El poeta español Francisco Brines (Valencia, 1932-2021) muere a los 89 años, 20 de mayo de 2021. /Foto de la portada del libro ‘Antología poética’ (Alianza)

Muere el poeta Francisco Brines, premio Cervantes 2020

El escritor español es uno de los máximos representantes de la llamada Generación del 50, de aquellos autores que vivieron su infancia durante la Guerra Civil y la adolescencia en la dura posguerra del franquismo

He bajado del coche
y el olor de azahar, que tenía olvidado,
me invade suave, denso.
He regresado a Elca
y corro,
no sé en qué año estoy
y han salido mis padres de la casa
con los brazos abiertos,
me besan,
les sonrío,
me miran
–y están muertos–,
y de nuevo les beso. (Reencuentro)

Francisco Brines ha muerto a los 89 años el 20 de mayo de 2021. El poeta valenciano y miembro de la Real Academia Española de la Lengua obtuvo el Premio Miguel de Cervantes en 2020, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2010 y el Nacional de las Letras Españolas en 1999. Nació el Oliva, Valencia, el 22 de enero de 1932, y ha muerto en allí mismo.

Es uno de los máximos representantes de la llamada Generación del 50, de aquellos autores que vivieron su infancia durante la Guerra Civil y la adolescencia en la dura posguerra del franquismo. Según el jurado del Premio Cervantes la obra poética de Brienes «va de lo carnal y lo puramente humano a lo metafísico, lo espiritual, hacia una aspiración de belleza e inmortalidad. Es el poeta intimista de la generación del 50 que más ha ahondado en la experiencia del ser humano individual frente a la memoria, el paso del tiempo y la exaltación vital. Francisco Brines es uno de los maestros de la poesía española actual y su magisterio es reconocido por todas las generaciones que le suceden”.

Un autor que ha enriquecido la poesía del amor con poemas como:

Conversación con un amigo

Se me ha quemado el pecho, como un horno
Por el dolor de tus palabras
Y también de las mías.
Hablamos del mundo, y desde el cielo
Descendía su paz a nuestros ojos.
Hay momentos del hombre en que le duele
Amar, pensar, mirar, sentirse vivo,
Y se sabe en la tierra por azar
Solo, inútilmente en ella.
Como si se tratase de algo ajeno
Hablamos de nosotros
Y nos vimos inciertos, unas sombras…

La belleza de la imperfección y del amar a otro hombre más allá de géneros sino por la pura naturaleza incontrolable del sentimiento la refleja en:

Cuando me han preguntado la causa de mi amor

Cuando me han preguntado la causa de mi amor
yo nunca he respondido: Ya conocéis su gran belleza.
(Y aún es posible que existan rostros más hermosos.)
Ni tampoco he descrito las cualidades ciertas de su espíritu
que siempre me mostraba en sus costumbres,
o en la disposición para el silencio o la sonrisa
según lo demandara mi secreto.
Eran cosas del alma, y nada dije de ella.
(Y aún debiera añadir que he conocido almas superiores.)

La verdad de mi amor ahora la sé:
vencía su presencia la imperfección del hombre,
pues es atroz pensar
que no se corresponden en nosotros los cuerpos con las almas,
y así ciegan los cuerpos la gracia del espíritu,
su claridad, la dolorida flor de la experiencia,
la bondad misma.
Importantes sucesos que nunca descubrimos,
o descubrimos tarde.
Mienten los cuerpos, otras veces, un airoso calor,
movida luz, honda frescura;
y el daño nos descubre su seca falsedad.

La verdad de mi amor sabedla ahora:
la materia y el soplo se unieron en su vida
como la luz que posa en el espejo
(era pequeña luz, espejo diminuto);
era azarosa creación perfecta.
Un ser en orden crecía junto a mí,
y mi desorden serenaba.
Amé su limitada perfección.

Portadas de algunos de los libros más destacados de Francisco Brines, Premio Cervantes 2020. /WMagazín

La poesía de Brines es una poesía entre el amor y la muerte «marcada por la pugna entre la infancia como ‘territorio sagrado e incólume’, Paraíso donde todo dura y donde no hay muerte, y la insoslayable y regular decepción que trae aparejada la experiencia vital», señala la editorial Alianza sello de su Antología poética (2018), desde su primer poemario Las brasas (1959), hasta La última costa (1995) y un decena de poemas publicados después pertenecientes a un libro inédito. En la antología están poemas como Con quién haré el amor:

En este vaso de ginebra bebo
los tapiados minutos de la noche,
la aridez de la música, y el ácido
deseo de la carne. Sólo existe,
donde el hielo se ausenta, cristalino
licor y miedo de la soledad.
Esta noche no habrá la mercenaria
compañía, ni gestos de aparente
calor en un tibio deseo. Lejos
está mi casa hoy, llegaré a ella
en la desierta luz de madrugada,
desnudaré mi cuerpo, y en las sombras
he de yacer con el estéril tiempo.

Vuelve la hora feliz. Y es que no hay nada
sino la luz que cae en la ciudad
antes de irse la tarde,
el silencio en la casa y, sin pasado
ni tampoco futuro, yo.
Mi carne, que ha vivido en el tiempo
y lo sabe en cenizas, no ha ardido aún
hasta la consunción de la propia ceniza,
y estoy en paz con todo lo que olvido
y agradezco olvidar.
En paz también con todo lo que amé
y que quiero olvidado.

Volvió la hora feliz.
Que arribe al menos
al puerto iluminado de la noche.

Miembro de la Real Academia Española (RAE), Brines es licenciado en Derecho, Filosofía y Letras e Historia, es doctor honoris causa por la Universidad Politécnica de Valencia y ha sido lector de Literatura Española en la Universidad de Cambridge y profesor de español en la Universidad de Oxford.

…Artículo en elaboración…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·