Presentación de WMagazín.

Lo digital, lo real y la exploración se funden en la presentación de WMagazín en la FILBo

Escritores, académicos, editores, estudiantes, investigadores y periodistas asistieron al lanzamiento de la revista literaria. Vídeoclip: Luis Manrique Rivas

Vídeo resumen de la presentación en la FILBo 2017

WMagazín escenificó el encuentro del mundo analógico y digital en su presentación en la FILBo. La entrada al auditorio se transformó en una nube digital. Cuatro grandes pantallas verticales mostraban la página web de WMagazín, la revista literaria que hacía su lanzamiento, con imágenes de su portada y luego pasaban las secciones, cada uno con un diseño diferente. Afuera estaban los referentes a la revista con cuatro grandes carteles minimalistas de fondo blanco y tipografía especial que bajo la cabecera WMagazín mostraban cada uno un espíritu del magazín. Se trataba de un espacio en el que no había desconexión de ningún mundo, el virtual y el real estaban condensados en el espacio donde se preguntaría por todo ello en la literatura, a modo de un metalenguaje.

Fue la presentación de la revista digital WMagazín en la 30ª Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo). El lanzamiento de la revista se realizó en el auditorio Madre Josefa del Castillo a las tres de la tarde el 28 de abril. La presentación se hizo con la mesa redonda Periodismo literario en la era digital que contó con la presencia en el escenario de Piedad Bonnett (poeta, narradora y dramaturga colombiana), Valerie Miles (editora y escritora estadounidense y cofundadora de la revista Granta en español) y Laura Bonilla (joven booktuber del exitoso canal B2 Rolo). Tres lectoras, autoras, investigadoras de libro y promotoras de lectura unidas por el placer de compartir lecturas, eslogan de WMagazín. No solo ejemplos de tres generaciones distintas sino representantes de grados de convivencia entre los mundos analógicos y digitales.

El diálogo lo empezó Laura Bonilla. La booktuber colombiana, de 19 años y estudiante de Comunicación Social y periodismo, mencionó que su gusto por recomendar libros solo se daba en el plano digital, porque es un espacio más íntimo, “y a partir de ahí buscamos en B2Rolo acercarnos al mundo tradicional y crear esa conexión”.

Bonnett dijo: “No quiero perder tiempo en las redes sociales y tampoco quiero estar sometida a lo que allí se publica”. Pero sabe de la importancia y necesidad de Internet como usuaria, tanto como lectora y como autora, por eso tiene en su página web sus 100 poemas “para que no falten al lector de lugares recónditos”. Valerie Miles se mueve hace varios años entre estos dos espacios como una forma natural de ir con los tiempos: “Internet me permite buscar jóvenes escritores y ponerlos en contacto con escritores veteranos”. La mesa redonda estuvo moderada por el periodista Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín, y exresponsable de libros y literatura de la sección de Cultura del diario El País, de España, del suplemento Babelia, coeditor de la edición digital de Cultura del mismo periódico y bloguero del blog Papeles perdidos, del mismo diario español.

Las tres invitadas plantearon dudas sobre la manera como se ejerce el periodismo literario en la esfera de lo digital. Lamentaron que los medios de comunicación subutilicen las herramientas de lo digital y las usen. “Hay ductilidades que se están dando para las que hay una generación más preparada”, afirmó Bonnett.

De izquierda derecha: Valerie Miles, Piedad Bonnett, Laura Bonilla y Winston Manrique en la presentación de WMagazín / Fotografía de Lisbeth Salas

Las preguntas que surgieron fueron: ¿Será en el papel? ¿será en lo digital? ¿cómo es la transición del periodista y del periodismo entre estas dos dimensiones? ¿cómo lo afrontan los medios? El camino de Laura Bonilla empezó en el mundo de vídeos en la web y busca conquistar lo analógico; ergo, de lo análogo o instantáneo todo periodismo y literatura es una manera de llegar al lector. El periodista es ese puente entre lo digital y la realidad, y el lector ese puente de que una esfera sobrepase la otra.

Lo digital también presenta inconvenientes. El empleo de la tecnología en el periodismo hace que se esté perdiendo la selección y contacto natural del periodista con la fuente y que su manera de involucrarse no sea tan profesional. A su vez se está perdiendo el respeto a los autores a la hora de entrevistarlos, pues las preguntas ya se hacen solo por Internet y el periodista queda al margen. Decía Valerie Miles: “Es un ejercicio muy narcisista, el autor está escribiendo sus propias respuestas ¿dónde está el intercambio físico e intelectual entre periodista y autor. Por lo que el periodismo también está cayendo en lo superfluo por las facilidades tecnológicas. Deben ser un complemento, respondió Winston Manrique: “Internet no es deshumanizar la información, todo lo contrario, a través de todos los recursos que ofrece lo digital para enriquecer no solo la forma, lo visible, sino el fondo de las informaciones. Estamos en el minuto 1 de la era digital”.

