Orhan Pamuk: “La libertad de expresión está desapareciendo de Turquía”

El Nobel de literatura turco tuvo un encuentro con sus lectores madrileños para presentar su nueva novela: 'La mujer del pelo rojo'. WMagazín te ofrece, en primicia, un videorrelato con los diez momentos estelares de Pamuk en el Espacio Fundación Telefónica

Los ojos de Orhan Pamuk se maravillan ante las obras de El Bosco, las palabras del Nobel turco son entusiastas. Volvió al Museo del Prado, de Madrid, en los recreos que le dejó la presentación de su nueva novela: La mujer del pelo rojo (Literatura Random House). Una historia sobre un pocero y su discípulo, sobre las relaciones paterno filiales, sobre el amor inesperado, sobre los mitos clásicos de Occidente y Oriente en la vida moderna, sobre la soledad, la ausencia del padre, la identidad y la libertad. Metáforas alrededor del pozo que conciernen a la sociedad y sobre aquellas que habitan en el corazón.

De todo esto habló Orhan Pamuk (Turquía, 1952) con sus lectores el pasado jueves 5 de abril en el Espacio de Fundación Telefónica. Lo hizo junto a Juan Cruz, periodista y escritor y amigo del Nobel, en una charla amena que recorrió el argumento de la novela y los hilos que van y vienen de la realidad y de la vida del propio Pamuk.

“Porque nada puede ser tan sorprendente como la vida, excepto la escritura. Sí, excepto la escritura. El único consuelo”, leyó Juan Cruz, al recordar las últimas líneas de El libro negro, de Pamuk.

Los siguientes son diez de los momentos más reveladores de esa hora en compañía del autor de obras como La casa del silencio, El castillo blanco, El Libro negro, La vida nueva, Me llamo Rojo, Nieve, El museo de la inocencia y Una sensación extraña. Y esta de La mujer del pelo rojo cuyo germen se produjo hace un cuarto de siglo. Los invitamos a que sean testigos de algunos momentos en vídeo por cortesía del Espacio de Fundación Telefónica, cuyo encuentro completo puedes ver en este enlace.

1. El origen de la 'La mujer del pelo rojo'

Recién pasadas las siete de la tarde-noche, Orhan Pamuk sale de la sala de invitados del Espacio Fundación Telefónica para ir al encuentro con sus lectores. Lo acompaña, entre otros, Juan Cruz quien dialogará con él. Tras la presentación que hace su editor, Claudio López de Lamadrid, Pamuk y Cruz suben al escenario y empiezan a charlar. Pronto el escritor turco recuerda el momento en que germinó la idea:

“Un día estaba con un maestro pocero y vi cómo maltrataba al chico que le ayudaba. Pero después del trabajo, ya por la noche frente al televisor portátil era otra cosa. Era compasivo y tierno con el chico. Durante el día era como un tirano. En realidad es una figura como la del padre. Yo nunca tuve padre porque se fue, así es que el padre es una figura ausente en mi vida… Cuando vi aquella escena pensé varios días en ello y en esa idea, hasta que evolucionó para convertirse en esta novela”.

“El muchacho quiere buscar una vida equiparable al padre y eso lo lleva a trabajar con un hombre que fabrica pozos”.

 

Orhan Pamuk habla de su novela 'La mujer del pelo rojo'.

2. Rastros autobiográficos en la novela

Minutos antes de empezar a hablar de La mujer del pelo rojo, en la presentación López de Lamadrid dice que Pamuk es un gran admirador de España y viene con cierta frecuencia lo que hace reír al escritor cuya cara se transforma en la de un adolescente. Luego el Nobel recordaría episodios de la infancia como este:

“Cuando era pequeño teníamos una casa de vacaciones en un pueblo donde no había sistema de aguas públicas y teníamos un pozo. El sistema era que el agua bajaba por el techo y mis hermanos estaban por ahí. Mi abuela paterna decía: ‘No vayas, no te acerques al pozo’. Y aunque era casi imposible caer en él, para ella era un lugar muy peligroso. Esas figuras superiores siempre te dicen que no vayas ahí porque saben el peligro que representan. Cuando el pozo lo abrieron quitaron un candado oxidado y recuerdo el olor horrible. Esos son los datos autobiográficos presentes en la novela”.

