Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

‘El amor en los tiempos del cólera’, de García Márquez, ilustrada por Luisa Rivera.

La belleza de ‘El amor en los tiempos del cólera’, de García Márquez, en versión ilustrada

En el natalicio del escritor colombiano, 6 de marzo de 1927, WMagazín publica en primicia ilustraciones de la nueva edición de la obra favorita del Nobel hechas por Luisa Rivera

Presentación de WMagazín Los amores contrariados de sus padres inspiraron a Gabriel García Márquez (1927-2014) la que sería su novela favorita y por la que, según decía, le gustaría que fuera recordado: El amor en los tiempos del cólera. La publicó en 1985, tres años después de recibir el Premio Nobel de Literatura. Una gran novela que rinde homenaje a los folletines amorosos del siglo XIX protagonizada por Florentino Ariza y Fermina Daza. El amor inocente y profundo hasta el delirio y la fiebre, el amor eterno por no correspondido que se espera toda la vida, la espera compensada «cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches» después.

Es una de las más bellas historias de amor en fondo y forma con un lenguaje en el que García Márquez refleja los muchos y desconocidos sentimientos, describe magistralmente agonías y sensaciones amorosas. Se trata de una de sus novelas más poéticas hasta crear un tratado del amor, el romance, la pasión, el dolor y la espera.

Cuando se cumplirán cinco años de la muerte de García Márquez, el 17 de abril de 2014, El amor en los tiempos del cólera llegará este 14 de marzo a las librerías en una versión ilustrada por Luisa Rivera, editada por Literatura Random House. Es el segundo trabajo de Rivera con obras del autor colombiano, pues ya lo hizo con Cien años de soledad.

WMagazín avanza en primicia algunas de las ilustraciones del libro clásico del escritor colombiano. Junto a ellas pasajes de la novela que resumen su historia. Esta primicia se suma a la que damos, también, del libro biográfico La flor amarilla del prestidigitador, de Gustavo Tatis Guerra (Navona).

Los invitamos a entrar en el mundo de El amor en los tiempos del cólera con las ilustraciones de Luisa Rivera:

'El amor en los tiempos del cólera', de García Márquez, ilustrada por Luisa Rivera.

El comienzo

«Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. El doctor Juvenal Urbino lo percibió desde que entró en la casa todavía en penumbras, donde había acudido de urgencia a ocuparse de un caso que para él había dejado de ser urgente desde hacía muchos años. El refugiado antillano Jeremiah de Saint-Amour, inválido de guerra, fotógrafo de niños y su adversario de ajedrez más compasivo, se había puesto a salvo de los tormentos de la memoria con un sahumerio de cianuro de oro».

'El amor en los tiempos del cólera', de García Márquez, ilustrada por Luisa Rivera.

La romance de Florentino Ariza a Fermina Daza

«En realidad, era muy poco lo que sabía Fermina Daza de aquel pretendiente taciturno que había aparecido en su vida como una golondrina de invierno, y del cual no hubiera conocido ni siquiera el nombre de no haber sido por la firma de la carta. Había averiguado desde entonces que era el hijo sin padre  de una soltera laboriosa y seria, pero marcada sin remedio por el estigma del fuego de un único extravío juvenil. Se había enterado de que no era mensajero del telégrafo, como ella suponía,  sino un asistente bien cualificado con un futuro promisorio, y  pensó que había llevado el telegrama  a su padre solo como un pretexto para verla a ella (…)

Fue el año del enamoramiento encarnizado. Ni el uno ni el otro tenían vida para nada distinto de pensar en el otro, para soñar con el otro, para esperar cartas con tanta intensidad como las contestaba. Nunca en aquella primavera de delirio, ni en el año siguiente, tuvieron ocasión de comunicarse de viva voz».

'El amor en los tiempos del cólera', de García Márquez, ilustrada por Luisa Rivera.

La viudez

«Desde el primer instante de viuda se vio que Fermina Daza no estaba tan desvalida como lo había temido su esposo. Fue inflexible en la determinación de no permitir que se utilizara el cadáver  en beneficio de ninguna causa, y lo fue inclusive con el telegrama de honores del Presidente de la República, que ordenaba exponerlo en cámara ardiente en la sala de actos de la gobernación provincial. (…)

Fermina Daza despidió a la mayoría junto al altar, pero acompañó al último grupo de amigos íntimos hasta la puerta de la calle, para cerrarla ella misma, como lo había hecho siempre. Se disponía a hacerlo con el último aliento, cuando vio a Florentino Ariza vestido de luto en el centro de la sala desierta. Se alegró, porque hacía muchos años que lo había borrado de su vida, y era la primera vez que lo veía a conciencia depurado por el olvido. Pero antes de que pudiera agradecerle la visita, él se puso el sombrero en el corazón, trémulo y digno, y reventó el absceso que había sido el sustento de su vida.

-Fermina -le dijo-: he esperado esta ocasión durante más de medio siglo, para repetirle una vez más el juramento de mi fidelidad eterna y mi amor para siempre».

'El amor en los tiempos del cólera', de García Márquez, ilustrada por Luisa Rivera.

Un viaje en el 'Nueva fidelidad'

“Había gastado mucho dinero, mucho ingenio y mucha fuerza de voluntad para que no se le notaran los setenta y seis años que había cumplido el último marzo, y estaba convencido en la soledad de su alma de haber amado en silencio mucho más que nadie jamás en este mundo. (…)

Así que el Nueva Fidelidad zarpó al amanecer del día siguiente, sin carga ni pasajeros, y con la bandera amarilla del cólera flotando de júbilo en el asta mayor. (…)

-Sigamos derecho, derecho, derecho hasta La Dorada.

Fermina Daza se estremeció, porque reconoció la antigua voz iluminada por la gracia del Espíritu Santo, y miró al capitán: él era el destino. Pero el capitán no lo vio, porque estaba anonadado por el tremento poder de inspiración de Florentino Ariza-

-¿Lo dice en serio? -le preguntó.

-Desde que nací -dijo Florentino Ariza, no he dicho una sola cosa que no sea en serio.

El capitán miró a Fermina Daza y vio en sus pestañas los primeros destellos de una escarcha invernal. Luego miró a Florentino Ariza, su dominio invencible, su amor impávido y lo asustó la sospecha tardía de que es la vida, más que la muerte, la que no tiene límites.

-¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? -le preguntó.

Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

-Toda la vida -dijo”.

***

Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye los mejores reportajes y artículos sobre Gabriel García Márquez:

29 comentarios

  1. PAZ Y BIEN AMIGOS A TODOS. CON LA PIEL ERIZADA, LA MEMORIA PUESTA EN AQUEL LUGAR DE LA BIBLIOTECA DEL CONVENTO DE LOS PADRES AGUSTINOS, EN BOJACA, DONDE HICE MI NOVICIADO Y DESCUBRI EL DILUVIO IMAGINARIO DEL GABO, QUIERO AGRADECERLES TAN MAGNIFICO TRABAJO. ¡UN PREMIO NOBEL PARA USTEDES!

  2. Debo decir que volví a leer esta novela 30 años después de leerla por primera vez a mis 17 años y a esa edad la ví como la lucha del amor a pesar de todo y contra todos, idealizando la historia como la lucha de un amor imposible. Ahora corroído por los años y el cinismo admito que la veo con otros ojos. Fermina Daza me parece una mujer clasista (a pesar de tener un padre ladrón y traficante, por decir lo menos) ademas racista que estuvo a punto de dejar a su esposo Juvenal Urbino, no tanto por el hecho de su infidelidad sino por haber sido con (y cito:) «una negra». A Florentino Ariza no lo rechaza solo por ser pobre y «feo» lo desprecia por sus rasgos indígenas. A Florentino Ariza ya no lo identifico con el amante fiel a su amada sino lo identifico como un hombre tosudo y necio que renunció a una mujer que lo pudo hacer feliz el resto de su vida (Leona Casiani), solo por insistir por alguien que nunca lo quiso y que al final lo acepta por miedo a la soledad en la vejez. Me encantó la forma en la que García Marquez retrató la sociedad latinoamericana de finales del Siglo XIX. Una sociedad llena de prejuicios y todavía añorando las glorias de un tiempo pasado. Seguirá siendo mi libro favorito del señor Garcia Marquez; sin embargo ya no la podré ver con los ojos idealistas de la adolescencia.

    1. Es viajar a la vieja casa de los Padres donde uno vivió y mirar por la ventana. y ver todo pequeño..otra realidad,con varios años encima y tantas nuevas creencias y juicios. Yo también lo leí con mis veinte y tantos…y ahora lo leo con otra mirada..sigue siendo mi libro favorito.

  3. Me da mucha tristeza ver estas novelas incompletas en el celular,,,cuando tube la oportunidad de leerlos completos en mi casa, que mi padre ( Hoy fallecido) cuidaba con tanto amor , y recelo, nunca les preste atencion a pesae de tenerlos POR monton.. Mi padre le gustaba mucho leer y ahora yo un poco mayor quiero reiniciar la lectura. Gracias

    1. que lindo e interesante ese amor dl alma ya que hoy en dia son muy esquivos y solo se guian por lo mterialismo de ambas parte y el fisico muchas graciaas gabo dios te tenga en paz desvance

  4. Me emocionó hasta las lágrimas el episodio en el que muere el doctor Juvenal Urbino, y la despedida final de Fermina Daza.
    «…. y el corazón le saltó en astillas cuando vio a su hombre tendido
    bocarriba en el lodo, ya muerto en vida, pero resistiéndose todavía un último minuto al
    coletazo final de la muerte para que ella tuviera tiempo de llegar. Alcanzó a reconocerla
    en el tumulto a través de las lágrimas del dolor irrepetible de morirse sin ella, y la miró
    por última vez para siempre jamás con los ojos más luminosos, más tristes y más
    agradecidos que ella no le vio nunca en medio siglo de vida en común, y alcanzó a decirle
    con el último aliento:
    -Sólo Dios sabe cuánto te quise.»

    1. Hola, Luis. García Márquez es uno de los más escritorres más grandes. Sabe llegar al alma de los lectores. Te recomendamos un especial que publicamos la semana pasada sobre Cien años de soledad: http://wmagazin.com/relatos/cien-anos-de-soledad-de-garcia-marquez-la-novela-que-regalaria-la-libreria-carlos-fuentes-de-mexico/
      Gracias por leer nuestro pequeño homenaje y por ayudarnos a difundir por redes, si puedes, WMagazín. Un saludo!

  5. Vaya, estoy de acuerdo con Walter, Fermina Daza una mujer antipática, orgullosa y altiva nunca me cayó bien y no mereció un amor a prueba de todo como el de Florentino ARIZA, quien tampoco debió rogarle y soportar su arrogancia, soberbia y sus malos tratos; valía tanto esa mujer para esperarla la vida entera? Alguien como ella por supuesto que no. Me queda una experiencia maravillosa sobre la persistencia y la perseverancia, el que desea algo con tanta intensidad al final del camino será suyo y el haber conocido la forma de vida de nuestros compatriotas del siglo anterior. Orgullosa de esta magistral obra de nuestro Nobel.

  6. Me encanta el vibrante colorido de las escenas. En particular el detalle Macondiano de pintar la belleza del trópico sin una pizca de verde. Bravo!

  7. No leí nunca 100 años de soledad. Pero todo por tener diferencias políticas con el autor. Y decía…si colaborará con este Sr. ayudaria En su forma de pensar..
    Y bueh..hoy a mis años no pienso tan asi. Pero, sigo pensado igual con respecto a Gabo.
    Sin querer…veo la película A.en T.De Cólera. Y es exelente! A mi gusto una de las mejores historia de amor.
    Pena que no pueda adquirir ese libro de Cien Años…
    Seguro, quizás sea excelente.
    Pero está historia de A.en T.Colera, la recuerdo y me vibra el alma.
    Gracias. Sdos.

  8. Igual pensaba de Gabo hasta que leí el primer libro Cien años de soledad. Quedé fascinado y desde ese momento, depuse mis prevenciones y hoy he leído la mayoría de sus obras: Al leer la novela presente ( El amor en los tiempos del cólera) no podía siquiera imaginar una aventura amorosa como la que describe Gabo. En el momento que tiene ocurrencia el Covid-19, nada mejor que evocar ese pasaje que contiene dicha obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·