Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Benjamín Labatut se alía con Philip K. Dick para retratar el mundo que emerge de la pandemia en ‘La piedra de la locura’

AVANCES LITERARIOS DE VIVA VOZ El autor chileno, con títulos como 'Un verdor terrible', abre nuestra serie de verano en vídeo donde los escritores hablan en primicia de sus próximos libros y leen un pasaje. Las lecturas exclusivas y más sorprendentes del próximo fin de año en WMagazín

Presentación WMagazín ¿Es real lo que el mundo, las personas, estamos sintiendo, viendo y escuchando tras la pandemia? Los efectos y las ondas inquietantes generadas por la Covid-19 en las personas y la sociedad como conjunto son analizados por el chileno Benjamín Labatut a través de la literatura, historias reales, pensamiento y ficción en su libro La piedra de la locura que editará Anagrama en octubre de 2021. Y detrás de todo las teorías espacio-temporales de Philip K. Dick. Con esta obra de uno de los escritores latinoamericanos emergentes abrimos nuestra serie en vídeo de verano Avances literarios de viva voz de WMagazín  donde el escritor habla de su libro y lee un pasaje del mismo en primicia.

Tras su prestigioso libro Un verdor terrible (Anagrama), finalista del Booker Internacional 2021, Benjamín Labatut (Rotterdam, 1980) vuelve con un ensayo alrededor del Tiempo y del Espacio, de qué es real y qué no lo es, donde funde y juega con teorías sobre la vida como simulacro o simulación. Una sensación que desencadenó la incertidumbre y las extrañas sensaciones amordazadas por la Covid-19.

Philip K. Dick por Christopher Dombres, tomada de Flickr.

Labatut pasó su infancia en La Haya, Buenos Aires y Lima, y a los catorce años se estableció en Santiago de Chile. La Antártica empieza aquí, su primer libro de cuentos, fue publicado en México y ganó el Premio Caza de Letras 2009, concedido por la Universidad Autónoma de México (UNAM) y la editorial Alfaguar, además del Premio Municipal de Santiago en Chile. Su segundo libro, Después de la luz ( 2016 -editorial Hueders) consta de una serie de notas científicas, filosóficas e históricas sobre el vacío, escritas tras una profunda crisis personal. Su tercer libro, Un verdor terrible (Anagrama) se ha traducido a varios idiomas como el alemán por Suhrkamp (Alemania), italiano por Adelphi, francés por Éditions du Seuil (Francia) o inglés por Pushkin Press en Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y en portugués por Elsinore.

El siguiente es el vídeo, con su transcripción, en el que Labatut habla de La piedra de la locura y lee un pasaje en primicia:

El escritor chileno Benjamín Labatut lee un pasaje de su libro 'La piedra de la locura' (Anagrama).

'La piedra de la locura'

Por Benjamín Labatut

Hola, mi nombre es Benjamín Labatut. Soy autor de tres libros Un verdor terrible, Después de la luz y La Antártida empieza aquí. En otoño Anagrama publicará mi próximo libro, son dos ensayos variados en una especie de díptico titulado La piedra de la locura.

En esos textos lo que trato de hacer es hablar un poco de la textura extraña que está tomando la realidad; de cierta nueva locura o extrañeza que todos estamos empezando a sentir, algo que se está colando en la experiencia y nos hace preguntarnos continuamente si lo que vemos, pensamos y oímos es real.

Creo que en los últimos años esto se ha vuelto urgente, pero es algo que viene incubándose como todos los grandes cambios hace mucho tiempo. Lo relaciono con tres pensadores: Lovecraft, el horror atávico, el reflujo de ciertas normas antiguas y premodernas de sentir y de pensar; lo relaciono también con el logicismo, las ideas de David Hilbert, el matemático, su intento por querer atrapar todo a través de las matemáticas; y también lo relaciono con uno de mis escritores favoritos, Philip K. Dick que tuvo una especie de extraña iluminación que le permitió un poco adelantarse a esto que estamos viviendo.

Voy a leer un par de párrafos del libro:

La extracción de la piedra la locura

«En 1977 el escritor de ciencia ficción Philip K. Dick dio una charla en Metz, una ciudad al noroeste de Francia. Todavía puede encontrarse el video en Internet, la calidad del audio es terrible, y hay que esforzarse para ser sentido lo que dice, aunque en realidad lo que dice apenas hace sentido alguno.  El texto que lee se titula: Si encuentras que este mundo es malo deberías ver alguno de los otros mundos. Durante sus desvaríos nos dio un atroz presagio del extraño futuro que allá, por los años setenta, parecía estar galopando hacia nosotros. Uno que hoy habitamos por entero. Dick habla de la tensión entre la alucinación y la realidad que caracteriza toda su obra. Considera la posibilidad de que existan líneas de tiempo ortogonales, mundos paralelos que interceptan el flujo lineal del acontecer en 90 grados que luego se separan y ramifican hasta el infinito. Medita sobre el eternalismo y el bloque de Tiempo que propuso Einstein donde todos los instantes son actuales, donde no hay un pasado en el cual apoyarse, ni un futuro que conquistar. Solo un presente sin fin extendido hacia la infinidad. Habla de una deidad inmanente con mil cuerpos de Dios colgados como si fueran trajes en un clóset gigantesco. Y nos ruega que consideremos, aunque sea por un instante, a todo el cosmos como una sola entidad consciente.

Cuando parece que Dick no puede viajar más lejos en el paisaje paranoico postula una idea que hoy está a punto de volverse de sentido común a medida que la realidad muta y toma formas que desafían nuestra credulidad. A saber, nuestro mundo, esta sólida masa de roca que habitamos, no es verdaderamente real sino que debiésemos pensar en él como en un simulacro o una simulación. Lo que aterra de aquel discurso de Dick no es la idea en sí misma, después de todo esta noción del mundo como simulacro ha sido popularizada desde entonces por múltiples películas de Hollywood y muchos de nosotros desperdiciamos una buena parte de nuestros días jugando en mundos sintéticos, haciendo realidad nuestras fantasías más perversas. Lo que hace estremecer al escuchar al mejor escritor de ciencia ficción de finales del siglo XX, sentado allí, en lo alto del podio del Festival Internacional de Ficción de Metz,es que habla en serio. Dick no bromea, y se lo recuerda al público con una expresión levemente malévola en el rostro cuando dice que nuestro mundo no es real: ‘La temática de este discurso es algo que ha sido descubierto recientemente y puede que no exista en lo absoluto. Puede que yo esté hablando sobre algo que no existe. Por ende tengo absoluta libertad para decir todo y nada. En mis historias y novelas escribo sobre mundos falsos, semirreales y otros mundos privados, retorcidos y trastornados habitados por una sola persona». Dick en ningún momento tuvo una explicación teórica o consciente para mi fascinación con esta pluralidad de seudomundos. Pero ahora creo entender. Lo que yo estaba sintiendo era el abanico de realidades parcializadas y actualizadas que yacen de forma tangente a la que es, evidentemente, la más actualizada de todas: aquella sobre la cual la mayoría de nosotros está de acuerdo.

Dick había tropezado con estas y otras ideas luego de sufrir una experiencia que cambió su mente por completo. El 2 de marzo de 1974 abrió la puerta de su casa y vio a una joven que tenía un collar en forma de pez alrededor del cuello. En ese momento un destello de luz neón le atravesó el cerebro y le dijo que el Imperio Romano no había acabado nunca, que los soldados seguían cazando a los fieles en las calles de la eterna Galilea y que su pequeño hijo sufría una enfermedad mortal no diagnosticada; lo que luego fue confirmado por un médico. Ese golpe de luz desencadenó una tormenta de información que rugió dentro de su cerebro y que lo acompañó hasta el día de su muerte inspirando sus libros más radicales.

Dick pasó ocho años considerando la realidad de una manera que ninguna persona sana podría hacerlo. Tratando de explicar una experiencia que era claramente incomprensible porque no se podía ajustar a ningún esquema de pensamiento moderno. Sin embargo,  en sus sueños locos, en su maravilloso delirio, él sintió la resaca y el tirón de corrientes subterráneas que han empezado a despedazar nuestro mundo».

Este es un trozo del capítulo titulado La extracción de la piedra de la locura. En el segundo texto hablo un poco de una de las interacciones que yo he tenido con esta experiencia.

  • La piedra la locura, de Benjamín Labatut, lo editara Anagrama en octubre de 2021.

 

Avances literarios en la portada de WMagazín.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·