Elena Pasoli, directora de la Feria Internacional del Libro Infantil de Bolonia. /Foto cortesía Feria del Libro Infantil de Bolonia

Elena Pasoli: «Hemos sentado las bases para una hermosa feria virtual que puede integrarse con la real»

Reinvención virtual de las ferias del libro 4 / La directora de la Feria del Libro Infantil de Bolonia explica cómo fue la primera versión digital de este evento con 60.000 visitantes, 500 editoriales de todo el mundo, 20.000 títulos subidos a la red, exposiciones virtuales y una sala de compra de derechos que sigue abierta

¿Deben las editoriales seguir con el gran número de títulos de libros publicados cada año? Es una de las principales reflexiones y preguntas que ha poblado el mundo de los editores en la Feria del Libro Infantil de Bolonia en su primera versión digital como consecuencia de la pandemia de la Covid-19, según Elena Pasoli, directora de la feria italiana. Lo cuenta tras la clausura de la edición virtual que ha pilotado con éxito entre el 4 y 7 de mayo de 2020 al verse forzada a cancelar el evento presencial entre el 30 de marzo y 2 de abril por culpa de la pandemia. La feria del libro infantil más importante del mundo, al menos de occidente, es desde 1964 un evento para profesionales del sector centrado en la venta de derechos que en su edición digital ha abierto sus dinámicas a todo el público.

Elena Pasoli desea que un nuevo soplo de ideas y proyectos recorra el universo del libro tras estos días grises. Esa pregunta de la sobreproducción de libros que le expresaron editores de todo el mundo puede ser la semilla de un posible cambio: «Los editores se preguntan cuáles son las decisiones correctas que deben tomar, no solo para enfrentar la crisis actual, sino precisamente repensar sus estrategias, sus catálogos, nuevos lanzamientos. Este replanteamiento es positivo, y es también la fuerte necesidad de comparación y diálogo que involucra a todos los jugadores en el mundo de los libros. Yo quisiera pensar que a partir de estos terribles meses y las dificultades que todos tendremos que enfrentar por quién sabe cuánto el tiempo al menos puede dejar un nuevo soplo de pensamientos y proyectos».

Esta mujer graduada en literatura clásica lleva tres décadas largas en el universo del libro y las ferias. En 1987 entró a la Feria de Bolonia como gerente de Eventos Especiales, luego pasó a ser gerente de proyectos, se fue de allí en 2006 a la Fundación de la Universidad de Bolonia donde dirigió el Área de Comunicación y regresó a la Feria en 2011 y en 2014 fue nombrada directora.

Una vez Italia entró en estado de alarma, Pasoli aplazó el evento para comienzos del mayo, pero al agravarse al situación decidió muy rápido mudarse al mundo virtual. Una experiencia que califica de difícil y muy satisfactoria a través de una entrevista por internet. Lo hace en la serie de entrevistas de WMagazín Reinvención virtual de las ferias y festivales del libro. En ella participan directores y responsables de los principales eventos alrededor del ecosistema del libro. Pasoli se suma a la participación que ya han tenido Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo); Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires; y Cristina Fuentes La Roche, directora internacional del Hay Festival (la programación completa de esta serie la puedes ver al final de este videorrelato).

Web del Salón de compra y venta de derechos de la Feria del Libro Infantil de Bolonia. /WMagazín

Winston Manrique Sabogal. La Feria del Libro Infantil de Bolonia decidió muy pronto hacer una versión digital, ¿por qué?

Elena Pasoli. Cuando tuvimos que tomar la decisión de cancelar la feria, inmediatamente pensamos que debía permanecer junto a toda la comunidad de libros infantiles, ofreciendo un espacio virtual donde los editores podrían presentar sus títulos, conocer e intercambiar derechos de autor, así como lo hubieran hecho de manera presencial. La feria no es solo negocios. Los que asisten a ella saben que es mucho, mucho más. Por eso, tan pronto sentamos las bases para la plataforma BCBF Global Rights Exchange, fuimos más allá para dar relevancia a las exposiciones, presentaciones y reuniones que habíamos planeado para la feria. Sentía que teníamos que desarrollar ese programa, al menos en buena parte.

