Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·

Devolver a la palabra su contenido para combatir la crisis del mundo

FOTOBITÁCORA 2 / El Festival de la Palabra de Puerto Rico lamenta la manipulación del lenguaje y pide que se vuelva a dotar a la palabra de su pensamiento y no de propaganda

No son buenos tiempos para la palabra. Para la palabra verdadera, no aquella vaciada de contenido, usurpada, falseada y manipulada que abunda hoy en un mundo estridente de palabrería. Es uno de los reclamos surgidos en los diferentes paneles del 9º Festival de la Palabra de San Juan de Puerto Rico, del 11 al 14 de octubre. Treinta escritores en medio centenar de debates, charlas, conferencias y lecturas han advertido de esta crisis de la palabrería en que se ha llenado el mundo. La lectura, entonces, llega con fuerza para combatir ese deterioro del sentido de las palabras.

Llega hasta aquí un pensamiento de Francisco de Quevedo: “Las palabras son como monedas, que una vale por muchas, como muchas no valen por una”.

Palabras para aprender

Una buena romería de lectores acudió desde temprano al Archivo General y la Biblioteca Nacional. Ni las fugaces lloviznas los hicieron desistir de acudir a las diferentes charlas, paneles, recitales o , simplemente, a mirar los libros expuestos en los estands de las editoriales en los amplios pasillos del edificio.

“La literatura debe aprovecharse de las nuevas formas de lectura tecnológicas”. Es lo que opina Fernanda Melchor ante los nuevos hábitos de muchos lectores, no solo de las nuevas generaciones. Fue en el panel Sanar la imaginación junto a Mercedes Roffé y Alexandra Pagán en el cual recordaron la manera como la lectura ayuda a comprender mejor la vida y dotarse de armas necesarias para poder enfrentarla.

Una pregunta que rondó entre el público fue la de qué opinaban estas escritoras sobre la literatura que se esta haciendo hoy. Melchor reconoció que lee poco a sus contemporáneos porque en su proceso de escritura se aísla, aunque mencionó nombres como los de Emiliano Monge y Antonio Ortuño. “Nunca tuve dinero para comprar libros de novedades. Robaba algún libro a un tío y así aprendí que un libro me lleva a otro libro u otro autor, es decir: leía el epígrafe y luego leía a ese autor citado porque un escritor siempre cita a otro”.

Una de sus preocupaciones e intereses es romper con la indiferencia de los lectores ante lo problemas y la violencia, por ejemplo. “Vemos tantas noticias de muertos que nos acostumbramos a ellas. Me gusta escribir para hacer sentir que conecto emocionalmente al lector”. Y eso lo logra la palabra escrita, ese es su don.

Cezanne Cardona, ganador del premio Nuevas voce con ‘Levittown mon amour’. /Fotografía de WMagazín

Palabras que dan vida

Cezanne Cardona Morales es uno de los protagonistas de esta edición del Festival de la Palabra. Es el autor ganador del premio Nuevas Voces. Un puertorriqueño de 36 años con dos trabajos para poder mantener a su familia, más una columna de opinión en un periódico local y en robando tiempo a sus días para escribir. Vive de la palabra, de enseñarla en colegios y universidades y compartirla en un periódico, pero, sobre todo, vive de l palabra que le sirve para crear historias.

De esas horas robadas salió Levittown mon amour (Ediciones Callejón) un libro de cuentos donde la pérdida, alguna clase de pérdida, lleva a sus personajes al encuentro consigo mismos. La obra fue presentada este sábado y, palabras más, palabras menos, Cardona dijo lo que ya había dicho cuando recibió el premio el día de la inauguración del Festival:

“¿Y qué es lo que se salva cuando se escribe? En tiempos en los que todos comparten su intimidad, se escribe para salvar las preguntas de las respuestas, como dice Javier Cercas. Se escribe para abolir esencias, para salvaguardar el secreto, el misterio. Mientras el Estado nos narra, nos asigna un número, una ciudadanía, una historia oficial, la literatura, por otro lado, es un país sin Estado donde caben todos; el único lugar donde podemos, incluso, salvarnos de nosotros mismos. Escribir es poner algo a salvo de la muerte. Con ese coro celebro, conmovido hasta el tuétano, lo que el Festival de la Palabra nos ha enseñado: que la literatura es el laboratorio de lo posible”.

De izquierda a derecha: Carlos Pardo, Sandra García Betancourt y Silverio Pérez. /Fotografía de WMagazín

Palabras para reconstruir

Es tiempo de regresar es el lema de esta edición, un año después del huracán María. Varios paneles y conferencias giran alrededor de la idea de la herida, de regresar, de la inmigración, de la solidaridad. En una de ellas, el puertorriqueño  Silverio Pérez dijo: “La nostalgia ha sido el barco salvador para mantenernos como país; nos ha hecho agarrarnos a lo que fue Puerto Rico”.

La nostalgia en sus diferentes manifestaciones, sino un sentimiento moderno por lo menos sí su expresión y manifestación nacida en el siglo XIX. Para el poeta español Carlos Pardo, “la nostalgia viene de algo que ha dejado de existir, probablemente, y a mí me afecta”.  Según el poeta, “todo el mundo que escribe poesía está inventándose un hogar”.

De izquierda a derecha: José Manuel Fajardo, Mayra Santos-Febres y Rosa Beltrán. /Fotografía de WMagazín

Palabras contra el vacío

En un tiempo de tanto ruido, de tantas palabras de toda estirpe lo que falta son las palabras verdaderas. Tres escritores de Puerto Rico, México y España la reclamaron con urgencia. Mayra Santos-Febres, Rosa Beltrán y José Manuel Fajardo conversaron sobre el tema en uno de los pasillos de esta gran biblioteca de San Juan de Puerto Rico.

“La literatura debe obligarnos a una mirada oblicua sobre la vida”, explica Beltrán quien se lamentó por “la sobreabundancia de lo idéntico”.

Vivimos en la confusión. En una sobreabundancia de palabrería y necesitamos la palabra como continente de algo y no llenas del vació que abunda hoy”, afirmó Fajardo.

Pidieron volver a darle contenido a la palabra, darle un pensamiento y no una propaganda. Santos-Febres advirtió sobre los peligros de la manipulación de la palabra hoy por parte de los políticos y de la sociedad a través de las redes sociales.

Puedes leer la primera Fotobitácora en este enlace.

@WinstonManrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *