Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

‘Una soledad demasiado ruidosa’, de Bohumil Hrabal, la obra elegida por San Librario, de Bogotá, para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín.

‘Una soledad demasiado ruidosa’, de Bohumil Hrabal, la novela que regalaría la librería San Librario, de Bogotá

Una declaración de amor a la lectura y a la amistad protagoniza esta vez la serie de WMagazín, en compañía de Endesa, en la que libreros de España y América Latina hablan de sus títulos favoritos. Junto a la recomendación del autor checo publicamos un fragmento de la obra y algunas de sus mejores portadas en el mundo

Presentación WMagazín «Este libro es una de las historias de amor más hermosas que leído en mi vida. Una historia de amor a la lectura, a la amistad, al oficio y a aquellos amores que hemos perdido», confiesa Álvaro Castillo Granada sobre Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal (Galaxia Gutenberg). Es la novela que Castillo, de San Librario Libros, de Bogotá, ha elegido para la serie El libro que regalarían los libreros de WMagazín, en compañía de Endesa.  Una sección que da voz a los mejores prescriptores: los libreros. Una manera de apoyar a las librerías y poner en valor su recomendación y respaldar a estas ágoras culturales, a la lectura y al universo del libro, sobre todo ahora en días de restricciones por la Covid-19.

Los libreros de España, América Latina y Estados Unidos nos hablan como lectores apasionados de novelas, cuentos, poemarios, ensayos, biografías, teatro, cómic y cualquier libro de otro género que les guste tanto que regalarían simbólicamente. (Si quieres apoyar a tu librería puedes comprar esta y cualquier otra obra en Todostuslibros.com)

Cada una de estas recomendaciones le da a WMagazín y a Endesa el pie para ir más allá y mostrar el universo creativo que inspira o genera la obra citada. Así, tras el comentario de la librera o librero te damos la oportunidad de que veas desde un pasaje de la obra recomendada o escuches un track de la versión en audiolibro hasta un tráiler de la adaptación al cine o la televisión si la hubiera o una antología con las mejores portadas. Los artículos publicados en esta serie los puedes ver al final de este artículo o en este enlace.

Te invitamos a conocer los motivos por los cuales Álvaro Castillo Granada recomienda esta declaración de amor a los libros: Una soledad demasaido ruidosa:

'Una soledad demasiado ruidosa', de Bohumil Hrabal, la obra elegida por San Librario, de Bogotá, para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín.

El libro que regalarían los libreros: 'Una soledad demasiado ruidosa', de Bohumil Hrabal

Por Alvaro Castillo Granada, de librería San Librario Libros, de Bogotá.
«El día que termine la cuarentena y pueda volver a la librería, lo primero que haré será ir al estante donde están los libros de literatura universal. Buscaré la letra H. Sacaré un libro, me sentaré y lo miraré un momento: Una soledad demasiado ruidosa, de Bohumil Hrabal.
Creo que este es el libro que más he recomendado en mis 31 años de librero. Ignoro cuántos he vendido. Una vez, recuerdo, en un diciembre le vendí cien a una empresa que quería obsequiar un libro a sus clientes. Yo les sugerí este. Me creyeron. No me devolvieron ninguno.
Este ejemplar que acabo de sacar de la estantería se lo regalaré al primer cliente que entre a la librería. Al primero que regrese. Le diré:
   -Este libro es una de las historias de amor más hermosas que leído en mi vida. Una historia de amor a la lectura, a la amistad, al oficio y a aquellos amores que hemos perdido. A aquellos que continúan habitando en nosotros a pesar del tiempo. No sé cuántas veces lo he leído. En esta cuarentena lo releí una vez más en mi casa. Y me produjo lo mismo que siempre: alegría y tristeza. Una ligera brisa sobre el alma. Eres el primer lector que entra a la librería. El primero que regresa. ¡Es mi regalo de bienvenida!
Una soledad demasiado ruidosa. Bohumil Hrabal. Traducción de Monika Zgustova (Galaxia Gutenberg).
  • Librería San Librario Libros, de Bogotá. Cl. 70 #12-48, Bogotá (Colombia). Teléfono +57 301 2110568
  • sanlibrario@yahoo.com

    San Librario Libros / La diligencia de sus libros / Libros viejos, raros, curiosos…

En Facebook.

