Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle de la portada de ‘Safo. Poemas y testimonios’, de Aurora Luque. (Acantilado). /WMagazín

Las mujeres del mundo clásico griego cuentan su versión de la historia: Circe, Penélope, Medea, Safo, Ifigenia…

VACACIONES LITERARIAS Personajes femeninos de la mitología, la literatura y el mundo real griego silenciadas o eclipsadas por la voz masculina de la Historia llegan con una voz poderosa y sabia otorgada por autores y expertos como Atwood, García Gual, Carson, Maillard, Luque y Miller

Las vacaciones literarias de hoy son para ir de visita a los mundos de algunos personajes femeninos de la mitología, la literatura o el mundo real griego antiguo. Y los guías son expertos que han actualizado o renovado la mirada de y sobre estas mujeres que cuentan su versión de los hechos en voces poderosas y sabias. La perspectiva histórica es otra. Te proponemos una visita a:

Circe, de la mano de la novelista Madeline Miller;

Medea, con sus reflexiones hasta hoy rescatadas por Chantal Maillard;

Penélope, en compañía de Margaret Atwood;

Ifigenia, Melita, Talestris, Leucipa, Calírroe, Tarsia, Ismenodora y Tecla, con la sabiduría de Carlos García Gual;

Hiparquia, Praxila, Melino, Cleobulina, Mirtis, Corina, Aristodama… rescatadas por la poeta Aurora Luque;

Safo revisitada por Anne Carson y por Aurora Luque…

Sus autoras y autores se suman a la tradición literaria de la recreación de mitos clásicos femeninos que incluye nombres esenciales como Toni Morrison (Beloved, donde está presente la tragedia de Medea) o Ursula K. Le Guin (Lavinia, protagonizada por la esposa de Eneas). En los libros recientes, tres de esas mujeres hablan tras volver de la muerte. Cuentan lo que ocurrió, lo que sintieron, lo que pensaron y así completan el ángulo de su vida que hasta ahora ha estado en las voces masculinas que han contado sus historias. Escuchemos a estas nuevas voces que se abren paso tras varios milenios:

'Circe', de Madeline Miller

“Cuando nací, no había palabra para lo que yo era. Me llamaron ninfa, suponiendo que sería como mi madre, mis tías y mil primas. Las últimas de las diosas menores: nuestros poderes eran tan modestos que apenas nos garantizaban la eternidad. (…) Crecí rápido. Fui bebé solo unas horas; niña apenas unos momentos después. Una de mis tías se quedó con nosotras, con la esperanza de granjearse el favor de mi madre, y me llamó Halcón, Circe, por mis ojos amarillos y el extraño y agudo sonido de mi llanto. Pero, cuando se dio cuenta de que mi madre no apreciaba sus servicios más de lo que apreciaba el suelo bajo sus pies, se esfumó”.

Así empieza la narración de su vida Circe escrita por Madeline Miller en una novela cautivadora. La historia de una mujer estigmatizada que han contado todos menos ella, y Miller le da la oportunidad de dar su versión de los hechos. El resultado es una voz poderosa, la de una mujer cuya fuerza interior la lleva a labrar un destino en contra de otros y acechada por otros en un mundo marcado por los hombres.

Hija del titán Helios y la oceánide Perseis, Circe es desterrada por Zeus a una isla desierta cuando este descubre sus poderes hechiceros. Es ahí donde empieza su verdadera historia en sus propias palabras. Por su testimonio desfilan diferentes figuras mitológicas y mortales como Odiseo. Pero Circe tiene unos cuantos enemigos y rivales que la obligan a tomar la decisión de seguir en el mundo de los dioses o en el de los mortales.

'Grecorromanas. Lírica superviviente de la antigüedad clásica', con edición, introducción y traducción de Aurora Luque

La labor arqueológica que realiza Aurora Luque sobre muchas poetas griegas y romanas que fueron silenciadas es admirable y necesaria. Desde Safo, en el siglo VII antes de Cristo, hasta Fabia Aconia Paulina, en el siglo IV de nuestra era. Mujeres cultas y creativas que tenían su propia visión del mundo y sus vidas que iba en contra de la tradición de la época como se aprecia en su literatura. “Desde la monodia erótica de Safo al lamento fúnebre de Erina, desde el himno político a Roma de Melino a la cruda sátira antiimperial de Sulpicia, desde la poesía de banquete de Praxila a los epigramas de las viajeras Balbila o Terencia”, recuerda la editorial Espasa.

 

Safo. Poemas y testimonios (Acantilado)

Aurora Luque ha hecho una nueva traducción y puesta al día de la poesía de Safo que ha sobrevivido. Incluye los poemas sáficos rescatados en papiros en 2004 y 2014, así como diferentes testimonios sobre la gran poetisa griega. Para el poeta español Juan Antonio González Iglesias «los versos de Aurora Luque en español están preparados para ser clásicos, como lo estuvieron los originales para serlo en su literatura».

'Medea', de Chantal Maillard

Je suis un revenant.

He vuelto de la muerte.
De la nada enorme
el inmenso vacío bajo el manto.

Je suis un revenant.

He vuelto transparente
fantasmal la palabra como un hilo
de saliva temblando entre los labios.
In-vertido el curso del habla.

¡Cuida bien tus deseos, tú
que vienes a oírme,
no sea que se cumplan!

Quien habla muchos siglos después es Medea, hija del rey Eetes y la ninfa Idía, sobrina de Circe, sacerdotisa de Hécate, esposa de Jason y la madre que mató a sus hijos. Una mujer que rompía el estereotipo femenino del mundo clásico a quien la poeta y filósofa Chantal Maillard visita de anciana, tras volver de la muerte, para darle voz en un largo monólogo poético. Escuchamos a una mujer a quien los años han hecho sabia, reflexiva y analítica, y hasta comprensiva. Habla consigo misma sobre el dolor y la culpa de haber matado a sus hijos ante la traición de Jasón, ante el despecho del amor de su vida, sñi; pero sobre todo habla del dilema de la culpa y la responsabilidad. Es un viaje a las raíces del acto del ser humano, a aquellos arrebatos que hacen que se comentan actos irracionales. «A mí no me interesan tanto los motivos, sino el conflicto que vive Medea por haber matado a sus hijos», ha explicado Chantal Maillard.

La voz de Medea se divide en tres partes: Lamento, empoderamiento frente a la sociedad y resolución. Acto, culpabilidad, compasión, ética, piedad, moral, olvido y memoria son algunos aspectos abordados por esta potente y sabia Medea de Maillard. Y al final el Tiempo y su llamado a la reflexión sobre la procreación.

'Penélope y las doce criadas', de Margaret Atwood

Ahora que estoy muerta lo sé todo’, esperaba poder decir, pero como tantos otros de mis deseos ése no se hizo realidad. Sólo sé unas cuantas patrañas que antes no sabía. Huelga decir que la muerte es un precio demasiado alto para satisfacer la curiosidad.

Desde que estoy muerta —desde que alcancé este estado en que no existen huesos, labios, pechos…— me he enterado de algunas cosas que preferiría no saber, como ocurre cuando escuchas pegado a una ventana o abres una carta dirigida a otra persona. ¿Creéis que os gustaría poder leer el pensamiento? Pensadlo dos veces”.

Es Penélope quien habla con firmeza, ironía, talento y cierto humor. Es la fuerza y convicción de una mujer que esperó a un hombre que se fue a una guerra ajena, mantuvo su reino mientras este volvía 20 años después, fue asediada por un sinnúmero de hombres ante su supuesta viudez y son los hombres quienes han contado su vida a su acomodo. Hasta que Margaret Atwood ha dado voz a Penélope que en el imaginario universal simboliza muchas cosas como mujer fiel y abnegada. En este libro aflora el poder, la fuerza y la ironía de una mujer que no solo cuenta su versión de lo acontecido en espera, sino también la de las doce doncellas que mata su marido, Odiseo, cuando regresa a Ítaca tras la guerra de Troya. Penélope tiene aquí un lenguaje rápido y envolvente, pero lo más novedoso del libro está en la voz de las doce doncellas convertidas en un coro clásico griego con historias ambiguas que abren puertas y ventanas a lo narrado por Homero.

'Si no, el invierno. Fragmentos de Safo'. Anne Carson

1

Inmortal Afrodita de mente centelleante,
hija de Zeus, que tramas enredos seductores, te suplico
no me rompas con duros sufrimientos
señora, el corazón
pero ven hasta aquí si alguna vez antaño
atrapaste mi voz desde muy lejos
y al oírme dejaste de tu padre la casa
de oro, por venir,
unciendo tu carruaje. Y pájaros hermosos te trajeron,
rápidos gorriones sobre la negra tierra
agitando sus alas bajo el cielo a través
del espacio del aire.
Y llegaron. Mas tú, oh bienaventurada,
sonreías con tu rostro inmortal y preguntaste qué
(de nuevo ahora) había padecido y por qué
(de nuevo ahora) te llamaba
y qué quería yo tanto que ocurriera
en mi corazón loco. ¿A quién seduciré (de nuevo ahora)
para que a tu amor vuelva? ¿Quién, oh Safo,
comete una injusticia contra ti?
Porque si ella está huyendo, pronto perseguirá.
Si rechaza regalos, pronto los hará ella.
Y si es que no ama, pronto tendrá que amar
incluso no queriendo.
Ven ahora a mi lado. Líbrame de la dura
preocupación. Y todo lo que quiere
mi corazón lograr, lógralo. Y que tú
mi aliada seas.

La voz de Safo resplandece en esta versión de Anne Carson que contiene su único poema completo y 192 fragmentos sobre el amor, el deseo, el matrimonio, el exilio y otros aspectos de la condición humana. «El libro es el mejor testimonio de la altura de Safo, de lo poco y fragmentado que ha llegado hasta nuestros días y al que Carson busca devolverle su esplendor. Como escribiera la narradora Betina González esta obra ‘es a la vez el palacio y la ruina, la presencia y la ausencia, la expresión y el concepto, la maravilla del ritmo roto y a la vez vivo de la poesía de Safo”, señala WMagazín en la reseña del libro.

  • Si no, el invierno. Fragmentos de Safo. Anne Carson. Traducción del inglés de Aurora Luque (Vaso Roto).

'Audacias femeninas. Mujeres en el mundo antiguo', de Carlos García Gual

Ifigenia, Leucipa, Melita, Talestris, Calírroe y Tarsia, son personajes literarios y Ismenodora y Tecla, probablemente existieron. A ellas da voz el maestro Carlos García Gual con su sabiduría y arte narrativo. La primera versión de Audacias femeninas es de 1991 y contenía cinco semblanzas que ahora se completan con tres más. El mundo clásico griego era patriarcal y la mujer era sumisa, obediente y amorosa para atender al padre, al marido y criar a los hijos mientras guardaba silencio sobre el acontecer de su vida y la vida en general. Hsata ahora que García Gual les crea a estas ocho mujeres unos semblantes que muestran su talento, poder e inteligencia que intentaron ser eclipsadas por el propio libro en el que nacieron y por sus interpretaciones,

Mujeres que desde sus mundos contribuyeron en silencio a la dignidad y admiración por las mujeres con vidas como las de Ifigenia, hija de Agamenón, sacrificada en el altar; o Tarsia una joven abandonada que gracias a sus canciones logra sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·