Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

65 años de Macondo: viaje en vídeo a los lugares reales que inspiraron a García Márquez su espacio mítico

VACACIONES LITERARIAS Te invitamos a celebrar la fundación de uno de los territorios míticos de la literatura en un vídeo por la zona real que lo inspiró y pasajes de las primeras narraciones donde aparece: 'Isabel viendo llover en Macondo', 'La hojarasca' y 'Un día después del sábado'

Hace 65 años nació Macondo, el territorio literario creado por Gabriel García Márquez (Colombia, 1927-México, 2014) Fue en 1955 cuando se publicaron dos obras en las que aparece el nombre del pueblo: en la novela La hojarasca y, sobre todo, en el cuento que lleva la palabra en su título, Isabel viendo llover en Macondo. En ambas narraciones ya se vislumbra lo excepcional de aquella región y sus pobladores que habían de entrar en la mitología literaria en 1967 en Cien años de soledad. Es un lugar inspirado en el pueblo de Aracataca y sus alrededores en la costa caribe colombiana donde nació el escritor, el 6 de marzo de 1927. A ese territorio real te invitamos a viajar en un vídeo de solo imagen y sonido con subtítulos de su obra más famosa protagonizada por la familia Buendía fundadora de Macondo y recordamos pasajes de las historias citadas y el origen del episodio en que se basa.

Antes de empezar el viaje de estas Vacaciones literarias de WMagazín dos datos de interés sobre los antecedentes del pueblo y su génesis literaria:

La primera vez que García Márquez da ese nombre a un pueblo es entre 1948 y 1949 cuando empieza a escribir la novela La hojarasca, que se publicaría en el 55, pero la primera vez que Macondo se hace público es en el cuento Un día después del sábado en el que apenas se le cita:

“Pero ese sábado llegó alguien. Cuando el padre Antonio Isabel del Santísimo Sacramento del Altar se alejó de la estación, un muchacho apacible, con nada de particular aparte de su hambre, lo vio desde la ventana del último vagón en el preciso instante en que se acordó de que no comía desde el día anterior. Pensó: ‘Si hay un cura debe haber un hotel’. Y descendió del vagón y atravesó la calle abrasada por el metálico sol de agosto y penetró en la fresca penumbra de una casa situada frente a la estación donde sonaba el disco gastado en el gramófono. (…) Y ahí penetró, sin ver la tablilla: Hotel Macondo; un letrero que él no había de leer en su vida”.

Este vídeo forma parte del especial sobre Medio siglo de Cien años de soledad, publicado en 2017 que puedes ver en este enlace. Ahora sí unas Vacaciones literarias por el mundo real sobre el cual se levanta este territorio mítico fundado por José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán:

Video 'Viaje a Macondo. Medio siglo de 'Cien años de soledad', de Gabriel García Márquez. /WMagazín

Viaje a Macondo en la Tierra: Aracataca

Como a los gitanos en Cien años de soledad, los pájaros me llevaron hasta Aracataca (Colombia). Allí nació Gabriel García Márquez el 6 de marzo de 1927. Ochenta y siete años después moriría en Ciudad de México, el Jueves Santo 17 de abril de 2014.

Ya hacía muchos años que Macondo estaba aquí en la Tierra. Es uno de los más grandes, maravillosos y admirados territorios literarios creados por un escritor. Un lugar mítico donde sucede el ciclo de la vida: desde el comienzo, el génesis, cuando escribe:

«el mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y había que señalarlas con el dedo»;

hasta el final, el apocalipsis, cuando señala:

«Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico».

En medio del principio y el fin, las ilusiones y los avatares del existir y de la condición humana en sus grandezas y miserias unidas por un rosario de guerras entre las que se abre paso la humanidad y, sobre todo, las guerras y batallas más importantes que libran todas las personas, con sus victorias y derrotas infinitas sucesivas que impulsan la vida de mujeres y hombres: las del amor y el deseo.

Desde sus primeros cuentos, como Isabel viendo llover en Macondo, García Márquez empieza a esbozar su territorio para mostrarlo en todo su esplendor y misterio en Cien años de soledad (1967).

Pero Macondo hunde sus raíces en la tierra antes de elevarse y conquistar el imaginario universal. Allá, a ese territorio real que inspiró al escritor colombiano vamos en un vídeo de solo imágenes y sonidos naturales de la zona acompañado de textos clave de la novela.

Aún está oscuro. El autobús a Aracataca sale de Barranquilla con destino a Fundación alentado por el bullicio de las aves. Cruza un puente donde río y mar Caribe se encuentran y el sol empieza a dorar las aguas. Avanza por la orilla que bordea la Ciénaga Grande de Santa Marta entre el olor a sal y salitre. Desde la ventanilla del bus pasan veloces gaviotas, playas blancas, manglares, más gaviotas, arbustos mecidos por la brisa, más manglares.

Y platanales, muchos platanales… El sol empieza a calentar. La historia continúa en el vídeo que abre esta crónica de imagen y sonido de Macondo en la Tierra y la voz de García Márquez en pasajes de Cien años de soledad que acompañan el vídeo.

  • Puedes ver la crónica completa publicada en agosto de 2017 con motivo del medio siglo de Cien años de soledad en este enlace.
  • La serie completa sobre Medio siglo de Cien años de soledad la puedes ver en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·