Sinopsis

Galaxia Gutenberg: Desde hace treinta y cinco años, Hanta trabaja en una trituradora de papel destruyendo libros y reproducciones de cuadros. En cada una de las balas de papel que prepara conviven libros, litografías, ratoncillos aprisionados y su propio esfuerzo. Pero para él, esos libros son mucho más que papel para prensar: son toneladas de saber que la humanidad ha ido acumulando a lo largo de los siglos y que Hanta ha ido adquiriendo con su trabajo. Mientras deambula por Praga, repasa su vida a la vez que reflexiona sobre las enseñanzas de los grandes maestros: Lao Tse, Nietzsche, Hegel o Kant.
Con la maravillosa prosa que le caracteriza, Bohumil Hrabal construye en Una soledad demasiado ruidosa, escrito cuando su obra estaba prohibida por el régimen comunista, una fábula sobre el sentido de la creación artística y literaria, sobre el amor y la soledad, la creación y la destrucción o la crueldad del tiempo que también alcana a Hanta, al que unos jóvenes obreros, gente modélica con nuevos métodos de trabajo, acaban sustituyendo.
Esta es pues la historia de un hombre dejado al margen de la sociedad que contempla con entrañable lucidez su vida y encarna a todos aquellos que desafían al tiempo que les ha tocado vivir. Uno de los textos esenciales de su autor que llegó a afirmar que sólo había vivido para escribir este libro.

Fragmento

‘Una soledad demasiado ruidosa’, de Hrabal, la obra elegida por San Librario Libros para la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín.

Una soledad demasiado ruidosa. Bohumil Hrabal. Traducción de Monika Zgustova (Galaxia Gutenberg)

Hace treinta y cinco años que trabajo con papel viejo y ésta es mi love story. Hace treinta y cinco años que prenso libros y papel viejo, treinta y cinco años que me embadurno con letras, hasta el punto de parecer una enciclopedia, una más entre las muchas de las cuales, durante todo este tiempo, habré comprimido alrededor de treinta toneladas. Soy una jarra llena de agua viva y agua muerta, basta que me incline un poco para que me rebosen los más bellos pensamientos, soy culto a pesar de mí mismo y ya no sé qué ideas son mías, surgidas propiamente de mí, y cuáles he adquirido leyendo, y es que durante estos treinta y cinco años me he amalgamado con el mundo que me rodea porque yo, cuando leo, de hecho no leo, sino que tomo una frase bella en el pico y la chupo como un caramelo, la sorbo como una copita de licor, la saboreo hasta que, como el alcohol, se disuelve en mí, la saboreo durante tanto tiempo que acaba no sólo penetrando mi cerebro y mi corazón, sino que circula por mis venas hasta las raíces mismas de los vasos sanguíneos. Por regla general, prenso unas dos toneladas por mes, y para tener fuerzas para este bendito trabajo, durante treinta y cinco años he bebido tanta cerveza que con ella se podría llenar una piscina olímpica o una buena cantidad de viveros de carpas navideñas. De esta manera, a pesar de mí mismo, me he vuelto sabio y ahora me doy cuenta de que mi cerebro es un fajo de pensamientos prensados en la prensa mecánica, mi cabeza calva es la nuez de Cenicienta, y sé bien que los tiempos en los que el pensamiento estaba inscrito en la memoria humana tenían que ser mucho más hermosos; si en aquel tiempo alguien hubiese querido prensar libros, tendría que haber prensado cabezas humanas, pero tampoco eso habría servido para nada, porque los verdaderos pensamientos provienen del exterior, van junto al hombre como su fiambrera de fideos y por eso todos los inquisidores del mundo queman los libros en vano, porque cuando un libro comunica algo válido, su ritmo silencioso persiste incluso mientras lo devoran las llamas, y es que un verdadero libro siempre indica algún camino nuevo que conduce más allá de sí mismo. Me compré una pequeña calculadora, una de esas multiplicadoras extractoras de raíces, una máquina menuda, no más grande que una cartera, y cuando reuní el valor necesario para abrir la parte de atrás con un destornillador, tuve un sobresalto de alegría porque dentro encontré una minúscula placa, no mayor que un sello, no más gruesa que diez hojas de un libro, y aparte de eso sólo aire, aire cargado de variaciones matemáticas. Lo mismo pasa cuando penetro con los ojos un buen libro, cuando despojo el texto de palabras impresas; entonces tampoco queda nada más que pensamientos irracionales que planean en el aire, que yacen en el aire, que se alimentan del aire, de la misma manera que la sangre está y al mismo tiempo no está en la sagrada forma. Hace treinta y cinco años que me dedico a envolver libros y papel viejo, vivo en un país que sabe leer y escribir desde quince generaciones atrás, vivo en un antiguo reino donde siempre ha persistido la costumbre y la obsesión de atiborrarse pacientemente la cabeza con ideas e imágenes que aportan un goce indescriptible y un dolor más grande aún, vivo envuelto entre personas dispuestas a dar incluso la vida por un paquete de ideas bien prensadas.

