Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle de la fotografía de František Drtikol que ilustra la portada de ‘Una historia de la luz’, de Jan Nemec.

František Drtikol, el fotógrafo que pastoreó la luz en busca de la belleza

Jan Němec novela la fascinante vida del artista checo que se convirtió en maestro del desnudo y en buscador infatigable de la verdad a través de la imagen. WMagazín publica un pasaje de este libro que funde vida, arte, obsesión y mística

Jan Němec.

Presentación WMagazín “Sean ustedes unos pastores de la luz”. Esta frase de Jan Němec (Brno, República Checa, 1981) en su debut literario recoge no solo el tema de su novela y su sentido, sino también la filosofía, la estética y la sensibilidad literaria que imprime a la obra. Es Una historia de la luz (Errata Naturae) que recrea la vida contradictoria y fascinante del fotógrado checo František Drtikol (1883-1961), uno de los artístas más singulares de la primera mitad del siglo XX, maestro del desnudo y precursor del budismo en Europa. Una persona intrigada por la luz y que buscó en ella dar más sentido al cuerpo humano redescubriendo su estética, a la vez que dotó sus fotografías de ritmo y plasticidad intemporal con un aura mística. Con esta novela que rastrea el arte desde la intimidad y laberintos del personaje, Němec obtuvo en 2013 el premio al Mejor Libro Checo  y en 2014 el Premio de Literatura de la Unión Europea.

WMagazín publica un pasaje de esta obra tan interesante que representa un gran hallazgo literario por el tema, su manera de abordarlo y su autor. “A medio camino entre la ficción y la realidad, estas páginas nos cuentan, y en ocasiones de manera trepidante, los detalles clave de una figura tan contradictoria como seductora”, explican en la editorial. “Junto a la historia de su vida como artista, se nos muestra también aquí el desgarro íntimo de su búsqueda de lo absoluto. La relación de Drtikol con la luz fue la que lo acercaría, sin duda, a la mística: dentro de él convivieron siempre el deseo de belleza y la insatisfacción con la realidad”.

František Drtikol.

Esperamos que disfruten y se adentren en Una historia de la luz:

 

Una historia de la luz

Por Jan Němec 

Un día de principios de diciembre Georg Heinrich Emmerich entra en clase y declara: Los rostros humanos son profundamente distintos. Son diferentes porque la gente difiere por dentro mucho más de lo que cabría esperar. Y a un fotógrafo atento el rostro le dice mucho más de lo que su dueño imagina. Siéntense cuanto antes en una cervecería animada en Schwabing y miren a su alrededor como si vieran rostros humanos por primera vez en su vida. Como fotógrafos de retratos tienen que aprender a leer en los rasgos de la gente como en un libro abierto. Eso quiere decir que tienen que creer en cierta manifestación de la verdad. En nuestra flosofía predomina la creencia de que la verdad siempre se encuentra en lo profundo, o en las alturas o detrás de algo, y es necesario hacer un gran esfuerzo especulador para descubrirla. Yo les aconsejo apropiarse de otro ángulo completamente distinto: usar la capacidad de intuición y de penetración directa. Tienen que encontrar la verdad del hombre en sus innumerables discursos superficiales; no se crean, la gente está desnuda. Con el tiempo entenderán que, en general, la verdad de un hombre particular es más simple y clara de lo que esperarían; el mero esfuerzo continuado de la gente por esconder, retorcer y negar hace aparecer la complejidad del mundo. Y el rostro humano es en este sentido el mejor campo de ejercicio. No escuchen demasiado lo que dice la gente de sí misma. Obsérvenlos, limítense a mirarlos, sin más.

Algunos de ustedes han aprendido con fotógrafos comerciales; así que saben muy bien cómo son los retratos de los viejos tiempos. En ellos no aparecen personas, sino marionetas. En los vestuarios de los estudios los clientes se ponen sus mejores galas y sus mejores caras, esas que no les pertenecen, que se les caen como la pintura agrietada. El desacierto de un enfoque semejante es tan evidente en los últimos tiempos que ya causa rechazo. Especialmente aquí, en Alemania, encontramos ejemplos excelentes de los nuevos retratos. Espero que nombres como Nicola Perscheid, Rudolf Dührkoop o Hugo Erfurth les resulten familiares… Esta nueva época exige atrapar la personalidad real de una persona, su belleza individual y propia, immagini del cuore, como dijo el buen Miguel Ángel, la imagen del corazón. Y eso es lo que vamos a ver ahora con el colega Spörl.

El edificio alargado de la Vieja Pinacoteca parece un arca de Noé construida en los tiempos de los primeros grandes barcos de vapor. Sólo que en lugar de albergar una colección de animales de diferentes especies, las numerosas salas de las dos cubiertas y los camarotes están habitados por los grandes maestros de la pintura.

Es la primera vez que ves cuadros fuera de las paredes de alguna iglesia. Te falta esa naturalidad con la que Joachim dice, delante de La caída de los condenados de Rubens: parece una ilustración del Apocalipsis de San Juan…

Al principio sólo percibes las dimensiones del cuadro. Tiene casi tres metros de alto, seguramente para que los condenados, al caer, se golpeen bien la cabeza. Después, tras unos minutos consigues concentrarte en el remolino de figuras desnudas que, como en las minas de Březové Hory, descienden hacia unas profundidades candentes.

Si les ha gustado Rubens, vengan conmigo, propone Emmerich.

Os paráis ante un cuadro del pintor con su mujer. ¿Rubens era algo así como el payaso de la corte?, pregunta Friedrich, que también se ha transformado en algo así como el payaso de la clase.

¿Lo dice por esas medias de color naranja?, sonríe el siempre comprensivo Emmerich. Lo era, a ojos de sus detractores. Tenía un carácter extrovertido y podía permitirse el lujo de ponerse unas medias así. Este cuadro, Autorretrato con su esposa Isabel Brandt, es del año 1609, y por entonces ya era un pintor reclamado por todas las cortes italianas importantes. Pero a nosotros nos interesa otra cosa: presten atención en la naturalidad que desprenden Rubens y su mujer así sentados. Se cree que el cuadro fue un regalo de boda para el padre de Isabel, el humanista Juan Brandt, pero no tiene nada de la rigidez de los retratos de boda que hoy en día salen a chorros de los estudios de los fotógrafos comerciales. Sobre todo, no debería escapárseles la plasticidad de la escena. Un historiador del arte les explicaría que es fruto de las prácticas de Rubens en la escuela veneciana, pero para un fotógrafo lo fundamental es comprender de dónde surge dicha plasticidad.

Es el resultado de la perspectiva y la iluminación. Fíjense en esas diminutas plantas alrededor de las piernas de la pareja, no están ahí porque sí. Y lo mismo sucede con ese arbusto de madreselva de detrás. El juego de la luz se puede apreciar aún mejor en los pliegues de la falda de Isabel. Han de aprender a separar la figura del fondo, para que no parezca que está pegada a él y así crear la ilusión de la profundidad en una superfcie. Aunque, por otro lado, no existe ninguna ley que no se pueda infringir, si lo hacen con un fn determinado. Pasemos a Velázquez, dice Emmerich, y lo dice literalmente.

***

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín

Video de invitación al mecenazgo de WMagazín.

Hola, soy Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín. Me gustaría invitarlos a que se conviertan en mecenas de WMagazín con un pequeño apoyo económico en momentos cruciales para la creación literaria, la industria del libro, el fomento de la lectura y el periodismo cultural independiente con:

12 euros semestre o 20 euros al año.

Hay dos maneras de hacerlo, ingreso directo o por Paypal:

INGRESO DIRECTO a la cuenta corriente de WMagazín en La Caixa:
ES64 2100 5518 7702 0020 4784

  • Aquí puede ser con las cantidades señaladas o cualquier otro aporte superior. Y si quieren nos escriben a info@wmagazin.com

O por la plataforma de pago PayPal, uno de los sistemas de transacción online más seguros, o con tarjeta de crédito. Estas dos opciones aparecen en la misma ventana que se despliega en cada una de los dos opciones de apoyo arriba mencionadas:

12 euros semestre
Puede hacerlo en este enlace

 o

20 euros al año
Puede hacerlo en este enlace

Con su donación ayudan a la difusión de la cultura y de la mejor información sobre literatura y el mundo del libro en un momento coyuntural para el sector. Los medios de comunicación cada vez dan muchísima menos información literaria, mientras los libros son los más eclipsados por la sobreoferta de ocio en la Red. Su aporte económico permitirá que WMagazín siga en el ejercicio de un periodismo cultural independiente y de alta calidad con contenidos exclusivos en sus temas, enfoques, personajes y formatos únicos.

De ante mano, gracias por apoyar WMagazín. Si  les gusta WMagazín, me gustaría que enviaran este artículo-invitación de mecenazgo a otros amigos y amantes de la lectura.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·