Bonnet y Miles coincidieron en lamentar la pérdida de periodistas prescriptores o lugares que sirvan de referencia literaria, de puertos confiables y seguros donde consultar y orientarse de manera seria y confiable sobre libros y más cosas. “La jerarquía se ha perdido, y aquí se busca recuperarla”, añadió Miles. “Hay que recuperar la autoridad, el autoritas, y eso es WMagazín”, afirmó Bonnett.
La evolución o el proceso del periodista literario entre los dos mundos fue otro de los puntos abordados. Miles recordó que Manrique ha buscado y desarrollado esa fusión de lo analógico y digital hace varios años en El País. “En WMagazín hay un proceso inverso. Winston viene de una experiencia grande en prensa escrita para ingresar en lo virtual. Va acorde a los tiempos sin miedo”, aseguró Bonnett. “¿Primero no se pasa de lo virtual al papel?” se pregunta la poeta, en efecto, pese a que ahora puede ser de esa forma, aún está la creencia de que llegar al papel es la cima. En el caso de Winston Manrique, dice Bonnett, él pasó de escribir en El País, cambió a lo digital, que es su proyecto. Ella llama a la creación del magazín “lanzarse a una aventura. Una revista digital que jerarquice la información es un tiempo que vale la pena”.

Laura Bonilla dijo: “Los booktubers nos estamos apropiando de una herramienta que permite disfrutar de la lectura”. Ese es su objetivo. Y aquí estaban un periodista que de lo analógico busca difundir la lectura en lo digital y enriquecer el periodismo y una joven nacido en lo digital que busca llegar a lo analógico para ampliar su universo.

Presentación de WMagazín en la Filbo 2017. /Fotografía de Lisbeth Salas
Presentación de WMagazín en la Filbo 2017. /Fotografía de Lisbeth Salas

Ante la pregunta de cómo se está comportando el periodismo digital, Bonilla fue breve y contundente: “Tiene que ver con la pasión por el gusto literario”. Según Manrique “a los medios de comunicación y a los periodistas nos falta espabilar más a la hora de concebir un tema y cómo escenificarlo en la web. Hay que pensar en digital, no en papel.

Las herramientas o recursos digitales, agregó Manrique, “los medios las usan básicamente como adorno, relleno o gancho de una información, para parecer modernos y contemporáneos, pero, la verdad, es que no las incorporan como parte natural de la narración o metalenguaje del hilo narrativo, ni como recursos y nuevas formas de contar y comunicar acorde a los tiempos”. Bonnett, Miles y Bonilla coincidieron en señalar que lo que se hace es trasladar el papel a lo digital, tal cual. “No se piensa en digital, no se suele concebir o crear una información a partir de esas herramientas que no son relleno sino que completan y o complementan la pieza periodística. Es momento de explora”, afirmó Manrique.

El desdén por Internet y sus recursos de manera sincera oculta miedo, según Bonnett. “Internet es un logro, una oportunidad. Podemos navegar y distraernos donde queramos, pero respecto a nuestros intereses reales siempre queremos ir a un puerto seguro, confiable. Y eso es lo que quiero que sea WMagazín para los lectores”.

Al salir de la presentación en esa sala casi virtual de pantallas que reproducían los diferentes espacios donde se puede navegar en WMagazín, por el placer de compartir lecturas, lectores, profesores, unos cuatro académicos y especialistas del libro como la directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, Consuelo Gaitán, comentaban algunas palabras: Independencia, riesgo, renovación y credibilidad.

Un público formado por lectores, desde la directora de la Biblioteca Nacional, Consuelo Gaitán, pasando por poetas como Juan Manuel Roca; decanos de facultades de comunicación como Marisol Cano Busquets, de la Universidad Javeriana,  catedráticos de literatura como Cristo Rafael Figueroa,  escritores colombianos como Marbel Sandoval Ordóñez, fotógrafos como Daniel Mordzinski y Lisbeth Salas, editores como Michi Strausfeld, profesores de periodismo como Maryluz Vallejo Mejía y periodistas como Armando Neira y Germán Yances.

Realización del vídeo: Luis Manrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *