Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Fernanda Melchor y Liliana Blum revelan cómo la realidad candente y la humanidad oscura se convierten en literatura

En nuestra sección en vídeo 'Diálogos literarios sobre la vida' dos de las escritoras mexicanas más destacadas cuentan cómo gestionan los hechos avasalladores de su país para trasladarlos a una escritura universal más allá de etiquetas de violencia

La realidad del mundo exterior y todo lo que sucede a la sociedad o un país es materia prima fundamental para muchos escritores. A veces se mete en sus obras sin que lo deseen y deben aprender a gestionar aquella avalancha de sensaciones, ideas y pensamientos. Sobre todo en países como México donde la realidad parece desbordarse todos los días y el país vive en incesante y ruidosa construcción. Es algo contra lo que procuran tomar medidas a la hora de escribir las escritoras mexicanas Liliana Blum y Fernanda Melchor, «sin negar la cruz de su parroquia». Son dos de las voces más destacadas de la literatura latinoamericana que en los últimos años han logrado una crítica unánime.

Liliana Blum y Fernanda Melchor conversan en la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida, de WMagazín sobre la manera en que esos hechos avasalladores los trasladan a una escritura universal más allá de tópicos y etiquetas de violencia. En este videorrelato revelan cómo es su acercamiento a la realidad a la hora de escribir, cómo sacan adelante sus intereses y obsesiones literarias, cómo evitan que la agenda de la vida exterior y mediática se imponga en sus escritos y cómo luchan contra las etiquetas y el encasillamiento que intentan ponerles alrededor de la violencia mexicana.

Las escritoras Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum. /WMagazín

Liliana Blum (Durango, 1974) es autora de libros como el volumen de cuentos Tristeza de los cítricos (Páginas de Espuma) y la novela Pandora (Tusquets) en cuyas páginas explora el corazón oscuro de las personas, sus raíces, sus mecanismos. Explora las diferentes violencias más cotidianas y corrientes que anidan en el interior del individuo y explotan en su entorno, a veces de manera normal. Explora las relaciones complejas y complicadas entre hombres y mujeres y la incapacidad, por ejemplo, de aceptar que algunos afectos tienen fecha de caducidad y eso conduce a la infelicidad. La violencia del narco y del crimen en su país la tocó de cerca y no escribe de ella como tal sino desde la ficción de lo íntimo y social que irriga a todos.

Fernanda Melchor (Veracruz, 1982) es autora de obras como las novelas Temporada de huracanes  y Falsa liebre y el libro de crónicas Aquí no es Miami (Literatura Random House). En ellos la realidad le sirve de inspiración pero no para reproducirla ni convertirse en notaria de ella, sino para ir más allá e indagar en la naturaleza del lado oscuro del ser humano. Y lo hace a través de la búsqueda del habla y el lenguaje orales que captan el alma y las vibraciones de la realidad convertida en literatura otorgando una belleza inusitada a los hechos.

El siguiente es el videorrelato de Diálogos literarios sobre la vida titulado La realidad y la humanidad oscura como materia literaria:

Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum en conversan sobre cómo la realiad de su país entra ens sus libros para la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

La violencia y la realidad en la literatura

Fernanda Melchor. Gran parte de las preguntas, ahora que Temporada de huracanes ha sido traducida, que tienen que ver con preguntas de la realidad mexicana me las hacen en México. En otros países hay un interés por entender esta obra con estos parámetros sociales, pero también como ficción. En México hay una manera de ver las cosas desde la realidad, pero eso empobrece un poco la obra.

Liliana Blum. Estoy de acuerdo. El contexto es ese, pero en la mayoría de mis relatos no me interesa retratar esa parte. Ya hay muchos autores haciendo literatura del narco. A mí me tocó vivir esa mala experiencia de cerca. Por eso no he querido retratarlo.

La escritora mexicana Fernanda Melchor en Diálogos literarios sobre la vida.

Contra el encasillamiento de temas actuales

Fernanda Melchor. Soy una escritora que le interesa hablar del momento actual pero no como denuncia. Fui criada en una época, vivimos ciertas dinámicas sociales. Hay también una manera de encasillar la literatura hecha por mujeres que tiene que hablar de la misoginia o el machismo; aunque uno decida hablar de ello.

Liliana Blum. Lo que escribimos no necesariamente refleja nuestro punto de vista, son personajes de ficción. No quiero poner el tema de la violencia en mi agenda a la hora de escribir. Siento que tu novela siempre la quieren encasillar en novela negra, quizá porque faltan mujeres que escriban del narco y nos encasillan.

F. Melchor. Y no es que uno niegue la cruz de su parroquia.

Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum conversan sobre Cómo la relaiad de México entra en sus obras para la sección Diálogos literarios sobre la vida.

Influencias literarias y obsesiones

Fernanda Melchor. Mi educación como escritora y lectora no pasa por la literatura negra sino de terror. Lo mío tiene que ver con las novelas de Stephen King que más me gustan y son aquellas que no trata lo sobrenatural, sino el mal que radica en los humanos más allá de un contexto social o político. Me interesa esa humanidad oscura. Temporada de huracanes tiene más influencias de autores como Dennis Cooper o James Ellroy. En México la violencia es costumbrista, algo que en realdiad tiene que ver con cosas más amplias.

Liliana Blum. Una de mis obsesiones es explorar la naturaleza oscura del ser humano, y eso no tiene lugar ni tiempo. Me interesa por que vamos a cometer las mismas atrocidades. Con mi novela anterior, Pandora, dijeron de manera negativa que no se situaba en un lugar reconocible. Lo que importan son lo personajes.

Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum en conversan sobre cómo la realiad de su país entra ens sus libros para la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

El manejo de un lenguaje y un habla creíbles

Liliana Blum. Fernanda es como una maestra en recrear hablas orales y esa en mi pata de palo. En mis obras los diálogos son esporádicos porque temo que mis personajes hablen igual. Mis hombres son vistos a través del narrador. Lo mío es más visual. Siento que Fernanda es muy oral.

Fernanda Melchor. El diálogo es un coco para los escritores. Puede ser más fácil para quienes vienen de una formación más dramática o teatral o quienes hacen guiones o están en contacto con el cine que pueden hacer diálogos más convincentes. A mí me pasa justo lo mismo. En mis novelas casi no hay diálogos propiamente dichos. Hay narradores que son como demonios que están volando y, de repente, entran en el cuerpo de un personaje y empiezan a hablar, pero, en realidad, siempre son como préstamos, como diálogos que este narrador exorciza de ese personaje.

Pero la cuestión del habla es complicada. Uno llega al punto de decir dónde estoy siendo local, cómo darle color local a un habla y dónde estoy ya pareciendo una broma y dónde estoy pareciendo un diálogo mál traducido de una serie de Netflix. Es muy complicado. Yo lo resuelvo mucho leyendo siempre en voz alta. Y ahora que estoy haciendo una serie para televisión te das cuenta de que, en realidad, le exigimos demasiado al lenguaje cuando en televisión se pueden decir cosas que son totalmente inverosímiles, pero como es televisión le creemos.

L. Blum. Recuerdo que en tu novela Falsa liebre hacías diálogos muy creíbles. Es una gran virtud.

Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum en conversan sobre cómo la realiad de su país entra ens sus libros para la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

Liliana Blum y las claves de 'Tristeza de los cítricos'

Las historias del volumen de Tristeza de los cítricos no fueron creadas para un proyecto pensado como tal. Fueron relatos que escribí a los largo de varios años. Fue difícil publicarlos en México, fueron rechazados varias veces. Siempre estoy con mis obsesiones y temas: así están presentes el desamor, el abuso sexual infantil, la imposibilidad de relacionarnos entre hombres y mujeres, por qué las mujeres hacemos y toleramos ciertas cosas. Hay violencias que resaltan un poco más porque para mí esa parte de relaciones entre los seres humanos llevan una carga de violencia y fecha de caducidad y que es algo que no nos metemos en la cabeza y de ahí nuestra infelicidad. Los hice a lo largo de varios años y, en algún momento, pensé que tenían una unidad temática. Yo lo quería titular «Si tuvieras un corazón así es como se rompería», que es una frase de Joyce Carol Oates, en su novela Zombi, pero no era un buen título; pero era eso, el romper el corazón.

Las escritoras mexicanas Fernanda Melchor (izquierda) y Liliana Blum conversan para la sección en vídeo Diálogos literarios sobre la vida de WMagazín.

Fernanda Melchor y el origen de 'Temporada de huracanes'

La mayor parte de los autores nos inspiramos de cosas como que un día vamos caminando y pasan dos mujeres hablando y dicen dos o tres frases que nos hacen pensar que ahí hay una historia o leemos periódico. En mi caso me pasa mucho leyendo la crónica roja porque las historias que me interesan son justo las de este lado oscuro de la humanidad. Tendemos a pensar que ser humano es ser altruista, generoso, bondadoso, heroico, pero ser humano es también ser envidioso, ser vengativo, odiar profundamente. Eso me interesa.

Un día leí una nota que en un canal de riego en un pueblo a las afueras de Veracruz habían encontrado el cuerpo de una persona asesinada que era la bruja del pueblo. Los policías aseguraban al reportero que los asesinos eran unas personas que habían sido amantes de esa mujer y que la habían matado porque les había estado haciendo brujería… A mí se me hizo tan extraño, tan veracruzano, tan fascinante y tan horrible al mismo tiempo que uno pudiera decir ante el juez lo maté porque me estaba haciendo brujería y que eso fuera una especie de justificación. Tiene que ver con las creencias de donde yo soy.

La historia me estuvo obsesionando durante mucho tiempo. En un momento pensé en hacer una novela de realidad, onda A sangre fría, de Truman Capote, pero mi momento de vida en ese entonces me lo impedía, no podía dejarlo todo y salir corriendo, no tenía recursos, ni acreditación de prensa porque siempre he escrito crónicas como freelance. La idea me parecía muy emocionante, pero la realidad es que ese pueblo estaba lleno de integrantes del crimen organizado de zetas. Entonces ir iba a ser una estupidez, era muy peligroso. Me di cuenta que aunque yo llegara a ir y confrontarme con los asesinso en la prisión y ponerles una grabadora para que me dijeran por qué lo hicieron era muy poco probable que me dijeran la verdad.

Entonces, un poco por consuelo y viendo a tantos periodistas viajando por el mundo y haciendo cosas interesante y yo era un ama de casa, me dije que así no iba a hacer cosas interesantes. Entonces me consolé un poco pensando ‘Ahí está Kafka que toda su vida tuvo un trabajo burocrático horrendo y, sin embargo, escribió cosas que hablaban de esa realidad y no solo lo que veía sino una realidad interna, del inerior, y dije ‘bah, no hay problema, voy a recurrir a la ficción’; voy a contar esta historia haciendo recurso de mi imaginación, de las cosas que pueda investigar a mi alrededor y proporcinarle a mis personajes esas emociones incómodas con las que he estado en contacto.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye entrevistas, reseñas, reportajes y temas exclusivos como el videorrelato de hoy y coberturas de ferias del libro y encuentros de escritores en nuestra sección En Vivo que puedes ver en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·