Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Luis Sepúlveda en La Patagonía, en un detalle de la fotografía de su amigo Daniel Mordzinski.

Luis Sepulveda y su visión de la amistad en ‘Historia de Mix, de Max y de Mex’

WMagazín rinde homenaje al escritor chileno, fallecido el 16 de abril, con el avance de la edición especial de una de sus obras más hermosas: una fábula protagonizada por un niño, un gato de perfil griego y un ratón. Una lectura para todos los públicos disponible desde el 26 de mayo

Presentación WMagazín Un gato de perfil griego, un niño y un ratón mexicano en Historia de Mix, de Max y de Mex, de Luis Sepúlveda, es una fábula hermosa sobre la amistad, la familia, los afectos y la comprensión. Con un avance del comienzo de este libro de 2012 recuperado en una edición especial que publicará el 26 de mayo editorial Tusquets, WMagazín recuerda al escritor chileno fallecido a los 70 años, el 16 de abril de 2020, a consecuencia de la Covid-19.

«Me gustan los gatos porque son misteriosos, muy dignos e independientes», cuenta Sepúlveda en la presentación del libro. «Cuando conocí al pequeño Mix, un gato que mi hijo Max adoptó en la Sociedad Protectora de Animales de Múnich, me asombró la dignidad que tenía pese a ser un gatito no más grande que una de mis manos. Mix creció, y también mi asombro, porque tenía un rostro diferente a cualquier otro gato. Tenía un perfil estilizado, griego, que llamaba la atención de todos».

Luis Sepúlveda (Ovalle, Chile, en 1949- Gijón, España, 2020) es especialmente conocido por la novela Un viejo que leía novelas de amor (1988), adaptada al cine con guión del propio narrador y dirigida por Rolf de Heer. A esta obra traducida a varios idiomas le siguieron títulos como Mundo del fin del mundo y Nombre de torero, el libro de viajes Patagonia Express, y los volúmenes de relatos Desencuentros, Diario de un killer sentimental seguido de Yacaré y La lámpara de Aladino. Su última novela fue El fin de la historia donde recuperó como protagonista a Juan Belmonte, de Nombre de torero, con una investigación a la manera de Chandler.

Te dejamos con Historia de Mix, de Max y de Mex con ilustraciones de Noemí Villamuza:

Portada de la edición especial de 'Historia de Mix, de Max y de Mex' (2012), de Luis Sepúlveda, de Tusquets Editores.

'Historia de Mix, de Max y de Mex'

Por Luis Sepúlveda

Podría decir que Mix es el gato de Max, aunque también podría puntualizar que Max es el humano de Mix, pero la vida nos enseña que no es justo que una persona sea dueña de otra persona o de un animal; entonces digamos que Max y Mix, o Mix y Max, se quieren el uno al otro.

Max y Mix, o Mix y Max, vivían en una casa de Múnich que estaba en una calle flanqueada por altos castaños, unos árboles hermosos que daban buena sombra en verano y que siempre fueron la gran alegría de Mix y la gran preocupación de Max.

Cuando Mix era muy pequeño, en un descuido de Max y sus hermanos, salió a la calle, sintió la invitación de la aventura, trepó hasta la rama más alta de un castaño y, una vez arriba, descubrió que bajar era más difícil que subir, así que muy aferrado a la rama empezó a maullar pidiendo ayuda.

Max, que también era pequeño, subió con la intención de bajar a Mix, pero al llegar a las ramas más altas miró hacia abajo, sintió vértigo y descubrió que tampoco podía bajar.

Un vecino llamó a los bomberos y estos llegaron en un gran camión rojo lleno de escaleras. Desde abajo, los hermanos de Max, unos vecinos y el cartero les gritaban: «¡No te muevas, Max!», «¡No te muevas, Mix!».

El jefe de los bomberos llevaba un casco reluciente, y antes de subir por la escalera telescópica quiso saber quién se llamaba Max y quién se llamaba Mix.

Mientras tanto, en la rama más alta del castaño, Max sujetaba a Mix y le decía: «Vaya lío que hemos armado, Mix, prométeme que no volverás a trepar hasta las ramas más altas de un árbol sin haber aprendido antes a subir y bajar de las ramas más bajas».

Esto lo dijo Max en la rama más alta del castaño, porque Mix era su amigo, y los amigos se apoyan, se enseñan el uno al otro, comparten los aciertos y los errores.

Una vez en el suelo, Max y Mix recibieron algunos consejos del jefe de los bomberos y regresaron a casa cubiertos de polen de castaño.

Ilustración de Noemí Villamuza para ‘Historia de Max, de Mix y de Mex’, de Luis Sepúlveda. /Cortesía editorial Tusquets

CAPÍTULO 2

Mix creció. Se convirtió primero en un hermoso gato joven de piel negra en la espalda y blanca en el pecho, y más tarde en un gato adulto, fuerte y vigoroso.

Max también creció y se transformó en un adolescente que cada mañana se marchaba en bicicleta a la escuela, pero antes de salir limpiaba la caja de arena de Mix y le llenaba un plato con su pienso favorito, el de sabor a pescado.

Max cuidaba a Mix y Mix cuidaba la alacena, para que los ratones no se acercaran hasta la caja de cereales con chocolate, los favoritos de Max.

Aunque no había ratones en la casa, Mix cumplía con agrado la función de guardián de la alacena, porque sabía que Max era su amigo, y los amigos cuidan de las cosas que alegran al otro.

Una tarde, un compañero de la escuela de Max le dijo algo sobre la cara de Mix, y cuando se fue, Max abrió el diccionario en la letra «p», buscó la palabra «perfil» y encontró varias reproducciones de dibujos antiguos que lo alegraron. Entonces llamó a Mix, lo subió a la mesa y le mostró el diccionario.

—Mira, Mix, mi amigo tiene razón, tienes lo que se llama un perfil griego. —Sí, Mix era un gato de perfil griego, y eso resaltaba sus grandes ojos amarillos.

A veces, Max le mostraba libros sobre la Antigua Grecia y le hablaba de hombres llamados Agamenón, Aquiles, Ulises y Menelao. Todos tenían el mismo perfil de Mix.

Cuando, en alguna ocasión, Max llamaba a Mix y el gato no acudía a su llamada, Max salía hasta la calle y preguntaba al vendedor de periódicos o al cartero:

—¿Has visto a un gato grande con la espalda negra y el pecho blanco?

—¿Un gato con perfil griego? Sí, lo he visto. Trepó a un castaño y de ahí saltó hasta el tejado de la casa. ¡Qué ágil ese gato de perfil griego!

Entonces Max se sentía tranquilo, pues sabía que Mix volvería cuando quisiera y que vagando por los tejados disfrutaba de su libertad de gato. Los amigos siempre cuidan la libertad del otro.

Ilustración de Noemí Villamuza para ‘Historia de Max, de Mix y de Mex’, de Luis Sepúlveda. /Cortesía editorial Tusquets
Avances literarios en marzo, abril y mayo de 2020 en WMagazín.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye adelantos de libros importantes como el de hoy en nuestra sección Avances literarios que puedes ver en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·