Pabellón infantil en la 76ª Feria del Libro de Madrid.

José Saramago y Gloria Fuertes leídos por los más pequeños de la Feria

Millares de menores de edad visitan cada día la cita librera madrileña que ofrece actividades especiales para los más pequeños

“Había una vez un conejo blanco que se fue al huerto para hacer un caldo”, canta Anahí Muñoz acompañada con su ukelele, con una voz divertida, que se toma todo el pabellón infantil. Así empieza El pequeño conejo blanco (Kalandraka, 2004), un cuento popular portugués, adaptado por Xosé Ballesteros, que durante décadas ha sido contado oralmente a los niños. Valeria, una alumna de primero de primaria del colegio Santa Teresa, representa al conejo, con una responsabilidad y alegría que contagia a los otros niños que dentro del cuento son coles, cabras, toros, gallos y hormigas. La voz de Anahí va cambiando, se pone ronca o chillona, según el personaje, una verdadera cuentacuentos, a quien se le ve disfrutando tanto como a los niños y que lleva diez años como encargada de las actividades del pabellón infantil de la Feria del Libro de Madrid, que este año acompaña el lema “Contar con Portugal”.

Los niños y jóvenes son también protagonistas de la 76 Feria del libro de Madrid. La apuesta conjunta de la Feria, A Mano Cultura, Bibliotecas Públicas y el Gobierno de Portugal, así como de editores y libreros para fomentar y promover la lectura entre los niños y jóvenes ha impulsado un programa de numerosas y diversas actividades, desde charlas, lecturas, cuentacuentos hasta firma de libros, concursos y juegos, dirigidos especialmente al público infantil y juvenil. Cerca de tres mil niños y 600 jóvenes, de 28 colegios y siete institutos pasan por la Feria.

“Baja el niño la montaña, atraviesa el mundo todo, llega al gran río Nilo, en el hueco de las manos recoge cuanta agua le cabía. Vuelve a atravesar el mundo por la pendiente se arrastra, tres gotas que llegaron, se las bebió la flor sedienta. Veinte veces de aquí allí, cien mil viajes a la Luna, la sangre en los pies descalzos, pero la flor erguida ya daba perfume al aire, y como si fuese un roble ponía sombra en el suelo”. Es el verso central del cuento La flor más grande del mundo (Alfaguara, 2001), de José Saramago, que Anahí narra todas las mañanas a más de 100 niños de distintos colegios, precedido por una divertida explicación de quién es aquel escritor portugués y por qué es importante. Y en el centenario de su nacimiento, cómo no recordar al “hada con pantalones y corbata”, Gloria Fuentes, uno de los referentes de la literatura infantil española del siglo XX, que escribió sendos poemas como Mi cara, Doña Pitu Piturra y La gallinita.

Y mientras los más pequeños aprenden nuevas palabras y rimas, el programa juvenil, que lleva por título “Lo leemos todo”, pretende promover entre los jóvenes, a partir de la ESO, la importancia de la lectura, bien sea en papel o en cualquier otro soporte. Javier Ruesca, un escritor y youtuber madrileño de 29 años, conocido por su influencia y promoción de la literatura juvenil, cuenta cada mañana con desparpajo y sinceridad, a jóvenes de distintos institutos, entre los 12 y los 16 años, cómo fue su adolescencia rodeado de personas que pocos intereses compartían con él, la difícil situación de tener que escoger un carrera siendo tan joven, el semestre que pasó estudiando una carrera que no le gustaba y los vericuetos de llegar a convertirse realmente en lo que quería ser.

“Yo, a su edad, pensaba que la vida ya vendría, que ya llegaría el momento en que me tocara tomar decisiones y ver lo que hacía, pero la vida ya estaba pasando y yo no fui capaz de darme cuentas hasta mucho después”, dice Ruesca. “Las personas que consiguen dedicarse a lo que verdaderamente les apasiona, desde muy jóvenes lo están buscando, aprendiendo, conociendo gente”. Las palabras de Ruesca calaron profundamente en Karla Herrera, de 13 años, alumna del Instituto Enrique Tierno Galván, quien salió decidida a apuntarse a las clases de tiro con arco, algo que siempre ha querido a hacer,  y a empezar  a “adueñarse” de su propio futuro.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *