Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle de la portada del libro ‘Perdiendo el Edén. Por qué necesitamos estar en contacto con la naturaleza’, de Lucy Jones, de Gatopardo. /WMagazín

Cómo mejorar el medio ambiente y enamorarse de la naturaleza para salvar el planeta

Más que citar las amenazas que rondan a la Tierra y que se documentan muy bien en muchos sitios, WMagazín, con apoyo de Endesa, quiere contribuir al cuidado y preservación del mundo recordando su belleza. Mostramos a través de libros lo que aún podemos disfrutar para luchar por ello

Se suele hablar de los peligros que afronta el medio ambiente por culpa de la población. Centenares de investigaciones, informes y libros advierten muy bien de los problemas y desastres que crea la humanidad al planeta y señalan todo lo que está en riesgo y cuyos daños debemos revertir y cuidar más. Esta vez en el Día Mundial del Medio Ambiente, 5 de junio, en WMagazín, con apoyo de Endesa, queremos hablar de obras que nos recuerdan la belleza e importancia de la naturaleza, que nos recuerdan aquello que aún disfrutamos y podemos perder sino lo cuidamos, que nos invitan a potenciar nuestro compromiso y responsabilidad con la vida.

Las Naciones Unidas señala en su web: «Cada tres segundos, el mundo pierde una superficie de bosque equivalente a un campo de fútbol y, tan solo en el último siglo, hemos destruido la mitad de nuestros humedales. El 50% de nuestros arrecifes de coral ya se han perdido y para 2050, podrían desaparecer hasta el 90%, incluso si el calentamiento global se limita a un aumento de 1,5°C.

La pérdida de los ecosistemas está privando al mundo de sumideros de carbono, como los bosques y las turberas, en un momento en que la humanidad ya no puede permitírselo. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero han aumentado durante tres años consecutivos y el planeta está a un paso de un cambio climático potencialmente catastrófico.

La aparición de la COVID-19 también ha demostrado lo desastrosas que pueden ser las consecuencias de la pérdida de ecosistemas. Al reducir el área de hábitat natural para los animales, hemos creado las condiciones ideales para que los patógenos, incluidos los coronavirus, se propaguen.

Ante este gran problema, el Día Mundial del Medio Ambiente se centra en la restauración de ecosistemas con el lema «Reimagina, recrea, restaura». Restaurar los ecosistemas significa prevenir, detener y revertir este daño, pasar de explotar la naturaleza a curarla. Para ello, y precisamente en este día, arrancará el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar. Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad».

Flores silvestres. /WMagazín

WMagazín y Endesa contribuyen a este propósito desde la literatura y el pensamiento, desde la creación cultural que es memoria de lo bueno y lo malo que hacemos, pero que hoy queremos ser más proactivos y reforzar lo que no debemos perder y, sobre todo, cómo podemos enamorarnos de verdad de la naturaleza de la cual depende el medio ambiente. Estas son nuestras recomendaciones:

Mosaico de libros que recuerdan la grandeza de la naturaleza y nuestro compromiso para no perderla. /WMagazín

Cómo salvar el planeta

Despertar los sentimientos hacia la naturaleza

Biofilia. El amor a la naturaleza o aquello que nos hace humanos. Edward O. Wilson (Errata Naturae).:

Este libro recuerda la biofilia que ha desarrollado el ser humano a lo largo de su existencia y de la que muchas veces no son conscientes las personas y que es clave para las relaciones entre el ser humano y la naturaleza. Edward O. Wilson es uno de los biólogos más importantes del presente que define la biofilia como «el impulso de asociación que sentimos hacia otras formas de vida». Esta obra repasa esa biografía compartida desde hace millones de años «durante los cuales el Homo sapiens se relacionó de una manera tan estrecha con su entorno hasta crear una necesidad emocional profunda de estar en contacto íntimo y constante con el resto de los seres vivos, ya sean plantas o animales». La satisfacción de ese deseo vital, afirma Wilson, tiene la misma importancia para el ser humano que el hecho de entablar relaciones con otras personas. Este vínculo lo demuestra Wilson con la historia, la filosofía, la biología evolutiva y sus propias vivencias profesionales o cotidianas para demostrar la existencia de ese vínculo y la importancia fundamental de conservarlo. Además, propone diferentes formas para avivarlo.

Perdiendo el Edén. Por qué necesitamos estar en contacto con la naturaleza. Lucy Jones. Traducción de María Antonia de Miquel (Gatopardo).

La periodista inglesa plasma aquí una declaración de amor, alianza y hoja de recuerdos sobre la relación del ser humano con la naturaleza. Asegura que, según las estadísticas, pasamos hasta un 90 por ciento de nuestra vida entre cuatro paredes, totalmente desconectados de la naturaleza. «No obstante, esta sigue estando profundamente enraizada en nuestro lenguaje, nuestras tradiciones y nuestra conciencia. Durante siglos, las sociedades se han guiado por la intuición de que vivir en armonía con el entorno es fundamental para el ser humano. En pleno siglo XXI, coincidiendo con nuestro alejamiento de la naturaleza, ha empezado a emerger un fascinante campo de investigación científica que confirma esta intuición ancestral y demuestra la importancia del contacto con la naturaleza para nuestro bienestar psicológico o el desarrollo de nuestras facultades cognitivas y afectivas». Lucy Jones abre las puertas de la vanguardia de la biología humana, la neurociencia y la psicología, y descubre nuevas formas de entender (y reparar) nuestra relación disfuncional con la naturaleza.

El jardín como terapia

La mente bien ajardinada. La ventaja de vivir al ritmo de las plantas. Sue Stuart-Smith  (Debate)

El cuidado y contacto con un jardín, con unas planas, es el primer camino para conectar con la naturaleza desde cualquier lugar. Practicar la jardinería tiene grandes beneficios, según investigaciones recientes que demuestran su poder relajante y optimista; incluso se sabe que los jóvenes en riesgo de exclusión tienden a perseverar en el sistema educativo y los ancianos viven más y mejor. «La mente bien ajardinada es una combinación de neurociencia, literatura, historia y psicoanálisis que indaga en el secreto que muchos jardineros conocen desde siempre: el contacto con la naturaleza puede transformar radicalmente nuestra salud y nuestra autoestima».

Sue Stuart-Smith, psiquiatra, apasionada jardinera y narradora, entreteje ejemplos como el papel clave de la horticultura para su abuelo tras la Primera Guerra Mundial, la obsesión de Freud por las flores y curiosas historias clínicas de sus propios pacientes. Con todo ello, nos convence de hasta qué punto puede influirnos la conexión con los ciclos de la naturaleza de las muchas formas en que la mente y el jardín interactúan y de la idea de que hundir nuestras manos en la tierra puede ser un modo de cuidarnos a nosotros mismos.

Unidos a los árboles

Escrito en los árboles. La historia del mundo contada en anillos. Valerie Trout. Traduccion de Pedro Pacheco González (Crítica)

Para descubrir la edad de un árbol solo tenemos que contar los anillos de su tronco, pero desconocemos que en los árboles también se hallan las pistas para comprender las interacciones entre la naturaleza y las personas a lo largo de la historia. Valerie Trouet relata en este estudio desde las aldeas africanas hasta los radiactivos bosques rusos. «Combinando ciencia, historia cultural y diarios de viaje, la autora analiza los peligros naturales y artificiales que han quedado grabados en los anillos de crecimiento para comprender las dinámicas climáticas que han influido en las civilizaciones humanas durante los últimos dos milenios». Todo ello  através de relatos de piratas, faraones, marcianos, samuráis y Gengis Kan.

La planta del mundo.  Stefano Mancuso. Traducción de David Paradela (Galaxia Gutenberg)

El mundo vegetal es fascinante. Antes del primer animal las plantas ya estaban en la Tierra. Y seguramente continúen. Mancuso, reputado científico autor de varios libros de éxito como Sensibilidad e inteligencia en el mundo vegetal, El futuro es vegetal, El increíble viaje de las plantas y La nación de las plantas, recoge en esta nueva obra las relaciones y vínculos afectivos, sociales e históricos de los árboles con el ser humano. A partir de la función de algunso de esos árboles en la Historia, Mancuso crea relatos reales que son literatura ligada a la vida real y con los cuales debemos estar agradecidos. Algunos de los temas son: el papel de los árboles en la Revolución francesa o en el estudio del Sol; por qué cooperan los árboles de un bosque en vez de competir; la relación de los árboles con la música; cuál es el árbol de la sabiduría; cómo la madera de los árboles permitió resolver algunos de los crímenes más famosos; las primeras plantas que viajaron al espacio…

Aprender de los animales

Aprender a ser salvajes. Cómo las culturas animales crían familias, crean belleza y consiguen la paz. Carl Safina. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia (Galaxia Guttenberg).

En Aprender a ser salvajes el autor y etólogo Carl Safina recuerda que el ser humano no está solo en el planeta y para que este sobreviva deben vivir todas sus especies en armonía y equilibrio. Otro elemento maravilloso es la manera en que la belleza se ha convertido en una especie de estratagema de la vida para impulsar y motivar al ser humano a vivir. Muestra cómo otras especies viven en paz con la naturaleza.

«Durante siglos se ha creído que la cultura es estrictamente una hazaña humana. ¿Y si no es así? Los genes no son el único factor que hace que nos convirtamos en quienes somos. La cultura también es una forma de herencia. La cultura almacena información importante, no en el acervo génico, sino en la mente. ¿Qué sería de las distintas especies y de los individuos que las componen si los mayores no transmitieran conocimientos y habilidades como dónde encontrar agua y alimento, en quién nos podemos apoyar y quién nos puede hacer daño, cómo se organiza nuestra comunidad, cómo comunicarnos a través de la palabra, del canto o de los gestos? ¿Cómo nos adoptaríamos a los cambios constantes de nuestro entorno si nadie nos transmitiera nada?».

Acciones de verdad

Ecologismo real. Todo lo que la ciencia dice que puedes hacer para conservar el planeta y los ecologistas no te dirán nunca. J. M. Mulet (Destino).

Los daños al planeta avanzan a gran velocidad. Mientras los gobiernos toman acciones macro y globales la pregunta es qué puede hacer el ciudadano común y corriente. J. M. Mulet plantea una serie acciones para reducir nuestra huella negativa enla Tierra que responden a preguntas como: ¿Cuáles son las acciones que de verdad lo protegen? ¿Qué dieta es la más respetuosa? ¿Es mejor comprar un coche eléctrico? ¿Existe la obsolescencia programada? ¿Cómo puedo reducir la huella ecológica de mi casa o la de mis vacaciones? Se trata de ser ecologistas de verdad sin mucho esfuerzo, d emanera sencilla, sin postureo.

Fortalecer la biografía con la naturaleza

Horizonte. Barry López. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia (Capitán Swing).

Esta es una biografía especial del ser humano y la naturaleza. Es un recorrido por algunos viajes que han hecho las personas alrededor del mundo y los encuentros humanos, animales y naturales «que han dado forma a una vida extraordinaria». Barry Lopez se mueve entre seis regiones del mundo: desde el oeste de Oregón hasta el Alto Ártico, desde Galápagos hasta el desierto de Kenia, desde la bahía de Botany, en Australia, hasta las plataformas de hielo de la Antártida. En estas páginas están las búsquedas, exploraciones y/o hallazgos de los pueblos prehistóricos que cruzaron la isla de Skræling, en el norte de Canadá, un inglés de la época de la Ilustración que navegó por el Pacífico, un emisario nativo americano que encontró su camino en el aislamiento de Japón y los ecoturistas de hoy en los trópicos. «Lopez busca el significado y el propósito en un mundo roto. Un trabajo épico y revelador que expresa preocupación y frustración a la vez que ofrece humanidad y esperanza», señala la editorial.

Estrechar lazos con la biodiversidad

Una vida en nuestro planeta. David Attenborough. Traducció de Tomás Fernández Aúz (Crítica)

Este historiador de la naturaleza, ganador de premios BAFTA y Emmy, autor de varios best sellers y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2009, decidió escribir después de los 90 años un libro ejemplar en el cual repasa su interés por la naturaleza desde muy joven:

«Desde muy pequeño quedé convencido de que el conocimiento más importante era el que alcanzaba a proporcionar una idea clara del funcionamiento del mundo natural. Lo que me interesaba no eran las leyes inventadas por los seres humanos, sino los principios que regían la existencia de los animales y las plantas. No me importaba la historia de los reyes y las reinas, ni siquiera el estudio de las distintas lenguas desarrolladas por las diferentes sociedades huma-nas. Lo que deseaba era entender las verdades que habían gobernado el mundo que me rodeaba mucho antes de que la humanidad hubiera hecho acto de presencia en él».

Lamenta haber sido testigo de la pérdida de biodiversidad pero a partir de lo vivido por él mismo ha creado un documental exitoso y escrito este libro como una especie de enseñanza para conjurar el mal.»Tenemos una última oportunidad de crear el hogar perfecto para nosotros y restaurar el maravilloso mundo que heredamos. Todo lo que necesitamos es la voluntad para hacerlo

Aliados del mar

Un mar sin límites. Una historia humana de los océanos. David Abulafia. Traducción de Tomás Fernández Aúz (Crítica)

El planeta Tierra es un 70% agua, el ser humano está compuesto en un 70% de agua y venimos del mar, así es que nada mejor que estudiar nuestra historia a partir de las relaciones que hemos entablado con el mar. David Abulafia comienza con la primera comunidad marítima, los polinesios del Pacífico, que poseían intuitivas habilidades de navegación mucho antes de la invención del compás y que en el siglo I ya comerciaban entre sus lejanas islas. A partir de ahí Abulafia recorre rutas comerciales que incluyen historias por todas las regiones del planeta, civilizaciones y culturas: bretones, frisios, vikingos, los primeros europeos en llegar a Norteamérica, portugueses, españoles… Abulafia ha creado una narración sobre el ser humano y los océanos que meustran cómo las redes marítimas han llegado a formar un continuo de interacción en todo el planeta: el 90% del comercio global se realiza a través del mar.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Un comentario

  1. Buenas tardes, sigo con interés la página dede hace cierto tiempo y siempre estoy encontrando artículos que me entusiasman, como este de las relaciones con la naturaleza, la Biósfera y el ser humano, pues, soy docente del área y me he dedicado a escribir cuentos relacionados con el medio ambiente. Los he reunido en una colección que he titulado Cuentos ecologistas y quisiera saber si podría enviárselos vía e-mail en PDF, para su consideración. Si fuese así, he colocado mi correo a fin de que, por favor, me lo hagan saber. Agradecido por la atención, saludos, atte, VC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·