Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·

Muere Stephen Hawking, este es un viaje por los libros del físico que plantó cara a Dios

Una de las mentes más fascinantes de nuestro tiempo falleció a los 76 años. Sus teorías espaciotemporales y de los agujeros negros revolucionaron la física. Fue un gran divulgador con libros como 'Teoría del tiempo', 'El universo en una cáscara de nuez' y 'El gran diseño'

Una mente fascinante

Stephen Hawking ha muerto a los 76 años, 55 más tarde de lo que la ciencia le había diagnosticado. Es una de las mentes más fascinantes de nuestro tiempo que acercó la física y las teorías del universo a todo el mundo. Un hombre que hizo y seguirá haciendo soñar a los seres humanos con la realidad y los secretos del universo y sus otros linderos.

Hawking, científico, intelectual, sobreviviente y un icono de esta era que plató cara a Dios con sus teorías revolucionarias.

Hace treinta años el nombre del científico británico empezó a estar en boca de medio mundo y luego del mundo entero cuando publicó su libro Historia del Tiempo. Del big bang a los agujeros negros. Pronto se convirtió en un best-seller hasta convertirse en longseller. En 2002 publicó El universo en una cáscara de nuez, en 2005 Brevísima historia del tiempo, escrita por Leonard Mlodinow, y en 2010 El gran diseño, de nuevo con Mlodinow.

Hawking era físico, astrofísico, cosmólogo y uno de los mejores divulgadores científicos, tanto que su primer libro fue prologado por Carl Sagan. Desde la relatividad general intentó descifrar las teorías espaciotemporales, de los agujeros negros y del big bang, el origen del universo.

Stephen Hawking nació en Oxford el 8 de enero de 1942 y ha muerto en Cambridge el 14 de marzo de 2018. Quería estudiar matemáticas, pero al final entró en Ciencias naturales en University College de Oxford donde se especializó en Física. Cuando entró en Cambridge, con 21 años empezó su desafió a la medicina al diagnosticarle Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y le dijeron que viviría unos seis meses. Con los años, Hawking empezó a vivir en una silla de ruedas y un sistema de voz que le servía para comunicarse a través de algunos movimientos de su cuerpo.

El universo, el origen, de dónde venimos y dónde estamos fue, entonces, su búsqueda. En su último libro, El gran diseño, desarrolló la que parece ser su última teoría: la Teoría M. En ella habla de que hay muchísimos universos que surgieron de la nada como el nuestro, sin ninguna intervención divina. Vuelve así sobre sus ideas acerca de las teorías del espacio-tiempo: “Cada universo tiene muchas historias posibles y muchos estados posibles en instantes posteriores, es decir, en instantes como el actual, transcurrido mucho tiempo desde su creación. La mayoría de tales estados será muy diferente del universo que observamos y resultará inadecuada para la existencia de cualquier forma de vida. Sólo unos pocos de ellos permitirían la existencia de criaturas como nosotros. Así pues, nuestra presencia selecciona de este vasto conjunto solo aquellos universos que son compatibles con nuestra existencia. Aunque somos pequeños e insignificantes a escala cósmica, ellos nos hacen en un cierto sentido señores de la creación”.

El siguiente es un viaje por los cuatro libros que escribió Stephen Hawking, solo o con otro colega:

 

 

'Historia del Tiempo. Del big bang a los agujeros negros' (1988)

Las teorías del cosmos a lo largo de la historia están recogidas en este libro. Desde Aristóteles, pasando por Galileo y Newton hasta Albert Eisntein y su Teoría de la Relatividad a la que se suma la teoría cuántica que marcan el siglo XX. Tras ese claro recorrido, Hawking apuesta por mezclar las teorías de la relatividad y la cuántica para ahondar en la naturaleza y el laberinto del Tiempo. ¿Cuándo empezó en realidad? ¿sigue su expansión, o viaja hacia atrás? Como dice la editorial, “Hawking nos explica, con asombrosa sencillez, las leyes que desvelan la compleja danza geométrica creadora del mundo y de la vida”.

'El universo en una cáscara de nuez' (2001)

En el año mítico señalado por Stanley Kubrick en su película 2001: Odisea del espacio apareció El universo en una cáscara de nuez. Si en Historia del Tiempo Hawking es claro y trata de descifrar la procedencia del universo, en este segundo libro su espíritu divulgador es pleno y su sencillez se mezcla, a veces, con lo divertido. El espacio-tiempo ocupan un lugar central en este nuevo viaje donde la verdad, los números y las fórmulas parecen ciencia ficción, donde “partículas, membranas y cuerdas danzan en once dimensiones, donde los agujeros negros se evaporan y desaparecen llevándose consigo su secreto, y donde habita la pequeña nuez -la semilla cósmica originaria—de la que surgió nuestro universo”.

'Brevísima historia del tiempo' (2005)

Escrito con Leonard Mlodinow, esta nueva obra busca aclarar y resolver las dudas o aspectos poco comprensibles planteados en Historia del Tiempo. Es el resultado de vivir la experiencia narrativa de El universo en una cáscara de nuez, y con su espíritu ameno. Hawking vuelve sobre sus teorías al alcance de todo el mundo para compartir los secretos del cosmos, para iluminar aquellas zonas más oscuras que se puedan resistir a la comprensión.

'El gran diseño' (2010)

Otra maravilla, escrita en compañía de Mlodinow. Venimos de la nada dice Hawking porque: “dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo crearse a sí mismo -y de hecho lo hizo- de la nada. La creación espontánea es la razón de que exista algo, de que exista el Universo, de que nosotros existamos. Para eso no es necesario invocar a Dios”. El libro llegó en un momento en que las teorías creacionistas volvían a florecer. Hawking volvió a recordar la razón de la ciencia que conduce a la verdad. También miró a la filosofía y aseguró que ha muerto porque “no se ha mantenido al corriente de los desarrollos modernos de la ciencia, en particular de la física. Los científicos se han convertido en los portadores de la antorcha del descubrimiento en nuestra búsqueda del conocimiento. El objetivo de este libro es proporcionar las respuestas sugeridas por los descubrimientos y los progresos teóricos recientes”.

En El gran diseño aparece la que podría ser su teoría definitiva que responda a todas las preguntas. Se trata de la Teoría M que “no es una teoría en el sentido habitual del término, sino toda una familia de teorías distintas, cada una de las cuales proporciona una buena descripción de las observaciones pero solo en un cierto dominio de situaciones físicas”.

La Teoría M habla de que hay muchísimos universos que surgieron de la nada como el nuestro, sin ninguna intervención divina. Vuelve así sobre sus ideas acerca de las teorías del espacio-tiempo: “Cada universo tiene muchas historias posibles y muchos estados posibles en instantes posteriores, es decir, en instantes como el actual, transcurrido mucho tiempo desde su creación. La mayoría de tales estados será muy diferente del universo que observamos y resultará inadecuada para la existencia de cualquier forma de vida. Sólo unos pocos de ellos permitirían la existencia de criaturas como nosotros. Así pues, nuestra presencia selecciona de este vasto conjunto solo aquellos universos que son compatibles con nuestra existencia. Aunque somos pequeños e insignificantes a escala cósmica, ellos nos hacen en un cierto sentido señores de la creación”.

Pero no todas las respuestas están aquí. La cuestión básica de dónde salió ese punto o esa nada sigue en la nebulosa. Vuelve al principio, y ante eso Hawking y Mlodinow recuerdan que nuestras respuestas obedecen o están limitadas por nuestra capacidad cerebral: “Tal como en nuestro universo, en el Juego de la vida la realidad depende del modelo que utilicemos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *