Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. /Fotografía cortesía de FIL Buenos Aires

Oche Califa: «Las librerías argentinas son equiparables al Museo Nacional de Bellas Artes»

Reinvención virtual de las ferias del libro 2 / El director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires cuenta cómo crearon una programación digital con respaldo de su archivo histórico audiovisual, nuevos temas online y apoyo a las librerías

Buenos Aires es un ecosistema cultural muy rico y casi autónomo. Y su mundo del libro ocupa un lugar relevante en el ámbito internacional tanto por sus escritores en calidad y cantidad y miles de actividades, como por toda la cadena de valor del libro que se refleja a diario en su maravilloso universo de librerías y cada año en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. La gran fiesta del libro  de su edición 46 no se ha podido celebrar este otoño austral debido a la emergencia sanitaria de la Covid-19, pero el sector le planta cara con una edición digital con lo mejor de su historia reflejada en su videoteca y fonoteca, actividades online y la presencia del libro viajero que va a las casas de quien lo solicite por internet a las librerías.

«Las más de 1.200 librerías argentinas son equiparables al Museo Nacional de Bellas Artes. Si logramos que se imponga esta noción, las librerías se sostendrán», afirma Oche Califa, director institucional y cultural de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires que debía realizarase del 28 de abril al 17 de mayo, como cada año, en el predio La Rural.

Oche Califa habla y reflexiona sobre esta nueva realidad en una entrevista a WMagazín por correo electrónico para su ciclo Reinvención virtual de las ferias del libro en la voz de sus directores en el mundo. La primera que publicamos fue la de Sandra Pulido Urrea, de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, a la que sigue hoy Oche Califa y luego responsables de ferias, festivales literarios y encuentros de escritores y editores que analizan el horizonte ante las restricciones de reuniones masivas y su reconversión o alianza con el mundo digital (Al final de este artículo puedes consultar la programación de entrevistas).

«Como sea, nos repondremos. En esto los argentinos podemos dar cátedra. Además, el libro ha demostrado ser invencible», afirma Califa. Las programación virtual de la feria ofrece «varias propuestas de videos o de podcast con material de nuestras videoteca y fonoteca y otros que hemos producido ahora, con entrevistas, narraciones, poesía, etcétera». Una de esas joyas es la charla con Adolfo Bioy Casares realizada hace 24 años y que fue emitida el 2 de mayo y que puedes escuchar en este enlace:

Un pantallazo donde está el audio de una charla con Adolfo Bioy Casares en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. /WMagazín

Una de las iniciativas más destacadas es la que conecta el mundo analógico con el virtual en Libros viajeros. De la librería a tu casa. Se trata de un listado y mapa de librerías argentinas que realizan envíos a domicilio y que se actualiza cada día.

Más allá  de estas iniciativas, la página de la Feria es el punto de encuentro donde están todas las actividades digitales organizadas por sus expositores de manera independiente. En esta línea el área profesional busca establecer vínculos virtuales con profesionales de todo el mundo para establecer el contacto con editores locales y acceder a sus novedades. Las siguientes son las webs de algunos espacios virtuales de la feria:

Winston Manrique Sabogal. ¿Es posible que aún se pueda hacer una feria del libro de Buenos Aires presencial este 2020?

Oche Califa. Es imposible saberlo. En el hemisferio sur estamos en otoño y pronto entraremos en el invierno. Así que las posibilidades de la feria internacional se alejan día tras día. Nos gustaría, pero solo es un deseo, hacer una feria local en el segundo semestre. Y de paso les digo que nosotros siempre hacemos, en julio, la Feria del Libro Infantil y Juvenil, con dos sedes simultáneas, y luego tres en el segundo semestre: la de Rosario, tercera ciudad argentina en habitantes, y dos en el conurbano bonaerense. Todas peligran.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué iniciativas y actividades ha desarrollado en esta cuarentena la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el mundo digital para mantener el diálogo con los profesionales del sector y los lectores? ¿Cree que se podría hacer algo más?

O. Califa. Estamos desarrollando una estrategia promocional virtual con acciones de corto, mediano y largo plazo. Incluso con la idea de que algunas lleguen para quedarse. Hicimos un relanzamiento de nuestro canal de YouTube, que tiene unos 700 videos muy bien editados, con visualizaciones muy bienvenidas. En el Día Internacional del Libro, lanzamos un video de homenaje a los escritores argentinos y una cronología de la historia argentina de la imprenta, la edición, la librería y la biblioteca. Esto, porque pensamos que primero hay que fortalecer lo propio. En lo profesional, establecimos un acuerdo con la cámara brasileña para un salón virtual de negocios de derechos o co-ediciones. Ahora estamos con un listado y mapeo de las librerías argentinas (hay más de 1.200) que tienen envío a domicilio, que es lo autorizado en cuarentena.

Un pantalazo de la web Libros viajeros, de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en su programa virtual. /WMagazín

Pero una feria no es solo consumo de cultura; es construcción colectiva de cultura, y por eso planificamos entrevistas y charlas virtuales con participación pública, que hasta ahora no hicimos porque fue lo primero que comenzaron a hacer las editoriales, que son nuestras expositoras, con sus autores. En este caso, empezaremos con algunas dedicadas al sector profesional, que demanda herramientas y propuestas para salir de la parálisis.

W. Manrique Sabogal. ¿Cree que la pandemia del Covid-19 obliga a una reinvención de las ferias y eventos grandes del libro, no como algo puntual de este año sino con actividades ya permanentes en el mundo digital?

O. Califa. Como decía, algunas propuestas culturales y promocionales que hagamos este año posiblemente ya queden. Pero no hay nada que reemplace al hecho social, masivo, participativo que son las ferias, los festivales, los congresos y foros. ¡Ir con la familia o con amigos! Volveremos a eso nosotros, como lo harán la música, el teatro y tantas expresiones más. En Argentina hay más de setenta ferias, nosotros en la Fundación El Libro organizamos seis y somos anfitriones de una reunión anual.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué aspectos positivos tiene una feria virtual frente a una analógica? ¿O qué aspectos se podrían explotar de manera más habitual?

O. Califa. A primer pensamiento, se vería a una feria virtual como más cómoda. ¿Pero hay algo que reemplace el recorrido por los stands, tocar los libros, charlar con el librero, ir a una charla o un recital, hacer la cola para llevarse un libro firmado por el autor? No nos engañemos… ¡que ni bien nos suelten salimos corriendo a encontrarnos! Además, pensando solo en las ventas, están las librerías y hasta los sitios de las editoriales con sus carritos para compras.

W. Manrique Sabogal. El Covid-19 parece que ha acelerado parte del futuro hacia un mundo más digital y reinvenciones varias, ¿Cree que una de las consecuencias de esta pandemia tendrá que ver con cambios de hábitos en el mundo digital tanto en lectores como en la industria editorial? ¿Obliga a un cambio del esquema mental?

O. Califa. El anuncio del tsunami del libro electrónico se anunció hace décadas y sigue sin cumplirse. Todavía hoy, con herramientas y modelos mejorados, sigue siendo una opción minoritaria frente al libro físico. Claro que en esta situación ha crecido y no está mal que así sea. A muchos editores los obligará a ofrecer su catálogo, o parte de él, a esta alternativa que muchos lectores demandan. Creo que nada más. Sólo hago profecías fáciles, como la de que mañana lloverá (lo dice la radio, además).

W. Manrique Sabogal. ¿Cómo está el panorama editorial en Argentina que venía regular y ahora con esto del Covid-19 qué ha pasado?

O. Califa. El panorama del libro en Argentina está peor. Porque tuvimos cuatro años de caída sostenida, en la que se perdió un 40 por ciento del negocio y ahora había una expectativa optimista. Lo que hace más penosa la situación. Seguramente terminaremos el año con menos novedades, una nueva reducción de las tiradas iniciales, y menos ventas. Eso sí, ahora no estamos solos, la industria del libro mundial enfrentará los próximos años en una situación de mayor debilidad.

Librería Eterna Cadencia, en Buenos Aires. Puedes ver en este enlace la serie en video Buenos Aires, capital de las librerías.

W. Manrique Sabogal. En el ecosistema del libro las librerías parecen tener un horizonte más incierto. ¿Cree que el modelo actual de librerías lo ha jubilado esta nueva realidad? ¿Qué cree que pueden hacer las librerías tradicionales para afrontar el salto a lo digital que se acelera?

O. Califa. Las librerías son un eslabón débil de la cadena, siempre lo han sido. Sobre todo en países donde no existen medidas que las protejan. A los gobiernos les cuesta entender que también resultan un patrimonio cultural, en el que el librero actúa como un agente de la cultura y la educación, al igual que el maestro o el bibliotecario. He dicho en otra oportunidad que, para mí, las más de 1.200 librerías argentinas son equiparables al Museo Nacional de Bellas Artes. Si logramos que se imponga esta noción, las librerías se sostendrán. No creo que su principal amenaza sea el libro digital sino la ignorancia en este punto. ( Puedes ver en este enlace la serie en video Buenos Aires, capital de las librerías, de WMagazín).

W. Manrique Sabogal.  ¿Cree que el Gobierno y los gobiernos locales deben actuar ante el mundo del libro? Si es así, ¿cómo cree que debería hacerlo en Argentina? ¿Considera que debería haber una política internacional transversal alrededor del libro?

O. Califa. Una parte se infiere de lo que he dicho acerca de las librerías. Luego, para ellas y para las editoriales corresponden políticas que garanticen y promuevan la diversidad, que nutre la verdadera riqueza en la cultura. Porque, además, tras esta crisis los primeros en reponerse y avanzar serán los capitales de la concentración, en el libro y en los caramelos. Protegiendo a los medianos y pequeños editores, a las librerías independientes es como debe actuarse en la Argentina y así, también, deben coordinarse políticas internacionales. Algunas herramientas ya existen. En América Latina tenemos al Cerlalc, que ha trabajado muy bien en los últimos años. En estos días hemos tenido una buena decisión del Ministerio de Cultura de la Nación, que en el subsidio para la compra que hacen todos los años las bibliotecas populares en la feria, pero que ahora harán por internet, les mantuvo la autonomía para elegir qué comprar pero les dijo que deben hacerlo entre no menos de ocho editoriales.

***

Serie: Reinvención virtual de las ferias del libro

Serie Futuro y reinvención virtual de las ferias y festivales del libro, en WMagazín. /WMagazín

Con las entrevistas a Sandra Pulido Urrea, de la FILBo y Oche Califa, de la Feria de Buenos Aires, WMagazín abrió la serie Reinvención virtual de las ferias del libro en las voces de sus directores. En ella los responsables de eventos como este y de festivales literarios y encuentros de escritores y editores analizan el horizonte ante las restricciones de reuniones masivas y su reconversión o alianza con el mundo digital. La siguiente es la programación de entrevistas con directores de ferias y festivales del libro:

11 de mayo: Cristina Fuentes, del Hay Festival Internacional, que tenía prevista su cita, precisamente, en el lugar donde nació en Hay-on-Wye en Gales a mediados de mayo, y cuya versión online se realizará del 21 al 31 de mayo.

18 de mayo: Elena Pasoli, de la Feria del Libro de Bolonia, cuya fecha original era en abril y su feria virtual se hará del 4 al 7 de mayo, aunque algunas ventanas virtuales, como compra de derechos, permanecerán abiertas hasta fin de año.

25 de mayo: Manuel Gil, de la Feria del Libro de Madrid, cuya fecha original era del 29 de mayo al 14 de junio.

En julio estarán presentes los responsables de eventos como Sant Jordi aplazado, en principio para el 23 de julio, y los directores del Forum Edita Barcelona, Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra; Patrici Tixis y Sergio Vila-Sanjuán, escritor y director del suplemento Cultura/s, de La Vanguardia.

Más adelante directores de ferias como Juergen Boos, de la Feria de Fráncfort, y Marisol Schulz, de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) o de Basilio Baltasar de las Conversaciones literarias de Formentor y Premio Formentor de las Letras.

***

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye entrevistas con escritores conocidos y nuevos, así como las mejores reseñas de libros en nuestra sección Recomendados y las Noticias más relevantes del mundo del libro que puedes ver en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·