El aire renovador de las editoriales pequeñas e independientes en Colombia

WMagazín rinde homenaje a los sellos y libreros que apoyan la creación literaria y la difusión de la lectura

La fuerza renovadora de la literatura y la industria editorial colombiana se debe en gran medida a las pequeñas y medianas editoriales independientes surgidas en los últimos años. La 30ª Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), que cierra sus puertas este 8 de mayo, fue una prueba de ello. Todas esos sellos han logrado crear un tejido cultural que apoya la literatura y su difusión con libros de calidad en forma y fondo y a los lectores en un país cuyo índice de lectura no pasa del 5%, mientras las librerías escasean. En WMagazín damos las gracias a estas editoriales por su esfuerzo y les rendimos un homenaje presentando algunas de ellas en el siguiente fotorrelato.

Estand de Babel en la FILBO con Alba Lucia Silva, responsable de la librería de Babel. /Fotografías de Lisbeth Salas
Estand de Babel en la FILBo, con Alba Lucia Silva, responsable de la librería Babel. /Fotografías de Lisbeth Salas

Babel

Babel es una editorial producto de la pasión de la arquitecta María Osorio por la literatura. Fue fundada en 2005 y lleva alrededor de 30 años de experiencia en el mercado editorial y de librerías. En la arquitectura, Osorio se dedicó en especial al área de diseño urbano, pero se decepcionó “ante la poca posibilidad de acción de los alcaldes de la ciudad”. Esto la llevó a trabajar en la Asociación Colombiana para el Libro Infantil y Juvenil (luego conocida como Fundalectura). Al entrar en el mundo de la literatura infantil y juvenil contemporánea, Osorio se enamoró más del mundo del libro y se dio cuenta de que tenía que crear un proyecto editorial. “Los proyectos editoriales independientes que habían nacido en los años 80 y 90 ya habían desaparecido del todo, y no habían proyectos editoriales locales, entonces empecé a crear mi propio proyecto”, explica Osorio. El primer paso, recuerda al editora, fue crear una distribuidora para conocer bien la red por donde se movían los libros, las rutas que debían seguir estos hasta llegar a manos del lector. “Conocer el ecosistema del libro por dentro. Una vez supe cómo era fundé la editorial, luego la librería y finalmente una pequeña biblioteca”. Este año, Babel Libros obtuvo el premio Nuevos Horizontes de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia por la obra La mujer de la guarda, de Sara Bertrand y Alejandra Acosta.

John Naranjo, izquierda, editor de Rey+Naranjo, en la FILBo 2017.

Rey+Naranjo

Rey+Naranjo empezó su andadura en 2013 y lo hizo por la puerta grande. Su primer libro fue La chica de polvo, de Jung Yumi (directora de cine surcoreana), una obra con la cual ganaron en la categoría de New Horizons de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia (Italia), la más importante del sector. A partir de ahí el reconocimiento de expertos y público ante ediciones muy cuidadas y títulos originales para u público joven, pero que también interesa a los adultos. Son libros que rompen las fronteras de las edades, como las biografáis de García Márquez o Rulfo en cómic, si bien es cierto que hay unos exclusivamente para los más pequeños . En esta FILBo los títulos más vendidos son Malva y La liga de los filósofos fantásticos. Entre sus proyectos destaca “la colección de cómics de biografías ilustradas como las de Jorge Luis Borges y Pablo Neruda”, según Carolina Rey, directora de proyectos de Rey Naranjo. A su vez John Naranjo, su editor, está atento no solo a los nuevos títulos y todo el arco de la cadena de valor del libro sino a asegurar la presencia internacional de la editorial en las principales ferias del libro en el mundo, desde Fráncfort hasta la feria de Guadalajara (México).

Pilar Gutiérrez, editora de Tragaluz, en la FILBo 2017.
Pilar Gutiérrez, editora de Tragaluz, en la FILBo 2017.

Tragaluz

Con más de 12 años cuenta la editorial independiente Tragaluz, fruto de la pasión de los antioqueños Pilar Gutiérrez y Juan Pablo Restrepo por los libros, la escritura y el diseño. Gutiérrez es escritora, Restrepo ilustrador y escritor. Juan Restrepo era editor en una editorial universitaria y al quedarse sin trabajo, decidió crear el sello. El primer libro fue una colección titulada Poemas ilustrados que fue encuadernada a la japonesa, una técnica en la cual las hojas y las tapas del libro se cosen entre sí. Poemas ilustrados incluye diferentes autores, entre ellos a Jaime Jaramillo Escobar, uno de los fundadores de nadaísmo y los dibujos de José Antonio Suárez, artista y grabador antioqueño. Tragaluz se especializa en poesía, pero abarca otro tipo de géneros en sus publicaciones.

