está la editorial casi centenaria, en el otro la más nueva de la mesa: Comanegra. Joan Sala quiso hacer una editorial diferente: no admitiría a nadie que viniera del mundo editorial. “Sólo el 2% de las editoriales tienen más de 100 años”, anotó Sala, pintando la emergencia de nuevas ideas editoriales en la capital catalana.

La literatura no salvó a Paula Bonet

Paula Bonet, al fondo, en la FIL Buenos Aires.

“Me voy a cargar el título de la mesa”, dice la valenciana Paula Bonet, con el pañuelo verde anudado a la muñeca derecha por el aborto legal. Lo afirma porque sabe que a ella no fue la literatura la que la salvó, sino la pintura. Cuando escribió Roedores: cuerpo de embarazada sin embrión lo hizo con dolor, pero cuando pintaba entonces sí sentía un alivio al dolor de perder dos embriones.

Aunque la mesa fuera moderada por Robert Mur, corresponsal de La Vanguardia en Latinoamérica, que lleva quince años viviendo en Argentina, más bien parecía un ping pong feminista entre Paula Bonet y la escritora argentina Pola Oloixarac. Se filmaban entre sí para sus historias de Instagram, compartieron ideas sobre la necesidad de un léxico que las nombre a las mujeres sin pasar por la “e”.

“Estoy cansada de escuchar que cuando un hombre hace autobiografía está hablando de la condición humana, y cuando nosotras hacemos autobiografía estamos hablando de cosas de mujeres que sólo interesan a mujeres. La experiencia femenina es igual de universal que la experiencia masculina”, advirtió Paula Bonet. Pola Oloixarac asintió y la filmó, vestida de chaqueta verde. Después dijo que a ella le gusta mucho vivir en estos tiempos revolucionarios. La argentina acaba de publicar Mona, una novela sobre una escritora peruana, un thriller de ideas, una sátira de las élites culturales.

Paula Bonet descubrió que hace falta la lectura feminista de Frankenstein. “El libro es esa imposibilidad de creación de vida”, explicó Bonet, porque Mary Shelley acababa de tener un aborto espontáneo y su marido había muerto ahogado en Italia. La escritora española afirma que de ahí viene el origen del monstruo.

La novela de intriga y el casting de Gala Dalí a Vila-Sanjuán

Sergio Vila-Sanjuán (izquierda) y Jorge Fernández Díaz en la FIL Buenos Aires 2019.

Sentados en eel stand de Barcelona, el periodista y escritor catalán Sergio Vila-Sanjuán responde a las preguntas sencillas de Jorge Fernández Díaz. Más que preguntas, lo invita a hablar, le da pie para que cuente sobre su abuelo, su padre y sobre sí mismo. “Cuéntanos de dónde salieron estas tres historias de intriga”, pregunta el argentino en un neutro que intenta ser empático. Cuando hablan de las novelas –Una heredera de Barcelona, Estaba en el aire y El informe Casabona– se miran entre ellos, como si estuvieran en una entrevista en una redacción.

Vila-Sanjuán, cuenta, leía a Jorge Luis Borges y a Ernesto Sábato. Está seguro de que el mundo cultural argentino es una potencia del siglo XX que aún no se ha agotado. En un paseo por Buenos Aires, Vila-Sanjuán descubrió un jardín con placas de narradores y poetas que le pareció maravilloso.

Luego empezó la anécdota que quedaría resonando en los espectadores.

El día en que un joven becario Vila-Sanjuán llamó a la casa de Salvador Dalí y consiguió lo que ni el corresponsal especializado estaba logrando: la voz del pintor. Hablaron durante media hora, la entrevista salió como primicia en el diario donde trabajaba. Ese mismo día llamó Gala Dalí, la mujer del pintor, para “pedir la cabeza” del periodista y lo calificó de inmoral. El jefe le dijo que se quedara tranquilo, pero él decidió pedirle dinero a su madre para enviarle flores a la mujer. Al día siguiente ella volvió a llamar, pero no para pedir su cabeza otra vez, sino para invitarlo a su casa. Cuando llegó, recuerda Vila-Sanjuán, Gala lo escrutó de arriba abajo y de abajo arriba y luego le dijo: “Ya puede irse”. Ahora, evoca, entendió que había sido objeto de un casting y no lo había pasado.

La noche mágica de Silvia Pérez Cruz

Silvia Pérez Cruz durante su concierto en la FIL Buenos Aires 2019.

Largas colas de gente rodearon a la feria el sábado por la noche para ver el concierto de Silvia Pérez Cruz. Fue el acto central del Día de la Ciudad porque Barcelona es la Ciudad Invitada de Honor de la FILBuenos Aires.

“Qué alegría, gracias por invitarnos a representar a Barcelona. Hemos decidido hacer un concierto muy especial y quería venir con amigos”, dijo Silvia Pérez Cruz la noche del sábado antes de empezar su concierto en la pista central de La Rural. La cantante catalana interpretó sus temas clásicos como The sound of silence y Pequeño vals y poemas hechos canciones como Mañana y Siga el baile. Pérez Cruz compartió escenario con el trío argentino Aca Seca y músicos nacionales.

Cuando Pérez-Reverte pudo besar a Marlene Dietrich

El escritor español Arturo Pérez-Reverte en la FIL Buenos Aires.

Son las cuatro de la tarde de un domingo soleado, pero la sala está oscura. Aparece el periodista y escritor argentino Jorge Fernández Díaz para presentar al español Arturo Pérez-Reverte, una de las figuras internacionales de esta Feria del Libro. Dice que a Pérez Reverte le encantan las pinturas de batallas, los sables de caballería, el ajedrez y la historia universal, los barcos antiguos y los modernos, las armas cortas de época, los perros.

Fernández Díaz y Pérez Reverte, se nota, son viejos amigos: hablan sobre los personajes principales de sus novelas -Remil y Falcó- como si ellos también se conocieran hace tiempo. Al español, Hemingway le caía mal como persona, por eso decidió, cuenta, que su personaje se vengaría por él. “La literatura te permite pelearte con Hemingway”, cuenta, y en el público se escuchan carcajadas. Lo que también le permitió la ficción fue besar a Marlene Dietrich a través de su personaje.

Después de la inmersión en el mundo literario, Fernández Díaz lo confrontó con el debate más actual sobre el lenguaje: inclusivo, ¿sí o no? “Es necesario. Si no hubiera cambiado el lenguaje todavía estaríamos hablando en latín. Es verdad que el lenguaje responde a unos modelos masculinos”, afirmó Pérez Reverte, pero, frente a un periodista atento, se apuró a aclarar que “hay límites” y que se niega a decir “todes les niñes”. Su cuñada, catedrática, trabaja su novela La Reina del Sur en una cátedra feminista. Durante apenas tres minutos dejó clara su posición y no hubo más que aplausos del público.

Gioconda Belli: “El erotismo es subversivo por la manera que la sociedad lo ve”

La escritora nicaragüense Gioconda Belli en la FI Buenos Aires.

Apenas la melena castaña de la poeta y novelista Gioconda Belli asoma en la tarima la sala se llena de aplausos. La acompaña el argentino Jorge Boccanera, también poeta y viejo conocido de la escritora nicaragüense. Son casi las nueve de la noche y el público está hipnotizado por la escritora. Con su voz  cierra el Festival de Poesía de Buenos Aires, de la feria de la capital argentina.

Antes de empezar a leer sus poemas, los dos escritores dialogan sobre el feminismo, la situación política de Nicaragua, su amistad con Julio Cortázar, su paso por la lucha armada y su escritura.

El núcleo de la poesía de Gioconda Belli es el erotismo, dice Boccanera. Le pregunta si existe un erotismo subversivo.

“El erotismo es subversivo por la manera que la sociedad lo ve. El erotismo está en todos nosotros”, reconoce esta poeta que fuera guerrillera sandinista. Mira a su interlocutor, mira al público e insiste con un tono de descubrir: “Lo que siento que pasó es que yo me hice sujeto de mi sexualidad, en vez de ser objeto del deseo del otro. Yo expresé mi propio deseo”.

Tras una media hora de diálogo,  Belli pide solidaridad con su país y se apena al pensar que, de alguna manera, la historia se repite: su hijo, el único que seguía viviendo en Centroamérica, se tuvo que exiliar, como lo hizo ella en su juventud.

En el cierre, la escritora leyó algunos de sus poemas como Las Asesinadas y La Madre de mis Hijas. El que más ovación obtuvo fue el 8M, dedicado a las mujeres: Amanece con pelo largo el día curvo/de las mujeres /Queremos flores hoy /Cuánto nos corresponde/El jardín del que nos expulsaron.

***

Suscríbete gratis a WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.
  • Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye coberturas de eventos importantes del libro en el mundo como puedes ver en este enlace de nuestra sección En Vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·