Seamos realistas: fue un desafío que no nos dejó indiferentes. En primer lugar porque todos trabajamos desde casa. De inmediato decidimos que todos tuvieran acceso gratuito a los servicios e iniciativas de la feria, y, como puede imaginar, no son tiempos para grandes presupuestos. Sobre todo porque, aunque durante mucho tiempo teníamos en mente desarrollar algunas actividades en línea no teníamos un proyecto listo. Pero somos un equipo muy cercano, con colaboradores maravillosos que han estado trabajando con nosotros durante mucho tiempo, y todos estamos inexorablemente enamorados de lo nuevo y lo difícil. Además, tenemos un diálogo constante y efectivo con todos los editores, con ilustradores, con muchas instituciones internacionales. Estas relaciones, especialmente en tiempos complicados como este, hacen la verdadera diferencia, hacen que el trabajo sea fluido, llenen las incertidumbres, den retroalimentación inmediata y te permite ver más allá del obstáculo imaginando lo que vendrá y lo que quedará de los esfuerzos realizados.

Un pantallazo de la web de la Feria del Libro Infantil de Bolonia tras su edición digital. /WMagazín

W. Manrique Sabogal. Bolonia es una feria diferente a la mayoría al no estar abierta a todo el mundo sino para profesionales del sector. ¿Cómo fue esta primera experiencia de una feria virtual?

E. Pasoli. ¡La experiencia fue más que positiva, un éxito que superó todas las expectativas! Más de 500 editoriales en solo cuatro días se registraron en la plataforma Global Rights Exchange. Hubo un total de 20.000 títulos cargados en versiones digitales; se anunciaron 32 premios en línea, tuvimos ocho exposiciones presentadas a profesionales del sector y amantes de los libros de todo el mundo y más de cuarenta citas programadas. La feria digital tuvo más de 60.000 visitantes (75% de los cuales fueron extranjeros) y más de 400.000 páginas vistas. Transmitimos, a través de producciones directas de estudio y streaming, un programa rico y variado de eventos: seminarios web, conferencias, charlas, entrevistas y premios. Las redes sociales acogieron la gran y leal comunidad de Facebook (57.000 seguidores), Instagram (50.000), Twitter (12.800) y LinkedIn (4.300). Esto amplifica no solo el contenido del evento sino que da voz a una audiencia activa que se involucró con entusiasmo en el nuevo formato propuesto (550.000 informaciones publicadas y más de 670.000 impresiones registradas).

Web de la Galeria de exposiciones de la Feria del Libro Infantil de Bolonia. /WMagazín

W. Manrique Sabogal. Un sector protagonista fue el de los ilustradores con exposiciones especiales ¿Por qué?

E. Pasoli. Los ilustradores son un hito en la Feria de Bolonia, nos hemos dedicado a la ilustración desde nuestro nacimiento en 1964. La Exposición de Ilustradores es nuestra iniciativa histórica, nuestro buque insignia, que cada año genera muchas otras iniciativas que no solo hacemos en Bolonia, sino en todo el mundo. Entonces ¡No podía faltar la atención a los ilustradores en la versión digital de la feria! Para esto se creó la plataforma BCBF Galleries, nuestra «galería de arte», nuestro «museo», que a partir de ahora disfrutará de una rica vida propia compuesta por exposiciones de ilustración y libros de calidad durante todo el año. Y luego, para los ilustradores hemos hecho aún más: hemos creado el famoso «muro de ilustradores» de forma virtual. Cada año Bolonia da la bienvenida al público internacional y disfruta de la participación de más de 2.500 ilustradores de ochenta países. Hicimos un maratón de 24 horas para revisar los dossier de trabajo de 24 grandes nombres en publicaciones e ilustraciones desde su hogar (de Australia a India, de Japón a Brasil, de Gran Bretaña a Irán, realmente de todos los rincones del mundo) han visto las carteras de presentación de 240 jóvenes ilustradores, que luego se reunieron en línea en entrevistas personales dándoles consejos y orientación.

