Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo).

Sandra Pulido: «Esta emergencia es la posibilidad de reinventarse y replantear estrategias de mercados emergentes»

Reinvención virtual de las ferias del libro 1 / La directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá cuenta cómo se pasaron al mundo digital y cómo ha reaccionado el público

Si no pueden venir a nosotros, nosotros iremos a ustedes. Las ferias del libro empiezan o refuerzan su reinvención virtual ante el jaque en que las ha puesto el confinamiento y demás medidas sanitarias de la emergencia generada por la Covid-19. Los hábitos de consumo de cultura y ocio aceleran su cambio y amplían su público con la gente que está descubriendo el mundo online durante este tiempo inédito y en medio de la incertidumbre deja entrever una primera buena noticia:

«Esta apuesta (la FILBo virtual) nos deja grandes aprendizajes: sí hay un interés genuino por la lectura y por los libros, la gente quiere leer por Instagram, hay interesados en comentar clásicos por Twitter, y son muchos los que quieren reflexionar, conversar, opinar sobre racismo, feminismo, literatura indígena, cambio climático, ciencia, sostenibilidad, poesía o el estado de la paz en Colombia, solo por mencionar algunas temáticas de las charlas», afirma Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) en una entrevista por correo electrónico, sobre la feria virtual que se desarrolla en las fechas originales de la cita bogotana, del 21 de abril al 5 de mayo.

Tras comprobar en los primeros seis días la gran acogida de la #FilboEnCasa, Sandra Pulido constata: «Es una evidencia que somos muchos los que queremos ser arropados por las palabras, oír conversaciones que nos llenen el espíritu y el corazón; siguen siendo los libros y la literatura un lugar de refugio, de compañía, y de conversación, así estemos en cuarentena».

Esta es la historia de cómo la “librería más grande de Colombia”, porque así llamaban a la FILBo, se convirtió en un gran espacio cultural del país y Latinoamérica en su recinto ferial y ahora ha dado un salto al mundo virtual.

«Queremos identificar las oportunidades para todo el sector. Es la posibilidad de reinventarse y de replantear las estrategias entendiendo a esos mercados emergentes de negocios«, afirma Sandra Pulido Urrea. Y aunque están volcados en la exploración del mundo virtual deja claro que «el libro físico no va a desaparecer, pero tiene que encontrar cuáles son esos escenarios y, sobre todo, esos nuevos públicos que están en el ámbito digital y que escuchan lenguajes distintos».

Entonces lanza varias preguntas: «¿Cómo nos estamos comunicando con estas nuevas generaciones? ¿Qué les estamos ofreciendo? Que esta sea la oportunidad para entender y abarcar estos espacios».

Estas palabras de Sandra Pulido Urrea son resultado del asomo veloz que han tenido que hacer al futuro que se ha acelerado porque la edición número 33 de la feria bogotana debía empezar este 21 de abril en Corferias, al occidente de la ciudad. Y como no pudo ser presencial crearon una programación digital llamada LaFILBoEnCasa. (Puedes consultar en este enlace toda la programación)

Aunque la feria no renuncia a la posibilidad de que la edición de 2020 se haga como siempre: «Estamos muy pendientes de los anuncios de las autoridades y con esa información esperamos tomar pronto la mejor decisión».

Con el panorama abierto, Pulido Urrea quiso explorar la edición digital durante las fechas previstas en el mundo analógico.

«Decidimos hacer LaFILBoEnCasa porque queríamos acompañar con libros, lecturas y palabras esta cuarentena. Son momentos difíciles para todos pero creemos en el poder del diálogo y de la reflexión, y si no es este momento entonces, ¿cuándo? Hacer una feria es una apuesta por una conversación, por poner unos temas sobre la mesa, y queríamos seguir invitando a esa conversación. Y por supuesto, teníamos que encontrar la manera de visibilizar a la industria, sus novedades, sus catálogos, todo ese mundo bibliográfico del que ellos también quieren hablar y han trabajado un año para hacerlo. Lo más complicado fue tomar la decisión. Luego, todo empezó a fluir, invitados, aliados, expositores… Ya hicimos todas las pruebas técnicas y ahora nos queda confiar en la tecnología y que todo salga como lo planeamos».

Con Sandra Pulido Urrea, WMagazín abre la serie Reinvención virtual de las ferias del libro donde los directores de eventos como este y de festivales literarios y encuentros de escritores y editores analizan el horizonte ante las restricciones de reuniones masivas y su reconversión o alianza con el mundo digital (Al final de este artículo puedes consultar la programación de entrevistas).

Un pantallazo de la web de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. /WMagazín

Mientras sigue la FILBo virtual frente a su computador, la directora contesta las preguntas sobre ese futuro que ya es presente.

Winston Manrique Sabogal. ¿Cree que la pandemia del Covid-19 obliga a una reinvención de las ferias y eventos grandes del libro, no como algo puntual de este año sino con actividades ya permanentes en el mundo digital?

Sandra Pulido Urrea. Seguro que sí, esta coyuntura va a transformar nuestro quehacer cotidiano, nos tendremos que reinventar para entender estas nuevas dinámicas a mediano y largo plazo. Este primer momento de reinvención es un paso de varios que tendremos que dar. El encanto y la maravilla de una feria es el encuentro, el afecto latente por cada abrazo, es compartir con los amigos, hacer nuevos amigos… es la expresión viva del momento que todavía no sabemos como traducir a lo digital. Y por otro lado, nos plantea una oportunidad de conectarnos con miles y miles de personas que ningún salón que tenemos hoy puede recibir. Hace un año consideramos hacer una charla con un autor a distancia. Por agenda no podía venir y quisimos explorar esa posibilidad. Sentimos que no era el momento y que la gente no estaba preparada. Esta cuarentena es un avance. Ya todos nos dimos cuenta del poder que tiene estar todos conectados en un mismo momento a algo que queremos. Esa será la tarea, explorar cómo, con quién, etcétera.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué aspectos positivos tiene una feria virtual frente a una analógica? ¿O qué aspectos se podrían explotar de manera más habitual?

S. Pulido Urrea. El alcance de ida y vuelta. Poder conectar con alguien a quien no puedes traer y llevar inmediatamente contenidos a todos los países del mundo para escuchar, conversar, ofrecer y/o vender.

W. Manrique Sabogal. ¿Cómo se siente con esta primera semana de FilboenCasa? ¿Cómo ha respondido la gente?

S. Pulido Urrea. Nos propusimos llegar con libros, lecturas y conversaciones a la casa de nuestros visitantes y lo estamos consiguiendo. Ha sido muy gratificante ver la respuesta del público. Incluso en los eventos especializados hemos tenido muy buena participación. Por ejemplo, en la charla de Roger Chartier, con la que inauguramos Foros del Libro y la feria en general, logramos llegar a 123.000 personas en la transmisión al día de hoy -cifra de alcance-. Puedes ver la charla de Chartier en este enlace:

Roger Chartier, experto en el mundo del libro, durante la charla inaugural virtual de la FILBo 2020. /WMagazín

Es maravilloso leer e interactuar con quienes participan en los eventos con comentarios y preguntas. Gracias a esta respuesta del público decidimos que los eventos cerrados fueran abiertos, incluso los que estaban dirigidos a los profesionales del sector y fue una buena decisión: llegamos a más personas de las planeadas y además queda el registro para volver a él. Otra de las acciones que han agradecido mucho nuestros seguidores, es que gracias a la alianza con el instituto Nacional para Sordos, INSOR, hemos tenido la traducción en lengua de señas colombianas en algunas de las charlas.

W. Manrique Sabogal. El Covid-19 parece que ha precipitado parte del futuro hacia un mundo más digital y reinvenciones varias, ¿Cree que una de las consecuencias de esta pandemia tendrá que ver con cambios de hábitos en el mundo digital tanto en lectores como en la industria editorial? ¿Obliga a un cambio del esquema mental?

S. Pulido Urrea. El lector siempre es quien toma la decisión final, este nuevo escenario también nos ha permitido identificar esos nichos de mercado que antes no estábamos atendiendo de la mejor forma. En mi caso, a pesar de la cuarentena, sigo prefiriendo el libro impreso. El papel, pasar las hojas, ver cómo voy avanzando en la lectura, hacer anotaciones, hasta las huellas del café… esto me produce emociones que no me brinda lo digital. Ahora bien, los niños de hoy en día nacen inmersos en lo digital, ellos seguro encontrarán todo allí. Pero sí creo que a la industria le deja una lección clara, y no es idea mía, la escuché en la conversación que tuvieron la semana pasada Daniel Benchimol y Javier Celaya, los editores deben contemplar llevar sus contenidos a todos los formatos: lo digital, el audio, lo impreso. En cada escenario hay lectores y se ganará el lector, quien esté ofreciendo los contenidos en tiempo y forma. Ahora, lo llevaría también a toda la cadena: libreros, distribuidores, pero también autores y demás personas que hacen los libros posibles. Todas tendrán nuevas posibilidades para hacer su trabajo pensando en múltiples plataformas o con conexiones amplificadas.

Entre los espacios y actividades virtuales que habilita LaFILBoencasa están:

  • Programación Cultural: del 21 de abril al 5 de mayo, fechas originales de la FILBo, se realizarán cuatro actividades diarias que serán transmitidas en vivo con autores invitados, quienes abordarán distintas temáticas.
  • Clubes de lectura: desde el martes 7 de abril están abiertas las inscripciones para participar en cualquiera de los siete clubes de lectura virtuales programadas por la FILBo, uno cada día, con distintas temáticas y moderadores. Cada Club se reune virtualmente desde las 6:00 p.m. y tendrá 4 sesiones.
  • Eventos de expositores y aliados: la programación digital de los afiliados, aliados y expositores de la FILBo que esté agendada para estas fechas, se podrá visualizar en la página web de la FILBo bajo el #LaFILBoEnCasa.
  • Cartas a la FILBo: Las cartas se recibirán a través de las redes sociales de la FILBo y de Corferias con el #FILBo2020 #LaFILBoEnCasa. Las 100 primeras cartas serán puestas en un muro de la página web de la FILBo durante los días de la feria (21 de abril al 5 de mayo) y se hará una selección para tener un muro con las cartas de nuestros seguidores para la siguiente edición de la FILBo. Pueden ser misivas tradiiconales o dibujos e ilustraciones.
  • Recordemos: en esta sección se publicarán videos y audios de charlas de la FILBo 2019 y ediciones anteriores.
  • Vitrina virtual: estará disponible un listado con las tiendas virtuales de los editores, distribuidores y libreros con su oferta editorial física y digital.
Sandra Pulido Urrea, directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo).

Sandra Pulido entiende que la feria, las ferias, es un actor dentro de la cadena y ecosistema del libro. Y que cada uno de esos actores debe estar bien y ayudarse unos a otros para que ese hábitat se mantenga de la mejor manera posible.

W. Manrique Sabogal. En el ecosistema del libro las librerías parecen tener un horizonte más incierto. ¿Cree que el modelo actual de librerías lo ha jubilado de golpe esta nueva realidad?

S. Pulido Urrea. Espero que no sea un ideal negarme rotundamente a esa jubilación que planteas. Con más contundencia las librerías seguirán siendo esos lugares de encuentro, de afecto. Sin duda, el aislamiento supone revisar el modelo de negocio inmediatamente. Algunas están respondiendo más rápido que otras. Así como un editor debe pensar en publicar el contenido en todos los formatos, el librero también debe pedirlo e implementarlo. Es decir, tener libros digitales para la venta, pero a su vez usar las posibilidades de lo digital para llegar a más lectores. Si cuenta con lo necesario, un librero colombiano hoy podría vender un libro a una persona que viva en Japón.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué cree que podrían hacer las librerías tradicionales para afrontar el salto a lo digital que se acelera?

S. Pulido Urrea. Estoy segura de que muchas librerías ya están explorando las posibilidades del comercio electrónico a través de redes sociales, páginas web gratuitas, mailings. Es una obligación para poder enfrentar lo que viene, es una responsabilidad para poder sobrevivir y ellas son las primeras en saberlo. Ahora más que nunca la innovación, pensar diferente y ofrecer algo único tendrá que ser una ley. ¿Si todos los libreros están en las mismas condiciones de ofrecer las novedades o los catálogos existentes, qué beneficio tengo de comprarlo en X o Y librería? Si entro a la página, y veo que todas tienen el mismo precio bien sea vendiendo el libro físico o digital, ¿qué me hará elegir?… Seguro que los derechos y contenidos exclusivos serán una parte de la respuesta (que implica otra cosas), pero ¿será la única? Es el momento de pensar en construir comunidad, seguidores, lectores, y eso que hacen las librerías con los habitantes del barrio: aconsejarlos, apapacharlos… Eso hay que llevarlo lo digital. Pienso en las alianzas con experiencias gastronómicas, musicales, teatrales, etcétera. Ofrecer asesorías, hacer conexiones entre lecturas o autores. En fin, es una reflexión interesante para que cada una piense qué la hace única, qué la hace existir y cómo potenciar ese mensaje.

Por lo pronto el balance de la #FilboEnCasa es positivo. Para hablar de la audiencia que está generando la feria, Sandra Pulido Urrea cita tres ejemplos del domingo al final del día: La charla La literatura como lenguaje universal en tiempos de crisis donde participaron Yolanda Reyes, Alejandro Gaviria, Elmer Mendoza, en conversación con Felipe Martínez, logró diez minutos después de terminar más de treinta mil personas alcanzadas. La participación activa por Twitter de Mario Jursich para leer y comentar El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez, fue un éxito; y la lectura de dos capítulos por Instagram de la Historia oficial del amor, de Ricardo Silva, logró más de 750 personas conectadas.

Un territorio nuevo al que la Feria Internacional del Libro de Bogotá ha entrado sin miedo, como deja claro Sandra Pulido Urrea: «Todavía tenemos mucho por hacer y entender del momento que estamos viviendo. Sabemos que nos falta un largo camino que no termina el 5 de mayo. La FILBo es una célula viva que se transforma, que vive en función de los lectores y por supuesto de todos los actores de la cadena del libro«.

El futuro está más abierto que nunca. El territorio del libro a explorar en el mundo virtual sigue a la espera.

***

Serie Reinvención virtual de las ferias del libro

Con Sandra Pulido Urrea WMagazín abre la serie Reinvención virtual de las ferias del libro. En ella los directores de eventos como este y de festivales literarios y encuentros de escritores y editores analizan el horizonte ante las restricciones de reuniones masivas y su reconversión o alianza con el mundo digital. La siguiente es la programación de entrevistas con directores de ferias y festivales del libro:

4 de mayo: Oche Califa, de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en cuya fecha original del 30 de abril al 17 de mayo ha organizado una programación especial en la web.

11 de mayo: Elena Pasoli, de la Feria del Libro de Bolonia, cuya fecha original era en abril y su feria virtual se hará del 4 al 7 de mayo, aunque algunas ventanas virtuales, como compra de derechos, permanecerán abiertas hasta fin de año.

18 de mayo: Cristina Fuentes, del Hay Festival Internacional, que tenía prevista su cita, precisamente, en el lugar donde nació en Hay-on-Wye en Gales a mediados de mayo, y cuya versión online se realizará del 21 al 31 de mayo.

25 de mayo: Manuel Gil, de la Feria del Libro de Madrid, cuya fecha original era del 29 de mayo al 14 de junio.

En julio estarán presentes los responsables de eventos como Sant Jordi aplazado, en principio para el 23 de julio, y los directores del Forum Edita Barcelona, Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra; Patrici Tixis y Sergio Vila-Sanjuán, escritor y director del suplemento Cultura/s, de La Vanguardia.

Más adelante directores de ferias como Juergen Boos, de la Feria de Fráncfort, y Marisol Schulz, de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) o de Basilio Baltasar de las Conversaciones literarias de Formentor y Premio Formentor de las Letras.

***

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye entrevistas con escritores conocidos y nuevos, así como las mejores reseñas de libros en nuestra sección Recomendados y las Noticias más relevantes del mundo del libro que puedes ver en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·