Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Vida, pensamiento y arte de Gris, Blanchard, Chillida y Tàpies más allá de ‘Intangibles’

Biografías y libros de escritos y ensayos de estos cuatro artistas españoles presentes en la exposición de Espacio Fundación Telefónica, de Madrid y ocho ciudades latinoamericanas, amplían la propuesta innovadora de la muestra y la propia concepción del arte

«Se puede actuar en campos muy variados, pero (…) lo que tienen en común todas las artes, es que están obligadas a presentar dos componentes que no pueden faltar: la poesía y una dosis de construcción; si no, no hay arte».

Estas palabras que Eduardo Chillida escribió a mano con letras mayúsculas reflejan el sentir de uno de los grandes artistas europeos contemporáneos. Una reflexión que adquiere un doble valor por lo que tiene de pensamiento y filosofía del arte y porque ayuda a comprender mejor su obra, a descifrar la ruta artística que eligió. Una en la que tiempo y espacio se funden como se puede apreciar en la exposición colectiva Intangibles. Una exposición digital de la Colección Telefónica. Aquí se explora un nuevo relato visual y diálogo entre ocho de sus artistas más significativos, sus obras y el público: René Magritte, Juan Gris, María Blanchard, Paul Devaux, Antónie Tapies, Roberto Matta, Joaquín Torre García y el propio Chillida.

Pero la exposición da un paso más allá que quizás se emparenta con la idea de Chillida de que las artes deben tener una dosis de construcción. Y más en estos tiempos de construcción entre lo analógico y lo digital e interactivo para lanzar el arte más allá de sus reglas o coordenadas habituales de tal manera que las obras de los creadores citados no están presentes físicamente, pero sí su reproducción o representaciones en diferentes formatos o performances que convierten al espectador en un sujeto activo y creativo.

Se ha buscado el mejor diseño digital para cada obra usando tecnología como la fotogrametría, el videomapping, la experiencia inmersiva y envolvente del 3D o el pintado digital. Además, trasciende el concepto espacio/tiempo al realizarse de manera simultánea en ocho ciudades: Madrid, Ciudad de México, Bogotá, Quito, Lima, Santiago de Chile, Montevideo y Mar del Plata. Un viaje que se puede visitar hasta finales de febrero de 2020.

Videoclip de la exposición 'Intanglibes', en Espacio Fundacion Telefónica, de Madrid y ocho ciudades latinoamericanas.

Precisamente sobre la relación espacio-tiempo Eduardo Chillida escribió: “Ahí [en mi estudio] me he dado cuenta de que existe el tiempo en mi escultura. Existe en una versión que no es la versión temporal corriente. Es la de un hermano del tiempo: el espacio. El espacio es un hermano gemelo del tiempo. Son dos conceptos absolutamente paralelos y similares”. Y esa experiencia se puede vivir en Intangibles porque la representación del artista español aquí es a través de poder tener la sensación de estar dentro de una de sus esculturas.

Esos pensamientos e ideas de Chillida se encuentran recogidos en el libro Escritos (La Fábrica). Textos que escribió de manera intermitente durante varios años de su puño y letra y que agrupados página a pagina dan vuelo a su obra.

Como todo lo escrito por ellos o sobre ellos. Las vidas de los artistas recogidas en libros desvelan su relación con el mundo y con el arte elegido, un detalle personal, un lugar que conocieron o cualquier otro elemento en apariencia intrascendente puede resultar decisivo a la hora de modelar el destino del creador y del arte.

La experiencia de Intangibles se puede enriquecer a través de algunas biografías. Más aún si dejamos que sean los propios artistas quienes hablen por sí mismos como es el caso de Juan Gris (presente con La guitare sur la table, 1913) en el libro Correspondencia y escritos (Acantilado), en este caso en una carta a Josep Maria Junoy en febrero de 1912:

“Trabajo siempre en tres telas que enviaré a los Independientes. Un retrato, una nature morte y un paisaje. Si no estoy demasiado precipitado para hacer el envío, ya le mandaré unas pruebas como es convenido. Las otras cosas que tengo son telas pequeñas y sin importancia para fotografiarlas. Y además ya no me gustan. Ya sabe que lo que hago me agrada justo solamente hasta el momento en que doy la última pincelada. Yo la llamo la pincelada de la muerte. En cuanto la doy el cuadro está muerto a mis ojos. Qué quiere Ud., esto me hace sufrir mucho, pero es así. Por eso pregunto a los amigos, ¿es que lo he estropeado ya? Y cuando me aseguran que no, me extraña mucho. La otra noche vino Sunyer un momento y me dijo que eran bonitas algunas cosas que le enseñé”.

Juan Gris está presente junto a otra artista española contemporánea: María Blanchard. Dos de las figuras importantes de la vanguardia que, precisamente, protagonizaron una exposición en el Museo Carmen Thyssen de Málaga (España) y que se recoge en el libro Juan Gris, María Blanchard y los cubismos (1916-1927). Un momento que cambió la historia del arte con creadores como Picasso y Braque cuyo relevo lo asumieron artistas como Gris y Blanchard. El papel esencial de esta artista santanderina, a veces eclipsado, lo recuerda el libro Primitivismo y modernismo. El legado de María Blanchard, de Xon de Ros y Peter Lange. Es una nueva lectura hecha a partir de varios escritores y críticos que combina “un enfoque feminista con un estudio detallado e histórico del primitivismo y sus implicaciones, que sitúa la creatividad femenina en el centro de la historia cultural del modernismo en vez de los márgenes donde tradicionalmente se le ha relegado. El libro será un recurso esencial para el estudio de Blanchard y un modelo para comprender la participación de las mujeres en la vanguardia”.

Esa exploración de ensanchar las artes la continuó un artista como Antoni Tápies. Su presencia en Intangibles permite al Allí el espectador entrar en las diferentes capas de una de sus obras que adquiere más sentido tras leer pasajes de su libro Blanco y negro. Ensayos:

“La obra a la cual el pintor da forma emotiva ha de estar estrechamente ligada con la ideología de las fuerzas progresivas existentes en su época. Es inconcebible que el pintor, a menos que se encierre en su torre de marfil, se considera apartado de los avances conseguidos por las otras disciplinas intelectuales: filosóficas, científicas y políticas. (….) En su tarea solitaria de experimentación solo aprenderá y será guiado por la lucha constante con los materiales que le son peculiares, por la manipulación cotidiana de esos materiales.

En todo auténtico creador se da por supuesta la meditación profunda. Pero si esta meditación no va acompañada de una lucha con la materia peculiar suya, comprobaremos que el supuesto artista no ha dado ningún paso adelante y que su obra no ha sido más que una divagación estéril, como lo es cualquier fórmula o teoría.

Los materiales por sí mismos son inertes. La capacidad emotiva de una obra de arte no depende únicamente de ellos. El artista no puede olvidar que el grado de eficacia de su creación va ligado al estado psicológico de la sociedad que con creación ve la luz”.

Esa es parte de la propuesta de Intangibles al brindar una exposición más allá de lo contemplativo que involucra la experiencia del espectador y activa su creatividad y nuevas lecturas artísticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·