Ilustración de Fernando Vicente para ‘Cumbres borrascosas’, de Emily Brontë (editorial Tres Hermanas).

La maravillosa nueva vida de los grandes clásicos ilustrados para niños, jóvenes y adultos

Odisea, Divina Comedia, Quijote, Romeo y Julieta, Moby Dick, Cumbres borrascosas, El corazón de las tinieblas... El auge de libros imprescindibles en versiones para niños, ilustrados para jóvenes o en novela gráfica para adultos es una de las tendencias editoriales. Este es un recorrido por sus diferentes escenarios

La alianza entre literatura e ilustración ha creado verdaderas joyas. Casi desde sus orígenes, la lectura ha traspasado los límites del lenguaje escrito para adentrarse en un nuevo mundo de imágenes, colores y formas. Mostrar o complementar lo que la mente imagina al leer. En estos últimos años la presencia de obras clásicas adaptadas para niños y jóvenes con bellas ilustraciones ha aumentado, al igual que estas mismas obras como novela gráfica o con sus textos completos pero con nuevas imágenes en las que el artista hace una nueva lectura con el fin de conquistar a los lectores adultos.

Libros convertidos en objeto que reivindican la tradición de la lectura en papel.

Los niños, al tiempo que leen, pueden ver los líos y duelos de la Alicia de Lewis Carroll en colores vivaces, o descubrir poemas ilustrados de Juan Ramón Jiménez o Federico García Lorca. Los jóvenes pueden sumergirse en las aguas del río Mississippi por las que navega Huckleberry Finn, de Mark Twain. Los adultos seguir por la espesa selva africana a Marlow en El corazón de la tinieblas, de Conrad. Y todos seguir, viñeta a viñeta, obras como En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, o la vida de grandes escritores como Borges, Rulfo y García Márquez.

Los clásicos de la literatura universal, incluso obras contemporáneas, están siendo, actualmente, publicadas también en versión ilustrada. La línea que separa la literatura infantil de la literatura para adultos se está volviendo cada vez más invisible. El Quijote, Moby Dick, Crimen y Castigo, Romeo y Julieta son historias que ahora caen en manos de niños y adolescentes en ediciones más cortas, actualizadas, y en las que la imagen es también protagonista.

Las editoriales han creando colecciones específicas de cómic y libros ilustrados. Se han esforzado por conquistar al público infantil y juvenil con hermosas ilustraciones, encargadas a reconocidos ilustradores e historietistas, como Fernando Vicente o Ana Juan. Ilustraciones que los cautive, que los emocione, que los ayude a comprender mejor la historia, pero que principalmente los lleve a amar la lectura.

Ediciones que no solo renuevan la oferta en el mercado, también renuevan las historias, el lenguaje, y generan nuevos significados. El sector del libro infantil y juvenil ha resistido razonablemente bien a los peores años de la crisis en España, y remonta el vuelo con buenas perspectivas para el año 2017. En el 2015 se produjeron 80.181 títulos, de los cuales 12.705 fueron de literatura infantil y juvenil —11 de cada 100 libros—. Más o menos un 10 % de la producción total. La literatura infantil y juvenil aumentó de 267 millones, en 2013, a facturar 277 millones el año pasado. Hay 73.000 títulos vivos, en España, de literatura infantil y juvenil, con un repunte notable del libro ilustrado, la novela gráfica y el cómic, una cifra que se ha doblado prácticamente en los últimos quince años, debido a la apuesta de las editoriales por publicar libros para niños y jóvenes.

Este es un breve recorrido por las publicaciones para lectores pequeños, jóvenes y adultos en diferentes formatos y escenificaciones de las obras clásicas de la literatura:

Poesía para niños

Para pequeños poetas Mi primer libro de poemas para niños entre los 6 y 11 años. Un conjunto de cuarenta y ocho poemas de Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca y Rafael Alberti para que aprendan a disfrutar la poesía, con temas sencillos, como el mar, los árboles, las flores, el campo y las estaciones del año, mediante versos fáciles de memorizar e ilustraciones. Y para niños de 8 a 12 años, El poder de las palabras, una antología de poetas españoles y latinoamericanos con poemas de Carmen Gil, Félix María de Samaniego, Carmen Conde, Antonio Machado y Gabriela Mistral.

Libros que se viven en el salón de clase. Para lectores entre los 14 y los 18 años. Todos están contados en 160 páginas y tienen grandes ilustraciones a todo color. Incluyen la biografía del autor e información de la obra. Entre ellos, Orgullo y prejuicio, Veinte mil leguas de viaje submarino, La Celestina, Tom Sawyer, El conde de Montecristo, El conde Lucanor, Alicia en el País de las Maravillas, Robinson Crusoe, Cuentos de Poe y Estudio en Escarlata, entre otros.

 

Animales que hacen caras y montañas de colores

Libros llenos de colores e imágenes modernas en las que los animales hacen caras, las montañas son rojas y todos los elementos parecen tener vida. Trece títulos que recuerdan la importancia de revivir los clásicos para niños a partir de los diez años: Odisea, Leyendas, Cantar del Mio Cid, La zapatera prodigiosa, Romancero viejo, Novelas de caballería, Flor de leyendas, Platero y yo, El lazarillo de Tormes, Mitos griegos, Pinocho, Poesía española y La verdadera y singular historia de la princesa y el dragón.

 

Lenguaje cercano y comprensible

Ilustraciones grandes y un lenguaje más cercano y comprensible para niños a partir de los ocho años ha sido el trabajo de la filóloga Rosa Navarro para esta colección que ya es reconocida entre los lectores más jóvenes. El Cid, El lazarillo de Tormes, El Quijote, La Eneida, La Odisea, Leyendas de Bécquer, Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, Platero y yo, Tirante el blanco, La Biblia, Las fabulosas aventuras del caballero Zifar, Fábulas y La Iliada. Y recientemente publicaron una adaptación teatral de Romeo y Julieta, con el guion e ilustraciones.

 

Historias que los autores escribieron para sus sobrinos

Cervantes, Dante y otras obras del Renacimiento han sido adaptadas para niños de cinco años en adelante: Odisea, Divina comedia, Orlando enamorado, Orlando furioso y Los dos regidores y otros cuentos del Quijote. También han seleccionado cuidadosamente textos originales de grandes escritores, que son digeribles para los niños o que fueron escritos para sus hijos o sobrinos, como El cocodrilo, de Fiódor Dostoievski, La viuda y el loro, de Virginia Woolf, y Cómo se salvó Wang-Fô, de Margarite Yourcenar.

Las muchas caras de 'El Quijote'

Con motivo de su 400 aniversario, varias editoriales publicaron nuevas versiones ilustradas de El Quijote, de Miguel de Cervantes Saavedra. Las aventuras de Don Quijote (Lumen, 2015) pretende ser el primer acercamiento al ingenioso hidalgo. Las increíbles aventuras de Don Quijote y Sancho Panza como jamás te las contaron (Beascoa, 2015) es una selección de los pasajes más importantes de la novela explicados por César Bona (maestro nominado al Global Teacher Prize) para niños de cuatro años en adelante. Para jóvenes, a partir de los nueve años, está Don Quijote de la Mancha (Alfaguara, 2016), con prólogo de Fernando Savater. Don Quijote de la Mancha (Santillana, 2014) ha sido adaptada para uso escolar por Arturo Pérez- Reverte, se han retirado del texto original algunos obstáculos y digresiones, lo cual ha convertido esta edición, auspiciada por la RAE, en una eficaz herramienta docente y en un texto de fácil acceso para toda clase de lectores.

 

Collages y pop art

Imágenes con colores fuertes y con composiciones que recuerdan al collage o al pop art son el sello de estas ediciones dirigidas a lectores entre los 14 y 18 años. Han adaptado el texto de Crimen y Castigo, Fuenteovejuna, El Quijote, El cóndor Lucanor, La vida en sueño, La Regenta y La Celestina. Y con el texto original tienen Rimas y leyendas de Bécquer, Bodas de sangre de García Lorca, Tres sombreros de copa de Miguel Mihura, Luces de bohemia de Valle-Inclán y Lazarillo de Tormes. Cada uno de estos libros incluye un apartado con información extra sobre el autor, el tiempo en el que vivió y un recorrido por su vida, así como un acercamiento a la obra, claves de la historia y personajes principales.

 

 

Jóvenes lectores

Adaptaciones para que los jóvenes lectores a partir de los 12 años comprendan la historia al tiempo que disfrutan la lectura. Cada título es ilustrado por un artista diferentes y, por ende, con un estilo propio. Incluyen un apartado sobre el autor y la época en la que fue escrito, así como actividades de comprensión de lectura. Entre ellos, El lazarillo de Tormes, El Conde Nicanor, La Celestina, Moby Dick, El Cid y Cuentos de Canterbury. 

Clásicos ilustrados para niños, jóvenes y adultos

Cumbres borrascosas (Tres hermanas, 2016), de Emily Brontë, descubre, por medio de las ilustraciones de Fernando Vicente, nuevos significados en la historia de este clásico de la literatura inglesa. Este reconocido ilustrador también ha dado vida a la renovación de Alicia a través del espejo (Nórdica, 2016), de Lewis Caroll, y dos años antes a Drácula (Reino de Cordelia, 2014), con traducción de Juan Antonio Molina Foix.

En El corazón de las tinieblas (Libros del Zorro Rojo, 2017), de Joseph Conrad, el arte de Enrique Breccia expresa las tensiones brutales de la condición humana y las indomables tinieblas de la selva africana. Aura (Libros del Zorro Rojo, 2017), de Carlos Fuentes, también novedad, con ilustraciones a manera de collages que intensifican los contrastes y resaltan la decadencia del esplendor victoriano. Desayuno en Tiffany’s (Libros del Zorro Rojo, 2017), de Truman Capote, revive a Holly en cada página con ilustraciones de una artista canadiense, formada en el mundo de la moda, que realzan el glamour del personaje, pero también su fragilidad.

Letra escarlata (Sexto Piso, 2017), de Nathaniel Hawthorne, viene acompañado con ilustraciones hechas en acuarela. También están El jugador, de Fiódor Dostoievski, El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald, Moby Dick, de Herman Melville y,  por ahora cuatro tomos de En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, en novela gráfica adaptada por el reconocido historietista Stéphane Heuet. La misma editorial, Sexto Piso, acaba de publicar Memorias póstumas de Brás Cubas, el clásico de Machado de Assis, ilustrado por Mariana Rio.

Otra vuelta de tuerca (Galaxia Gutenberg, 2013), de Henry James, ilustrada por la maestría de Ana Juan. La artista española, premio Nacional de Ilustración y reconocida colaboradora de publicaciones como The New Yorker, da vida a los que parecen estar ya muertos. En esta línea, la misma editorial ha publicado la versión ilustrada de La divina comedia en tres tomos: Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Vidas de escritores

La vida del escritor de Rayuela ha sido publicada en novela gráfica, Cortazar (Nórdica, 2017). También lo ha sido, hace unos años, la corta pero sustancial vida de la autora norteamericana Flannery O’Connor en Tiras Cómicas (Nórdica, 2014).

La editorial colombiana Rey + Naranjo ha recreado la vida de tres grandes escritores latinoamericanos: Rulfo, una vida gráfica, del autor de Pedro Páramo, Juan Rulfo; Borges, el laberinto infinito, del gran escritor argentino Jorge Luis Borges, y Gabo, memorias de una vida mágica, del creador de Macondo, Gabriel García Márquez.

Un atlas literario

Una mirada panorámica para todos los públicos es Trazado (Impedimenta, 2016). Se trata de una recopilación gráfica de los escenarios en que se desarrollan obras como la Odisea, Cuento de Navidad, Hamlet, Orgullo y prejuicio o Moby Dick.

2 comentarios

  1. Me alegra encontrar mención a la literatura infantil y juvenil, muy oportuno. Grandes artistas, escritores e ilustradores, nos brindan obras que merecen ser reseñadas y divulgadas. Ojalá WMagazín destine una sección para ello. Éxitos. Buen trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *