Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·

Michelle Pfeiffer y Daniel Day-Lewis en ‘La edad de la inocencia’.

Martin Scorsese, maestro de las adaptaciones literarias con mundo propio

El ganador del Premio Princesa de Asturias de las Artes es un gran lector y sus principales éxitos se basan en libros: de 'Toro salvaje' y 'El lobo de Wall Street', a 'La edad de la inocencia' y 'Uno de los nuestros'. WMagazín repasa en este videorrelato el romance inevitable de Scorsese con la literatura

La literatura es el mejor aliado del cine, pero muy pocos, poquísimos, directores que basan sus obras en los libros logran apropiarse de su mundo hasta crear un universo propio donde cada película funciona como un planeta autónomo y diferente que orbita alrededor de su creador dando cuenta de su gran diversidad y potencia.

Martin Scorsese es uno de los elegidos y máximos exponentes de esta bella galaxia de literatura y cine. Pertenece a la estripe de Stanley Kubrick, por citar solo a uno, cuyas principales películas y mayores éxitos proceden de novelas, biografías o cuentos de temas muy diferentes: desde Toro salvaje hasta El lobo de Wall Street, pasanto por Uno de los nuestros, La última tentación de Cristo, El cabo del miedo, La edad de la inocencia, Casino, Gangs of New York y Shuter Island. Quince de sus 24 películas son adaptaciones literarias y la número 25, que se estrenará en 2019, también, The Irishman. Solo dos de sus grandes éxitos no proceden de libros: Malas calles y Taxi Driver, mientras que Infiltrados es un remake de otra película, es decir otra adapatación,

Martin Scorsese (Nueva York, 1942) recibe el Premio Princesa de Asturias de las Artes, este 19 de octubre en Oviedo (España), y WMagazín le rinde homenaje al recordar su obra cinematográfica basada en la literatura en un videorrelato que funde el libro en el que se basa su película y el resultado de ese romance. Películas en las que prima la figura de un narrador cuya voz en off sitúa la historia y la cuenta, y, aveces, en un juego clásico literario y del cine se dirige al lector. Scorsese no juzga ni moraliza, cuenta los hechos y deja que el espectador saque sus propias conclusiones.

Martin Scorsese dirige a Robert De Niro en ‘Toro salvaje’.

 

La relación de Scorsese con la literatura empezó en 1963, hace 55 años. Entonces a las manos del veinteañero Scorsese cayó una novela polémica de Nikos Kazantzákis: La última tentación de Cristo. Fue la primera semilla de esta pasión y puertas de vaivén entre las dos artes y que el neoyorquino adaptaría 25 años después. Aunque es 1976 cuando el cineasta lee el primer libro que adaptaría. Aquí empieza la historia de un romance inevitable:

Robert De NIro en 'Toro salvaje'.

'Toro salvaje', de la autobiografía 'Raging Bull. My Story', de Jack LaMotta (1980)

En el año del estreno de Taxi Driver, 1976, Martin Scorsese lee la autobiografía del excampeón de boxeo Jake LaMotta: Raging Bull. My Story. Rodada en blanco y negro, la película se estrenó en 1980 con el título en español de Toro salvaje. En ella Scorsese entra en la vida privada e íntima de un aspirante a boxeador y luego campeón, en sus sueños y ambiciones, en su forma violenta de ser y, claro, en su metamorfosis hacia el triunfo y la decadencia a la vez. La cara del éxito y la derrota vista con precisión y detalle y pliegues de humanidad.

El guión es de Paul Schrader y Mardik Martin. Cuenta con el papel estelar de un Robert De Niro fuera de serie que lo confirmó como el gran actor que es tras haber rodado Taxi Driver y El cazador. Junto a De Niro, uno de los actores fetiche de Scorsese, estan Cathy Moriarty, Joe Pesci, Frank Vicent, Nicholas Colasanto, John Turturro y Theresa Saldana. Toro salvaje obtuvo ocho candidaturas a los premios Oscar y se llevó dos: Actor principal para De Niro y Montaje.

Paul Newman en 'El color del dinero'.

'El color del dinero', de la novela de Walter Tevis (1986)

Después de Toro salvaje, Scorsese rodó El rey de la comedia y Después de hora, pero es en 1984 cuando se encontraría con su siguiente éxito: Paul Newman le pidió que leyera la novela El color del dinero, de Walter Tevis. Scorsese dudó porque era la continuación de una película que el propio Newman había protagonizado en 1961, El  buscavidas. Al final se sintió seducido por la historia y la estrenó en 1986 con las actuaciones de un consagrado Newman, en el papel de Eddie Felson 25 años después, y un emergente Tom Cruise.

Con guión de Richard Price, El color del dinero cuenta la vida del Eddie Felson, de El buscavidas, campeón de billar ya retirado que vive de la venta de licor. Hasta que conoce al joven Vincent en quien se refleja pero que no encuentra un rival de su talla. Felson decide vivir una especie de vida doble pasado y presente a la vez: a través del joven y por sí mismo. Obtuvo cuatro nominaciones a los Oscar de los cuales ganó el de mejor actor para Newman. En esta película, Scorsese empezó una relación profesional importante con el director de fotografía Michael Ballhaus en quien confiará en sus siguientes proyectos.

Willen Dafoe en 'La última tentación de Cristo'.

'La última tentación de Cristo', de la novela homónima de Nikoz Kazantzákis (1988)

Cuando aún disfrutaba de los elogios por El color del dinero, y quizás por eso mismo, Scorsese logró rodar y estrenar la película que tanto quiso hacer desde 1963 basada en la novela de Kazantzákis: La última tentación de Cristo. La polémica la precedió y la polémica la acompaña al dar su visión singular de la vida de Jesucristo. Un mesías dubitativo sobre su función real en la  Tierra y humanizado hasta el corazón y con pulsiones lujuriosas. Lo que en Kazantzákis es un sueño en Scorsese es el hilo principal que revoluciona las raíces del cristianismo. El retrato de la violencia física y psicológica que suele tratar Scorsese no escapa a esta película.

El director neoyorquino volvió a contar con el guión de Paul Schrader. La película la protagonizó Willem Dafoe a quien acompañan Harvey Keitel, Barbara Hershey, Victor Argo y Juliette Caton. La última tentación de Cristo contó la musica de Peter Gabriel y volvió a contar en la fotografía con Michael Ballhaus.

De izquierda a derecha: Joe Pesci, Robert De Niro y Ray Liotta en 'Uno de los nuestros'.

'Goodfellas' o 'Uno de los nuestros', del libro 'Wise Guy', de Nick Pileggi (1990)

En medio de la polémica por La última tentación de Cristo, Martin Scorsese encontró un libro que tocaba dos de sus grandes intereses: Nueva York y la mafia. Se trata de Wise Guy, de Nick Pileggi, que estrenó en 1990 como Goodfellas o Uno de los nuestros. Es una de sus películas más aclamadas y un clásico del género. Drama personal y amoroso combinado con el drama de la ambición y el crimen encarnado en un mafioso que no es ni tan malo ni tan importante.

Goodfellas contó con el guión del propio escritor, Nicholas Pileggi, y de Scorsese. En los papeles estelares tres actores creados para esos papeles y complicidad: Ray Liotta, Robert De Niro, otra vez, y Joe Pesci. Tuvo seis candidaturas a los Oscar y solo se llevó al actor secundario para Pesci, pero es un referente del cine. La fotografía, esencial aquí, estuvo otra vez a cargo de Michael Ballhaus.

Michelle Pfeiffer en 'La edad de la inocencia'.

'La edad de la inocencia', del clásico homónimo de Edith Wharton (1993)

Cuando aún se hablaba de Goodfellas y su largo efecto en espectadores y en el cine, Scorsese rodó otra adaptación literaria y a la vez remake, El cabo del miedo, comercial pero muy acertada en el género. Sin embargo, es en 1993 cuando rodó una de sus grandes películas basadas en libros: La edad de la inocencia, novela con la que Edith Wharton obtuvo el Pulitzer en 1921. Es la película más fiel al libro, la más bella en imágenes, la más sutil, una de las más críticas con la sociedad y conmovedora historia de amor, y, a la vez, la más violenta, según ha dicho el propio Scorsese. La más literaria de sus películas se sitúa en el Nueva York  de la clase alta de finales del siglo XIX y finaliza a comienzos del XX, “con asesinos exquisitos que no se manchan un guante pero exterminan psicológicamente a quien osa alterar la armonía familiar”, según Winston Manrique Sabogal en El País.

Con guión de Jay Cocks y el propio Scorsese, la película narra un triángulo amoroso: Archer (Daniel Day-Lewis) está prometido con May (Winona Ryder) cuando conoce a su prima, la condesa Olenska (Michelle Pfeiffer) divorciada y mirada con recelo por la alta sociedad neoyorquina. La tensión y contensión entre Archer y Olenska es el camino del amor y del dolor ante la privación del mismo. Un mundo de intriga subterránea donde Archer opta por la responsabilidad y la palabra dada, ¿o cobardía? Tres décadas después el destino lo vuelve a poner frente a Olenska, pero… Un alarde de imágenes, diálogos, miradas y pulsiones de deseos ocultos. La película obtuvo seis candidaturas a los Oscar y ganó el de mejor vestuario, pero su adaptación es memorable y las actuaciones de sus tres personajes principales inolvidables. Todo y todos enaltecidos con la fotografía de Michael Ballhaus.

 

Daniel Day-Lewis en 'Gangs of New York'.

'Gangs of New York', del reportaje homónimo de Herbert Asbury (2002)

En 2002 Martin Scorsese estrenó una de sus películas más épicas: Gangs of New York. Viaja a los años fundacionales de su Nueva York donde la vida se abre a trompicones y venganzas. Se basa en el reportaje de Herbert Asbury de 1927. Martin Scorsese tenía el libro en la cabeza hacía mucho tiempo, quería rodar las raíces de la violencia en su ciudad y cómo sus tentáculos van de lo callejero a lo público y oficial y viceversa. Repitió con uno de de sus actores preferidos: Daniel Day-Lewis, y empieza la relación con otro actor que sería fundamental para él en el siglo XXI: Leonardo Di Caprio, con quien protagonizaría luego El aviador (2004), otra adaptación sobre la vida de Howard Hughes, Infiltrados (2006) con la que por fin obtiene el premio Oscar a Mejor Director, y Shuter Island (2010).

En Gangs of New York repite con el guionista Jay Cocks e incorpora a Steven Zaillian y Kenneth Lonergan. Tuvo diez candidaturas a los Oscar y contó con su director de fotografía de cabecera: Michael Ballhaus. Las críticas fueron irregulares.

Leonardo Di Caprio y Margot Robbie en 'El lobo de Wall Street'.

'El lobo de Wall Street', de la autobiografía homónima de Jordan Belfort (2013)

En El lobo de Wall Street, Scorsese cambió de registro aunque sin dejar la violencia. Ahora la económica y mira de frente al sistema. Esta vez se basa en la vida  Jordan Belfort quien a mediados de los ochenta logró entrar en el negocio de la bolsa, de las acciones. Una combinación entre el drama, la comedia y el thriller en un ritmo vertiginoso para entrar en los vericuetos de Wall Street, la ilegalidad y la corrupción.

Esta vez el guión fue de Terence Winter y el protagonismo absoluto para Leonardo Di Caprio.

Martin Scorsese en 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *