Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle de la ilustración de Kike de la Rubia para la portada de ‘Eterno amor’, de Pilar Adón (Páginas de Espuma). /WMagazín

Cuentos de cinco escritoras para leer de día y desvelarse de noche

De autoras consagradas como Agota Kristof a otras prestigiosas o emergentes como Marisa Madieri, Pilar Adón, Gunnhild Øyehaug y Ariadna Castellarnau coinciden esta temporada con relatos que miran de frente lo inquietante o cruel de las personas. Por un verano de cuento en WMagazín con apoyo de Endesa

Alguien dijo que los cuentos son como música de cámara. Son, también, un ejercicio de equilibrismo del escritor sobre una cuerda entre dos árboles. Sobre todo si se trata de narrar aspectos oscuros o inquietantes de personas en territorios entre lo real y el sueño y lo irreal. De desvelar aspectos del alma. En ello las escritoras son expertas. Esta temporada coinciden cinco volúmenes de cuentos que se miran de reojo unos a otros. Páginas que nos llevan a mundos interiores…

de miradas inquietantes y aceradas con Agota Kristof en Da igual;

de precisión y hondura con Pilar Adón en Eterno amor;

de niños sobre los que se ciernen amenazas con Ariadna Castellarnau en La oscuridad es un lugar;

del deseo secreto de romper con la calma con Gunnhild Øyehaug en Nudos;

y de la ilusión, desilusión y vacío con Marisa Madieri en María y otros relatos.

Son cinco escritoras que amplían la biblioteca de cuentos que se asoman en lo extraordinario o la periferia de los comportamientos humanos publicados por mujeres en los últimos años como Samanta Schweblin, María Fernanda Ampuero, Mariana Enriquez, Ariadna Harwicz, Mónica Ojeda, Giovanna Rivero, Paulina Flores, Liliana Colanzi o algunos de los recuperados en la antología Vindictas. Cuentistas latinoamericanas.

Cinco escritoras clásicas y contemporáneas de diferentes idiomas para leer de día y desvelarse de noche como se ve a continuación en WMagazín con apoyo de Endesa:

Cinco libros relevantes de cuentos escritos por mujeres y publicados en 2021. /WMagazín

Cuentos para leer de día y desvelarse de noche

Da igual. Los veinticinco cuentos despiadados de Agota Kristof

Agota Kristof. Traducción de Rubén Martín Giráldez (Alpha Decay)

Los seres humanos vistos sin filtros. La lupa puesta sobre las sombras y el lado oscuro que todos quieren ocultar y guarda crueldad, desdén, rabia, inclemencia y algún destello de esperanza. Es la mirada dura y necesaria que ofrece la escritora húngara Agota Kristof que en estos cuentos lleva a sus límites. Los escribió en su francés recién aprendido tras su exilio allí. «Son cuentos muy breves bañados en una atmósfera extraña y perturbadora, como pesadillas reveladoras, que corroboran la visión del mundo de Kristof como un lugar inseguro, hostil, en el que la desgracia puede manifestarse en cualquier momento». Los veinticinco cuentos despiadados ofrecen historias como la de una mujer que le explica al doctor que su marido se ha partido el cráneo con un hacha al caerse de la cama; un muchacho que revisa su buzón dos veces al día esperando una carta de los padres que le abandonaron al nacer, un hombre solitario que se entretiene respondiendo a las constantes llamadas telefónicas que recibe por equivocación o la de una mujer que lamenta no haber caminado nunca cogida de la mano de su padre mientras va de camino a su funeral.

Eterno amor

Pilar Adón. Ilustraciones de Kike de la Rubia (Páginas de Espuma)

La precisión de las palabras y la hondura de los afectos narrados por Pilar Adón logran en este relato, más próximo a la nouvelle, un llamado de atención al lector a su propia vida y sus relaciones. La escritora sitúa la historia en un tiempo pasado que está en este: «En una apartada residencia ubicada en la ladera de un monte vive un grupo de mujeres cuya existencia se consagra al cuidado y vigilancia de unos chicos. Nadie utiliza su nombre verdadero. Las relaciones entre ellos se basan en la eficacia de unas reglas que todos aceptan calladamente, y que marcan el ritmo de sus días. Hasta que, en esa atmósfera opresiva, acechante, la directora anuncia que va a llegar un preceptor y que tendrán que acogerle. Aunque no quieran». Eterno amor está ilustrado por Kike de la Rubia y aumenta la colección de bellos cuentos ilustrados de Páginas de Espuma.

La oscuridad es un lugar

Ariadna Castellarnau (Destino)

Pocas cosas tan inquietantes como un niño en acciones impropias de la inocencia por voluntad o empujados por la realidad. Ariadna Castellarnau crea mundos en la frontera de lo real, irreal y el sueño, o la pesadilla donde casi todo depende de una decisión ante situaciones un tanto extraordinarias. Son ocho historias, ocho vidas sobre las que se ciernen sendas amenazas de adultos. Episodios sobre una niña que se refugia en la selva huyendo de su familia y conoce a un adolescente salvaje que trata de ayudarla; dos hermanos, uno de los cuales tiene una deformidad que lo vuelve un ser fascinante, compiten entre ellos por el protagonismo familiar junto a unos padres ausentes en su rol; una pareja en una isla trata de encontrar un sentido a su vida mientras decide qué hacer con un misterioso bebé abandonado.

La oscuridad es un lugar es el segundo libro de Ariadna Castellarnau después de su destacado debut novelístico con Quema, Premio Internacional de las Américas 2016.

María y otros relatos

Marisa Madieri. Posfacio de Claudio Magris. Traducciones del italiano de Valeria Bergalli y César Palma (Minúscula)

Un fragmento del posfacio de Claudio Magris sobre este pequeño volumen de cuentos de Marisa Madieri (Fiume 1938 – Trieste 1996) es la mejor manera de presentar este libro: » En estos relatos, ilusión y desilusión, fiesta sensual de la vida y misterio de su vacío coexsiten y se entretejen continuamente. (…) En este pequeño libro hay mucha agua, mucho mar, Paisaje también de lejanía y soledad, de melancolía o de tragedia, pero, sobre todo, de plenitud y abandono, de vida compartida y vivida profundamente, como un verano glorioso e inagotable. Creo que su paisaje marino- con aquellas playas blancas, aquellas orillas suaves y ásperas, aquellas extensiones infinitas- es también una traslación de aquel már de las costas e islas adriáticas -Trieste, pero especialmente Salvatore, Rovigno, Cherso, Lussino-, que son un paisaje fundador, real y simbólico, de su historia, de l amía y de la de nuestros hijos».

Nudos

Gunnhild Øyehaug. Traducción de Bente Teigen Gundersen y Mónica Sainz Serrano (Las afueras)

Entre el deseo de que la calma continúe y de que suceda algo extraordionario se sitúan estos cuentos. El punto donde se juntan los nudos. Ese es el territorio creado por Gunnhild Øyehaug que funde, además, personajes reales dentro de mundos de fantasía y angustia. Maurice Blanchot flotando río abajo; Julio Cortázar flotando río arriba; una familia que descubre con estupor que la abuela era una persona sexualmente activa; una librera que no puede dejar de leer todo lo que pasa en clave simbólica; extraterrestres que comen perritos calientes; un ciervo que se siente infeliz en el lindero de un bosque mientras espera que algún humano lo descubra… «Entre lo tragicómico y lo surreal, lo crudo y lo sensual, esta colección de cuentos indaga en los lazos que nos unen, pero también en los nudos que nos atan», señala la editorial. Así es que por aquí se pasean en convivencia Arthur Rimbaud y Nick Cave, Roland Barthes y Harrison Ford.

 

Efemérides literarias en la portada de WMagazín.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·