W. Manrique Sabogal. ¿Cree que esta reinvención virtual de ferias, festivales literarios y grandes eventos de libros no es algo puntual sino que creará actividades permanentes en el mundo digital?

E. Pasoli. No creo que este proyecto que hemos establecido termine una vez pase el coronavirus. Hemos sentado las bases para una hermosa actividad virtual que puede integrarse felizmente con la reunión real indispensable en Bolonia que hace que los lazos sean aún más estrechos y las oportunidades más amplias. Por ejemplo, entre las muchas características nuevas está nuestro nuevo blog revista FairTales que tendrá una vida muy larga, será una herramienta de comunicación e información que acompañará a todas nuestras iniciativas, con enfoques especiales, visiones detrás del escenario, entrevistas, vídeos, valiosas ideas para quienes trabajan en el mundo de los libros infantiles.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué aspectos positivos ha tenido esta feria virtual de Bolonia en comparación con la feria tradicional? ¿O, qué aspectos podrían usarse de forma más regular?

E. Pasoli. La Feria del Libro Infantil de Bolonia es una feria compuesta por diferentes áreas de actividades. Y para cada una de estas áreas veo muchos desarrollos positivos. Por ejemplo, iniciativas virtuales que pueden ser disfrutadas por un público más amplio, porque nuestra feria es profesional, y como tal no permite la entrada al público en general. En el caso de eventos virtuales esta limitación no existe. Por lo tanto, incluso los padres y todos los amantes de los libros pueden disfrutar de nuestras exposiciones y seguir las reuniones con los grandes artistas o debates sobre las tendencias de la literatura infantil. Incluso el público profesional puede ampliarse porque no todos pueden venir a Bolonia y sí pueden hacerlo en una edición virtual como la que acaba de terminar. Pero, insisto, estoy convencida de que sin el evento analógico el virtual no podría existir. Las dos empresas y formatos necesitan integrarse, incluso saliendo desde la perspectiva tradicional de la feria que dura cuatro días una vez al año, pero que ofrece actividades y momentos y salas de reuniones digitales durante todo el año.

W. Manrique Sabogal. ¿Ha visto alguna dinámica nueva con este modelo virtual que debería aprovecharse más?

E. Pasoli. Nuestra edición virtual ha tenido muy en cuenta las diferentes dinámicas surgidas. Ciertamente este trabajo que hemos hecho en pocas semanas puede ser más refinado, y es posible idear visitas más definidas de acuerdo con el tipo de visitante. Si miro el negocio de los derechos de autor, que es la actividad principal de nuestra feria, nuestra plataforma BCBF Global Rights Exchange ofrece a los editores una excelente oportunidad para presentar una oferta aún más amplia. Podemos trabajar en una mejor categorización de títulos propuestos, sobre investigación por tema, sobre mayor visibilidad de editores y libros premiados en Bolonia.

Web del Muro virtual de ilustraciones de la Feria del Libro Infantil de Bolonia. /WMagazín

W. Manrique Sabogal. La pandemia parece haber acelerado parte del futuro hacia un mundo más digital, ¿cree que una de las consecuencias tendrá que ver con el cambio de hábitos en el mundo digital, tanto en los lectores como en la industria editorial? ¿Esto fuerza un cambio de mentalidad?

E. Pasoli. En unas pocas semanas hemos sido testigos de una aceleración muy fuerte de la alfabetización digital en todo el mundo. Incluso la escuela, que al menos en Italia, hasta ahora, estaba bastante atrasada en este frente se ha adaptado muy rápido, logrando continuar la actividad docente a través de tecnologías digitales. Al mismo tiempo, al hablar con varios editores durante nuestra feria virtual escuché que muchos de ellos ya están mirando con mayor interés el desarrollo digital de su contenido. Por lo tanto, creo que habrá más desarrollos en esta dirección en el futuro.

W. Manrique Sabogal. Las librerías parecen tener un horizonte más incierto. ¿Qué cree que podrían hacer para afrontar esta realidad digital?

