Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Cuentos rescatados por WMagazín en la primavera del confinamiento de 2020.

Los mejores cuentos para despedir una primavera de ficción con Askildsen, Uhart, García Márquez, Rosero, Kusturica…

RESCATES DE LA CUARENTENA Seis cuentistas de referencia y un clásico escriben sobre la amistad, el mundo de las mujeres, la fantasía para huir de la vida gris, los destellos sobre la vida corriente... reseñas y pasajes de sus relatos

Seis cuentistas contemporáneos de referencia y un clásico universal del último siglo publicaron libros este semestre y quedaron eclipsados por el confinamiento de la Covid-19. WMagazín rescata estos títulos e invita a que les demos una segunda oportunidad. Historias que desde los detalles, lo intrascendente en apariencia o corriente e invisible a los ojos habituales amplifican la realidad y ayudan a comprender no tanto a esos individuos concretos como al ser humano en general, incluso con mitos de la Amazonia. Y para ello nada mejor que los libros de:

Kjell Askildsen con El precio de la amistad. Traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo (Nórdica Libros).

Margaret Drabble con Un día en la vida de una mujer sonriente. Traducción de Miguel Ros González (Impedimenta).

Gabriel García Márquez con una nueva edición de Todos los cuentos (Vintage Español – PRH- Estados Unidos).

Emir Kusturica con Forastero en el matrimonio y otros cuentos. Traducción de Nicole D’Amonville Alegría (Acantilado).

Juan Carlos Méndez Guédez con La diosa de agua (Páginas de Espuma).

Evelio Rosero con Cuentos completos (Tusquets).

Hebe Uhart con Cuentos completos (Adriana Hidalgo).

Como solemos hacer en WMagazín, te dejamos con la reseña breve y un pasaje del libro que permite asomarse al mundo literario de cada autor:

'El precio de la amistad', de Kajell Askildsen, uno de los cuentos rescatados esta primavera de confinamiento por WMagazín.

Kjell Askildsen: 'El precio de la amistad'

El noruego Kjell Askildsen (Mandal, 1929) es uno de los mejores cuentistas contemporáneos. Este año se ha publicado en español la séptima colección de cuentos compuesta por una docena de historias escritas, la mayoría, entre 1998 y 2004. En sus cuentos la forma es el fondo, el lector ve, siente, intuye a través de esa estructura creada por Askildsen en las que son característicos los silencios, las esperas, las dudas y algo inesperado a punto de suceder. Y en ese paisaje los vientos de los lazos familiares y las confrontaciones. Tras el silencio las palabras reveladoras y luego vuelta al silencio que lo ensancha todo. Entre sus libros figuran Un vasto y desierto paisaje, Últimas notas de Thomas F. para la humanidad y Los perros de Tesalónica, Desde ahora te acompañaré a casa y sus cuentos reunidos en Todo como antes. En El precio de la amistad, Askildsen escribe:

«Cuando la mujer se alejó, él dijo que hacía mucho tiempo que no nos veíamos, y que mientras estaba esperándome, pensó que quizá fuera demasiado tiempo y no nos reconociéramos, y tal vez hubiera variado nuestro concepto de nosotros mismos, porque era muy normal que hubiéramos cambiado, al menos con relación al otro, ya que la influencia recíproca había cesado. Esas eran las palabras que yo había utilizado en mi discurso esa última noche, dijo él, yo había dicho que la amenaza para una amistad era que la influencia recíproca cesara».

Portada de 'Un día en la vida de una mujer sonriente', de Margaret Drabble, entre los cuentos rescatados de la primavera por WMagazín.

Margaret Drabble: 'Un día en la vida de una mujer sonriente'

La segunda mitad del siglo XX bajo la mirada de una mujer y la condición femenina. Eso es en parte Un día en la vida de una mujer sonriente, de Margaret Drabble (Yorkshire, Inglaterra, 1939). Trece cuentos sobre realidades en apariencia corrientes pero que desbordan a sus protagonistas que estrenan mundos y situaciones y responsabilidades, relatos que dicen las cosas por su nombre aunque no sean políticamente correctas, pero que es lo que piensan o sienten las mujeres. Mujeres que se debaten entre sus aspiraciones sentimentales, familiares y profesionales y lo que la realidad les ofrece. En suma, búsquedas de todo tipo mientras son observadas por los demás y por sí mismas. Lo escribe así:
«Así pues, durante todo ese tiempo, solo había tratado de complacerse a sí misma. No tenía ningún sentido seguir apelando a su supuesto deber, pues nunca se había tratado de eso. No había ninguna esperanza de revertir la situación actual, hasta ahora mantenida a la sombra de sus buenas intenciones y su deseo de sacar el máximo partido a las cosas.
‘Intentar sacar el máximio partido a las cosas -se dijo, cuando la reunión concluyó- es una actitud terrible. Las cosas tienen que empeorar antes de mejorar, como dijo Karl Marx».
'Todos los cuentos', de García Márquez, en el rescate de primavera de WMagazín.

Gabriel García Márquez: 'Todos los cuentos'

Un maestro del cuento, eso es Gabriel García Márquez (1927-2014) y así queda comprobado en el volumen de Todos los cuentos. Es su mundo primero, la génesis de su escritura. Narraciones que irradian sus novelas más conocidas. Todo está allí, en esas historias cortas que guardan largas historias. Desde los primeros relatos de 1948 reunidos en Ojos de perro azul hasta Doce cuentos peregrinos. Para muchos lo mejor del Nobel colombiano está aquí. Son cuarenta y un cuentos que de una u otra manera están en obras como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada, El otoño del patriarca... En Isabel viendo llover en Macondo donde está la primera referencia a su territorio literario y mítico o en la anterior Alguien desordena estas rosas, de 1952, donde destella su mundo:

«Debió de pensar: ‘Es otra vez el viento’, porque es verdad que algo crujió junto al altar y la habitación onduló un instante, como si hubiera sido removido el nivel de los recuerdos estancados en ella desde hace tanto tiempo».

Emir Kusturica: 'Forastero en el matrimonio y otros cuentos'

El músico y cineasta serbio Emir Kusturica (Sarajevo, 1954) ha creado un mosaico de narraciones en el que se ve al ser humano en una dimensión fantástica tan característica de su cine. El escenario es Sarajevo, los personajes sus compatriotas, los temas la colisión a que llevan los sentimientos y los sueños frente a una realidad gris que la gente intenta transformar desde las relaciones, sobre todo, entre padre e hijos. Un asomo al universo Kusturica:

«Aunque la vida de Zeko era penosa, tenía su parte dulce: contaba con un confidente con quien desahogarse. En una bañera en desuso guardada en el sótano de su edificio de cuatro plantas, debajo del apartamento de los Teofilović, chapoteaba una carpa que el capitán había comprado para su slava que celebraba discretamente en diciembre. Sobre la bañera había una tabla de madera clavada en la pared de cemento que contenía la siguiente inscripción a tiza: ‘Sólo desgracia».

'La diosa de agua', de Méndez Guédez, uno de los cuentos rescatados esta primavera por WMagazín.

Juan Carlos Méndez Guédez: 'La diosa de agua'

Para esta primavera de ficción que se va, las historias de la Amazonia y el Caribe rescatadas, reescritas y recreadas por el venezolano Juan Carlos Méndez Guédez (1967) en La diosa de agua son indicadas por lo que tienen de irreal basadas en lo real. Como señala la editorial Páginas de Espuma, estas «leyendas y los mitos tratan de buscar un sentido a la existencia. En ellos la naturaleza explota, el agua discurre y desborda, los animales y las fieras, los hombres y mujeres, forman parte de la misma metamorfosis». Méndez Guédez analiza la sabiduría ancestral recogida en esas historias y recupera la voz, la oralidad de donde proceden, leyendas y mitos que embaucan gracias a su escritura:

«Virgilia

Nunca sueño. Jamás. Nací así. Soy la ausencia absoluta al dormir.Quizá estoy tan vacía por dentro que no alcanzo a soñar o estoy tan llena que no cabe sueño alguno».

'Cuentos completos', de Evelio Rosero en los rescates de primavera de confinamiento de WMagazín.

Evelio Rosero: 'Cuentos completos'

El colombiano Evelio Rosero (Bogotá, 1958) es conocido sobre todo por sus magníficas novelas sobre la realidad de su país, sencillas, hondas, sin arandelas literarias y por eso mismo tan literarias desde la economía de palabras para dar en la diana de la sociedad, del país. Ahora este volumen de sus Cuentos completos amplía desde el detalle amplificado ese universo acerado con el cual radiografía al ser humano. Sus palabras saltan a la cara del lector, lo remueven por cómo dice las cosas, a veces vanas en apariencia o conocidas por todos, pero siempre nuevas y reveladoras en sus manos. Como este cuento preciso para estos tiempos donde la gente mayor es la más afectada por la pandemia, 24 viejos:

«Estamos viejos y dispuestos a olvidarlo.

Cada día uno de nosotros se sonríe en la terraza como un cuervo, aletea tambaleante y busca el sol, su decrepitud se explaya y cuenta algo, recuerda algo, un hombre, unos labios, algo en el viento, y de inmediato lo rodeamos y escuchamos, sedientos de ese extraño fulgor que lo ilumina, ah, puercos, así nos olvidamos de los viejos que estamos, y, sin embargo, damos miedo, qué tercos, qué horribles, que perversos, veinticuatro viejos, sí, las veinticuatro horas exactas, éramos veinticinco hace dos meses, y hace tres veintisiete: dos murieron al mismo tiempo; siempre alquien tiene que morirse en la mañana y daña el día, nos vemos menos, nos han robado, ¿cuál será el siguiente?, ¿cuál de todos tiembla y rechina y se asfixia sin esperanza?».

'Cuentos completos', de Hebe Uhart, en los rescates de esta primavera de confinamiento de WMagazín.

Hebe Uhart: 'Cuentos completos'

Hebe Uhart (Argentina, 1936-2018) creó una narrativa de mirada singular centrada en el detalle y lo inexistente para los demás pero que está ahí a los ojos de todo el mundo. Este volumen de todos sus cuentos es un circuito por un estilo e invitación a mirar la vida urbana y rural desde lo social tal cual. Una escritora que controla el ritmo, lenta por momentos y luego se dispara y vuelve al remanso sin que falte la ironía. Paisaje y acción social se funden con el individuo perplejo, equivocado o ingenuo, a veces, ante el asombro de lo que ve o vive.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·