Felipe González, editor de Laguna, en la FILBo 2017.
Felipe González, editor de Laguna, en la FILBo 2017.

Laguna

Por sexta vez la editorial Laguna Libros estuvo presente en la FILBo.  Continúa su propuesta sobre la difusión de nuevos escritores colombianos y latinoamericanos. “Estamos preocupados por dar a conocer nuevas voces y talentos, sobre todo de Colombia y América Latina”, explicó Salomé Cohen (editora de literatura contemporánea en Laguna). La editorial publica generalmente cuentos de autores como Carolina Sanín, Margarita García Robayo, Andrés Ospina, Mariana Enriquez y Alejandra Costamagna. Aparte de la literatura, Laguna, tiene otros proyectos, entre ellos un sello de cómic y novela gráfica llamado Cohete comics, rescates editoriales, y traducciones del francés y del inglés.

Estand de Luna Libros en la FILBO 2017.
Estand de Luna Libros en la FILBO 2017.

Luna libros

Luna libros lleva siete años en el mercado editorial,  Catalina González, gerente de la editorial, dice que son “una editorial independiente que se concentra en la poesía, el ensayo y la crónica”. De los 31 títulos publicados se pueden ver libros de autores como Darío Jaramillo Agudelo, Jaime Jaramillo Escobar, Alberto Salcedo Ramos ( periodista perteneciente a Nuevos Cronistas de Indias) o Rafael Baena (escritor de novela histórica). Sin embargo, el libro más vendido es la biografía de García Márquez No moriré del todo, de Conrado Zuluaga (escritor y editor antioqueño).

Estand de Taller de Edición Rocca, en la FILBo 2017.
Estand de Taller de Edición Rocca, en la FILBo 2017.

Taller de Edición Rocca

El mundo editorial independiente tiene entre sus objetivos alejarse de la producción en serie y sin pasión. Ese es el motivo por el cual Luis Daniel Rocca Lynn (fundador de la Red de Editoriales Independientes en Colombia) fundó Taller de Edición Rocca, editorial que lleva 15 años funcionando como sociedad anónima. Rocca señaló que su editorial “es una empresa familiar, mis hijos trabajan en la editorial, en diferentes áreas. Es una editorial pequeña. Crecemos o nos achicamos dependiendo de la cantidad de trabajo que tenemos”.

Estand de Icono, en la FILBo 2017.
Estand de Icono, en la FILBo 2017.

Icono

Icono Editorial suma ya un catálogo de 300 títulos en 12 años. “Publicamos muchísimos libros… Fue una idea loca porque nadie se atrevía a publicar”, asegura Antonio José Gómez (agente comercial y de distribución de Icono) al eje central de la editorial. Con la idea de publicar libros diferentes, biodiversos, la editorial pretende expandirse, por ello entre sus proyectos está fortalecer una distribuidora llamada Codice producciones, la cual ha permitido que Icono tenga publicaciones en diferentes países de Latinoamérica y en editoriales como Marea (Argentina), Banana Rosa (Ecuador), Collage (Colombia).

La editorial Sílaba en la FILBo 2017.
La editorial Sílaba en la FILBo 2017.

Sílaba

Sílaba Editores es un proyecto editorial que nació en 2009. Gabriel Lopera (asistente de la directora de la editorial) asegura que el nacimiento de Sílaba giró entorno a la publicación de “literatura buena”. Asimismo la intención era no caer en la publicación de ventas de los best-sellers juveniles. “Estamos concentrados en poesía, cuento, novela, periodismo investigativo y narrativo, ensayo”, explicó Lopera. En la Feria Internacional del Libro de Bogotá han tenido éxito con la edición crítica de la obra principal de Álvaro Cepeda Samudio (escritor costeño que perteneció al Grupo de Barranquilla), y con el reconocido ganador del Premio Rómulo Gallegos Pablo Montoya, así como Juan José Hoyos (periodista y literato) y el poeta antioqueño Juan Manuel Roca. Entre sus apuestas destacadas de este año figuran Marbel Sandoval Ordóñez y su novela Joaquina Centeno, segunda parte de una trilogía sobre la violencia y la memoria.

La recién creada editorial Angosta en FILBo 2017.
La recién creada editorial Angosta en FILBo 2017.

Angosta

La angustia al pasar por lo indefinido pero lo necesario, llevaron al escritor antioqueño Héctor Abad Faciolince a crear hace unos meses Angosta Editores. El nombre de la editorial es una manera alegórica con la cual Abad Faciolince describe la labor editorial, angustia proviene del latín para hacer referencia a un abismo que se debe cruzar. Para el escritor, “hacer libros es un poco brincar al vacío, caminar por un callejón rocoso. Hay un riesgo, pero también hay posibilidades luminosas al final de cada tránsito”. La editorial han publicado cuatro libros desde su creación en 2016. Los autores que han publicado son nuevas voces para el panorama literario colombiano: Manuela Espinal Solano, Juliana Restrepo y Orlando Echeverri Benedetti, a excepción del escritor y filólogo Santiago Gamboa, que ya lleva 10 publicaciones en su vida literaria.

El sello infantil Gato Malo en la FILBo 2017.
El sello infantil Gato Malo en la FILBo 2017.

Gato Malo

La editorial Gato Malo nació con el fin de llegar a los niños, e incentivar la lectura entre los más pequeños. Gato Malo innovó en sus publicaciones por las ilustraciones de sus libros, entre ellos Los diferentes, El viaje de los elefantes y Mi casa. La idea era que las ilustraciones ocuparán casi todo el contenido, y ninguna o muy pocas letras aparecieran para contar una historia, pretendían narraciones silentes donde la imagen contara la historia de manera llamativa para los niños.

La editorial Cataplum en la FILBo 2017.
La editorial Cataplum en la FILBo 2017.

Cataplum

Cataplum Libros es un sello para niños y jóvenes. No en vano el primer libro de la editorial, Adiós, es una adaptación del clásico momposino de Candelario Obeso  (primer poeta afrocolombiano) que ha sido ilustrado y traducido para que los lectores más jóvenes se acerquen a los clásicos. La editorial ganó en la convocatoria de estímulos que ofrece el Ministerio de Cultura con el libro Adiós, es decir, gracias a este incentivo el Ministerio de Cultura aporta a que el proceso editorial del libro para hacer 1.000 ejemplares.

El sello digital e-Libro en la FILBo 2017.
El sello digital e-Libro en la FILBo 2017.

e-Libro

Una de las mayores plataformas de libros digitales en español es e-Libro. Su catálogo es de 96.059 títulos. e-Libro fue fundada en 1998 pero lleva cinco años en Colombia, país donde ha tenido éxito porque el 70% de las universidades usan la colección Cátedra, la cual contiene textos académicos y de cualquier especialidad de institutos como McGraw-Hill Interamericana (México), Instituto Fondo de Cultura Económica FCE (México), Siglo XXI (España), entre otras. Es la empresa que se encarga de las bases de datos académicos y de llevar los libros físicos a digitales. Se trata de “una plataforma digital que alberga documentos digitales o virtuales en todas las áreas de conocimiento”, explicó Oswaldo Borda, gerente regional de e-Libro colección Cátedra en Colombia.

 

La diligencia presente en la FILBo 2017.
La diligencia presente en la FILBo 2017.

La diligencia

Cuatro personas se encargan de darle vida a La diligencia Libros empresa pequeña que se encarga de la difusión de catorce librerías independientes desde hace tres años, entre las que figuran Laguna libros, El peregrino ediciones, Editorial Robot, Luna libros, La silueta ediciones, el Peregrino ediciones. En esta trigésima edición de la Feria del Libro de Bogotá, son libros como El libro rojo del Putumayo y El lado salvaje los títulos más vendidos.

La Asociación Colombiana de Libreros Independientes, ACLI, en la FILBo 2017.
La Asociación Colombiana de Libreros Independientes, ACLI, en la FILBo 2017.

Asociación colombiana de libreros independientes (ACLI)

La Asociación Colombiana de Libreros Independiente (ACLI) es una distribuidora de editoriales independientes desde hace año y medio. Cuenta con alrededor de 25 librerías asociadas, entre ellas siete nacionales, y otras e países hispanohablantes. Entre los sellos colombianos figuran Animal extinto, Poklonka editores, La valija de fuego, Cataplum e Himpar. “El stand es muy variado, no hay un título que resalte, creo que es una de las ventajas del catálogo que tiene la asociación. Se trata de un catálogo muy completo. muy bueno, muy interesante, porque todo se complementa” afirmó Santiago Pinzón, editor de Poklonka.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *