Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

‘Cien años de soledad’, de Gabriel García Márquez, es la obra elegida por Verónica Mendoza en la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín.

‘Cien años de soledad’, de García Márquez, la novela que regalaría la librería Carlos Fuentes, de México

Con uno de los clásicos más queridos del siglo XX y en el sexto aniversario de la muerte de su autor, WMagazín, en compañía de Endesa, continúa esta serie en la que los libreros hablan de sus títulos favoritos. Junto a la recomendación de la novela un recorrido por diferentes aspectos de una de las obras clave de la literatura

Presentación WMagazín Una de las obras maestras de la literatura del siglo XX es la elegida por Verónica Mendoza para la serie El libro que regalarían los libreros. Se trata de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, seleccionada por la librería Carlos Fuentes, de Guadalajara (México). Con esta novela, justo este 17 de abril en que se cumplen seis años de la muerte del Nobel de Literatura colombiano, WMagazín, en compañía de Endesa, continúa la serie en la cual damos voz a los mejores prescriptores: los libreros. Sobre todo en estos tiempos en que las librerías están cerradas por la crisis del Covid-19 y su opinión es más importante que nunca. Una manera de apoyar a las librerías y poner en valor su prescripción y respaldar a estas ágoras culturales, a la lectura y al universo del libro en tiempos difíciles y de reinvención.

Libreros de España, América Latina y Estados Unidos nos hablan como lectores apasionados de novelas, cuentos, poemarios, ensayos, biografías, teatro, cómic y cualquier libro de otro género que les guste tanto que regalarían simbólicamente.

Cada una de estas recomendaciones le da a WMagazín y a Endesa el pie para ir más allá y mostrar el universo creativo que inspira o genera la obra citada. Así, tras el comentario de la librera o librero te damos la oportunidad de que leas un pasaje de la obra recomendada, escuches un track de la versión en audiolibro, veas un traíler de la adaptación al cine o la televisión si la hubiera, disfrutes de un momento de su puesta en escena o aprecies una antología con las mejores portadas de la obra que los libreros querrían regalarnos.

Al final de este artículo sobre Cien años de soledad puedes ver los otros que se han publicado hasta ahora en la serie El libro que regalarían los libreros.

La novela de García Márquez ha vendido más de 50 millones de ejemplares en más de 30 lenguas. Este es un doble recorrido: por sus portadas emblemáticas acompañadas de pasajes clave de la novela. A los 17 años Gabriel García Márquez empezó a escribir una novela, La casa, que le quedó grande. Veinte años después, en 1965, cuando vivía en Ciudad de México, le llegó toda ella de golpe. El 30 de mayo de 1967 la novela entró en la imprenta de la editorial argentina Sudamericana. El 5 de junio llegó a las librerías bajo el título de Cien años de soledad. Desde entonces la historia de la familia Buendía, fundadores de Macondo donde transcurre el ciclo de la vida, génesis, evolución, progreso y apocalipsis, ocupa un lugar importante en la historia de la literatura.

El libro que regalarían los libreros: 'Cien años de soledad', de Gabriel García Márquez

Por Verónica Mendoza, de  Librería Carlos Fuentes, de Guadalajara (México)

Esta novela salió a la luz en 1967, diez años antes de que yo naciera en 1977 y la conocí hasta 1993, en la preparatoria, cuando mi importancia principal estaba en los números, en las matemáticas y no en las letras, sin embargo, desde entonces y hasta ahora la magia de esta novela, la capacidad de imaginación de su autor, la forma en que se narra la creación y decadencia de una ciudad y la vida y muerte de diversas generaciones de un familia me deslumbró y me llevo a cambiar sustantivamente el rumbo de mis preferencias. Los años son importantes, la historia de Macondo y la familia Buendía a recorrido ya cinco décadas y su vigencia y pertinencia parecen no perecer, hoy en 2020 bien podríamos ser esa ciudad infectada por una peste, en el aislamiento y podríamos perder el sueño y después la memoria y sentirnos solos, más solos que nunca.

Quizá al igual que los pobladores de Macondo experimentamos sucesos insólitos y los vivimos ya desde lo cotidiano, quizá nada requiere explicarse; la peste, la expansión, lo moderno, lo tradicional, la enfermedad, la guerra, la política, la pobreza, la naturaleza, la muerte. Quizá siempre estamos a la espera de un Melquiades, que nos traiga la novedad, lo extraordinario, la ciencia, objetos o cosas que nos puedan transformar, que nos hagan mover y cambiar la realidad actual y en medio de todo está el amor, la familia y la voluntad humana.

“… estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”.

Librería Carlos Fuentes, Universidad de Guadalajara (México), Centro Cultural Universitario Planta baja de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco Juan José Arreola. Periférico Norte no. 1695, Col. Parque Industrial Belenes Norte, CP. 45150. Zapopan, Jalisco. Toda la información en este enlace.

Génesis de Cien años de soledad

Pruebas de galera de la primera edición de ‘Cien años de soledad’, de García Márquez.

Winston Manrique Sabogal, El País: «La vida en Aracataca durante los primeros diez años de García Márquez en la casa de sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Ricardo Márquez y Tranquilina Iguarán Cotes. Es su Edén literario: la travesía por la Guerra de los Mil Días en palabras de su abuelo, el duelo de este, la explotación americana de las bananeras y las perpetuas procesiones de historias de difuntos y ánimas de su abuela, y la manera como contaba ella las cosas con cara de palo que hacía verosímil cualquier cosa. Los esquemas económico, social y cultural de la aristocracia cataquera en que se movían los Márquez Iguarán serán llevados a la obra».

Puedes leer el artículo completo publicado en el diario español El País en este enlace.

García Márquez, vida de un genio de la literatura

Winston Manrique Sabogal, en el obituario de El País: «Bajo un aguacero extraviado, el 6 de marzo de 1927, nació Gabriel José García Márquez. Hoy, bajo los primeros olores que anuncian lluvia, este jueves 17 de abril de 2014, a la edad de 87 años, ha muerto en México DF el periodista colombiano y uno de los más grandes escritores de la literatura universal. Autor de obras clásicas como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada,fue el creador de un territorio eterno y maravilloso llamado Macondo.

Nació en la caribeña Aracataca, un poblado colombiano, un domingo novelable a partir del cual el niño viviría una infancia a la que volvió muchas veces. Entró a la literatura en 1947 con su cuento La tercera resignación; la gloria le llegó en 1967 con Cien años de soledad, y su confirmación en 1982 con el Nobel de Literatura. Ahora, el ahijado más prodigioso de Melquiades se ha ido, para quedarse entre nosotros un hombre que creó una nueva forma de narrar; un escritor que con un universo y un lenguaje propios corrió los linderos de la literatura; un periodista que amaba su profesión pero odiaba las preguntas; una persona que adoraba los silencios, y con un encanto que cautivó a intelectuales y políticos, y hechizó a millones de lectores en todo el mundo».

Analísis de la novela a cargo de Gerald Martin

Gabriel García Márquez (1927-2014).

«En 1965 Gabriel García Márquez, frustrado por casi todo lo que había hecho en la vida, descubrió, en el camino de sus vacaciones a Acapulco, México, el camino a la composición de La casa, el libro de su adolescencia. Se había quedado arrinconado psicológicamente en esa casa. En La hojarasca situó la casa dentro de su pueblo de origen: Aracataca/Macondo. Ahora el pequeño Gabito se relaciona con el Gabo adulto y Macondo se relacionará con Colombia, con América Latina y con todo el llamado Tercer Mundo. Ha sido un largo viaje por la vida y por la literatura.

A pesar de ser —y lo es— una obra mágicorrealista, Cien años de soledad contiene una mayor variedad de contenido relacionado con la psicología social, la economía, la política y la historia de las ideas que todas las obras latinoamericanas que la precedieron.  Es, en ese sentido, entre muchas otras cosas, una novela social-realista. La verdad es que el llamado realismo mágico es un fenómeno modernista (el tipo de novela —un realismo hiper-sofisticado— que se escribió entre Madame Bovary y las pirotecnias de Joyce, Faulkner y Virginia Woolf) pero aplicado a ese mundo híbrido que es América Latina. ¿Cuál es el secreto, el aspecto fundamental? Que el autor narra la mayor parte de su libro desde la perspectiva de sus personajes y en el resto se disfraza detrás de otras voces —por ejemplo, en esta novela, las perspectivas— especialmente las perspectivas pesimistas —de los grandes pensadores latinoamericanos, casi todas ellas sutilmente ironizadas: aquí pululan las ideas de Sarmiento y Rodo (civilización versus barbarie, Ariel versus Calibán), Carlos Octavio Bunge y Alcides Arguedas (el continente enfermo), el Conde de Keyserling (la realidad del pantanal primigenio y la tristeza criolla), Ezequiel Martínez Estrada (el continente de las ilusiones y los espejismos), Eduardo Mallea (la incomunicabilidad) y, sobre todo quizás —Héctor Murena (los pecados originales de la violencia y el incesto). Pero García Márquez elabora su laberinto para liberarla, hasta cierto punto. Demuestra que los mitos son interminables y difíciles de descifrar, pero también nos demuestra que cada mito tiene su historia.

Entre muchas otras cosas, Cien años de soledad es un reflejo vertiginoso de la interacción entre mitos filosóficos y realidades sociales y políticas y que nada, en este laberinto de espejos e ilusiones es lo que parece. Sigo pensando que si no se entiende que la novela es un juego infinito de ironías, casi todas escondidas debajo de la superficie plana e imperturbable de la narración —ese tono que recuerda, según García Márquez, la manera en que su abuela narraba las cosas más supersticiosas y más alucinantes— si no comprendemos esto, repito, el libro termina siendo un caos cuando es, en realidad, un engranaje cuidadosamente concebido y armado. En otras palabras, es un libro irónico como pocos.

Indudablemente América Latina es el continente de la soledad. De la soledad y la distancia. Hay soledad porque el nuevo mundo es un mundo vacío. Vacío, en primer lugar, de europeos o cristianos, porque son la minoría. Se sienten solos. Vacío, también, de indígenas, porque un gran porcentaje de los habitantes originales fueron aniquilados durante la conquista y la colonia, aunque durante mucho tiempo siguieron siendo mayoría. Y vacío en el sentido de vasto y desconocido y lejano, un mundo de vacíos que hace falta llenar de significados, significados que nunca llegan, o solo llegan a medias y casi siempre terminan siendo ilusorios o falsos».

Puedes leer el artículo completo de Gerald Martin publicado en WMagazín en este enlace.

Audiolibro de Cien años de soledad

Carátula de ‘Cien años de soledad’, de García Márquez, en audiolibro, Storytel.

Puedes escuchar una muestra del audiolibro de Cien años de soledad en este enlace.

El narrador es Gustavo Bonfigli.

Las portadas en todo el mundo

Portadas de ‘Cien años de soledad’, de Gabriel García Márquez, en diferentes idiomas. /WMagazín

Santiago Vargas, en WMagazín: «La novela de García Márquez ha vendido más de 50 millones de ejemplares en más de 30 lenguas. Este es un doble recorrido: por sus portadas emblemáticas acompañadas de pasajes clave de la novela. A los 17 años Gabriel García Márquez empezó a escribir una novela, La casa, que le quedó grande. Veinte años después, en 1965, cuando vivía en Ciudad de México, le llegó toda ella de golpe. El 30 de mayo de 1967 la novela entró en la imprenta de la editorial argentina Sudamericana. El 5 de junio llegó a las librerías bajo el título de Cien años de soledad. Desde entonces la historia de la familia Buendía, fundadores de Macondo donde transcurre el ciclo de la vida, génesis, evolución, progreso y apocalipsis, ocupa un lugar importante en la historia de la literatura.

Tuvo éxito desde el primer día. En una semana se agotaron los primeros ocho mil ejemplares y en un mes vendieron viente mil. En los siguientes meses solo se habló de esa novela en Latinoamérica y España. Cien años de soledad fue determinante para iluminar ante el mundo la gran literatura latinoamericana que se hacía entonces. Su acogida no tardó en llegar a otros idiomas y a invadir el mundo. En 1968, un año después de su salida, los franceses e italianos fueron de los primeros en traducir la novela. Al inglés y al alemán llegó en 1970. Hoy se puede leer en más de treinta idiomas, y se han vendido unos cincuenta millones de ejemplares».

Gabriel García Márquez y las dos primeras ediciones de ‘Cien años de soledad’, publicada en 1967.
Imagen de la serie 'El libro que regalarían los libreros', de WMagazín.

Serie El libro que regalarían los libreros

Misericordia, de Pérez Galdós, la obra que regalaría la librería Los editores, de Madrid.

Un día más con vida, de Ryszard Kapuściński, la obra que regalaría librería Cálamo, de Zaragoza.

84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, la novela que regalaría la librería Canaima de Las Palmas de Gran Canaria.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·