Fernando Cayo en la versión teatral de ‘Inconsolable’, de Javier Gomá. /Fotografía Teatro María Guerrero

Festival Eñe: Punto de encuentro de nuevas búsquedas literarias y formas de contar

El festival madrileño escenifica algunas de las exploraciones creativas más significativas del momento. Más de 130 autores en 50 actividades. WMagazín indaga en ese paisaje en construcción levantado sobre el mestizaje literario

La literatura vive con fuerza incesante sus búsquedas para mejorar y diversificar la manera de contar las cosas del mundo visible y de la mente. No en vano su materia prima es un organismo vivo: la palabra, el lenguaje. “El individuo necesita un instrumento que pueda recoger toda su expresividad, que ya no solo pretenda instruir deleitando sino expresar su mundo con sinceridad”, asegura Javier Gomá Lanzón. Para este filósofo, ensayista y narrador español, al tiempo que se desarrolla la presencia del mundo digital “crece una necesidad de ocupación casi política del espacio”.

Una especie de revolución o rebeldía creativa que llega tras unos años de aparente calma pero que en realidad lo que han hecho los autores es buscar, explorar, indagar, reflexionar… “Necesitamos voces que afiancen ideas que abran espacios”, afirma Antonio Lucas. Y en un territorio de esas muestras de puntos de fuga, rebeldía y búsquedas literarias ha convertido este poeta y periodista la novela edición del Festival Eñe de Madrid. Como director de la programación literaria, Lucas despliega através de 139 autores en más de cincuenta actividades debates, charlas, encuentros y recitales  sobre esos nuevos escenarios, nuevos lenguajes y nuevos enfoques.

Porque “la literatura se nutre de todo y el lenguaje se transforma con nosotros”, reflexiona Luis Posada, director general del Festival Eñe. Un momento en el cual coinciden desplazamientos de la literatura hacia afuera de su campo habitual teniendo como guía y santo y seña el cruce de géneros, de miradas, el mestizaje y la hibridación para enriquecer la especie literaria.

“Apostamos al extravío y al placer de encontrarnos en los poemas, las novelas, el teatro, la música, el humor o el pensamiento de otros. Pero encontrarnos”, reza en el prólogo de la programación del Festival Eñe que aunque empezó el 23 de noviembre tendrá este viernes 27 su inauguración oficial. Será una ventana del territorio descrito a través del diálogo entre los escritores Javier Marías y Arturo Pérez y Reverte y el cineasta Agustín Díaz Yanes.

“Esa necesidad de explotar territorios que no son los estrictamente canónicos de la literatura tiene mucho que ver con una sociedad y con un momento histórico muy polarizado, muy fragmentado, muy abierto”, explica el poeta y periodista. El Festival eñe, organizado por La Fábrica y con sede central en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, continúa con Lucas la asignación del comisariado literario a un autor como ya lo hiciera en 2015 con Manuel Rivas y el año pasado con Marta Sanz. “La palabra tiene nuevos lugares donde establecerse, donde apoyarse, donde expandirse”, lo que ha suscitado en los escritores, según Lucas, una pulsión por buscar nuevas expresiones y nuevos canales para explicar el mundo desde este nuevo paisaje.

Una vuelta al lenguaje

Marta Sanz lleva varios años en esa construcción. La escritora que ha escrito a partir del “yo” da un giro en su nueva novela Clavícula (Anagrama, 2017) al romper con el género de autoficción tradicional. “Necesitaba darle una vuelta al lenguaje y abordarlo de una nueva manera para conseguir lo que quería: despojar la escritura de ese componente estético con el que trabajamos los escritores”, asegura. Para Sanz, el lenguaje es un depósito de mentiras y de ideas desviadas que se han ido filtrando a lo largo de la historia, por lo que buscó trabajar con un “lenguaje en el que todavía quede una pequeñísima posibilidad de verdad o por lo menos una pequeñísima posibilidad de provocar en los lectores un efecto de autenticidad”. La escritura como herramienta para ordenar esos “inmensos desajustes” que le estaban causando dolor, una experiencia personal que la llevó a reinventar su propia expresión y a alimentar esa búsqueda por otras formas y otros enfoques. Marta Sanz conversará con el ensayista Ramón Andrés sobre el dolor en la literatura el viernes a las 20:30 en el Círculo de Bellas Artes.

Son felices desobediencias e inconformismos de la literatura. En el sentido en que trasgreden e irrumpe desde distintas orillas, saliéndose de los cánones o utilizando la ironía, el humor, el sarcasmo. Rafael Reig, Antonio Orejudo y Cristina Morales se plantearán hasta dónde puede llegar la literatura en su capacidad transformadora desde el ámbito de la mordacidad, el estupor y el desafío.

Mestizaje de géneros

Literatura y cine, literatura y teatro, literatura y filosofía, literatura y fotografía, literatura y cualquier forma de expresión. Porque, como reflexiona Gomá Lanzón, “el individuo necesita un instrumento que pueda recoger toda su expresividad, que ya no solo pretenda instruir deleitando sino expresar su mundo con sinceridad”. El escritor y director de la Fundación Juan March tambien ha contribuido a ese nuevo territorio de exploración y mestizaje de la literatura. Su último libro, Inconsolable (Galaxia Gutenberg), páginas vestidas de monólogo donde se hermanan la narración, el relato y la filosofía para reflexionar sobre la muerte de su padre, y que fue llevado al teatro por el dramaturgo Ernesto Caballero. Este cruce de miradas y caminos entre filosofía y literatura se apreció este miércoles en el encuentro Pensar en teatro, entre Gomá Lanzón y el director de teatro Juan Mayorga.

¿Y la poesía? Antonio Lucas conoce bien sus derroteros: “La poesía, aunque es, quizá, el género más inmutable de la literatura, también se encuentra en esta exploración”. Para el director literario de Eñe, “necesitamos contar el mundo de otro modo, necesitamos una palabra nueva para decir ‘te quiero’, para decir ‘hasta pronto”. No duda en establecer un paralelismo parecido entre este momento y cuando los grandes poetas como Rimbaud, Juan Ramón Jiménez, Rilke y T. S. Eliot invirtieron el sentido de la poesía. Según él, “estamos viendo lo permeable que es a otros géneros en algunos poetas jóvenes que están abriendo el campo de dicción del poema”.

Escritores, dramaturgos, fotógrafos, directores de cine, actores, filósofos, músicos, pintores, políticos, videocreadores y periodistas. Es la primera vez que el Festival Eñe reúne tantos profesionales de distintas disciplinas. La programación demuestra entre líneas la expansión de la escritura y su inconformismo. Entre los autores presentes están Piedad Bonnett, Rosa Montero, Javier Cercas, Elvira Navarro, Manuel Vicent, Félix de Azúa, Fernanda Trías, Isaac Rosa, Bernardo Atxaga, Rodrigo Fresán, Cristina Morales,Joan Fontcuberta, Yolanda Castaño, Alberto García-Alix, Julieta Valero, Luis Landero, Martín Caparrós…

En esa misma línea de exploración, se organizan los primeros Encuentros profesionales, eñe minúscula —una serie de actividades para niños— y el Premio Festival Eñe, que nace con la vocación de reconocer la obra de un autor en español y que en su primera edición se le otorgará al poeta, narrador y ensayista José Manuel Caballero Bonald (España, 1926). La entrega será el sábado a las 19.30 en el Teatro Fernando de Rojas, del Círculo de Bellas Artes. Dos horas  después será un momento para el cine con un diálogo entre el crítico Carlos Boyero y el periodista cultural y especializado en cine Borja Hermoso.

Encuentros profesionales

Un evento paralelo importante es el de los Encuentros profesionales eñe como una ventana internacional sobre el ecosistema del libro. De la mano de Acción Cultural Española (AC/E), este espacio busca ser un puente de intercambio de experiencias e información entre editores, periodistas literarios y profesionales del sector español con homólogos de otros países, para estar al día en los derroteros del mundo analógico y digital, y unir esfuerzos con un mismo fin: mejorar la divulgación de libros y autores, así como la difusión de la lectura.

Para este primer año los invitados internacionles han sido los editores Pamela Paul, del Sunday Book Review, del The New York Times (Estados Unidos) y Rupert Shortt, editor de The Times Literary Supplement (Reino Unido), y la periodita Florence Bouchy, de Le Monde des Livres (Francia). Ellos tendrán un encuentro a puerta cerrada, comisariados y moderados por Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín, el jueves 26 de octubre, con los editores de Seix Barral, Plaza y Janés, Siruela, Demipage, Impedimenta, Alianza y Tres Hermanas; y otro encuentro el viernes 28 de octubre, con los periodistas literarios y culturales de Babelia (El País), El Cultural (El Mundo), ABC Cultural, El Confidencial, Letras Libres, Librújula y La Razón. Conclusiones y resultados que se darán a concocer el sábado 28 de octubre, a las once de la mañana en CentroCentro Cibeles, en un diálogo abierto al público con los tres invitados internacionales.

Eñe por todo Madrid

Las actividades se despliegan por todo Madrid. Aunque la sede principal sigue siendo el Círculo de Bellas Artes. Este año se han sumado 22 nuevas sedes, una de las más grandes y a cielo abierto será la Plaza Mayor, que este año celebra su IV centenario, donde se llevará a cabo del 27 de octubre al 5 de noviembre la primera Feria de Editoriales y Libreros de Madrid. Organizada por el Ayuntamiento de Madrid, el Gremio de Libreros y la Asociación de Editores de Madrid, la feria reunirá 52 librerías y 102 editoriales independientes. Es uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad que no solo refleja años de historia sino también de cultura y arte.Allí estará editoriales como Gallo Nero, Turner, Bella Varsovia, Impedimenta, Libros del K.O, Páginas de Espuma, Errata Naturae, Damipage y Sexto Piso.

Las otras instituciones que se han sumado son el Instituto Cervantes, la Biblioteca Nacional de España, la Casa del Lector, Casa de América, CentroCentro Cibeles, la Embajada de Colombia en España, el Club Matador y MINI Hub. Otra novedad es que este año todas las entradas son gratuitas gracias al apoyo de Bankia.

Nuevos espacios, nuevos encuentros, ampliación de temas y reforzamiento de áreas creativas en uan edición con más días que nunca. “Estamos ante una feliz bastardía de las artes y los géneros”, explica Antonio Lucas, quien añede: “La literatura como una gran plaza pública donde pueden encontrarse la palabra de la calle, del teatro, de la filosofía, y que de esa colación aparezca un nuevo repertorio literario”.

Puedes ver aquí la programación del Festival Eñe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *