Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Cómo vivir dentro de obras clásicas ilustradas por Fernando Vicente

De ‘La saga de Eirik El Rojo’ a ‘Alicia través del espejo’, una exposición madrileña muestra el universo de Vicente en más 300 originales. El artista entra en sus mundos. Fotografías de Lisbeth Salas

Quién no ha querido vivir en el mundo de algún libro que nos ha gustado mucho? ¿Quién no ha soñado con ser uno u otro personaje literario? Todos, ¿verdad? Porque todos nos hemos metido de lleno en alguna novela, cuento, poesía o cómic… y hemos fantaseado con la idea de estar allí, ya sea como testigo de los hechos o como personaje de la historia. Nadie lo ha logrado. Que se sepa. Bueno, uno que sí pasó a un mundo de ficción fue Peter Pan, si lo consideramos como uno de nuestra especie. De los nuestros hay una persona que con frecuencia se acerca a la frontera de ese umbral hacia la fantasía: Fernando Vicente.

Se trata de uno de los ilustradores más destacados de la lengua española y con una especialidad en todo lo referente al universo del libro. Ilustraciones para artículos de Babelia, el suplemento cultural de EL PAÍS (España), portadas de libros, ilustraciones de obras clásicas o carteles. Vicente vive cada libro para crear su versión. Sus viajes y testimonios por aquellas tierras soñadas se exhiben en Madrid en la exposición Clásicos ilustrados. Fernando Vicente. Es su visión en más de 300 imágenes que pueden ser el espejo para entrar en esos libros. Pues bien, herederos de Alicia todos, le he pedido que haga realidad parte de nuestros sueños y entre, en representación nuestra, a esos mundos creados por dioses literarios.

Abran los ojos. Alístense para entrar y vivir en las páginas de grandes obras de la literatura…

Panorámica de la exposición de Fernando Vicente.

Un pasaje a los sueños literarios

Primero que todo vamos a hacer un vuelo de reconocimiento por la exposición Clásicos Ilustrados. Fernando Vicente. Está en el complejo El Águila, de Madrid (calle Ramírez de Prado,3), hasta el 20 de abril. Entre luces y sombras, más de 300 ilustraciones originales en diferentes formatos y algunas reproducciones gigantes invitan a entrar en sus mundos de diferentes épocas y con diferentes temáticas. “Cada una de ellas tiene una característica porque de cada libro hago mi propia lectura y trato de aportar mi visión”, cuenta el ilustrador. Aventuras, romances, miedos, intrigas… De Eirik el rojo a Cumbres borrascosas, pasando por Drácula.

Fernando Vicente junto su ilustración de Nunca Jamás.

Primera escala: volar al País de Nunca Jamás

La primera visita a esta vida literaria deseada e ilustrada por Fernando Vicente es Peter Pan, de J. M. Barrie(Alfaguara). Con la historia del niño que no quería crecer Vicente dio sus primeros pasos en la ilustración de obras clásicas. Todo empezó en 2004, en Babelia, cuando yo estaba allí y con motivo del centenario del estreno teatral de la obra le pedimos que hiciera la portada del suplemento. ¡Muy bonita! Días después lo llamaron de la editorial Alfaguara para que ilustrara el libro. “Lo querían para ya. Así es que lo hice muy rápido. Fui bastante literal en las ilustraciones”, recuerda Vicente. En su exposición él llega al País de Nunca Jamás volando.

Fernando Vicente y Vikingo con Eirik El Rojo.

Vikingo con Eirik El Rojo

De las aventuras con Peter, Campanilla y el Capitán Garfio, Fernando Vicente pasa a las frías tierras fronterizas del Polo Norte y su rudo mundo de conquistas en el siglo XIII. Se adentra en La saga de Eirik El Rojo, la leyenda islandesa que le encargó Nórdica Libros. “En esta versión es cuando empiezo a incluir metáforas visuales”. El autor se embarca con los vikingos que navegarán por los bravos mares del norte para descubrir y colonizar Groenlandia.

Fernando Vicente y Sherlock Holmes.

En casa de Sherlock Holmes

Vicente deja atrás el siglo XIII islandés para volver al siglo XIX londinense con aventuras más urbanas y policiales en Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle (Nórdica Libros). Allí el ilustrador es testigo de la primera aparición de Sherlock Holmes y el Doctor Watson. Y, claro, del primer crimen que deben resolver. “En este libro traté de alejarme de versiones de otros autores. Además diferencié lo que ocurría en Estados Unidos de los hechos de Londres”. Y en esta visita, Vicente entra en la casa de Holmes para despertarlo y darle una pista.

Fernando Vicente junto a Drácula.

Un encuentro intempestivo con Drácula

De los misterios de Holmes, el artista da un salto a tierras de misterios más terroríficos: Transilvania y los dominios del conde Drácula, de Bram Stocker (Reino de Cordelia). “Mucho blanco y negro y solo algún toque de color. Huyo de las conocidas imágenes del cine. Intento mi lado más gótico”, dice el autor de este trabajo. Aquí, el ilustrador se pierde entre las sombras de un bosque nevado y vientos que susurran miedos, cuando aparece el mismísimo conde…

Fernando Vicente junto a sus ilustraciones.

Mediador entre Heathcliff y Catherine

Escapado de los colmillos de Drácula en Transilvania y los miedos a la muerte que mantienen el corazón a mil, Fernando Vicente pasa a la aventura batallada por otros con miedos y corazones también a mil: el amor. Va hasta los páramos ingleses de Cumbres borrascosas, de Emily Brontë (Tres Hermanas o Silex). Antes de los desencuentros amorosos que derivarán en amarguras y resentimientos del señor Heathcliff y la señorita Catherine, el ilustrador quiera advertirles, en una de esas felices tardes que pasaban escondidos, que pronto se desatará una tormenta de sentimientos que los puede llevar al desastre. “En este libro destaco a Catherine como una mujer apasionada, por eso su pelo va como una llama encendida”.

Música en Mansfield Park

Tras los amores contrariados y fantasmales de Heathcliff y Catherine, Fernando Vicente decide hacer una visita a Mansfield Park, de Jane Austen (Galaxia Gutenberg). Pasa de los amores endemoniados a los enredos amorosos y las inseguridades y juegos de sus personajes, donde las turbulencias de la vida son más subterráneas. “Es uno de mis mejores libros ilustrados, y donde hay muchas metáforas visuales”. Vicente llega un día para acompañar a Fanny, la protagonista, en su velada musical.

Fernando Vicente y su particular mundo de Alicia en el País de las Maravillas.

Brindis con Alicia

El colofón de estas visitas a los clásicos no podía ser otro que el libro en el que se entra y se sale del mundo real al de las fantasías y pesadillas de Alicia através del espejo, de Lewis Carrol (Nórdica Libros). “Es una obra muy rica en detalles. Hay que sujetarse muy bien porque de lo contrario te puede volver loco. Hay algunos homenajes al primer ilustrador, John Tenniel, y a El Bosco, porque creo que Tenniel se inspiró en él”, dice el artista. En su exposición, la visita que hace Fernando Vicente a Alicia es al banquete para brindar. Como para quedarse en esos mundos. Nos conformaremos con entrar en ellos a través de la lectura y la imaginación.

Y la imaginación, a veces, es más real que la vida misma. Elijan la vida que quieren vivir o el personaje que quieren ser… Cojan el libro… ábranlo… lean… y entren para vivir un nuevo mundo…

Clásicos ilustrados. Fernando Vicente. Complejo El Águila. Madrid, calle Ramírez de Prado,3. Hasta el 20 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·