El matrimonio Juliana Sternad y Hugo Salzmann y su hijo Hugo.

Erich Hackl retrata los males del siglo XX y el nazismo contra la familia Salzmann

El escritor e hispanista austriaco recuperó la historia de tres generaciones en 'El lado vacío del corazón', una de las mejores novelas sobre "la era de los extremos" de los últimos años

“Uno busca algo que atañe a los demás. O a todos”. Con este epígrafe introduce el escritor e hispanista austriaco Erich Hackl a sus lectores en El lado vacío del corazón (Periférica) una historia que se puede leer con la fruición de quien se enfrenta a una novela con la diferencia de que no lo es:

Los protagonistas no son personajes sino personas a las que Hackl (Steyr, Austria, 1954) ha dedicado tiempo de investigación, de reconstrucción y de escucha para retratar su paso por el siglo veinte, un tiempo para el que el autor asume la definición de un historiador: “la era de los extremos”.

En esos extremos, históricos y personales, se introduce Hackl que sigue la pista de una familia establecida en los inicios de los años treinta del siglo veinte, en Alemania, con el encuentro entre Juliana Sternad, una criada que buscaba trabajo, y el tornero metalúrgico, pero sobre todo, luchador, dirigente sindical y afiliado al partido comunista Hugo Salzmann.

De Juliana Sternad y Hugo Salzmann, en un territorio bajo el dominio nazi, nace su hijo, también llamado Hugo que fue “el que me contó la historia con la esperanza de que la hiciera mía de corazón”.

Es la voz de Hackl que, de verdad, usó el corazón y su escritura para hacer renacer de nuevo a Salzmann cuya vida quedó inscrita en un período convulso⎯ en el que vivió huyendo y clandestino⎯, durante el cual su mujer enfrentó el miedo y la persecución hasta morir en un campo de concentración, y en el que el pequeño Hugo empezó a conocer la orfandad.

Las líneas del tiempo que entrecruza Hackl remontan al lector, de la mano de Hanno, el hijo de Hugo, hasta los albores del siglo veintiuno cuando se hacen presentes con virulencia síntomas de enfermedades que no parecen tener cura en la historia: la xenofobia, el antisemitismo, la indiferencia de los que pueden hacer algo, la crueldad de los que callan y otorgan.

Pero el desarrollo magistral del libro no está sólo en zurcir los pequeños acontecimientos personales y cotidianos que se engarzan en la líneas de la gran historia, aquella que cuenta el transcurrir humano, sino en las tenues líneas que detrás de ellos revelan las incongruencias de los hombres: la profunda incoherencia que existe entre salvar el mundo y hacer infelices a los propios. La búsqueda de justicia y el equilibrio en lo social, aún a riesgo de la propia vida, y la distancia e indiferencia frente a los cercanos.

“Uno busca algo que atañe a los demás. O a todos”, y de pronto se encuentra historias como esta en la que produce indignación la gran cuota que cobra el avance del acontecer histórico entre quienes están en sus márgenes, que son millones, pero también el desamor que muestra “El lado vacío del corazón”.

 

  • Marbel Sandoval Ordóñez es autora de la trilogía de novelas Conjuro contra el olvido compuesta por En el brazo del río, Joaquina Centeno (Sílaba) y Las brisas, de próxima publicación. Tiene el blog Pase la voz que puedes ver si pinchas AQUÍ.

* Puedes descubrir otros hallazgos literarios en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *