Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Detalle del pabellón de España en la Feria del Libro de Fráncfort 2022.

España reduce la importancia de América Latina en su ecosistema del libro como Invitado de honor en la Feria de Fráncfort

Escritores, editores y estudiosos lamentan la poca presencia de autores latinoamericanos con doble nacionalidad y residentes en la delegación oficial de 200 personas. Muñoz Molina recordó, en la inauguración, la gran aportación de creadores y migrantes a la literatura española de las últimas décadas. Además, el principal mercado exportador está allá

España desembarcó en la Feria del Libro de Fráncfort 2022, la más importante del mundo, con un panorama literario que muestra grandes cambios desde 1991, la última vez que fue País Invitado de Honor, pero apenas se acordó, en su delegación y programación oficial, de un cambio clave que ha contribuido a la geografía de su bibliodiversidad y mestizaje literario y como industria editorial potente que es: la literatura latinoamericana y su mercado.

La importancia e influencia de América Latina en el cambiante ecosistema literario y editorial español no es solo por el alto número de autores latinoamericanos con doble nacionalidad que viven en España en el siglo XXI (una tradición que se remonta a finales del siglo XIX, pasando por el Boom de los años sesenta y setenta) que enriquecen la literatura y pluralidad que abandera en Fráncfort, y porque cada vez hay más editoriales españolas pequeñas e independientes atentas a presentar o potenciar nombres; sino porque, en términos económicos, América Latina es el principal mercado de exportaciones editoriales (casi la mitad y amortiguó el desastre de la caída de las ventas del mercado español en la crisis económica entre 2009 y 2015) y son cada vez más las editoriales latinoamericanas que distribuyen o se instalan en este país.

El diálogo transatlántico y su mestizaje e influencia literarias en la geografía creativa española apenas se escenifica. España llegó con una delegación de cerca de 200 autores (cuatro latinoamericanos), editores, periodistas, agentes literarios, libreros, y una programación literaria de medio centenar de conferencias, entrevistas y charlas que incluye a los invitados oficiales y a quienes llevan las editoriales. El escenario es muy positivo por sus cambios en tres décadas: más escritoras, más variedad de temas, más editoriales, más librerías, más lectores, más bibliodiversidad, más integración de autores de las lenguas cooficiales, más libros de autores españoles traducidos a otros idiomas, más títulos editados, más obras exportadas, más orgullo en la propia literatura por parte de los españoles…

«Pero, es una pena que España no haya aprovechado esta Feria para reconocer, en su programa e invitados, la importancia de Latinoamérica en la construcción de su mundo del libro actual y demostrar, realmente, que es «puente con América Latina», según reza el proyecto, y de ‘Creatividad desbordante’, según el eslogan«, lamenta la editora y escritora alemana Michi Strausfeld, una de las mayores expertas en literatura latinoamericana, desde los pasillos de la Feria tras haber visitado el pabellón español y que la ha incluido entre sus invitados. Strausfeld trabajó muchos años en España, contribuyó a dar a conocer el boom latinoamericano en Europa y es autora de libros como Mariposas amarillas y los señores dictadores. América Latina narra su historia donde repasa la historia latinoamericana a través de más de 200 autores hasta el presente.

La opinión de Michi Strausfeld es compartida por editores como Philippine González-Camino y Juan Casamayor, autores como Marbel Sandoval Ordóñez y expertos como Martín Gómez; en cambio otros, como Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro, organizadora de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, no comparte esa opinión porque recuerda que el invitado es España y no la lengua española.

«Menos mal que Antonio Muñoz Molina rescató la importancia latinoamericana en su discurso de inauguración», reconoció la editora alemana. Se refiere a que el escritor español, académico de la RAE y Premio Cervantes dijo, al referirse a los cambios de su país: “Lo que sí sé, y celebro sin reserva, es que es mucho más variada y plural, en todos los sentidos. Y lo es también porque en España se hace una rica literatura en las otras lenguas igual de nuestras que no son la castellana, y porque nuestro español ibérico está siendo cada vez más enriquecido por el de quienes escriben en América Latina y publican en España y quienes forman parte de la gran emigración que en los últimos decenios ha llegado de allí, y está presente en todos los ámbitos de la vida española. Y ese es otro de los cambios formidables que han sucedido en nuestro país en estas tres décadas”.

«España es el país invitado, claro, pero hubiera deseado que el papel que ha jugado y juega la literatura de América Latina en el mundo literario español constara mejor, de una u otra forma, en esta presentación de Fráncfort», explica Strausfeld. Son muchos los escritores, añade la editora, «de casi todos los países latinoamericanos, que viven en ese país por una u otra razón y crean un mestizaje literario en dichas letras. En España los libros encuentran la traducción más fácilmente y este papel lo tiene España. Lo habrían podido escenificar en una mesa redonda, por ejemplo».

“La presencia de los autores latinoamericanos está imbricada en la programación de las diferentes mesas temáticas”, explica Elvira Marco, comisaria de España en Fráncfort. El proyecto presentado en Fráncfort, señala la web oficial, “se basa en la pluralidad lingüística, la bibliodiversidad, la innovación, la digitalización, la sostenibilidad, el valor del español como puente con América Latina, y los valores de igualdad y de diversidad de la sociedad española”. El proyecto está dirigido por el Ministerio de Cultura y Deporte a través de la Dirección General de Libro y Fomento de la Lectura, junto a Acción Cultural Española (AC/E) y la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE).

Ese diálogo o puente con América Latina apenas se refleja. El valor del idioma español que menciona la organización en España es el 10% del total de hispanohablantes aunque editorialmente es el epicentro.

La importancia de América Latina en el mundo del libro español

Pabellón de Colombia en Liber 2022, en Fira Barcelona. /Foto cortesía de Liber

Precisamente en estos días, en Casa de América de Madrid, se realiza LAT Encuentro de Editoriales Independientes Españolas donde dialogan, del 17 al 19 de octubre, sobre la realidad difícil de la literatura latinoamericana en España, más allá de los nombres conocidos y que esos sellos publican y los medios de comunicación no registran.

Es un encuentro en que “24 editores independientes están abriendo puertas a autores de América Latina, mientras Fráncfort se las cierra a través de España”, lamenta Marbel Sandoval Ordóñez, escritora colombiana autora de la trilogía Conjuro contra el olvido (Punto de Vista) que participó en la mesa Narrativa y periodismo: experiencias de doble militancia. (WMagazín publicará un reportaje sobre este encuentro).

Philippine González-Camino, editora de La Huerta Grande, atenta a los autores latinoamericanos, afirma que “algo sobre lo que hay que pensar es si a nivel institucional se está colaborando para que esa presencia de la literatura con voz latinoamericana se integre en el panorama internacional, con sus particularidades, sus voces de arraigo, su visión ‘nueva’ de nuestros propios asuntos, paisajes y realidades. Es un fenómeno ya imparable este mestizaje, y debemos reflejarlo, igual que lo es en Estados Unidos la inmigración de origen africano, por ejemplo, y tiene que estar debidamente representada en sus letras”.

Ninguno de los entrevistados por WMagazín desconoce que el despliegue de España en Fráncfort era complejo, pero que también necesitaba de más sensibilidad frente a un hecho evidente, como lo resume Juan Casamayor, editor de Páginas de Espuma que ha impulsado a los cuentistas latinoamericanos en España y Latinoamérica, desde 1999:

“Esa deficiencia de autores en la delegación oficial es una realidad dentro de lo complejo que es organizar toda la diversidad que quiere mostrar España. Quizá se podría haber hecho un repertorio más grande o diverso de la presencia latinoamericana. En España viven muchos autores de diferentes países. Lo que sí es verdad es que desde una administración pública o privada hay que atender a una realidad literaria que viene acompañada desde hace décadas en este país que es, sin pensar en fronteras ni límites ni orillas, el enriquecimiento que España está teniendo con todos los escritores y escritoras que viven en este país. A partir de ahí sumemos y, ojalá, en posteriores citas la presencia latinoamericana pueda ir creciendo”.

Los autores latinoamericanos residentes en España y con doble nacionalidad llevan varios años contribuyendo a enriquecer el panorama literario y editorial español, y del ámbito hispanohablante en general, dado que «la industria editorial española se proyecta no solo hacia España sino hacia Latinoamérica», explica Martín Gómez, consultor editorial y estudioso de la presencia latinoamericana en España y el mundo. “Son autores que se proyectan al resto del mundo con sus traducciones. Y aquí es donde la Feria de Fráncfort juega un lugar importante, donde España como invitado tiene mucho que jugarse”.

En términos económicos, las exportaciones del sector del libro español fueron de 388,91 millones de euros en 2021. Por zonas geográficas, Iberoamérica es el área principal y que exportó bienes y servicios, fundamentalmente libros, por valor de 180,66 millones de euros, casi la mitad del total. Por países, México se mantiene como primer destino de las exportaciones españolas con 62,9 millones de euros.

Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro de Argentina, expresó, desde la Feria de Fráncfort, que no comparte la polémica sobre la falta de presencia de autores y editores de Latinoamérica, «ya que es España y no la lengua española la invitada de honor. Destaco que los países de América Latina tienen su propia tradición literaria y una gran riqueza editorial que, de ninguna manera, necesita colocarse bajo la égida de España. Hasta podría leerse un sesgo colonialista en pedir que estén incluidos en la comitiva».

«La feria es una oportunidad para el sector de la edición, del libro en España», afirmó María José Gálvez, directora general del Libro y Fomento de la Lectura, durante la presentación del programa. «Una oportunidad para España en sí misma como país para enseñar al mundo, a través de esa ventana privilegiada, que es Fráncfort y que es Alemania, cómo hemos cambiado en estos 31 años, desde la última vez de nuestra participación en Fráncfort. Somos una sociedad más abierta, más democrática, más compleja, más profesional. Tenemos un sector del libro altamente creativo y con una industria editorial profesional, competitiva y que mira de tú a tú a todas las industrias editoriales de cualquier país».

España en Fráncfort

Escaparate con libros de autores españoles traducidos al alemán en la Feria de Fráncfort. /foto de Ministerio de Cultura y Deporte de España

Bajo el lema Creatividad desbordante, unos doscientos autores, traductores, editores, libreros, ilustradores y demás representantes de la industria del libro mostrarán “una España creativa y dinámica que enfoca nuevos temas, desde el cambio en los roles de género y la familia, hasta retratos vibrantes de la vida urbana en las ciudades españolas, el éxodo rural, así como reflexiones sobre el pasado, el uso de la tecnología o el cambio climático”, dijo Elvira Marco, Comisaria de España en Fráncfort, cuando se presentó el programa.

Uno de los objetivos es mostrar una España contemporánea y dinámica. “Y lo vamos a hacer —señaló Marco durante la presentación del programa—, a través de una amplia programación con una propuesta diversa y equilibrada de autores, centrada en el multilingüismo y la importancia del español como puente con América Latina”. 

En Alemania, asegura la comisaria, hay un gran interés por la actual generación de escritoras que van Sara Mesa y Aroa Moreno a Najat El Hachmi y Cristina Morales: “Los dos países comparten preocupaciones reflejadas en libros sobre la memoria histórica, la historia del terrorismo y la revisión el pasado, en general”.

La diversidad es un tema que interesa mucho, unido a la integración que viven esos autores en España, como Najat El Chatmi. La crónica urbana y la vuelta al campo con todas sus idealizaciones y dificultades que llevan a temas como la España vacía, un aspecto que también vive Alemania”.

La presencia española no se limita a los cinco días de feria. «También se hará notar a lo largo del año en toda Alemania gracias a los 200 actos culturales previstos en diferentes ciudades: teatro, la danza, flamenco, cine, fotografía, artes visuales o publicaciones especialmente diseñadas para su presentación, el programa cultural será una ventana a la creación española contemporánea. 

Este programa cultural, del que es responsable Acción Cultural Española (AC/E), muestra una rica diversidad de géneros y formatos. Isabel Izquierdo, directora de Programación de AC/E, ofreció algunos claros ejemplos de ello: “Desde las propuestas artísticas de Esther Ferrer en las Opelvillen Rüsselsheim, la exposición retrospectiva de Carlos Pérez Siquier en el Fotografie Forum Frankfurt, Doce historias en torno al arte contemporáneo español en el Frankfurter Kunstverein, la instalación Vórtice de Alicia Martín en esta sede del Instituto Cervantes o el apoyo a los artistas españoles invitados por la Documenta de Kassel, que viajarán por distintas ciudades alemanas”. También hizo referencia a las actuaciones del Niño de Elche en el Künstlerhaus Mousonturm de Fráncfort y a la de la Compañía Nacional de Danza en Bonn, “incluso se hará una presentación de un volumen monográfico de la revista Granta con narración en español y un cómic con excelentes historietas».

Pabellón La teoría de las cerezas

La teoría de las cerezas es el nombre del pabellón de España en Fráncfort, de 2.000 metros cuadrados. Es un homenaje de la escritora Carmen Martín Gaite quien en su libro El cuento de nunca acabar, se da cuenta que al narrar sucede lo mismo que al comer cerezas, detrás o engarzada a una historia viene otra, y luego otra. Bajo ese concepto fue diseñado el pabellón «como un cesto de cerezas en el que unos relatos nos lleven a otros, una novela nos presente a un cómic, un cómic a un poema, un poema a un videojuego, un videojuego a una película, una película a un ensayo, un ensayo a una biografía, una biografía a una novela otra vez… y así, de formato en formato», ha dicho Rocío Pina, de Enorme Studio, responsable del proyecto. 

El pabellón, añadió, se convertirá «en un diccionario vivo que, a modo de hipertexto, encadena palabras, lenguas y relatos. Serán las acciones de los visitantes las encargadas de transformar cada día el contenido del espacio, como un termómetro del pensamiento. Gracias a la inteligencia artificial y a distintas estaciones interactivas “las palabras —oídas, escritas y convertidas en colores— constituyen el paisaje interior del pabellón”.

El color real de la literatura española lo describió y recordó Antonio Muñoz Molina, en su discurso delante de todos:

«Y ese es otro de los cambios formidables que han sucedido en nuestro país en estas tres décadas. En ese tiempo han llegado a España casi seis millones y medio de inmigrantes, que ahora son el 14% de la población. Han venido de América Latina, de
Marruecos, de China, del Este de Europa. Un país que hace treinta años era casi del todo homogéneo ahora es uno de los más diversos de Europa. Ese cambio tan profundo ya ha empezado a reflejarse en nuestra literatura, en la que se van incorporando las voces que cuentan la experiencia de la inmigración. Y eso, como escritor y como lector, me llena de esperanza. Serán los hijos y la hijas de los inmigrantes los que impulsen una nueva edad de la literatura española. Eso ya está sucediendo en toda Europa, y es uno de los mejores antídotos contra los viejos fantasmas europeos del nacionalismo y la xenofobia. Educación pública y justicia social son las condiciones necesarias para que no se malogre el talento. Educación pública, justicia social, buenas bibliotecas, y también un grado máximo de libertad de expresión y libertad de espíritu».

***

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín en este enlace.

Te invitamos a ser mecenas de WMagazín y apoyar el periodismo cultural de calidad e independiente, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Para quienes conocen poco o nada WMagazín el siguiente es un Fotorrelato de la revista:

Descubre aquí las secciones de WMagazín.

Diferentes ferias y festivales del libro en la portada de WMagazín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·