La escritora estadounidense Siri Hustvedt. /Foto Mario Ettinger (Seix Barral)

Siri Hustvedt gana el Princesa de Asturias de las Letras por su diálogo interdisciplinar

Su obra "incide en algunos de los aspectos que dibujan un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista", señala el jurado. Elegimos algunos conceptos clave en la obra de Hustvedt: Arte, Feminismo, identidad, Memoria...

Siri Hustvedt (Minnesota, Estados Unidos, 1955), la escritora que ha levantado una obra literaria basada en la escritura de calidad, el arte, la ciencia y el feminismo, ha sido distinguida con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Su obra, según el jurado, es “una de las más ambiciosas del panorama actual de las letras” e “incide en algunos de los aspectos que dibujan un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista”. Se trata, añade el jurado, de “una intelectual preocupada por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea”, y así contribuye “al diálogo interdisciplinar entre las humanidades y las ciencias”.

Aunque su presencia en el mundo intelectual es desde los años ochenta, es a partir de 1992 que su nombre empieza a formar parte de los autores de referencia. En ese año publica su novela Los ojos vendados.

La memoria, la mujer, los esterotipos, la formación de la identidad son algunos de los temas. Experta en neurociencia y psicoanálisis, Hustvedt tiene como nombres de referencia a Kierkegaard, Emile Benveniste, Roman Jakobson, Mikhail Bakhtin, Freud, Lacan, Mary Douglas, Ricoeur o Julia Kristeva.

Siri Husdvedt es la esposa de Paul Auster, desde 1981, también escritor y premio Princesa de Asturias. Sobre cuándo pensó que quería dedicarse a escribir dijo en una entrevista al diario británico The Guardian lo siguiente:

La fantasía llegó cuando tenía 13 años. Estuve en Reikiavik durante un verano y nunca oscureció. Había una biblioteca completa de libros en inglés y yo era una gran lectora. De repente, tuve acceso a libros que antes eran demasiado difíciles para mí. Muchos de Dickens, Jane Eyre, Las alturas de Wuthering, Jane Austen. No podía parar. Leí la versión abreviada de El Conde de Montecristo. Leí algo de Mark Twain. Mientras leía a David Copperfield en mitad de la noche, probablemente debido a la luz que me producía insomnio por primera vez, miré por la ventana y pensé: ‘Si esto es lo que pueden hacer los libros, esto es lo que quiero hacer’. Publiqué mi primer poema en The Paris Review en 1980″.

Años después se gradúo en Columbia con una tesis sobre Charles Dickens. A partir de entonces sus temas han sido variados. Entre sus libros figuran Vivir, pensar, mirar; La mujer temblorosa o la histoira de mis nervios, Elegía para un americano. El verano sin hombres, El mundo deslumbrante, La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres, Todo cuanto amé y Recuerdos del futuro. La siguiente es una aproximación a esas ideas y conceptos en sus propias palabras:

Arte y emoción

“La emoción y el arte han tenido una larga y difícil rela­ción desde que Platón expulsó a los poetas de su República. Si bien los filósofos y los científicos siguen hablando de qué son las emociones o afectos, y de cómo funcionan, en la cultura occidental persiste una percepción de la emoción como algo peligroso que hay que controlar, sofocar y someter a la razón. La mayoría de los historiadores de arte se sienten igual de intranquilos ante la emoción y la evitan escribiendo sobre la forma, el color, las influencias o el contexto histórico. Sin em­bargo, el sentimiento no sólo es inevitable sino también cru­cial para comprender una obra de arte”, en La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres (Seix Barral).

Dickens

“Charles Dickens tiene una gran importancia en mi vida e incluso más atrás. Mi abuela noruega lo leía varias veces porque era su escritor favorito. Soy una continuadora del amor familiar hacia Dickens. Mi libro favorito suyo es uno no poco leído: Nuestro común amigo, su última novela inconclusa y que me parece una obra maestra. Dickens es uno de los más profundos indagadores en la naturaleza del yo. Su conocimiento de las ciencias de su época era brillante. Era un gran observador del ser humano y de su interior”, en la rueda de prensa en el Instituto Cervantes de Londres este 22 de mayo de 2019.

El Quijote

“El Quijote explora todas las posibilidades de la novela antes de que se hubiera inventado la novela. Me gusta también porque Cervantes es amable con su criatura, trata bien al caballero, mientras que Flaubert castiga a la pobre Madame Bovary”, en una entrevista en La Vanguardia (2019).

Familia

“La familia es donde nos convertimos en nosotros mismos – esas relaciones tempranas son cruciales para lo que queremos llegar a ser – para bien o para mal. Soy estadounidense, pero un sentimiento de alteridad formaba parte de mi crecimiento. Hablé noruego antes de hablar inglés. Mi madre es noruega. Estaba y estoy muy cerca de mi madre, que ahora tiene casi 90 años. Ella ha sido una figura amorosa en mi vida. Ella me aconsejó: ‘No hagas nada que no quieras hacer’. Fue un mensaje de resistencia, que no debe ser coaccionado en contra de su mejor juicio por parte de alguien que está tratando de ejercer poder sobre usted. Mis padres fueron muy alentadores de mi creatividad. Sabía que quería escribir desde los 13 años”, en un artículo en The Guardian.

Feminismo

“El feminismo es algo cíclico en la historia. Necesitamos el feminismo porque la historia no ha terminado. Ahora responde en buena medida a un populismo que está muy extendido en Estados Unidos pero también en España, Alemania o Europa del Este.  Creo que necesitamos el feminismo porque es una forma profunda del humanismo. Es un modo de afrontar la liberación de las restricciones impuestas por el género”, en la rueda de prensa en el Instituto Cervantes de Londres este 22 de mayo de 2019.

Ficción y Ensayo

“Para mí, ficción y no ficción son vasos comunicantes. Mi trabajo como investigadora siempre alimenta a mi tarea de novelista, y viceversa. Lo bueno de la novela es que es un organismo maleable, que logra absorber todo tipo de cosas. No debes ceñirte a un argumento implacable y puedes introducir en ella ideas contradictorias. Se trata de un formato más libre que el ensayo. He intentado introducir esa flexibilidad y ambigüedad de planteamiento a mis obras de no ficción, pero no funciona tan bien como en una novela”, en una entrevista en El País.

Género y sexo

“En El segundo sexo, Simone de Beauvoir sostenía que no se nace mujer sino que se llega a serlo. Es indudablemente cierto que los significados de la palabra se acumulan y cambian incluso en el transcurso de una sola vida. A partir de la década de 1950 se hace una distinción entre sexo y género. El primero marca la diferencia biológica entre cuerpos masculinos y fe­meninos, y el segundo engloba las ideas elaboradas por la so­ciedad de feminidad y masculinidad que varían con el tiempo y la cultura. Pero incluso esta división se ha vuelto, en teoría, complicada”, en La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres (Seix Barral).

Identidad

(No le moslesta que se refiran a ella como la esposa de Paul Auster) “Lo entiendo, no es algo personal. Tiene que ver más con la idea de que la identidad artística  de una mujer está formada por la del hombre, pero no le ocurre a ellos lo mismo. En la histoira hay muchos casos como son los de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir o Jackson Pollock y Lee Krasnerula. En mi caso, el reconocimiento ayuda a derrotar esa idea, pero eso no quiere decir que desaparezca. Y aunque en mi caso desaparezca, no les ocurre lo mismo a otras mujeres que trabajan en ese contexto”, en la rueda de prensa en el Instituto Cervantes de Londres este 22 de mayo de 2019.

Literatura

“Es el consenso cultural, que en lo literario se traduce en ese dominio de la novela realista con familias disfuncionales y un uso gramatical y de léxico no demasiado alejado del periodismo… La literatura y el arte siempre han sido resultado de la necesidad de confirmar la visión del mundo de uno; lo que ha ocurrido es que la explosión tecnológica ha generado una masa de información brutal que, irónicamente, ha consolidado una extraña mediocridad e uniformidad”, en una entrevista en El País.

Locura

“Me interesa mucho la enfermedad mental, sobre todo porque nos habla de la gente normal. Fui voluntaria cuatro años en un hospital psiquiátrico y ahora doy clases sobre el tema en una facultad de medicina. La psiquiatría, el psicoanálisis, la neurociencia y la filosofía nos explican lo que es un individuo, y cómo todos nosotros somos muy vulnerables, podemos atravesar la frontera de la enfermedad mental muy fácilmente, incluso sólo un tiempo determinado, como ocurre en la depresión. Cuando yo llegué a Nueva York, las autoridades habían abierto las puertas de los manicomios y los locos merodeaban por doquier, hurgándose las llagas, monologando, declamando versos, anunciando la ira de Yahvé o sentados en silencio por los rincones”, en una entrevista en La Vanguardia (2019).

Memoria

“La memoria es básicamente imaginación, cada vez que recordamos estamos creando, los recuerdos cambian, el pasado es frágil, sólo se graba aquello que ha ido vinculado a una emoción, no recordamos aquellas cosas que no nos importaron…. Los científicos nos dicen algo tan literario como que memoria e imaginación se miran tan profundamente que la una cae en los brazos de la otra”, en una entrevista en La Vanguardia (2019).

Novela

“Cada época tiene sus formas de expresión y sospecho que las novelas de corte decimonónico han sido sustituidas por la televisión y, especialmente, por las series. Pero la novela como tal nunca desaparecerá porque encierra todas las posibilidades del ser humano. Lo que sucede es que cambian las formas, que dependen del contexto político y social. Incluso así, estas obras crean una tradición que perdura y sigue influyéndonos, una prueba es lo que yo misma escribo”, en la rueda de prensa en el Instituto Cervantes de Londres este 22 de mayo de 2019.

Padres

“Mis padres fueron influencias gigantescas en mí. Tenía un hambre profunda de impresionar a mi padre, que era profesor e intelectual. Quería su aprobación. En uno de mis ensayos, Mi padre mismo , hablo sobre la distancia que sentía, la dificultad para llegar a él: no era una cuestión de bondad, era más una distancia paterna que no creo que fuera inusual para los hombres de esa generacion. Mi padre era un veterano: luchó en la Segunda Guerra Mundial, y creo que tuvo las cicatrices de eso, y también las cicatrices de crecer durante la depresión en los Estados Unidos en una familia rural muy, muy pobre; así que todo esto se convirtió en parte de nuestra relación”, en un artículo en The Guardian.

Pasado

“El pasado es frágil, tan frágil como quebradizos los huesos con los años, tan frágil como los fantasmas que vemos en las ventanas o los sueños que se descomponen al despertar y no dejan atrás nada aparte de una sensa-ción de inquietud o angustia, o, menos a menudo, una extraña satisfacción”, en Recuerdos del futuro (Seix Barral).

Trump, Donald

“No escondo mi desprecio y descontento. Creo que es un psicópata. LO más preocupante son los millones de personas que lo pusieron en la Casa Blanca. ¿Qué ha pasado con la cultura en la que vivo? Creo que mucha gente lo vio como un vehículo fantástico para pasar de la vergüenza al orgullo, con sus promesas de restaurar la grandeza de Estados Unidos. No sé que pasara en 2020, pero creo que cualquier cambio sería algo por lo que estar agradecido”, en la rueda de prensa en el Instituto Cervantes de Londres este 22 de mayo de 2019.

***

Suscríbete gratis a WMagazín

Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace y enviársela a otro amigo lector.

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Gracias por leernos y ayudarnos a difundir la revista que incluye las noticias más relevantes del libro en el mundo:

2 comentarios

  1. Piensa bien y claro la laureada, aunque no me agradan muchos esas migas con Lacan, la Kristeva y demás semióticos o freudianos. Trataré de leerla.

Responder a Santiago Santidrián Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·