Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle de la portada de ‘El olvido que seremos’ (Novela gráfica), de Tyto Alba / Héctor Abad Faciolince (Salamandra Graphic). /WMagazín

‘El olvido que seremos’, de Abad Faciolince, conquista el mundo de la novela gráfica

Una de las obras en español más destacadas del siglo XXI adquiere una nueva dimensión artística a cargo de Tyto Alba. WMagazín publica en primicia páginas de esta historia paterno filial del autor colombiano transformada en dibujos y acuarelas sobre la vida de un hombre honesto, querido y defensor de los derechos humanos que fue asesinado

Presentación WMagazín Una de las obras en español más relevantes y conmovedoras del siglo XXI se convierte en novela gráfica: El olvido que seremos, de Héctor Abad Faciolince (Salamandra Graphic). La conquista de una nueva dimensión artística está a cargo de Tyto Alba. La llegada a librerías (jueves 6 de mayo) coincide con los 15 años de publicación de la novela, en 2006, y la versión cinematográfica, de Fernado Trueba, que se podrá ver en los cines con un año de retraso debido a la pandemia Covid-19.

WMagazín publica en primicia unas páginas de este libro que recrea una relación filial con dibujos y acuarelas que enriquecen el mundo original creado por el escritor colombiano.

Tyto Alba (Cataluña, España, 1975) es autor de cómic e ilustrador autor de títulos como Dos espíritus, La casa azul, La vida, Fellini en Roma, Balthus y el conde de la Rola, trabajado con guión de otros autores (El hijo, Tante Wussi) y colaborado con escritores para adaptar sus novelas (Sudd, Sólo para gigantes). Ha recibido el premio Junceda en la categoría de cómic y el premio Ciutat de Palma.

En El olvido que seremos, Abad Faciolince (Medellín, Colombia, 1958) recrea la vida de su padre, Héctor Abad Gómez, médico y defensor de la igualdad social y los derechos humanos asesinado por los paramilitares en 1987. A partir de esa historia real, el autor recrea su vida y construye un alegato contra el terror como instrumento político. Allí da cuenta de las pequeñeces y grandezas de una familia y, al mismo tiempo, ofrece una visión amplia de la convulsa y violenta política colombiana a lo largo de varias décadas.

Esta es la penúltima adaptación de El olvido que seremos porque después de la obra original pasó a ser un documental, luego un audiolibro en la voz del propio Abad Faciolince, luego una película dirigida por Fernando Trueba que fue seleccionada en Cannes 2020 y obtuvo el Premio Goya a Mejor película iberoamericana. (puedes ver en este enlace de WMagazín la ruta exitosa de este libro en diferentes formatos).

A continuación algunas páginas de El olvido que seremos en novela gráfica, alternadas con pasajes del comienzo de la novela original:

'El olvido que seremos' (Novela gráfica), ilustrada por Tyto Alba (Salamandra Graphic).

'El olvido que seremos' (Novela gráfica), de Tyto Alba / Héctor Abad Faciolince

En la casa vivían diez mujeres, un niño y un señor. Las mujeres eran Tata, que había sido la niñera de mi abuela, tenía casi cien años, y estaba medio sorda y medio ciega; dos muchachas del servicio —Emma y Teresa—; mis cinco hermanas —Maryluz, Clara, Eva, Marta, Sol—; mi mamá y una monja. El niño, yo, amaba al señor, su padre, sobre todas las cosas. Lo amaba más que a Dios. Un día tuve que escoger entre Dios y mi papá, y escogí a mi papá. Fue la primera discusión teológica de mi vida y la tuve con la hermanita Josefa, la monja que nos cuidaba a Sol y a mí, los hermanos menores. Si cierro los ojos puedo oír su voz recia, gruesa, enfrentada a mi voz infantil. Era una mañana luminosa y estábamos en el patio, al sol, mirando los colibríes que venían a hacer el recorrido de las flores. De un momento a otro la hermanita me dijo:

—Su papá se va a ir para el Infierno.
—¿Por qué? —le pregunté yo.
—Porque no va a misa.
—¿Y yo?
—Usted va a irse para el Cielo, porque reza todas las noches conmigo.

Por las noches, mientras ella se cambiaba detrás del biombo de los unicornios, rezábamos padrenuestros y avemarías. Al final, antes de dormirnos, rezábamos el credo: «Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo visible y lo invisible…». Ella se quitaba el hábito detrás del biombo para que no le viéramos el pelo; nos había advertido que verle el pelo a una monja era pecado mortal. Yo, que entiendo las cosas bien, pero despacio, había estado imaginándome todo el día en el Cielo sin mi papá (me asomaba desde una ventana del Paraíso y lo veía a él allá abajo, pidiendo auxilio mientras se quemaba en las llamas del Infierno), y esa noche, cuando ella empezó a entonar las oraciones detrás del biombo de los unicornios, le dije:

—No voy a volver a rezar.
—¿Ah, no? —me retó ella.
—No. Yo ya no me quiero ir para el Cielo. A mí no me gusta el Cielo sin mi papá. Prefiero irme para el Infierno con él.

La hermanita Josefa asomó la cabeza (fue la única vez que la vimos sin velo, es decir, la única vez que cometimos el pecado de verle sus mechas sin encanto) y gritó: «¡Chito!». Después se dio la bendición.

Yo quería a mi papá con un amor que nunca volví a sentir hasta que nacieron mis hijos. Cuando los tuve a ellos lo reconocí, porque es un amor igual en intensidad, aunque distinto, y en cierto sentido opuesto. Yo sentía que a mí nada me podía pasar si estaba con mi papá. Y siento que a mis hijos no les puede pasar nada si están conmigo. Es decir, yo sé que antes me haría matar, sin dudarlo un instante, por defender a mis hijos. Y sé que mi papá se habría hecho matar sin dudarlo un instante por defenderme a mí.

@W_Magazin

Escritores noveles o hallazgos literarios en español que han estado presentes en WMagazín en sus cuatro años.

Cómo ser mecenas cultural de WMagazín

Hola, soy Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín.

Ahora que la revista cumple cuatro años me gustaría invitarte a que seas mecenas de WMagazín con un pequeño apoyo económico en momentos cruciales para la creación literaria, la industria del libro, el fomento de la lectura y el periodismo cultural independiente. Hay dos maneras de hacerlo:

Por  la plataforma de pago PayPal, uno de los sistemas de transacción online más seguros, o con tarjeta de crédito. Estas dos opciones aparecen en la misma ventana que se despliega en cada una de las dos opciones de apoyo arriba mencionadas. Así:

12 euros semestre
Puedes hacerlo en este enlace

 o

20 euros al año
Puedes hacerlo en este enlace

Segunda opción

INGRESO DIRECTO a la cuenta corriente de WMagazín en La Caixa (España):
ES64 2100 5518 7702 0020 4784

  • Aquí puede ser con las cantidades señaladas o cualquier otro aporte superior. Y si quieren nos escriben a info@wmagazin.com

Con tu mecenazgo ayudas a la difusión de la cultura y de la mejor información sobre literatura y el mundo del libro en un momento conyuntural para el sector. Los medios de comunicación cada vez dan muchísima menos información literaria, mientras los libros son los más eclipsados en la sobreoferta de ocio en la Red. Tu aporte económico permitirá que WMagazín siga abierto al público contribuyendo a la divulgación de este maravilloso arte y al ejercicio de un periodismo cultural independiente y de alta calidad con contenidos exclusivos en sus temas, enfoques, personajes y formatos.

Agradezco la confianza y el ánimo tan estimulante que recibimos con tus lecturas y comentarios. De ante mano, gracias por apoyar WMagazín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·