Luis Mateo Díez ganador del Premio Nacional de las Letras 2020. / Foto de Real Academia Española

Luis Mateo Díez gana el Premio Nacional de las Letras Españolas 2020

El escritor leonés y creador del territorio literario de Celama es distinguido por su "singularidad" narrativa "heredera de una cultura oral en la que nace y de la que registra su progresiva desaparición". WMagazín publica un vídeo del autor leyendo un pasaje de su novela 'El hijo de las cosas', y avanza un fragmento de la última, 'Los ancianos siderales'

El creador de Celama, esa región literaria y mítica situada entre el dormir y el despertar donde sucede la via pasada y presente ha sido distinguido eon el Premio Nacional de las Letras Españolas 2020. Se llama Luis Mateo Díez (Villablino, León, 1942) que en 1973 con Memorial de hierbas empezó su andadura literaria. El premio se le ha concedido, según el jurado por «su singularidad como escritor en diversos géneros, y especialmente como narrador, es heredera de una cultura oral en la que nace y de la que registra su progresiva desaparición. A ello se suman una técnica y un lenguaje poético de extraordinaria riqueza y una preocupación constante por la dimensión moral del ser humano”.

Luis Mateo Díez no tiene problema para escribir en cualquier sitio porque siempre está «con el ruido de la vida». Es miembro de la Real Academia Española y autor de obras como La fuente de la edad (1986) –premio de la Crítica y Nacional de Narrativa–, El expediente del náufrago (1992), Camino de perdición (1995), La ruina del cielo (2000, premio de la Crítica y el Nacional de Narrativa), Fantasmas del invierno (2004), La soledad de los perdidos (2014) y Vicisitudes (2017). El reino de Celama (2003) reúne sus tres novelas ambientadas en ese territorio imaginario, La piedra en el corazón (2006), El animal piadoso (2009), La cabeza en llamas (2012, Premio Francisco Umbral al libro del año), Los desayunos del Café Borenes (2015), El hijo de las cosas (2018) y Los ancianos siderales (2020). En el volumen Fábulas del sentimiento (2013) recoge sus doce novelas cortas.

Luis Mateo Díez lee en vídeo El hijo de las cosas

Lusi Mateo Díez lee un pasaje de su novela 'El hijo de las cosas', para la sección en víde de WMagazín Así leo mi libro. /WMagazín

En su penúltima novela, El hijo de las cosas (Galaxia Gutenberg), el mundo imaginario de Díez se ensancha de la mano de su expresionismo habitual en tono de humor exagerado y situaciones estrafalarias con sombras de melancolía.Es una fábula que recorre la estancia de las obligaciones, afectos y cargas familiares. De la evolución de los sentimientos y su manipulación. Un hombre, Cano, que mata lentamente a sus hermanas de preocupación. La mirada tragicómica está presente más que nunca en esta historia que corre por cuenta de las dos hermanas que deben cuidar a un hermano tarambana y disoluto que puede llevar a la ruina a todos.

En Los ancianos siderales (Galaxia Gutenberg) su mirada va hacia la juventud, hacia quella época en la que todo parece eterno. El Cavernal es el lugar, regido por las hermanas Clementinas, donde transcurre esta historia porque allí acuden ancianos. Ocurre de todo y se resuelve todo. El humor impregna las páginas de episodios y personajes misteriosos a veces, inquitantes y desconcertantes otros.

Comienzo de Los ancianos siderales:

En la media mañana de aquel 13 de abril cayó un pájaro al pie del pozo artesiano del patio de la Convalecencia y, de los tres internos que merodeaban con la inquietud de un mal que no acababa de curarse, fue Omero el que primero se percató y, antes de decidirse a recogerlo, observó a los otros dos para comprobar que no se habían dado cuenta.

Cardo y Candín eran de todos los internos del Cavernal los que más males padecían y los que con ma-yor inquietud los cultivaban, hasta el punto de haber encontrado el mejor entretenimiento en la contabilidad de los mismos y un acicate para que la zozobra no disminuyera.

Entre los enfermos el mal solía asumirse con la confianza que proporciona un padecimiento asi-milado en la rutina, y nadie se vanagloriaba ni se lamentaba de lo que suponía, con la excepción de Candín y Cardo, empecinados en el cultivo de la do-lencia para que la tranquilidad no los anonadara.

Omero se acercó al pájaro y, antes de que Cardo y Candín, llegaran a su espalda, lo cogió y lo guardó en el bolsillo del pantalón, convencido de que ellos no lo habían advertido.

–No es lo que vale un peine –iba diciendo Candín a su espalda, cuando todavía Omero no se había vuel-to–. Es lo que vale la pericia del peluquero o la calva de quien no lo necesita. Un peine o una guadaña, según se trate de un pelado al cero o del corte que precisa la alfalfa, cuando madura el forraje. Me due-le la rabadilla, estoy doblado.

Omero se encogió de hombros.

El pájaro había caído limpiamente; tenía las plu-mas de los otros que había recogido en parecidas ocasiones y el pico azafranado con que su amigo Marlo cuantificaba la señal, muy atento también a las expectativas y los avistamientos.

–Hay una tendencia a que nada falte cuando me-nos se necesita –dijo Cardo cuando Omero estu-vo muy cerca de ellos–. Yo no sé lo que tiene que ver un deseo con una interrupción. Quieras o no quieras, según venga a cuento y, en último caso, ce- des parte de lo que ganaste o te quedas a dos velas. El que calla, otorga. y el que mira para otro lado no tiene disculpa. Conviene estar a las duras y a las maduras. Es la jaqueca la que me despierta, sin aviso.

Todos los ganadores del Nacional de las Letras

Luis Mateo Díez se une a la siguiente lista de premiados con el Nacional de las Letras:

  • 2017— Rosa Montero
  • 2016 – Juan Eduardo Zúñiga
  • 2015 — Carme Riera
  • 2014 — Emilio Lledó
  • 2013 — Luis Goytisolo
  • 2012 — Francisco Rodríguez Adrados
  • 2011 — José Luis Sampedro
  • 2010 — Josep María Castel
  • 2009 — Rafael Sánchez Ferlosio
  • 2008 — Juan Goytisolo
  • 2007 — Ana María Matute
  • 2006 — Raúl Guerra Garrido
  • 2005 — José Manuel Caballero Bonald
  • 2004 — Félix Grande
  • 2003 — Leopoldo de Luis
  • 2002 — Joan Perucho
  • 2001 — Miquel Batllori
  • 2000 — Martín de Riquer
  • 1999 — Francisco Brines
  • 1998 — Pere Gimferrer
  • 1997 — Francisco Umbral
  • 1996 — Antonio Buero Vallejo
  • 1995 — Manuel Vázquez Montalbán
  • 1994 — Carmen Martín Gaite
  • 1993 — Carlos Bousoño
  • 1992 — José Jiménez Lozano
  • 1991 — Miguel Delibes
  • 1990 — José Hierro
  • 1989 — Joan Coromines
  • 1988 — Francisco Ayala
  • 1987 — Rosa Chacel
  • 1986 — Gabriel Celaya
  • 1985 — Julio Caro Baroja
  • 1984 — J.V. Foix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·