E. Pasoli. No creo que las dificultades de las librerías dependan de la aceleración de la tecnología digital. La cuestión de la muerte del libro de papel debido al libro electrónico está desactualizada y no creo que vuelva a la vida con la Covid-19. Todos hemos visto cómo coexisten las dos formas de lectura y cómo son las cuotas de mercado diferentes y a favor del libro tradicional. Más bien se debe ver si la participación del comercio electrónico en estos meses de confinamiento ha despegado, si volverá a los niveles anteriores una vez que la vida se reanude en todos sus aspectos o si los hábitos de compra realmente cambiarán. Muchas bibliotecas se han equipado para llevar los libros a casa de los lectores en las últimas semanas y han experimentado diferentes formas de diálogo y relación con sus usuarios. Su acción ha sido admirable, pero sin duda el encierro ha estado más a favor del comercio electrónico.

W. Manrique Sabogal. ¿Cree que los gobiernos deberían actuar frente al mundo del libro? ¿Si es así, piensa que debe haber una política internacional transversal en torno al libro?

E. Pasoli. En todos los países se discuten libros y lecturas políticas. En Italia se acaba de lanzar un nuevo derecho y, por supuesto, también la industria editorial se encuentra entre los sectores productivos a los que se refieren las medidas actuales de los diferentes gobiernos. Sobre la posibilidad real de una política común entre diferentes países soy francamente pesimista. Por supuesto eso sería deseable, pero hay demasiadas diferencias en la historia de cada realidad y también en la tasa de lectura de cada nación. Todo esto es muy importante para definir una política de libros.

La web de la Feria del Libro Infantil de Bolonia sigue abierta en áreas como la de derechos de autor. Quedan los deseos de Elena Pasoli: «Quisiera pensar que a partir de estos terribles meses y las dificultades que todos tendremos que enfrentar por quién sabe cuánto el tiempo al menos puede venir un nuevo soplo de pensamientos y proyectos».

Serie: Reinvención virtual de las ferias del libro

Serie Futuro y reinvención virtual de las ferias y festivales del libro, en WMagazín. /WMagazín

En la serie de WMagazín Reinvención virtual de las ferias y festivales del libro entrevistamos a los responsables de estos eventos del libro y encuentros de escritores y editores que analizan el horizonte ante las restricciones de reuniones masivas y su reconversión o alianza con el mundo digital. La siguiente es la programación de entrevistas:

27 de abril: Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, cuya fecha presencial era del 21 de abril al 4 de mayo. Puedes leer la entrevsita en este enlace.

4 de mayo: Oche Califa, de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que tenía prevista su realziación presencial del 30 a debaril al 17 de mayo. Puedes leer la entrevista en este enlace.

11 de mayo: Cristina Fuentes, del Hay Festival Internacional, que tenía prevista su cita, precisamente, en el lugar donde nació en Hay-on-Wye en Gales a mediados de mayo, y cuya versión online se realizará del 21 al 31 de mayo. Puedes ver la entrevsita en vídeo en este enlace.

18 de mayo: Elena Pasoli, de la Feria del Libro de Bolonia, cuya fecha original era en abril y su feria virtual se hará del 4 al 7 de mayo, aunque algunas ventanas virtuales, como compra de derechos, permanecerán abiertas hasta fin de año.

25 de mayo: Roger Chartier, diálogo que sostuvo en la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

1 de junio: Manuel Gil, de la Feria del Libro de Madrid, cuya fecha original era del 29 de mayo al 14 de junio.

En julio estarán presentes los responsables de eventos como Sant Jordi aplazado, en principio para el 23 de julio, y los directores del Forum Edita Barcelona, Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra; Patrici Tixis y Sergio Vila-Sanjuán, escritor y director del suplemento Cultura/s, de La Vanguardia.

Más adelante directores de ferias como Juergen Boos, de la Feria de Fráncfort, y Marisol Schulz, de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) o de Basilio Baltasar de las Conversaciones literarias de Formentor y Premio Formentor de las Letras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·