Marisol Schulz y Jorge Herralde.

Marisol Schulz y Jorge Herralde.

Empieza Fráncfort: ¿Sobrevivirán las ferias del libro en un mundo analógico y digital?

FRÁNCFORT 2016 / Tres expertos dialogan en un vídeo sobre su futuro: la directora de la FIL, el editor de Anagrama y el editor de Cultura’s de La Vanguardia

Acaba de empezar la temporada de las dos grandes peregrinaciones de la primera industria cultural del mundo: el libro. Un mercado global que mueve cerca de 150.000 millones de euros anuales. Son dos mecas literarias, una Europa y otra en Latinoamérica. Son las ferias internacionales del libro de Fráncfort, en Alemania (empezó hoy 19 de octubre y termina el domingo 23) y de Guadalajara, en México (del 26 de noviembre al 4 de diciembre). Dos grandes eventos unidos ahora por una misma lucha y reinvención: saber adaptarse a la continua revolución digital y a los cambios de hábitos culturales de la gente, sin perder la esencia tradicional del libro que es lo que los lectores y la experiencia les reclaman.

Dos eventos que escenifican la celebración de parte de lo leído en el año y, sobre todo, lo que se leerá en el siguiente. Donde se decide buena parte del futuro del libro, incluso en este mundo dual, analógico y digital, tanto por la irrupción del ebook, aunque los lectores aún prefieran, mayoritariamente, la edición impresa, como por la alteración de la cadena de valor del libro y el negocio a su alrededor. Se trata de dos modelos de feria distintos y exitosos. La primera cumple este año su 68ª edición y la segunda celebrará sus primeras 30.

 

De izquierda a derecha: Sergio Vila-Sanjuan, Marisol Schulz y Jorge Herralde.

La Feria Internacional del Libro de Fráncfort es considera la más importante el mundo. Allí se decide en gran medida lo que se editará y leerá en los meses siguientes, puro negocio, puro comercio, pura industria, puro duelo de titanes por ofrecer de la mejor manera sus libros y escritores. Y aunque Fráncfort ya no es lo que era, por la revolución tecnológica que ha llevado a que la mayoría de compra y venta de derechos y negociaciones se hagan por email, teléfono, videoconferencias y demás, sigue siendo el lugar de encuentro por excelencia: el momento en el que los principales actores del sector se ven (editores, agentes, libreros…), se saludan, charlan, debaten y renuevan sus votos de confianza y trabajo. Esta edición estará marcada por discusiones políticas, reflexiones sobre las relaciones entre el mundo del libro y el arte y las nuevas tecnologías. La potencia de Fráncfort es tal que, como dice Jorge Herralde, editor de Anagrama, aún pervive el dicho de que “quien no va a Fráncfort es porque está arruinado, lo han despedido o está muerto”. Es la cita para humanizar el negocio.

Y de humanización sabe mucho la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, FIL. Es la más importante en lengua española. La fuerza de su modelo, a diferencia de Fráncfort, radica en el encuentro entre los autores y los lectores a través de conferencias, charlas, debates y presentaciones de libros con lleno a reventar durante nueve días. “Es una fiesta que se toma la ciudad entera”, cuenta Marisol Schulz, su directora.

Surge, entonces, la pregunta inevitable de qué papel cumplen las ferias de libros en un mundo dual, analógico y digital. ¿Cuál es su estado hoy? ¿Cómo deberían ser? ¿Cuáles son los secretos del éxito de Fráncfort y Guadalajara? Sobre estas y otras preguntas dialogaron, para este blog, Schulz, de la FIL, Herralde de Anagrama, y Sergio Vila-Sanjuan, director del suplemento Cultura/s de La Vanguardia, de Barcelona, quien incluso escribió el libro El síndrome de Fránkfurt (RBA). Los tres coincidieron en la entrega del Premio Formentor de las Letras a Roberto Calasso y las Jornadas literarias (en septiembre pasado) donde debatieron y dieron las claves del éxito de estas dos macroferias y sobre el futuro de las ferias como tal.

Sus reflexiones las pueden ver en el vídeo que encabeza este artículo. Como adelanto, un pasaje del diálogo entre los tres expertos:

Schulz: De las ferias no puedes decir ‘esto es una feria y así fue’. Las ferias tienen que modificarse día a día. Nosotros hemos incorporado a los booktuber, por ejemplo, así, de repente, tenemos a niños de doce años gritando como locos por una chiquita que no sabes quién es y que aparece en youtube con 20 millones de suscriptores. Se están produciendo estos temas de fenómenos de masas que hay que pulsar.

Jorge Herralde: Extrañas mutaciones… Sobre el libro electrónico, recuerdo que hace diez o doce años se veía como un tema apocalíptico y decían que el libro se acababa en horas o en minutos, todo ello -creo yo- financiado e inducido por los constructores de ‘cacharritos’.

Vila-Sanjuan: Que tenían grandes intereses…

Herralde: Y todo esto se ha ido desinflando en Estados Unidos, que gracias a tener el precio llamado ‘libre’ se implantó más y llegó a estar estancado en un 25%, que es mucho, pero de este 25% el 24% es literatura de género o libro menor. La buena literatura, la literatura de ficción no aparece jamás. Y en Europa se ha detenido entre un 4 y un5%, y parece estancadísimo.

Vila-Sanjuan: En España el género que funciona mejor en ebook es la literatura romántica, tirando un poco a subida de tono. Ya que hablamos de digitalización, hay que decir que el papel ha aguantado con bastante fuerza, que el lector sigue primando el formato libro y que no ha pasado lo que los agoreros que señalaba Jorge decían que era que la industria del libro sufriría lo que había sufrido la industria de la música, el desmorone absoluto. Se ha aguantado, es evidente que se ha adelgazado, pero es posible que no se adelgace demasiado más”.

Queda claro que lo importante es que el libro en papel o digital sigue vivo. Convivirán los dos formatos muchos años. En esta edición, la Feria de Fráncfort tendrá más de 7.000 expositores de cien países, más de 600 agentes literrios de un treintena de países, ,unos 10.000 periodistas acreditados, dos mil de ellos blogueros, y una asistencia ed público estimada en más de 300.000 (el 50% de ellos profesionales del sector). Y con un espacio especial que se amplía para el libro electrónico. Entre tanto, la FIL de Guadalajara espera superar su cifra de visitantes el año pasado que sobrepasó los 700.000, y más de mil actividades.

Como dijo Jürgen Boos, director de la Feria de Fráncfort, ayer en la inauguración: “En el universo del libro se cruzan diversos mundos siempre en busca de nuevas perspectivas y nuevos horizontes”. Una idea que completó Heinrich Riethmüller, presidente de la Asociación de Libreros Alemanes: “En nuestra época, marcada por la confrontación y la ruptura, el sector editorial y los medios de comunicación tienen que asumir un papel importante”. Peticiones y pruebas de que la fiesta de la lectura continúa, da igual el formato.

Ahora, los invito a un breve recorrido fotográfico por la 68ª Feria del Libro de Fráncfort:

Entrada al pabellón 5 de la Feria de Fráncfort, donde, entre otros, tienen su espacio los países hispanohablantes.

Stand de España, que tiene como vecino al de Portugal.

Stand de Colombia.

Stand de México.

Detalle del stand de Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·