Río Aracataca a su paso por el municipio del mismo nombre, donde nació Gabriel García Márquez. / Fotografía de Winston Manrique

Viaja a Macondo y descubre el universo maravilloso que inspiró ‘Cien años de soledad’

WMagazín rinde homenaje al medio siglo de la novela de García Márquez. Un especial con textos de sus biógrafos, testimonios de autores, fotorrelatos y múltiples temas

Tráiler del documental 'Viaje a Macondo' con WMagazín

Agosto es un mes clave en Cien años de soledad. En agosto de 1966 Gabriel García Márquez terminó de escribir esta obra clásica y es en un agosto cuando Macondo empieza su decadencia. Es la novela de la familia Buendía y su estirpe que viven en un lugar único, mítico e inolvidable: Macondo. Con un breve documental que explora ese territorio real en el cual se inspiró el Nobel colombiano, WMagazín inaugura las vacaciones literarias y el homenaje al medio siglo de Cien años de soledad, publicada el 5 de junio de 1967, en Buenos Aires.  El vídeo tendrá como prólogo un texto que relata la génesis y presencia de la palabra Macondo en la obra garciamarquiana, desde la primera vez que aparece a finales de los años cuarenta hasta su popularización en el imaginario universal con Cien años de soledad.

El siguiente es el itinerario del viaje a Macondo, del martes 1 al viernes 4 de agosto. Su único equipaje será la novela y la imaginación:

Martes, día 1: El billete de viaje a Macondo, del 1 al 4 de agosto, empezará con un breve documental de solo imagen y sonido de los lugares que inspiraron a García Márquez (Aracataca, Colombia 1927-Ciudad de México, 2014): la Costa Caribe, Aracataca y sus alrededores. Una experiencia sensorial para adentrarse en el universo de los Buendía con los ojos cerrados o abiertos. Esa primera jornada del martes la completarán un fotorrelato con las portadas de la novela en 20 idiomas, acompañadas de pasajes clave de la obra, y el análisis de los 51 cambios que el escritor introdujo en el primer capítulo tras lo publicado en el diario colombiano El Espectador, en 1965.

Miércoles, día 2: El segundo día de excursión el guía será Gerald Martin, autor de Gabriel García Márquez. Una vida (Debate) con una ponencia sobre la imbricación de la vida y la obra del escritor. Completará la jornada un fotorrelato sobre la vida del Nobel colombiano.

Jueves, día 3: La tercera jornada la abrirá Dasso Saldívar, autor de García Márquez. Viaje a la semilla, que en un vídeo dará las claves de Cien años de soledad. Al final del día, Conrado Zuluaga, autor de García Márquez. No moriré del todo ( Luna Libros), relatará cómo, cuándo y dónde fue la gestación y escritura de la novela.

 

Viernes, día 4: El cuarto y último día correrá por cuenta de una docena de escritores latinoamericanos que en un vídeo recordarán, desde Bogotá, cómo fue aquella primera lectura de la novela y qué impacto les produjo. Junto a ellos, un fotorrelato con dos biografías ilustradas especiales: Gabo. Memorias de una vida mágica (para adultos) y Un hombre llamado Gabito (para niños), ambas publicadas por Rey Naranjo Editores.

Epílogo: El sábado 5 publicaremos un fotorrelato de su obra en la Biblioteca Nacional de Colombia donde, además, se conserva la máquina de escribir donde escribió la novela, y su diploma y medalla del Premio Nobel de Literatura que recibió en 1982.

Hay un Macondo irrepetible en la cabeza de cada lector, y uno en el cual se inspiró su autor: el interior de la costa caribe colombiana, en la triangulacón que hay entre Santa Marta, Barranquilla y Aracataca, donde nació el 6 de marzo de 1927 y vivió con sus abuelos hasta los ocho años.

Un buen comienzo de vacaciones en un mes clave en Cien años de soledad, no solo porque ese verano de 1966 García Márquez la terminó de escribir, sino porque es en agosto cuando el tiempo, la soledad y el olvido comienzan a devorar Macondo, como se lee en la novela:

“Úrsula tuvo que hacer un grande esfuerzo para cumplir su promesa de morirse cuando escampara. Las ráfagas de lucidez, que eran tan escasas durante la lluvia, se hicieron más frecuentes a partir de agosto, cuando empezó a soplar el viento árido que sofocaba los rosales y petrificaba los pantanos, y que acabó por esparcir sobre Macondo el polvo abrasante que cubrió para siempre los oxidados techos de zinc y los almendros centenarios”.

Desde este martes primero de agosto quedan invitados a descubrir y explorar el universo inolvidable y eterno de Macondo.

Fotografías de Winston Manrique Sabogal

2 comentarios

  1. Muy bonito el video dedicado a Aracataca. Me ha recordado un viaje reciente que hice de ida y vuelta Bogotá-Zipaquirá. Quizás hubiera quedado mejor escuchando las opiniones de algunos cataqueños.

    1. Me alegro que te guste el vídeo, Augusto. No incluí opiniones porque ya hay muchos vídeos donde todo el mundo habla y opina de Aracataca, desde su spobladores hasta los expertos. Lo que quería era un vídeo muy sensorial en el cual el lector viera y escuchara sonidos mientras leía pasajes de la novela sin ninguna interferencia, una especie de viaje a Macondo real y literario. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *