El libro electrónico y la lectura digital aumentan en España y Latinoamérica

La venta del formato digital sube un 52%, en las bibliotecas españolas aumenta un 8.5% las visitas a las web y descienden las presenciales, en España uno de cada cuatro libros leído es electrónico y se incrementa la autoedición

El libro electrónico y la lectura digital se expanden en América Latina y España. Las obras circulan cada vez más en el ámbito hispanohablante gracias a Internet, lo cual significa que empieza a desaparecer el tradicional archipiélago para la difusión del libro. Son varios los motivos que van desde el cambio de hábitos lectura, hasta los nuevos modelos de negocio, o reforzamiento de los mismos, pasando por el auge de la compra en línea.

Los últimos datos son reveladores:

Uno: las ventas de libros electrónicos crecieron un 52% el año pasado en España y América Latina, según la cuarta edición del Informe 2018 sobre Evolución del mercado digital (ebooks y audiolibros) en España y América Latina, de Bookwire.

Dos: mientras en España el número de visitas a las páginas web de las bibliotecas creció un 8,5 %, las visitas en sala descendieron un 4,8%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en Estadística de Bibliotecas. Año 2016, en su informe de la semana pasada.

Tres: en Latinoamérica, 23 de cada cien títulos registrados en el ISBN son libros electrónicos, según el informe del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc).

Cuatro: en España uno de cada cuatro libros leídos son en formato digital. El año pasado se pasó de 11,7% de lectura digital a un 27%, según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2017, de la Federación de Gremio de Editores de España (FGEE) y la Secretaría de Estado de Cultura, presentado en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid.

Y cinco: la autoedición y el audiolibro se posicionan cada vez más de tal manera que, por ejemplo, el primero ya representa entre un 15% y un 20% de las ventas digitales totales.

La transformación del ecosistema del libro continúa. Mientras en el mundo anglosajón el libro electrónico se detiene o desciende, en el territorio del español no para de crecer. Tras diez años de la eclosión de este formato, que muchos auguraron que iba a acabar con el libro tradicional, lo que está claro es que ambos conviven y no son excluyentes sino complementarios. Incluso, modelos como el audiolibro acercan a nuevos lectores y aumenta la media de otros.

Una tendencia digital lenta que ya registró el año pasado Libranda, distribuidora de e-books en español con unos 60.000 títulos, en su informe de 2016. Dicho estudio señala que las ventas de libros electrónicos en español habían subido un 6,7% el año. ¿Y los destinos? España representa un 62,2%, México un 13,2% y Estados Unidos, con un 11,4%.

“No conviene caer en generalizaciones para hablar de la suerte del libro o de la edición en digital, sin diferenciar las particularidades de los distintos sectores”, advirtió Marianne Ponsford, directora de Cerlalc, a WMagazín en noviembre pasado en el reportaje Diez años del boom del libro electrónico.

Crecen las ventas

Aunque las cifras varían según quien ofrece el informe. Bookwire y Libranda cada año realizan un detallado análisis conforme a sus propias plataformas que difieren con los datos aportados por la FGEE. Según el estudio de Bookwire, en los 400 sellos que conforman su plataforma, la mayoría independientes, ha habido un crecimiento en ventas de ebooks en España y Latinoamérica de más de un 52%. Para ellos las ventas de este formato durante 2017 representó en España más de un 12% del tortal de libros vendidos. Sin embargo, Libranda, plataforma de comercio del libro que reúne a los principales grupos de edición españoles, apunta en su último Informe anual del libro digital que los ingresos por la venta de libros electrónicos crecieron en España durante 2017 un 14,3%, hasta alcanzar la cifra de 43,3 millones de euros. El último Estudio de Comercio Interior del Libro, que corresponde a 2016, sitúa la facturación del libro electrónico en un 5% del volumen total del comercio del libro en España y supone unos ingresos de 117,17 millones de euros.

“Los datos son los que son, y son reales, las diferencias están en que se incluyen otros formatos como la autoedición y el audiolibro”, explica Antonio Mª Ávila, director ejecutivo de la FGEE. Ávila asegura que donde más se produce la venta de libros es en España y Estados Unidos y no en Latinoamérica. Algo, agrega, “que es lógico que crezca porque antes no había nada, por lo tanto siempre irá a más”.

Para Javier Celaya, director de Dosdoce.com, de Storytel y de Bookwire, “el estudio de la FGEE no representa la realidad porque envía una encuesta a sus más de 700 asociados de los que solo reciben respuesta de unos 300, no recoge una visión real del mercado, su informe no es de ventas, el de Libranda y Bookwire sí y en estos se refleja un crecimiento del 14% en autoedición y del 52% en libro electrónico. Esta diferencia es porque en Bookwire se representa a las editoriales independientes que han llegado más tarde al comercio electrónico y, por tanto, están en su máximo auge. Probablemente dentro de unos años tendrá una crecida un poco más sostenida”.

La cuestión es que “se interpretan mal los datos porque lo que se ha frenado es la venta digital de los grandes grupos, sin embargo hay un gran auge de la venta digital de las editoriales independientes y de otros modelos y formatos digitales: audiolibro y autoedición”, afirmó Javier Celaya en un reportaje de WMagazín sobre los Diez años del boom del libro electrónico.

Las editoriales independientes suelen tener sus  libros en diferentes plataformas. Enrique Redel, del sello español Impedimenta, reconoce que su editorial sólo factura en este formato un 5% de su producción anual, pero tiene claro que “desde luego, el grueso de las ventas se realizan en España”. Redel recuerda que Amazon es el líder de ventas en formato electrónico para casi cualquier editorial pequeña e independiente. “Seguido de Casa del Libro, que es el líder a nivel español (excluyendo a Amazon)”. Aunque reconoce que “Bookwire es una plataforma muy cómoda para trabajar, porque usa los mismos métodos a los que nos tiene acostumbrado Apple, con la que nosotros trabajamos. Ellos nos llevan algunas tiendas españolas y algunas importantes en América”.

Impedimenta es un ejemplo de la situación de muchos editores españoles,  pero, como apunta el informe 2018 de Bookwire, “cada día hay más editoriales independientes latinoamericanas que apuestan firmemente por la distribución de sus libros en formato digital para llegar a lectores de todo el mundo… Editoriales independientes como Rey Naranjo o Cangrejo Editores de Colombia, Amanuta de Chile, Malaletra, Almadía o CIDCLI de México, entre otras muchas, han visto cómo sus libros digitales no sólo se están vendiendo en sus países de origen sino que también están llegando a mercados inalcanzables para el formato papel”. El 63% de las ventas digitales de las editoriales latinoamericanas tiene lugar en los países de América Latina, mientras que el 37% de las mismas se realiza en mercados fuera de la región: el 23% en Estados Unidos, el 8% en España, el 4% en Europa y el 2% en el resto del mundo.

El auge del audiolibro

Entre los nuevos modelos de edición que son tendencia creciente figuran audiolibro, suscripción de lectura y autoedición, este último ya representa entre el 15 y el 20% de las ventas totales en digital, unos 8-10 millones de euros, según Bookwire. La tendencia, asegura Celaya, “es el crecimiento digital en Latinoamérica. Al final de esta década veremos que el consumo digital, que ahora está casi en 50% en cada lado del Atlántico, será de un 60 por cierto en Latinoamérica y un 40% procedente de España al final. Allí hay muchas más oportunidades de negocio, y el audiolibro, sin duda mayor mercado, porque es un tipo de público habituado a escuchar la radio y con grandes distancias diarias en coche”. El audiolibro funciona bien, desde hace varios años, en países como Estados Unidos y Alemania. En el primero, por ejemplo, representa el 20% de las ventas del penúltimo bestseller: La mujer en la ventana (Grijalbo), según contó a WMagazín su autor, A. J. Finn, seudónimo del editor neoyorquino Daniel Mallory.

El big bang del audiolibro parece innegable en el mercado hispanohablante. Las condiciones parecen dadas: el desarrollo de la tecnología digital, la penetración de teléfonos móviles en la sociedad, la apertura de cambios de hábitos culturales de la gente y la familiarización con, por ejemplo, la escucha de música a través de plataformas especializadas. A su vez la empresa extranjera Storytel (Suecia) ha desembarado con fuerza y ofrece ya casi cinco mil títulos, hay rumores de que Audible (Amazon) abrirá pronto mientras los grandes grupos editoriales afincados en la región, Penguin Random House y Planeta-Audiolibros, aceleran su producción de títulos en este formato para aumentar el catálogo.

Más del 77% de los audiolibros en español son de temática de ficción. Si en 2016 había unos tres mil títulos disponibles este año esa cifra alcanza los cinco mil. El 40% de las grabaciones se hace en español neutro.

El audiolibro es la apuesta de los grandes grupos editoriales. Claudio Lopez de Lamadrid, de Penguin Random House, dijo en enero en el Hay Festival de Cartagena de Indias que este es un formato en crecimiento y futuro. Los que prefieren este formato son los jóvenes menores de 35 años que lo utilizan cuando hacen deporte o van en transporte público.

Suscripción de lectura y autoedición

La suscripción de lectura es lo que tendría más futuro para Antonio María Ávila. Pero casi por eliminación porque, asegura, que “el modelo de audiolibro no arranca en España, aunque en Estados Unidos sí tiene un éxito relativo; y la autoedición, que es un formato que ha existido siempre, solo que ahora es más barato, apenas vende libros, ningún amateur gana sobre un profesional”. Celaya, que acaba de regresar de la Feria del Libro de Londres, cuenta que se detecta un importante incremento en el mercado internacional del consumo cultural por suscripción: “En el mercado anglosajón las suscripciones mensuales a consumo cultural repreentan entre 40 y 60 dólares por persona. Esta tendencia crece en Latinoamérica y en Europa central, en zonas con poder adquisitivo”.

Aunque son varios los autores que empiezan en la autoedición y los fichan luego alguna editorial. Además, los profesionales del mundo del libro digital, reunidos en el Congreso de Barbastro (España) del otoño de 2017, abogaron por que la autoedición gane más representatividad en el sector dado que su contribución podría estar un 15 y 20% al total de las ventas digitales, en el mercado anglosajón es el del 50% y en Alemania el 30%.

Libranda comparte el ímpetu de las plataformas de suscripción que generan el 5,1% del negocio y han crecido un 40% anual. Nubico, por ejemplo, por menos de 10 euros mensuales, ofrece un gran catálogo de eBooks a los que puede acceder un lector. Aunque su directora general, Arantza Larrauri, asegura que ese precio podría ser revisable ya que solo beneficia a los que son muy lectores.

La cultura de la suscripción parece consolidarse en los mercados en español, según el informe de Bookwire, que dice: “Aunque las ventas derivadas de las librerías online como Amazon, Apple, Kobo, entre otras, siguen siendo uno de los canales prioritarios de ventas (91%) para las editoriales españolas, el informe de 2018 indica que las ventas derivadas de las plataformas de suscripción, especialmente en Estados Unidos, Alemania, España y México, se están volviendo cada año más relevantes para las editoriales, alcanzando el 6% de las ventas digitales totales en 2017 en comparación con el 5% que representaba en 2016”.

Según el informe Evolución del mercado digital en España y América Latina 2018, la creciente apuesta en firme de agentes y editoriales por este nuevo formato de lectura, así como la irrupción en España y América Latina de plataformas especializadas en la comercialización de audiolibros, coincide con la tendencia en otros mercados donde este formato ha registrado un 20% de incremento anual en ventas durante los últimos tres años. Eso lo ha convertido en el modelo de lectura digital de mayor crecimiento en el mundo del libro. Sus usuarios, en España, escuchan una media de 6,7 libros al año.

Algunas de las conclusiones del Barómetro de hábitos de lectura y compra de libros respecto a la lectura en digital son:

-La lectura de libros en formato digital es menor que la de prensa o redes sociales, pero crece de manera significativa: del 11,7% de 2012 pasó al 27,2% en 2017.

– El 40,3% de la población sólo lee en papel, mientras que un 20% ya lee libros en su tiempo libre en soporte digital.

– El lector digital es un lector más intensivo, lee una media de 16,7 libros al año, frente a los 11,6 del lector que sólo lee en papel.

– La lectura en menores tiene un gran protagonismo. El 80% de los jóvenes entre 10 y 14 años son lectores frecuentes. A partir de entonces se reduce el porcentaje de lectores y crece el peso de la lectura digital.

– El 80% de los libros digitales se obtuvieron de forma gratuita. Únicamente un 29,5% de los entrevistados señalaron que obtenían libros digitales pagando por ellos.

En todo esto el único ganador es la lectura y venta de libros, papel o digital, y la difusión de obras de autores hispanohablantes. Queda pendiente por resolver el tema de la piratería digital en todos los países, y analógica en Latinoamérica. El Ministero de Educación Cultura y Deporte de España puso en marcha una campaña de concienciación bajo el título “No piratees tu futuro”. Javier Una de las razones de a piratería pod´ria estar, según Celaya, en que “tanto en el PVP como en eBook el precio no para de crecer, su filosofía es ‘si no hay lectores subo el precio para seguir obteniendo beneficio’ y no es así. Los lectores digiales nunca irán al papel y cuando suben el precio del eBook lo que se fomenta, sin querer, es la piratería”.

  • Si te gustó este artículo puedes dejar un comentario en la sección que está al final de la página.
    • También puedes compartir el texto para que más personas lo lean y así nos ayudas a difundir esta revista literaria a través de nuestras cuentas de Facebook: https://www.facebook.com/WMagazin/

      o de twitter @W_Magazin

      ¡Gracias!

Un comentario

  1. No deja de ser curioso que la mayoría de los estudios salvo curiosamente el de la Federación no ofrezcan cifras reales y ofrezcan sólo porcentajes y los mismos además no suelen si quiera ser comparados con las evoluciones en otros soportes. Subior porcentualmente de 1 a 5 siempre es mayor que de 100 a 200 aunque en el fondo las cantidades sean muy inferiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *