Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Un visitante en el estand de Barcelona en la FIL de Buenos Aires 2019.

Decálogo para mejorar la traducción y distribución de libros catalanes en Latinoamérica

Desde aumentar la presencia en ferias internacionales hasta conocer la especificidad de cada país, varios profesionales de la industria editorial de Cataluña y Argentina reflexionan sobre estrategias para dar más visibilidad a la creación catalana

Los autores en catalán son un poco más conocidos desde esta primavera y van en un camino en ascenso. La 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, del 24 de abril al 13 de mayo, fue el segundo gran paso para que la creación literaria catalana suene más en Latinoamérica y sus editores, distribuidores, libreros y lectores se interesen más por ella. La primera gran ventana en el siglo XXI se dio en 2007 en la Feria del Libro de Fráncfort donde Cataluña fue el invitado especial.

Doce años después, la presencia en Argentina, con un despliegue de 56 autores en catalán y español y un diálogo permanente con escritores argentinos, ha permitido mejorar la estrategia de divulgación y a su vez ampliarla. WMagazín consultó a editores y profesionales del libro catalanes y argentinos que asistieron a la FIL de Buenos Aires para que reflexionaran sobre la manera de perfeccionar las políticas de traducción y distribución de autores catalanes en América Latina. En Cataluña varias editoriales no solo publican en catalán sino que también algunos de esos libros los traducen al español. Entre las más conocidas a nivel panhispánico están Anagrama y Edicions 62.

Barcelona es la capital del mundo editorial hispanohablante y Cataluña factura casi el 60% de la producción editorial total de España. Según la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), América se destaca como el principal destino de las exportaciones para las editoriales españolas, con ventas por valor de 188 millones de euros. Durante el año 2017, Argentina ocupó el segundo puesto como país destino de exportación con 15 millones de ejemplares por un valor total de 52 millones de euros, justo por detrás de México.

El siguiente es un decálogo para mejorar la traducción y distribución de obras catalanas:

1. Más presencia en ferias internacionales

«Hay que partir de la base de que no podemos dar por hecho que un libro catalán traducido al castellano en el resto de España va a ser distribuido en Latinoamérica. No siempre sucede.

Uno de los aspectos esenciales de trabajo del Instituto Ramon Llull es la participación en ferias del libro internacionales como las de Buenos Aires o Guadalajara (México). Vamos a tener una mayor presencia en otras ferias y a fortalecer las relaciones con editoriales latinoamericanas. A eso se suma el intercambio de diálogos públicos de autores catalanes con los de los países anfitriones como hicimos en la FIL de Buenos Aires de tal manera que el público pueda constatar la riqueza de la lengua catalana»: Izaskun Arretxe, Directora del Área de Literatura del Instituto Ramon Llull.

2. Dar a conocer la cultura y la historia catalana al mundo

«El Instituto Ramon Llull tiene una política activa de mucha presencia y sobre todo de subsidios a la traducción del catalán al castellano. Así como la presencia de cataluña en ferias como la Feria del Libro de Buenos Aires ayuda. Quizás el problema en relación a la Argentina es que nosotros pensamos en términos de España y de la lengua española y no tenemos presente el plurilingüismo español. La influencia de la lengua española es tan fuerte que no se nos ocurre decir Juan Goytisolo es un escritor catalán, decimos que es un escritor español. Lo mismo nos pasa con los vascos o con los gallegos, por ejemplo. Eso dificulta el trabajo de recepción en Argentina de lo catalán en español. Es un problema más contextual, pero me parece que el trabajo específico que se está haciendo es correcto»: Damián Tabarovsky de Mardulce Editora.

3. Impulsar los programas de fomento y el fellowship

«No hay nada mejor que un fellowship y esa posibilidad de estar inmerso en la cultura que querés entender, como por ejemplo la catalana. Tener la posibilidad de hablar con expertos que te expliquen, que te hagan conocer nuevos autores, nuevos títulos. Más allá de ampliar eso, no se me ocurre nada nuevo, de hecho es lo que se hace en todos lados. Sobre todo entrar en contacto con traductores y editores para dar a conocer porque son dos tipos de agentes en el mundo del libro que potencian esas comunicaciones»: Víctor Malumián de Ediciones Godot.

4. Conocer el sistema editorial del país al que se quiere llegar

«La parte literaria es muy importante pero no se puede dejar de lado producción: importación, precio de los libros, distribución, conocimiento a fondo de la prensa y de la red de librerías. En definitiva, conocer para entender y poder participar del sistema editorial del otro. Y también que el otro pueda participar del tuyo. En el sector de las editoriales independientes creo que es básico hacerlo así. Hemos aprendido muchísimo en la FIL de Buenos Aires paseando y reuniéndonos con personas de varios sectores. En la cultura del otro siempre hay autores que pueden ser un complemento o un reflejo de los del propio catálogo. Y esos autores se descubren en las ferias. Quizá no se compran los derechos al momento, pero es el inicio de ese proceso»: Laura Baena, Entre Ambos un sello de Edicions de 1984.

5. Estrechar lazos con editoriales similares

«Es nuestra primera vez en la Feria del Libro de Buenos Aires y estamos muy contentos. Sabíamos que en Argentina el libro ocupa una centralidad importante, pero nunca imaginamos que tan potente. Por poner dos ejemplos: las ventas de editoriales similares en tamaño a la nuestra, nos superan en el 300%; y segundo, hemos captado que la Feria es un evento nacional y popular, ojalá tuviéramos algo parecido en Cataluña. Plantearnos la exportación de libros es un absurdo, pues el coste económico y ecológico es demasiado elevado, pudiendo hacer intercambio de derechos. Nuestra intención era cerrar acuerdos para traducir, sobretodo, autoras de editoriales argentinas y/o americanas, al catalán. Es importante hacer vínculos con editoriales con afinidad política y temática. Tenemos preacuerdos para traducir a autoras del nivel de Karina Bidaseca, Belén López Peiró, o Walter Mignolo. Para el público de Cataluña leer las ideas que transmiten estas personas en nuestra lengua será un placer y un honor.  Por otro lado, en nuestro catálogo, hay editoriales con las que hemos acordado intercambiar derechos o hacer coediciones transatlánticas. Esta modalidad es muy importante porque facilita la movilidad del pensamiento de autoras y autores»: Jordi Panyella Carbonell de Pol·len Edicions.

6. Buscar una traducción al español que sea neutra

«Se deben evitar los regionalismos, de esta forma la obra puede ser entendida y aceptada en todos los países de habla hispana. Desde el 2013 participamos todos los años de la FIL de Buenos Aires y siempre es una puerta de entrada para generar nuevos contactos de posibles clientes, no solo en Argentina sino en Suramérica. Además, es un gran escenario para presentar nuestras novedades editoriales y saber el feedback de nuestros clientes y posibles nuevos clientes»: Alejandro Villamayor de Plutón Ediciones.

7. Que la distribución editorial se conecte con las escuelas y las universidades

«Habría que fomentar más eventos para el fomento de la literatura en escuelas, universidades y en las bibliotecas. Apoyar con subvenciones del gobierno catalán y español. También se debería distribuir más allá de los puntos de venta tradicionales. Los eventos como la Feria también son un gran empujón, pudimos palpar de primera mano el panorama editorial. Ha sido una experiencia verdaderamente estimulante. Hemos tenido ocasión de conocer otros colegas tanto españoles como argentinos, ver cuáles son las reglas del juego de la distribución en Latinoamérica, establecer vínculos con escritores e ilustradores, presentarnos a los medios de comunicación y, lo más importante, enseñar nuestros libros, contagiar nuestro entusiasmo y colocar nuestra pequeña Trampa en el mapa editorial»: Carmen Berastegui de Trampa Ediciones.

8. Buscar alianzas locales

«Para que el libro esté mejor distribuido lo mejor es hacer alianzas con editoriales del territorio donde querés penetrar. No darle los derechos en español para todo el mundo a una editorial española que va a enviar los ejemplares a la Argentina. Sino establecer una relación con un editor argentino, que publique el libro local, lo cual va a abaratar muchísimo los costos y va a hacer que sea mucho más accesible para los lectores. Y además visitar a los libreros y recomendar el libro, trabajar con la prensa para que lo difundan»: Víctor Malumián de Ediciones Godot.

9. Conocer la especificidad de cada país

«Los editores catalanes deben entender la especificidad de Latinoamérica. Cada región, cada país, tiene sus características y no se puede hacer una estrategia general. En este campo es fundamental la disposición a las adaptaciones a los diferentes castellanos. Por ejemplo, si una editorial mexicana quiere traducir un libro catalán al castellano mexicanizado. Eso significa que hay que dar a conocer mejor las ayudas específicas para las traducciones»: Izaskun Arretxe, Directora del Área de Literatura del Instituto Ramon Llull.

10. Más ayudas económicas

«En Cataluña se necesitan más ayudas económicas de la administración pública para la internacionalización del libro. Hoy ese presupuesto es de 200.000 euros anuales y las peticiones son tres veces superior. el presupuesto se ha quedado corto y son más las solicitudes que llegan de editores y demás agentes interesados en la internacionalización de las obras catalanas. El trabajo del Instituto Tamon Llull es my bueno y la presencia de la literatura de Cataluña fuera de sus fronteras ha crecido exponencialmente lo que ha hecho que también crezca el interés de los diferentes agentes del libro por participar y extender sus lazos fuera de las fronteras catalanas. El presupuesto se ha quedado corto y a las empresas pequeñas les resulta muy difícil acudir a ferias y pedir esas ayudas. Adem ñas, la oferta de ayuda al plan de lectura en Cataluña, por ejemplo, es la misma»: Pep Lafarga, secretario general del Gremio de Editores de Cataluña.

El panorama de la traducción de libros catalanes parece estar mejorando un poco, según Alejandro Dardik, de Club Editor. Hace solo un par de años, recuerda Dardik, «el interés que se tenía en España por las traducciones de las lenguas comunitarias como el catalán, el euskera y el gallego era prácticamente nulo. Podemos tomar como ejemplo que la colocación en librería de novedades traducidas de lenguas periféricas y de autores absolutamente desconocidos que escriben en ghanés o eventualmente en ruso, podía duplicar sin dificultad la de clásicos de autores consagrados traducidos del catalán. Esta tendencia parece haber cedido con la salida de obras de autores como Harkaitz Cano, Eva Baltasar o Marta Orriols que cruzan la frontera de la lengua con menos dificultad para interesar al lector español. Esto podría permitir a las pequeñas editoriales hacer el salto a Sudamérica».

Barcelona en la FIL de Buenos Aires

El balance de la presencia de Barcelona en la FIL de Buenos Aires lo resumió Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires: «Barcelona tuvo una presencia que no olvidaremos. Y creo que el recuerdo será mutuo. El resultado no se dio solo porque Barcelona sea una potencia cultural e industrial del libro -que claro que lo es- sino, sobre todo, por el trabajo consciente, profesional, creativo y en diálogo con nosotros por parte de las distintas reparticiones del Ayuntamiento y del Instituto Ramon Llull. Creo que habrá un antes y un después en la historia de las Ciudades Invitadas de Honor en nuestra Feria y en la relación cultural y del negocio del libro entre Cataluña y la Argentina».

Una experiencia que ha servido al Instituto Ramon Llull, encargado de la promoción de la cultura catalana en el exterior, de buscar la manera de dar a conocer más y explicar mejor las ayudas a la traducción. La presencia de Barcelona en la feria de Buenos Aires la organizaron el Ayuntamiento de Barcelona, el Instituto Ramon Llull, la Generalitat de Cataluña y la Fundación El Libro con el apoyo de entidades como el Gremio de Editores de Cataluña y Acción Cultural Española (AC/E). Puedes ver la programación de Barcelona en Buenos Aires en este enlace.

  • Algunos de artículos del especial Barcelona en Buenos Aires publicados por WMagazín son los siguientes:

Memoria coral y feliz de Barcelona en la FIL de Buenos Aires 2019.

Romance de sonidos y literatura catalana y argentina en la FIL Buenos Aires 2019.

Un rincón del universo de Barcelona literaria brilla en la FIL de Buenos Aires.

Cómo afrontar la nostalgia, el superavit audiovisual y el tiempo, según autores de Barcelona en la FIL de Buenos Aires.

Turismo literario por Barcelona Tras los pasos de escritores y libros.

Autorretratos literarios de autores emergentes de Cataluña en la Feria de Buenos Aires.

Barcelona, capital del mundo editorial en español, en Buenos Aires, capital de las librerías.

 ***

Suscríbete gratis a WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.
  • Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye coberturas de eventos importantes del libro en el mundo como puedes ver en este enlace de nuestra sección En Vivo.

 

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·