Orhan Pamuk conversa con Juan Cruz sobre 'La mujer del pelo rojo'.

3. ¿Qué quiso hacer con la novela?

La vida de Pamuk y Turquía son algunos hilos delicados que ayudan a formar parte de La mujer del pelo rojo. Sentimientos, ideas, reflexiones hechas palabras:

“El miedo, la soledad, la ausencia del padre son sentimientos modernos. El libro también quiere contrastar, o comparar, la individualidad con el autoritarismo, el pertenecer a un grupo comparado con la individualidad. Otro aspecto es que mientras escribía Mi nombre es rojo leí muchas historias otomanas clásicas. Una de ellas fue bastante especial, El libro de los reyes, y como la obra de Sófocles, Edipo rey, pero la diferencia es que aquí el padre mata al hijo. Eso se me quedó grabado. Pensé en escribir un ensayo comparando a Sófocles con esta obra turca donde las madres lloran y la gente intenta matarse, parecen que tratan de huir de su destino. Lo que quise con esta novela fue entrelazar toda la relación existente ente el maestro pocero y su discípulo”.

4 "Quiero escribir una novela corta"

Solo se escuchan las voces de Pamuk y Cruz.  Incluso con algunos pequeños secretos literarios del Nobel:

“Siempre he querido escribir una novela corta. La gente dice que mis novelas son muy largas. Yo veo como un desafío, un deseo autoimpuesto escribir algo corto, rápido y filosófico. Y esa es la base de esta novela”.

Orhan Pamuk conversa con Juan Cruz sobre 'La mujer del pelo rojo'.

5. "Lo bonito de escribir una novela es que rindes tributo al punto de vista de otra gente"

Casi un cuarto de siglo con esta idea dando vueltas en su cabeza, años en los cuales Pamuk habló con mucha gente antes de sentarse a escribir la novela, como hace con todas:

“A medida que uno se hace mayor el hecho de escribir no es tanto para promover ideas como situaciones que quieres entender. Cuanto más quieres entender a todo el mundo menos vas a imponer tus ideas. Lo bonito de escribir una novela es que rindes tributo al punto de vista de otra gente y lo haces de una forma más delicada. Mi trabajo, en verdad, es escuchar la voz de otras personas y compilarlas de una manera que el libro sea más que una suma de voces”.

 

Orhan Pamuk conversa con Juan Cruz sobre 'La mujer del pelo rojo'.

6. "Yo me veo más como un artesano que como un artista"

Juan Cruz quiere saber cómo hace él para transmitir en el texto esa sensación que deja en los lectores de que sus libros son algo muy especial:

“Ahora leo menos literatura y leo más libros técnicos y ensayos para una obra que preparo. Tengo libros pendientes de leer para documentarme. Al final la comunicación literaria tiene que ver con ese momento delicado de hacerle sentir algo al lector. Yo me veo más como un artesano que como un artista. Trabajo, trabajo, trabajo para ver su efecto. Uno recuerda esos momentos de lectura cuando leía a Dostoievsky o Thomas Mann, esos son para mí los grandes novelistas. Cuando terminas una novela, lo que tienes como objetivo, esa búsqueda de despertar lo espiritual. No sé si lo consigo, pero por lo que dices igual estoy consiguiendo algo.

Orhan Pamuk conversa con Juan Cruz sobre 'La mujer del pelo rojo'.

7. "Cuanto más modernos nos volvemos, más nos perdemos en la gran ciudad y nos sentimos confundidos frente a los significados de esas grandes ideas"

En el turno de preguntas del público surge la duda sobre cómo se enfrenta Pamuk a un tema tan trabajado a lo largo de los siglos:

“En la novela quiero comparar los mitos antiguos y decir o establecer que esos mitos siguen presentes y aclarar que estas historias antiguas no están superadas. Ambas historias, la de Sófocles y El libro de los reyes son clásicos. Las novelas de ideas filosóficas es muy difícill conectarlas con el mito y la realidad. Creo que el éxito está en encontrar esa conexión de los mitos esenciales y aplicarlos a la realidad. Dostoievsky es quien mejor ha logrado eso. Lo importante es el talento para hacer que ese péndulo vaya rápido, pasar de un detalle realista a la leyenda o al mito, conectar esas grandes ideas y conceptos como la amistad, la libertad, la individualidad, el peso de la historia. Eso es lo que hace la novela, lograr la fluidez de ese péndulo. Pero cuanto más modernos nos volvemos, más nos perdemos en la gran ciudad y nos sentimos confundidos frente a los significados de esas grandes ideas. Hay que buscar una transición fluida”.

“Si hay alguna cuestion moral en la novela es establecer eso y los grandes ideales que flotan en el ambiente”.

Orhan Pamuk habla sobre su novela 'La mujer del pelo rojo'.

8. "Peligra la libertad de expresión en Turquía"

Aunque Pamuk no ha querido hablar de política en este viaje a Españ él mismo scó el tema:

“Durante diez años he llevado guardaespaldas, y aunque no vivo en medio de lo terrible de la situación de Turquía preferiría vivir en un país europeo con otras políticas. La libertad de expresión está desapareciendo de Turquía e intuyo malos presagios. Algunos de mis amigos están deprimidos por esto. Por eso disfruto al ver la felicidad de la gente en Barcelona y Madrid, me gustaría ver eso en Turquía”.

9. Ser como El Bosco

La sensibilidad de Pamuk y su mirada atenta a todo lo que sucede a su alrededor se manifiesta, por ejemplo, en que cada vez que viene a Madrid va al Museo del Prado:

“Estuve en el Museo del Prado viendo El Bosco. Me gusta El Bosco, es una persona increíble. Es el novelista que a uno le gustaría ser, tener sus ideas. Lo miras y admiras su imaginación. Un pintor como El Bosco habla con tus ojos sin falta de intelecto, y eso es hermoso. Hay un sentimiento un tanto infantil cuando miras sus pinturas. Esos cuadros los estaba haciendo él a la vez que los pintores que yo reflejo en mi libro Me llamo Rojo. El Bosco es un océano infinito, sin fondo. Pienso que es increíble pensar en el arte y la literatura para conmover los corazones de las personas. Un día que estoy deprimido con ir a un museo el ánimo me cambia”.

 

10. El libro que cambió su vida

Y la última pregunta del público es la que suele ser primero para los autores: ¿Qué libro le cambió la vida?

“Mis amigos tenían alguna lectura marxista que les ha cambiado la vida. La lógica de un libro que te cambia no debería ser tan poderosa. Si cuando era joven me hubiera visto expuesto a un libro de estos, en el que la vida sale de ellos y se abalanza sobre ti, hubiera salido a buscar otro libro. Soy radical solo en la literatura, no soy demasiado radical en las ideas y una vez que uno descubre eso, los libros que cambian tu vida son los que escribí yo”.

  • Si te gustó este artículo puedes dejar un comentario en la sección que está al final de la página.
    • También puedes compartir el texto para que más personas lo lean y así nos ayudas a difundir esta revista literaria a través de nuestras cuentas de Facebook: https://www.facebook.com/WMagazin/

      o de twitter @W_Magazin

      ¡Gracias!

2 comentarios

  1. Hola Winston, es muy interesante y muchas gracias. Solo quería hacer una sugerencia, no repetiria en cada vídeo la música ya que en vez de concentrarte en la conferencia te distrae. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *