Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Aguafuertes de Picasso para el libro ‘Metamorfosis’, de Ovidio.

Ovidio, dos milenios de influencia en la pintura, la escultura y la música (2)

De Bernini a Picasso, pasando por Haydn, la influencia del poeta romano es única. WMagazín rinde homenaje a un creador irrepetible cuya luz atraviesa los tiempos con obras como 'Metamorfosis' y 'Arte de amar'

Hace dos mil años que murió uno de los escritores más fecundos para la literatura universal: Publius Ovidius Nasón, Ovidio para todo el mundo. El poeta romano, nacido en Sulmona el 20 de marzo del año 43 antes de Cristo, fue el artífice de obras capitales como Metamorfosis, en la que convirtió en una maravillosa prosa los mitos griegos para, a partir de ahí, contar la historia del mundo desde la creación hasta la deificación de Julio César; Arte de amar, una guía sobre los secretos del amor, su cortejo, su conservación e incluso qué hacer ante los desamores e infortunios; y Tristezas, testimonio de su destierro de la Roma de Augusto hasta los confines de su imperio a orillas del Mar Negro, en Tomis, actual Constanza (Rumanía).

Ovidio es la puerta de vaivén hacia el pasado clásico griego y hacia la creación de los últimos dos milenios por su efecto polinizador en todas clase de artistas. Junto a Homero y su Odisea, Ovidio es el autor más influyente en el mundo occidental. El siguiente es un breve recorrido por el arco inspirador del poeta romano.

Todo empieza aquí, en El mundo saliendo del caos:

Una luz sobre los tiempos

En el proemio de Metamorfosis anuncia que su objetivo es ofrecer un catálogo de transformaciones desde los albores del mundo hasta su época y en su epílogo anuncia que gracias a la fama él vivirá y así ha sido, pues son las Metamorfosis la obra mitográfica que mayor influjo ha ejercido en la historia de la literatura y de las artes, plásticas y musicales, desde el momento en que se difundieron en Roma hasta este momento.

Rapto de Europa, en los frescos de Pompeya.

 

Los frescos pompeyanos, casi contemporáneos de las Metamorfosis, reproducen escenas como las de Perseo y Andrómeda o el Rapto de Europa que recuerdan la descripción de Ovidio y es indudable que las “viñetas” de Narciso o de Píramo y Tisbe son directa adaptación de los pasajes ovidianos.

‘Atalanta e Hipómenes’, de Guido Rene.

 

El largo recorrido del influjo en pintura pasa por los maravillosos lienzos de Correggio, los Carracci, Tintoretto, Poussin, Guido Reni, Rubens, prefaelitas como Waterhouse, Burne-Jones, E. de Morgan, etc., Moreau…

‘Las hilanderas’, de Velázquez.

 

Las famosas Hilanderas de Velázquez son un buen símbolo de cómo el pintor conoce no sólo el argumento sino la técnica ovidiana del relato dentro del relato y utilización de sus modelos, pues sus hilanderas, símbolo de las Parcas, tejen el enfrentamiento de Aracne y Palas y el tapiz que se ve al fondo (tejido por Aracne) es el Rapto de Europa, de Tiziano.

‘Las lágrimas de Narciso’, de Pérez Villalta.

 

Hasta nuestros días se mantiene vivo el aliento ovidiano, como se ve en las Helíades de Muñoz Degrain y la Muerte de Acteón de Paul Reid, o las Metamorfosis de Guillermo Pérez Villalta, y las más recientes de Gabriel Alonso Marín o los lienzos en preparación de Antonio Martínez Mengual sobre las Tristes.

‘Rapto de Prosérpina’. de Bernini.

 

El recorrido por la escultura sería igualmente inabarcable. Baste pensar en la Dafne, el Tritón o el Rapto de Prosérpina de Bernini, hasta C. van Clève o A-M. Ottin, Paul Manship, así como las múltiples esculturas de parques y jardines, como los de Caserta en Campania o La Granja en Segovia.

En música destacan, sin duda, las 6 Sinfonías conservadas de C. D. von Dittersdorf, inspiradas en las Metamorfosis (1 Cuatro Edades, 2 Faetón, 3 Acteón transformado en ciervo, 4 Liberación de Andrómeda, 5 Castigo de los campesinos licios, 6 Fineo y sus compañeros petrificados), o las seis Metamorfosis de Benjamin Britten para óboe solo.

En la adaptación del texto, desde la primera composición operística, la Dafne de Peri-Caccini-Rinuccini, hasta Perseo e Andromeda de Salvatore Sciarrino de 1990, con Jules Laforge como intermediario, la historia de la ópera ha bebido de los mitos codificados por Ovidio. Baste recordar a Charpentier, Lully, los hermanos Joseph y Michael Haydn, Häendel, Strauss, Joseph Ibert, etcétera.

‘Eco y Narciso’, de John William Waterhouse.

 

Gracias a Ovidio contamos con maravillosos relatos como los de Pan y Siringe, Eco y Narciso, Píramo y Tisbe, Sálmacis y Hermafrodito, Filemón y Baucis, los centauros enamorados Cílaro e Hilónome (que dejaron su impronta en la Centauromaquia de Piero di Cosimo de la National Gallery de Londres), la leyenda de Ifis e Iante, los itálicos Pomona y Vertumno, la creación de Macareo correlato del Aqueménides inventado por Virgilio, como compañero de Ulises.

Triángulo amoroso de Polifemo, Galatea y Acis, de Anibal Carracci.

 

Pero, sobre todo, a Ovidio debemos la invención de los tres triángulos amorosos de Glauco, Escila y Circe; de Circe, Pico y Canente; y, muy especialmente, el de Acis, Polifemo y Galatea que tanta repercusión ha tenido en literatura, pintura, escultura y ópera”.

  • María Consuelo Álvarez Morán y Rosa Mª Iglesias Montiel son expertas en Ovidio y traductoras de su obra, además de catedráticas de la Universidad de Murcia.

Mañana: Las principales infleuncias de Ovidio en los grandes creadores.

Un comentario

  1. Estoy comenzando a leer El Arte de Amar y, me deja gratos relatos, la manifestación amatoria de la época tan pasional como en la cosmopolita actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·