Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Antonio Machado y los poemas que evocan sus últimos versos

"Estos días azules y este sol de la infancia" fueron las palabras escritas en un papel hallado en la chaqueta del poeta español el día de su muerte en Collioure (Francia), el 22 de febrero de 1939. WMagazín le rinde homenaje con la publicación de varios poemas que escribió sobre su niñez

Presentación WMagazín Antonio Machado, Antonio Cipriano José María Machado Ruiz, nació el 27 de julio de 1875 en Sevilla y murió la tarde del 22 de febrero de 1939 en el Hotel Bougnol-Quintana de Collioure (Francia). Tenía 63 años. Hasta allí lo arrojó el exilio de la guerra civil española. En uno de los bolsillos de su chaqueta se encontró el siguiente verso:

“Estos días azules y este sol de la infancia”.

WMagazín rinde homenaje al poeta español con varios poemas en los que evoca su infancia y algunos soles. Y en este enlace puedes leer un artículo sobre su vida, en clave cómica y lírica, escrito por el profesor Guillermo Laín Corona.

Ahora escuchemos a Antonio Machado evocar su infancia:

Imagen del cartel de la exposición 'Antonio Machado. Laberinto de Espejos', del Centro Andaluz de las Letras (CAL) , en El centro cultural Pablo Ruiz Picasso de Torremolinos (Málaga).

Antonio Machado: infancia y soles

Retrato

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.

Ni un seductor Mañara ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—;
mas recibí la flecha que me asignò Cupido
y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario.

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.

Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.

Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñò el secreto de la filantropía.

Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansiòn que habitò,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Y cuando llegue el día del último viaje
y esté a partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Recuerdo infantil

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Sueño infantil

Una clara noche
de fiesta y de luna,
noche de mis sueños,
noche de alegría

¿era luz mi alma
que hoy es bruma toda,
no eran mis cabellos
negros todavía?,

el hada más joven
me llevó en sus brazos
a la alegre fiesta
que en la plaza ardía.

So el chisporroteo
de las luminarias,
amor sus madejas
de danzas tejía.

Y en aquella noche
de fiesta y de luna,
noche de mis sueños,
noche de alegría,

el hada más joven
besaba mi frente…
con su linda mano
su adiós me decía…

Todos los rosales
daban sus aromas,
todos los amores
amor entreabría.

Sol de invierno

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.
Un viejecillo dice,
para su capa vieja:
«¡El sol, esta hermosura
de sol!…» Los niños juegan.
El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo, casi muda,
la verdinosa piedra.

El rojo sol de un sueño en el Oriente asoma

El rojo sol de un sueño en el Oriente asoma.
Luz en sueños. ¿No tiemblas, andante peregrino?
Pasado el llano verde, en la florida loma,
acaso está el cercano final de tu camino.
Tú no verás del trigo la espiga sazonada
y de macizas pomas cargado el manzanar,
ni de la vid rugosa la uva aurirrosada
ha de exprimir su alegre licor en tu lagar.
Cuando el primer aroma exhalen los jazmines
y cuando más palpiten las rosas del amor,
una mañana de oro que alumbre los jardines,
¿no huirá, como una nube dispersa, el sueño en flor?
Campo recién florido y verde, ¡quién pudiera soñar aún
largo tiempo en esas pequeñitas
corolas azuladas que manchan la pradera,
y en esas diminutas primeras margaritas!

Amanecer de otoño

Una larga carretera
entre grises peñascales,
y alguna humilde pradera
donde pacen negros toros. Zarzas, malezas,jarales.

Está la tierra mojada
por las gotas del rocío,
y la alameda dorada,
hacia la curva del río.
Tras los montes de violeta
quebrado el primer albor:
a la espalda la escopeta,
entre sus galgos agudos, caminando un cazador.

 

Estos días azules y este sol de la infancia. Poemas para Antonio Machado

Varios autores (Visor Poesía)

Ochenta y cinco poetas celebran con sendos poemas, que parten del verso de Antonio Machado “Estos días azules y este sol de la infancia”, el número mil de la colección Visor de Poesía, creada por Jesús García Sánchez. Colección y editorial esenciales para la poesía, sostenida tanto por clásicos como por espaldarazos o apuestas, el sello se inauguró hace casi medio siglo con Una temporada en el infierno, de Arthur Rimbaud, en la traducción de Gabriel Celaya.

“La Editorial Visor considera que este libro es un homenaje a la memoria de uno de los más significativos escritores de la lengua. Pero también supone el reconocimiento a una persona que nunca abandonó la dignidad. Como poeta, asumió con orgullo ser portador y representante de la autenticidad y de una filantropía sin dobleces. Un ejemplo permanente”, escribe García Sánchez en el prólogo del volumen.

Participan en este homenaje autores como Claribel Alegría, Gioconda Belli, Felipe Benítez Reyes, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Vicente Gallego, Luis García Montero, Oscar Hahn, Antonio Lucas, Joan Margarit, Ángeles Mora, Yolanda Pantin, Cristina Peri Rosi, Francisco Rico, Manuel Rivas, Juan Manuel Roca, Javier Rodríguez Marcos, Víctor Rodríguez Núñez, Ada Salas, Joan Manuel Serrat, Jaime Siles, Jenaro Talens, Luis Antonio de Villena, Ida Vitale, Raúl Zurita… Ahora uno de esos homenajes:

Plazos, de Ida Vitale

Ha pocas horas que pasaron
los minutos -inútiles- de paz.

Hace una vida que empecé
a ser, por puro azar, un río
que abrazó con sus aguas
otro entretejido cauce.

Siempre fue poco el tiempo que duró
aquel gentil rebatir tiempos.

Hace ya más de un año infinito
que empezó la insondable
soledad con cenizas.

Ahora, pasa “estos días azules
y este sol de la infancia”,
la muerte sembró sombras
donde para aparezca.

***

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín

Hola, soy Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín. Me gustaría invitarlos a ser mecenas de WMagazín con un pequeño apoyo económico en momentos cruciales para la creación literaria, la industria del libro, el fomento de la lectura y el periodismo cultural independiente con:

12 euros semestre o 20 euros al año.

Hay dos maneras de hacerlo, ingreso directo o por Paypal:

INGRESO DIRECTO a la cuenta corriente de WMagazín en La Caixa:
ES64 2100 5518 7702 0020 4784

  • Aquí puede ser con las cantidades señaladas o cualquier otro aporte superior. Y si quieren nos escriben a info@wmagazin.com

O por la plataforma de pago PayPal, uno de los sistemas de transacción online más seguros, o con tarjeta de crédito. Estas dos opciones aparecen en la misma ventana que se despliega en cada una de los dos opciones de apoyo arriba mencionadas:

12 euros semestre
Puede hacerlo en este enlace

 o

20 euros al año
Puede hacerlo en este enlace

Con su donación ayudan a la difusión de la cultura y de la mejor información sobre literatura y el mundo del libro en un momento importante para la cultura. Los medios de comunicación cada vez dan muchísima menos información literaria, mientras los libros son los más eclipsados por la sobreoferta de ocio en la Red. Su aporte económico permitirá que WMagazín siga en el ejercicio de un periodismo cultural independiente y de alta calidad con contenidos exclusivos en sus temas, enfoques, personajes y formatos únicos.

De ante mano, gracias por apoyar WMagazín. Si  les gusta WMagazín, me gustaría que enviaran este artículo-invitación de mecenazgo a otros amigos y amantes de la lectura.

Video de invitación al mecenazgo de WMagazín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·