Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural
Carlos Ruiz Zafón (izquierda) y Carlos Francino, durante la presentación de la nuevanovela del escritor. /FOTOGRAFÍA DE WINSTON MANRIQUE

Carlos Ruiz Zafón (izquierda) y Carlos Francino, durante la presentación de la nuevanovela del escritor. /FOTOGRAFÍA DE WINSTON MANRIQUE

Carlos Ruiz Zafón cierra el círculo de ‘La sombra del viento’ en un templo expiatorio

El escritor catalán presenta ‘El laberinto de los espíritus’. Se testigo, en 15 escenas, de la puesta en escena realizada en Barcelona. fotografías de Winston Manrique

Bajo los ocho arcos de ojiva que levantan la cúpula del Templo Expiatorio del Sagrado Corazón en el monte del Tibidabo, desde donde se ve toda Barcelona, se cerró el círculo de El cementerio de los libros olvidados.

El cierre del círculo se hizo este jueves 17 de noviembre en el templo neogótico del monte Tibidabo. Y lo hizo con una puesta en escena en la cual la realidad y la ficción ruizafonesca se imbricaron. Más de 200 periodistas, libreros e invitados especiales de toda España fueron hasta allí. Ahora serán ustedes los invitados a esa presentación en el siguiente peregrinaje fotográfico:

Cúpula del Templo Expiatorio del Sagrado Corazón en el monte del Tibidabo. / FOTOGRAFÍAS DE WINSTON MANRIQUE

1- Círculo cerrado

La palabra Fin llega 15 años después de que Carlos Ruiz Zafón iniciara su proyecto literario del que ha vendido 25 millones de libros en 50 países. Es uno de los principales fenómenos editoriales del siglo XXI en lengua española tras irrumpir con la novela La sombra del viento (Planeta), en 2001. Una historia que narra un misterio literario nacido en la Barcelona de 1945 con el niño Daniel Sempere, pero se remonta “a los últimos esplendores del Modernismo hasta las tinieblas de la posguerra”. Los comentarios del libro se extendieron lentos como el polen. Poco a poco la gente entró en sus páginas, cuyo fondo recordaba el valor de la lectura y la palabra escrita, mientras contribuía a abrir el camino de la literatura popular española en el extranjero. Se convirtió en un best seller. En 2008 llegó la segunda parte: El juego del ángel, con un lanzamiento innovador al tener como escenario el Teatro del Liceo de Barcelona. En 2011 fue la hora de El prisionero del cielo. Ahora, Ruiz Zafón ha presentado El laberinto de los espíritus (Planeta) con el que cierra aquella historia que tiene como escenarios clave la Barcelona y el Madrid de la posguerra civil española. Y una tirada inicial de 700.000 ejemplares.

2- Encuentro y ascenso.

La cita fue a las 11 de la mañana en la Plaza del Doctor Andreu, de Barcelona. Allí, el funicular que une los 1.152 metros de la plaza con el Tibidabo llevó a unas 250 personas entre periodistas, libreros, invitados especiales y personal de la editorial Planeta.

3- La peregrinación.

Después de cinco minutos el funicular llegó a su destino. A la salida de vehículo lo primero que se ve es el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón. Construido entre 1902 y 1961, cuenta con una cripta inferior de aspecto románico y una iglesia neogótica en la parte superior. Por una amplia escalinata subieron todos.

4- La espera.

Al llegar a la explanada del templo, los invitados recibieron una bolsa de tela negra que contenía una estuche del mismo color cuyo interior guardaba un ejemplar de El laberinto de los espíritus (Planeta), de 922 páginas, un bolígrafo, un cuaderno de páginas sin rayas en una invitación a la escritura y el dossier con toda la información del libro y el autor. Algunos no se resistieron y abrieron la caja para ojear el libro mientras se abrían las puertas del templo.

5- Se abre el escenario.

Tras las campanadas de las doce, las puertas se abrieron. Un aire de misterio con neblina amarilla y azulada envolvía el pequeño templo, que bajo la cúpula de ocho altas columnas que forman ocho arcos de ojiva guardaba el escenario de la presentación: un trozo de El cementerio de los libros olvidados… pilas de libros cubiertos de ceniza, mientras sonaba una música compuesta e interpretada por el propio autor. Un gran telón blanco ocultaba el altar mayor del templo.

6- El santo-camerino.

 Cuando la gente tomaba su sitio en los bancos de la iglesia, en una de las sacristías, habilitada como camerino, terminaban de prepararse Carlos Ruiz Zafón y Carles Francino, periodista y director del programa La Ventana, de la cadena SER, encargado de entrevistar al autor catalán.

7- Los sillones esperan.

Entre los libros del escenario y la neblina que lo envolvía todo, dos sillones chester esperaban a Ruiz Zafón y a su entrevistador para que empezaran a desvelar las claves del que será uno de los libros de fin y comienzo de año. Como prólogo, se emitió un vídeo de unos cinco minutos sobre la historia del proyecto literario de El cementerio de los libros olvidados. Allí, entre cifras de venta (25 millones de ejemplares vendidos en 50 países) la vida del autor y las temáticas de la tetralogía se abrió paso una frase de la obra que quedó deambulando: “¿Es una historia de amor o de guerra? Fermín se encongió de hombros ¿Cuál es la diferencia?”.

8- La palabra del escritor

Tras la presentación oficial, la llegada de Ruiz Zafón (Barcelona, 1964) al escenario y las fotos de rigor pedidas por los medios de comunicación, la conversación empezó. Eran las 12.10 de la tarde. Francino recordó que se trataba de un proyecto que le ha llevado 15 años a su autor. Lo empezó en 2001 con La sombra del viento. El escritor desveló que tras el punto final de la novela se sintió aliviado, en paz, por haber hecho con ilusión “un proyecto de estos que solo se hacen una vez en la vida. Me siento más ilusionado que nunca, y más enamorado de mi propia profesión”.

9- Las cámaras toman el templo.

Ocho cámaras de televisión repartidas en medio luna y cuatro pantallas en los costados del templo sirvieron para ver en primer plano la conversación. De eso se encargó un equipo de unos 15 profesionales detrás de cámaras. El otro equipo hizo lo propio con el manejo del sonido, luces y neblina, para lo cual ocuparon las dos capillas laterales del templo.

10- La conversación.

Durante una hora, Ruiz Zafón conversó con Francino. El periodista recordó que la tetralogía busca la protección y difusión de la lectura. “No sé si tras estos años soy más sabio, pero me siento más viejo. Me siento en paz conmigo mismo”, reveló el autor catalán. Sobre si tras más de dos mil páginas en los cuatro libros había salido indemne, Ruiz Zafón admitió que “la literatura es una amante cruel. Los escritores se enamoran de ella, pero puede que la literatura no se enamore de ti. No siempre recibes lo que esperas”.

11- Feligreses literarios

Como fieles devotos, las 250 personas que llenaban el templo escuchaban en silencio. En una de sus confesiones, Ruiz Zafón dijo: “No discuto sobre las conclusiones de los lectores. Uno aprende mucho de los lectores”. Habló de su vida en Los Angeles, de su preocupación por lo que pueda ocurrir bajo la próxima presidencia de Donlad Trump en Estados Unidos, del IVA cultural en España y de como “es un debate que cuesta justificar, además de que pareciera que el gravamen a la cultura es un ejercicio de castigo o algo punitivo”.

12- Las claves del cuarteto

“Escribimos para los lectores de nuestro tiempo”, afirmó el novelista. Si tuviera que resumir lo que ha querido contar en su proyecto literrio, él simplemente diría: “Si hay algo que quiero transmitir es que se cuestione la realidad, lo que se vende, aquello que la gente nos dice sobre lo que tenemos que pensar. Pero tenemos un cerebro”. Ruiz Zafón ha tratado de fundir todos los géneros literarios en sus obras, crear una novela mestiza. Contó que si en La sombra del viento tiene más peso el acercamiento al amor por la literatura, en El juego del Ángel el marco es más hacia el género gótico, en El prisionero del cielo se inclina más por la aventura, mientras que en El laberinto de los espíritus prima la intriga cercana al género negro.

Zafón claroscuro

13- El claroscuro del alma humana

Las pasiones humanas atraviesan los cuatro títulos de Ruiz Zafón. Allí se explora los valores de la imaginación y los aportes de la lectura, pero, también, una parte de la naturaleza del mal. El mal, el bien, la venganza, el odio, sin pretender transmitir discursos morales o algo parecido: “A menudo, el odio parte del temor y del resentimiento”. Un sentimiento que adquiere un gran protagonismo y lanza preguntas al lector sobre todas esas cuestiones: “Nadie se ve a sí mismo como un villano o una mala persona. En la vida de verdad los grandes villanos se tienen por personas virtuosas que tienen la razón”.

14- Fin y cómo lidiar con el éxito

Tras varias preguntas del público, el encuentro con el escritor terminó, no sin que antes el autor admitiera que “lo peor del éxito es que despierta recelo”. El narrador se puso de pie, tomo un ejemplar de su novela y posó para los fotógrafos en medio de la neblina de colores.

15- Y las puertas se abrieron

De repente, el templo abrió sus puertas, un chorro de sol sorprendió a Carlos Ruiz Zafón de pie frente a la luz mientras la neblina amarilla y azulada desaparecía ante el contacto de la luz natural. Detrás del decorado de El cementerio de los libros olvidados, donde acababa de ser la presentación, el escritor quedaba como una silueta ante el enjambre de fotógrafos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·