Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Basilio Baltasar, presidente de la Fundación Formentor. /fotografía de Cati Cladera

Basilio Baltasar: «La ficción de que podemos acceder a todo (en la red) es una poderosa fantasía moderna»

Reinvención virtual de las ferias y festivales del libro 7 / Las Conversaciones Literarias de Formentor y el Premio Formentor tienen un formato híbrido con mesas redondas sin público pero transmitidas en la red. El director del encuentro reflexiona sobre esta alianza temporal con lo digital

Del rumor del mar al rumor de lo virtual. De pequeñas charlas entre amigos en una playa a varias reuniones compartidas para todos en el ciberespacio. Varios tiempos y etapas impensables ha vivido las Conversaciones de Formentor, desde que nacieron hace noventa años. Es uno de los encuentros culturales y literarios más antiguos, enriquecedores y entrañables que este 2020, del 18 al 20 de septiembre, vive una edición mixta en la que conserva el escenario de aquel rincón del Mediterráneo de las charlas con varios invitados pero sin público presencial, aunque, por primera vez, serán transmitidas en directo en la red desde el Hotel Formentor donde es tradición hacerlas.

El encuentro celebra en esta tercera etapa la edición número trece de las Conversaciones Literarias y la décima del Premio Formentor de las Letras. La entrega del galardón al escritor holandés Cees Nooteboom, el 18 de septiembre, inaugura la jornada titulada este año Bagaudas, Goliardos y Estilitas. Acróbatas del mundo antiguo y moderno. Además se rinde homenaja el escritor surafricano J. M. Coetzee, premio Nobel de Literarura que ha cumplido 80 años.

“Los escritores invitados intervendrán en Formentor, leerán sus ponencias y mantendrán esta conversación virtual (excepcionalmente) como acto de resistencia y afirmación cultural”, explica Basilio Baltasar, director de la Fundación Formentor, encargada desde este año de la celebración de este encuentro que se podrá seguir en www.fundacionformentor.com. Participan más de treinta escritores en diferentes mesas redondas y un grupo de editores independientes.

Así llega a este mundo dual, analógico y digital, este encuentro organizado por la Fundación Formentor auspiciada con el mecenazgo de la familia Barceló, y el Premio Formentor es concedido con el mecenazgo de las familias Barceló y Buadas. Es la continuación de aquel germen de 1930 que luego resurgió en los años sesenta cuando nació el Premio por iniciativa de un grupo de editores como Carlos Barral, Gallimard, Einaudi y Rowolt. En 2008, tras cuarenta años de silencio, resurgió todo bajo la organización de la Fundación Santillana y el auspicio de la familia Barceló.

En la vorágine de las vísperas de que empiece una nueva edición, Basilio Baltasar traza por correo electrónico un arco de la evolución del encuentro y el premio que él ha impulsado desde 2008, primero desde la Fundación Santillana y ahora desde la Fundación Formentor:

«Los encuentros literarios son una conversación encantada con la intriga de la gran literatura y el laberinto de la biblioteca universal. La búsqueda de libros y autores, intérpretes y copistas es un ejercicio de pasiones íntimas y públicas. Y también un juego cultural de agudeza, ingenio y memoria. Los rótulos enuncian los asuntos escondidos en los libros y sacan a la luz figuras en las que no nos paramos a pensar (Bagaudas, goliardos y estilitas, Bohemios, magos y vagabundos, Vírgenes, diosas y hechiceras…). Cada uno de los escritores invitados elige el libro de su predilección y encuentra las afinidades, simetrías, resonancias y parentescos entre autores, personajes e historias del imaginario colectivo.

Formentor tiene una vocación sinfónica, aunando voces y estilos, escuelas y tradiciones diversas, las que componen el formidable panorama de las bellas letras».

Baltasar no cambia para nada el modelo presencial de estos encuentros. En estos meses donde las ferias, festivales y encuentros literarios y alrededor del mundo del libro se han reinventado él ha participado en algunas conexiones, «pero sin demasiado interés». Así es que poco de positivo ve en esta obligada edición híbrida de Formentor a que ha obligado la pandemia de la covid-19:

«Los escritores invitados hablarán en Formentor y su intervención será emitida a través de las plataformas conectadas a la web de la Fundación Formentor. Como experiencia organizativa no puedo decir gran cosa o nada que pueda ser deportivo o estimulante.

Entiendo que la pausa sanitaria de la pandemia será una anomalía pasajera y no espero aprender nada nuevo de esta singularidad. Creo en los encuentros culturales en donde las personas se encuentran, hablan y escuchan. Para lo virtual ya está la televisión. Por otro lado, la eficacia narrativa de la imagen depende de una profesionalización exhaustiva: dicción, maquillaje, vestuario, iluminación… Algo que obviamente no se da en las retransmisiones que solemos ver en la red. Unos tipos que recitan lánguidamente ante un ojo de cristal. Insisto: espero que esta circunstancia sea una anomalía pasajera».

La extrañeza, decepción y excepticismo de Baltasar frente a estas reinvenciones virtuales o mixtas no solo se reflejan en sus respuestas escritas, sino también en su voz por teléfono. Incluso dejan traslucir un cierto enfado cuya posición deja clara en su respuesta electrónica:

«Hasta ahora hemos evitado las invitaciones a conectar las Conversaciones a la red. Me parece lo más sensato seguir así. La ficción de que podemos acceder a todo, verlo todo y meter las narices en cualquier sitio, es una poderosa fantasía moderna. Pero no me parece a mí que lleve a nada bueno. Con una mentalidad consumista puede parecer atractivo estar enchufado a la red, pero no hay capacidad cognitiva para tanta oferta y tanto renombre. Mejor elegir bien y asistir en persona a lo que buenamente podamos».

Basilio Baltasar (a la derecha) y Alberto Manguel (izquierda) en una de las mesas redondas de las Conversaciones literarias de Formentor. / Foto de Cati Cladera

Los penúltimos derroteros del mundo que para algunos podrían llevar a una reinvención de estos encuentros, no como algo puntual de este año sino con actividades ya permanentes en el mundo digital, no son buenas noticias para el director de la Fundación Formentor:

«Sería una verdadera desgracia que el mundo tuviera que renunciar a las grandes ocasiones –de verse, encontrarse, conversar- en beneficio de la fibra óptica. Vamos a confiar en que la pandemia se disipe lo antes posible y a dejarnos de sucedáneos tecnológicos.

Las nuevas dinámicas que impone la obvia necesidad de comunicarse generan una amarga estampa: nuestra cara en la pantalla es el triste testimonio de nuestra lejanía, el sonido de una voz metálica, entrecortada y gélida.

El confinamiento ha producido un sinfín de profetas. Algunos han tenido gracia, pero la mayoría se ha precipitado augurando catástrofes imaginarias a cambio de las ya habituales. Me parece excesivo que la epidemia les haga pronosticar un mundo invertido, que no será como antes, esto se acabó, etc. etc. Eso no lo han visto en sueños sino en las tediosas y recurrentes series de Netflix. Un tostón».

Sobre la situación que vive el mundo del libro y si el Gobierno y los gobiernos locales deben actuar o si cree que debería haber una política internacional transversal alrededor del libro pide mirar ejemplos a seguir:

«No me gusta dar consejos al que se atreve a gobernar. Bastante tiene con lo suyo. Pero al ministro de Cultura de España le diría que debe limitarse a copiar: que imite a Francia y Alemania. Sus políticas del libro, bibliotecas públicas, librerías, becas y residencias, ayudarían a dibujar un panorama más alentador. En Europa es lícito eso de copiaros los unos a los otros. Lo cual no quiere decir que deba renunciar a ir al fútbol los domingos».

La entrevista con Basilio Baltasar forma parte de la serie de WMagazín Reinvención virtual de las ferias y festivales del libro. En ella participan directores y máximos responsables de los principales eventos alrededor del ecosistema del libro para analizar tanto el presente como los derroteros del libro y estas celebraciones y su nuevo modelo de escenificación. Ramírez y Neira Bermúdez se suman a la participación que ya han tenido Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo); Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires; y Cristina Fuentes La Roche, directora internacional del Hay Festival; Elena Pasoli, directora de la Feria del Libro Infantil de Bolonia; Manuel Gil Espín, director de la Feria del Libro de Madrid; y a Sergio Ramírez y Claudia Neira, presidente y directora del Festival Centroamérica Cuenta.

Bagaudas, goliardos y estilitas

Cartel de las Conversaciones de Formentor 2020.

Las conversaciones empezarán con el Encuentro de editores independientes en el cual participan los responsables de los sellos Alpha Decay, Anagrama, Angle, Arpa, Ático de los Libros, Blackie Books, Cabaret Voltaire, ED Libros, Elba, Impedimenta, Jot Down, KRK, Libros del Asteroide, Nórdica Libros, Olañeta, Periférica, Sexto Piso, Sloper, Turner y Wunderkammer.

Las mesas redondas alrededor del tema de este 2020, Bagaudas, Goliardos y Estilitas. Acróbatas del mundo antiguo y moderno, son las siguientes:

Goliardos

  • Irene Vallejo (Icaromenipo, Luciano de Samosata)
  • Giacomo Marramao (I goliardi ovvero. I clerici vagantes delle università medievali, Alfredo Straccali)
  • Rosa Moncayo (Mi año de descanso y relajación, Ottessa Moshfegh)
  • Abilio Estévez (El mundo alucinante, Reynaldo Arenas)

Acróbatas

  • Pierre Ducrozet (Los detectives salvajes, Roberto Bolaño)
  • Luna Miguel (El funambulista, Jean Genet)
  • Cristian Crusat (La cruzada de los niños, Marcel Schwob)
  • Santiago Beruete (El barón rampante, Italo Calvino)
  • Berna González Harbour (El día de todas las almas, Cees Nooteboom)

Bagaudas

  • Ginevra Bompiani (El arte de Birlibirloque, José Bergamín)
  • Hannes Köhler (Los Bandidos, de Friedrich Schiller)
  • Benet Casablanca (Homo ludens, Johan Huizinga)
  • David Huerta, Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2019 (Los trovadores, Martín de Riquer)
  • Llátzer Moix (El triunfo, Francisco Casavella)

Estilitas

  • Basilio Baltasar (Opus Nigrum, Marguerite Yourcenar)
  • Maaza Mengiste (Agamenón, Esquilo)
  • Juan Luis Cebrián (El arte del placer, Goliarda Sapienza)
  • Edward Wilson Lee (Gargantua y Pantagruel, François Rabelais)
  • Cees Nooteboom (La casa intacta, Willem Frederik Hermans)

El homenaje al nobel J. M. Coetzee lo harán:

  • Gonzalo Torné (La edad de hierro, J.M. Coetzee)
  • Félix de Azúa (Desgracia, J.M. Coetzee)
  • Andrés Ibañez (Elizabeth Costello, J.M. Coetzee)
  • Eduardo Lago (Foe, J. M. Coetzee)

El original reconocimiento a estas figuras es presentado así por la Fundación Formentor:

«Revolotean por la superficie del mundo personajes de los que todo el mundo ha oído hablar. Su presencia ameniza la conciencia del tiempo presente o fomenta el tedio de un feroz aburrimiento. Aunque más allá de esta celebridad podemos vislumbrar a lo lejos el fugaz destello de unas formidables personalidades.

Los bagaudas de la antigüedad permanecen agazapados en la bruma de una leyenda maltratada por los cronistas y descuidada por la epopeya europea. Los escurridizos personajes, irritables y levantiscos, han sido frecuentemente omitidos, pero de su difuso recuerdo emanan aquellas cualidades místicas iluminadas por la intuición de las grandes corazonadas.

Los goliardos, cofradía de poetas ambulantes, llevaron su ironía y jactancia a todos los rincones de la Europa de las catedrales. A menudo actuaban como estudiantes pobres que mendigan conocimiento de ciudad en ciudad. A veces, como herederos medievales de los sátiros o figuras pícaras salidas del tinglado teatral. Lo cierto es que cultivaron el arte de versificar con sarcasmo y supieron elevar la lírica amorosa de las tabernas a las altas estancias de la gran literatura.

Los estilitas son la metáfora filosófica del funambulismo. Conciben la existencia del hombre como una ocasión para instruirse en la sobriedad, entrenar el equilibrio y adiestrar el vértigo que resistirá la visión de todos los abismos. El estilita fue el maestro de la acrobacia interior y el profeta que alertó contra la glotonería bulímica de la sociedad contemporánea. Bagaudas, goliardos y estilitas se contorsionan bajo la carpa del circo errante, subidos al columpio y colgados del trapecio. Con el disfraz de su vestimenta artística, festejados por su encanto, entretienen a un público que no sabe de dónde vienen ni a dónde van».

Nooteboom y el Premio Formentor de las Letras

El escritor holandés Cees Nooteboom. /Cortesía Fundación Formentor

El Premio Formentor, sostenido con el mecenazgo de las familias Barceló y Buadas, concedido por primera vez en 1961, ha tenido dos etapas: entre 1961 y 1967 y la segunda desde 2011. La primera etapa fue impulsada por un reputado grupo de editores europeos como Carlos Barral, Gallimard, Einaudi, Rowolt…. Entonces convocó a los más destacados escritores de la época. Tenía dos modalidades: Internacional en la cual distinguía a un autor de prestigio universal: Samuel Beckett (por Triología), Jorge Luis Borges (Ficciones), Uwe Johnson (Conjeturas sobre Jacob), Carlos Emilio Gadda (El aprendizaje del dolor), Nathalie Serraute (Les fruits d’or), Saul Bellow (Herzog) y Witold Gombrowicz (Cosmos). Y el Premio Formentor, como tal, que galardonaba una novela presentada por las editoriales que participaban: Juan García Hortelano (por Tormenta de verano), Dacia Maraini (ETA del malessere), Jorge Semprún (El gran viaje) y Gisela Elsner (The Nightclerk).

En este siglo, desde 2011, el Formentor ha buscado recuperar el ambiente cultural y vanguardista y el prestigio a través de la distinción a una serie de autores por su obra. Los ganadores del premio han sido:

2011. Carlos Fuentes.

2012. Juan Goytisolo.

2013. Javier Marías.

2014. Enrique Vila-Matas.

2015. Ricardo Piglia.

2016. Roberto Calasso.

2017. Alberto Manguel.

2018. Mircea Cartarescu.

2019. Annie Ernaux.

2020. Cees Nooteboom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·