Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Entrada principal del estand de Barcelona en la FIL de Buenos Aires 2019. /Cortesía Instituto Ramon Llull

Un rincón del universo de Barcelona literaria brilla en la FIL Buenos Aires

La Ciudad Invitada de Honor en la feria porteña seduce con un estand que busca el diálogo y promueve el bilingüismo a través de los 75 autores invitados y más de cien actividades en ese rincón de Barcelona y por toda Buenos Aires

Buenos Aires es un caos con promesas de lluvia. Y una fiesta que este sábado escuchó versos de Martín Fierro  y canciones de diferentes naciones mezcladas con diversos sonidos en la voz de Silvia Pérez Cruz. Fue el acto central del día dedicado a Barcelona, ciudad literaria como Ciudad Invitada de Honor en la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el escenario principal del predio La Rural.

Situado en el barrio Palermo, hasta allí llegarán, hasta el 13 de mayo, cientos de lectores en busca de sus autores favoritos, de nuevos libros por descubrir, de charlas que escuchar, de debates en los cuales participar. En el fondo de la centenaria construcción de La Rural, protegido del agua, existe un lugar que es más bien un instante: el estand de Barcelona donde las personas se sienten como en la capital catalana con su mundo bilingüe del español y catalán.

Maqueta del estand de Barcelona en la FIL de Buenos Aires 2019.

Invitación al diálogo y la literatura

Parece un laberinto de madera lo que se erige en el pabellón amarillo de la FIL Buenos Aires. Las voces de autores catalanes en uno u otro idioma suenan cercanas en este espacio de intercambios literarios que ha traído a 75 invitados: 56 autores e ilustradores, 8 especialistas del mundo de la literatura y 14 artistas como Silvia Pérez Cruz.

Una mujer lee concentrada y escribe apuntes sobre el libro que acaba de obtener: Buenos Aires Barcelona 11 mil kilómetros, once historias de catalanes y porteños que unen estas dos ciudades, una joya que aún no puede ser comprada por los visitantes. Ese espacio, entonces, se convierte en una biblioteca.

Ocho mesas redondas, blancas, impolutas, ya se empiezan a ocupar de lectores ávidos, de libreros, de editores. Alrededor se levantan paredes de madera, pero no son planas: en estas paredes hay huecos cuadrados que alojan libros y carteles en negro con las editoriales presentes.

El diálogo de literatura y personas es el objetivo del estand. Así lo dicen en el estudio Mandaruixa, creadores de ese diseño arquitectónico: que el lector pueda conectarse con un estand lleno de libros. Son doscientos metros cuadrados de literatura en español y catalán, donde ocurrirán más de cien actividades. Un espacio con más de diez mil obras y muchas voces emergentes. Los 75 invitados ya tienen los sillones blancos listos, detrás una pantalla reproduce conversaciones de escritores y escritoras catalanas, de las Islas Baleares, Andorra y la Comunidad Valenciana.

La idea del grupo catalán Mandaruixa, responsable del diseño, fue traer un pedacito de la ciudad de Barcelona Literaria a la Feria de Buenos Aires. Desde su concepción, el estand es una conversación: la pensaron catalanes y la montaron argentinos de la empresa Dodecaedro.

“El propósito principal del estand de Barcelona es dar a conocer la ciudad y su relación con la literatura, así como el intercambio cultural que hay entre Buenos Aires y Barcelona desde los años treinta”, explicó Sergio Parreño, quien codirige Mandaruixa.

No fue una tarea fácil, cuenta Parreño, porque se trataba de más de treinta sellos editoriales representados, bodegas, mostrador de información, entidades colaboradoras, textos informativos, gráfica, ventas, exposición de diez mil libros, auditorio, circulación por los cuatro lados, etcétera. Y todo esto que es tangible tuvieron que insuflarlo de la tradición literaria barcelonesa con su espíritu de diálogo y conversación multicultural.

75 escritores, ilustradores y artistas bilingües

Público en el estand de Barcelona en la FIL de Buenos Aires.

La presencia de Barcelona en la 45ª FIL de Buenos Aires la organizan el Ayuntamiento de Barcelona, el Instituto Ramon Llull, la Generalitat de Cataluña y la Fundación El Libro con el apoyo de entidades como el Gremio de Editores de Cataluña y Acción Cultural Española (AC/E).

Para que esa ciudad esté bien representada no sólo en sus autores, sino también en la arquitectura, lo que le pidieron a Mandaruixa fue un sitio abierto pero cerrado, que invite a entrar y que acoja.

Y eso es lo que se siente. Entre los escritores, profesionales del libro y artistas que han pasado por este rincón de Barcelona figuran nombres como Héctor Lozano (creador de la serie Merlí), Carlos Zanón (autor de novela negra, ganador del Premio Hammet en 2015), Jordi Sierra i Fabra (prolífico autor de literatura infantil y juvenil), Horacio Altuna (dibujante argentino en Cataluña desde 1980) y Paula Bonet (autora e ilustradora).

Y este sábado 27 de abril una presencia muy esperada fue la de la artista Silvia Pérez Cruz, una mujer atravesada por la literatura y el arte: ha musicado poemas de Maria-Mercè Marçal, Anna María Moix, Feliu Formosa o Maria Cabrera, y entre su repertorio están las versiones de Pequeño Vals Vienés, de Federico García Lorca, y Compañero, de Miguel Hernández, ambos poetas españoles. La feria abrió sus puertas gratis al concierto de Silvia Pérez Cruz que invitó a participar al argentino Juan Quintero con sonidos de percusión y luego con la guitarra al interpretar su propio tema Ayuda en el que incluye versos de El gaucho Martín Fierro, de José Hernández, el poema narrativo y símbolo argentino.

Un paseo por Barcelona

María Teresa Carbano (izquierda), presidenta de la Fundación El Libro, y Iolanda Batalle, director del Instituto Ramon Llull. /Fotografía FILBuenos Aires.

A unos pasos de este stand está montada la exposición Visite Barcelona en 32 ilustraciones. Un pasillo de alfombra roja con luces que enfocan cada una de las obras de arte que muestran partes de la capital catalana que tanto enamora a los argentinos.

Cientos de visitantes fotografían la estructura de madera y caminan, en ocasiones sin saberlo, sobre un mapa de las calles de Barcelona. El grupo Mandaruixa decidió poner sobre el suelo un plano impreso de Barcelona, marcando algunos lugares –con la forma de la baldosa hexagonal que Gaudí diseñó en 1904 para la Casa Milà– donde vivieron o actuaron algunos representantes de la literatura.

Se nota bajo los pies de los lectores el mítico barrio Eixample, un diseño de Idelfonso Cerdà, el urbanista e ingeniero catalán. Una seña de identidad. Del otro lado del estand se puede adivinar la ciudad vieja también dibujada en el suelo, con unas calles más irregulares.

Dos cilindros ilustrados terminan de dar forma al estand: uno está empapelado por revistas catalanas de festivales literarios como la BCNegra y Mon Llibre, festival de literatura infantil. El otro es una puerta antigua que podría pertenecer a cualquier edificio europeo.

“Al salir del teatro, la noche era diáfana y tibia y había en el aire una fragancia de rosas de mar, mientras el resto de Europa naufragaba en la nieve. Me sentí conmovido en aquella ciudad hermosa, lunática descrifrable”, escribió Gabriel García Márquez sobre Barcelona, cita que se puede leer en una de estas paredes de madera.

En este espacio hay saludos, diálogos, encuentros. Como si entre porteños y catalanes existiera un vínculo diferente. Quizás sea ese universo que crean los libros. O como dice en otra de las paredes: “Barcelona y Buenos Aires comparten un modo de vivir la literatura en todas sus vertientes. Y esto las une”.

Barcelona dispersa por Buenos Aires

Aunque la espina dorsal de Barcelona Ciudad Invitada está en el pabellón amarillo de la Feria del Libro su presencia se puede disfrutar en otros lugares. Repartidos por quince puntos de la ciudad de Buenos Aires hay exposiciones, conciertos e intervenciones urbanas: un grafiti literario, conciertos en bibliotecas de Buenos Aires con el coro Trilce, versionando a Joan Manuel Serrat, y algunos actos en el Casal de Cataluña de Buenos Aires.

El jueves por la noche, terminado el convulsionado acto inaugural de la Feria, donde el secretario de Cultura de Argentina fue abucheado, una gran cantidad de las personas que estaban en el público salieron directo para el estand de Barcelona, donde había copas de vino esperando. Cerca de las nueve de la noche comenzó la inauguración del estand con el anuncio de que los diez mil libros que se trajeron desde Cataluña se quedarán en Argentina.

“Traer diez mil ejemplares aquí ha sido una aventura. Es precioso pensar que estos libros que no se vendan irán a parar a las bibliotecas y al casal cultural de Buenos Aires”, dijo Iolanda Batallé, directora del Instituto Ramón Llull, que al cerrar el acto inaugural confesó que cuando llegó el miércoles y vio el estand se emocionó.

“Es una absoluta obviedad”, según Oche Califa, director Institucional y Cultural de la Fundación el Libro en el estand de Barcelona. Se refería a una pregunta que le hicieron hace unos días: ¿Por qué Barcelona es ciudad invitada? Él respondió: “Hubiese sido muy raro que pasaran unos años más y Barcelona no estuviera aquí como invitada de honor. Además una ciudad que con Buenos Aires se parecen tanto en esa energía de la producción cultural”.

El embajador de España en Argentina, Francisco Javier Sandomingo Núñez, advirtió, en su discurso, que a él nadie le había preguntado por qué Barcelona era ciudad invitada en la FIL, pero sí le consultaron algo parecido: “Me han preguntado si nos molesta que Barcelona haya sido invitada especial a la Feria. No sólo no nos molesta, sino que nos enorgullece enormemente”.

Y en aquel rincón de Barcelona en Buenos Aires se conjuga el aura legendaria de literatura de la ciudad española y el hecho de que representa más del 50% de la producción y la facturación de la industria editorial en España donde tienen sede casi trescientas editoriales. Un micromundo de literatura y voces bilingües.

La lista completa de los 56 autores y 8 especialistas del sector del libro, con sus fotos, que representan oficialmente a la capital de Cataluña la encuentras en este enlace.

Los artículos publicados hasta ahora por WMagazín son los siguientes:

Turismo literario por Barcelona Tras los pasos de escritores y libros.

Autorretratos literarios de autores emergentes de Cataluña en la Feria de Buenos Aires.

Barcelona, capital del mundo editorial en español, en Buenos Aires, capital de las librerías.

 

***

Suscríbete gratis a WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.
  • Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye coberturas de eventos importantes del libro en el mundo como puedes ver en este enlace de nuestra sección En Vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·