Perfil Bohumil Hrabal

Bohumil Hrabal, autor de ‘Una soledad demasiado ruidosa’.

Galaxia Gutenberg: Bohumil Hrabal (Brno, 1914-Praga, 1997) está considerado como uno de los mejores escritores europeos de la segunda mitad del siglo xx. Su padre adoptivo era gerente de una fábrica de cerveza en Nymburk, lugar donde Hrabal pasó su infancia y que impregnó toda su obra. Tras estudiar derecho, desempeñó diversos oficios: ferroviario durante la guerra, experiencia que reflejó en su novela Trenes rigurosamente vigilados, agente de seguros, viajante de comercio y empacador en una prensa de reciclar papel, sobre lo que escribió en Una soledad demasiado ruidosa. Inició su obra con un conjunto de poemas, publicado en 1948 y prohibido unos meses más tarde cuando el comunismo llegó al poder en Checoslovaquia. No pudo publicar su primer libro, Una perla en el fondo, hasta 1963, año en que decidió dedicarse únicamente a escribir. Junto a las ya mencionadas, destacan sus novelas Yo serví al rey de Inglaterra, Bodas en casa y La pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo, escritas casi todas ellas en la década de los setenta, cuando su obra fue de nuevo prohibida. Murió al caer desde su habitación en el quinto piso del hospital Bulovka en Praga. En sus obras reflexionó a menudo sobre la idea del suicidio. Como era su voluntad, fue enterrado en una caja de roble con la inscripción Pivovar Polná (Fábrica de Cerveza de Polná), lugar donde se conocieron sus padres.

Las mejores portadas de Una soledad demasiado ruidosa

Portadas en diferentes idiomas de ‘Una soledad demasiado ruidosa’, de Bohumil Hrabal, la obra que obsequiría San Librario en la serie El libro que regalarían los libreros, de WMagazín.
Imagen de la serie 'El libro que regalarían los libreros', de WMagazín.

Serie El libro que regalarían los libreros

Misericordia, de Pérez Galdós, la obra que regalaría la librería Los editores, de Madrid. Puedes ver la recomendación completa en este enlace.

Un día más con vida, de Kapuscinski, la obra que regalarían la librería Cálamo, de Zaragoza (España). Puedes ver la recomendación completa en este enlace.

84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, la novela que regalaría la librería Canaima, de Las Palmas de Gran Canaria. Puedes ver la recomendación completa en este enlace.

Cien años de soledad, de García Márquez, la novela que regalaría la librería Carlos Fuentes, de Guadalajara (México). Puedes ver la recomendación completa en este enlace.

Estamos en el borde, de Caroline Lamarche, es el volumen de cuentos que regalaría la librería Cervantes y compañía, de Madrid (España). Puedes ver la recomendación en este enlace.

Los pájaros, de Germano Zullo y Albertine, la obra ilustrada que regalaría la librería Rayuela Infancia, de Sevilla. Puedes ver la recomendación en este enlace.

Stoner, de John Williams, la novela que regalaría la librería Wilborada 1047, de Bogotá. Puedes ver la recomendación en este enlace.

América (o El desaparecido), de Franz Kafka es la obra que regalaría la librería Anónima, de Huesca (España).

La playa de los inútiles, de Alex Nogués y Bea Enríquez, el libro infantil que regalaría la librería Abracadabra, de Barcelona. Puedes ver la recomendación en este enlace.

El conde de Montecristo, de Dumas, el clásico que regalaría la librería La Tertulia, de La Habana (Cuba). Puedes ver la recomendación en este enlace.

…Serie en elaboración…

Serie en vídeo El libro que me acompaña:

Viaje al fin de la noche, de Céline, la novela que acompaña a Carlos Wynter. Puedes ver el vídeo de la recomendación completa en este enlace.

Bajo la red, de Iris Murdoch, la novela favorita que acompaña a Pilar Adón. Puedes ver el vídeo de la recomendación completa en este enlace.

Autorretraro con radiador, de Christian Bobin, el libro que acompaña a Alejandro Morellón. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Tibuleac, es la novela que acompaña a Marbel Sandoval. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

La saga sobre Frank Bascombe, de Richard Ford, es la obra que acompaña de Miquel Molina. Puedes ver el vídeo de la recomendación en este enlace.

…Serie en elaboración…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·