Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Boris Karloff en la película ‘Frankenstein’, de James Whale, basada en la novela homónima de Mary Shelley. /WMagazín

‘Frankenstein’, 90 años del monstruo del futuro en el cine

CINE CLUB LITERARIO Con la película de James Whale, de 1931, basada en una pieza teatral inspirada en la novela clásica de Mary Shelley, abrimos nuestro sesión veraniega de buenos largometrajes que celebran una efeméride importante y su origen es un libro

Frankenstein nació en el frío y oscuro verano de 1816, hace 205 años. Lo creó Mary Shelley durante una visita a Lord Byron en su casa de Villa Dodoti a orillas del lago de Ginebra (Suiza). Fue en el llamado año del verano que nunca llegó por haber sido un tiempo más invernal que cálido por culpa de la erupción del Tambora en Indonesia en 1815 y cuya nube volcánica alteró el clima de aquel tiempo durante varios meses. Byron había invitado al poeta Percy Bysshe Shelley y a su esposa Mary y estaba allí también su amigo John William Polidori. En uno de esos días grises de junio, Byron los retó a escribir una historia de fantasmas y miedo como las que estaban de moda. Mary Shelley concibió así una criatura hecha de diferentes partes humanas en un relato que tituló El sueño. Polidori creo El vampiro, nacimiento de otro gran mito; P. B. Shelley escribió Los asesinos y Byron El entierro.

Año y medio después, en enero de 1818, Mary Shelley (1797-1851) amplió aquella historia y publicó Frankenstein. Aquel relato lo convirtió en una novela inquietante que se asoma a la modernidad donde el ser humano juega a ser dios, plantea problemas sobre la ética y la moral de la ciencia, se adelanta a los pensamientos filosóficos sobre la relación del hombre con la vida y la muerte. Una novela gótica con adn existencialista y futurista.

La historia de este ser hecho de trozos de otras vidas empezó a ir de boca en boca y el alcance de su significado fue muy importante en un mundo que se abría a la ciencia y la tecnología con muchas dudas y temores y la filosofía replanteaba preguntas y relaciones. Un mundo empeza a irse y otro a llegar.

La criatura de Shelley ya desvelaba en las noches de algunas personas, pero su gran salto al imaginario universal se dio en 1931 con la adaptación al cine. Hace 90 años el doctor Frankenstein y su criatura alcanzaron realmente la categoría de mito por su alcance visionario en esta película dirigida por James Whale y protagonizada por Boris Karloff como Frankenstein y Colin Clive como el doctor Frankenstein.

Te invitamos a nuestra sesión de Cine club literario de verano con la novela de Mary Shelley convertida en doble clásico: primero ocm olibro y luego como película. Nos acercamos a ella con una reseña y su tráiler y un pasaje de la novela:

La película 'Frankenstein', de James Whale, de 1931, se basa en una obra de teatro inspirada en la novela homónima de Mary Shelley.

'Frankenstein', de Mary Shelley, asusta en el cine desde 1931

Frankenstein y el eslogan de El hombre que hizo al monstruo, como reza uno de sus carteles, se basa en la obra de teatro de Peggy Webling inspirada, a su vez en la novela homónima de Mary Shelley. La adaptación del guion la hicieron Francis Edward Faragoh y Garret Fort. Se habla que dentro de sus influencias cinematográficas estarían Drácula, protagonizada por Bela Lugosi; El Golem, El gabinete del doctor Caligari y Metrópolis, todas de los años 20 del siglo XX.

La pelícual de Universal Pictures se estrenó el 21 de noviembre de 1931 con gran expectativa teniendo como referencia la estela de la novela. Las críticas cinematográficas fueron positivas y la acogida del público fue buena. Su popularidad abrió la puerta a una serie de películas sobre el monstruo, como La novia de Frankenstein, de 1935. La última vez que Karloff encarnó a Frankenstein fue en 1962 en la comedia de televisión Route 66.

La novela de Shelley

La novela narra la historia del joven y ambicioso médico Frankenstein que decide crear un ser con partes de otros muertos. Su criatura escapa y tras varias escenas el pueblo termina buscándolo y ya en el molino se encuentra con su creador a quien termina tirándolo desde lo alto. La gente prende fuego al molino con el monstruo dentro.

Pasaje de la creación de Frankenstein, de la traducción de Juan Valdés en la edición de Lunwerg:

«Me tiemblan las manos ahora y siento deseos de llorar al recordarlo; pero en aquel entonces un impulso irrefrenable y casi frenético me obligaba a continuar adelante; era como si hubiera perdido el alma o la sensibilidad para todo excepto para lo que perseguía. En realidad fue como un estado de trance pasajero que, cuando aquel antinatural estímulo dejó de actuar sobre mí, sólo me procuró una renovada y especial sensibilidad tan pronto como regresé a mis viejas costumbres. Recogí huesos de los osarios y profané con mis impúdicas manos los secretos del cuerpo humano. En una sala solitaria —o más bien en un desván, en la parte alta de una casa, y separado de los otros pisos por una galería y una escalera— preparé el taller para mi repugnante creación; mis ojos se salían de sus órbitas y se clavaban en los diminutos detalles de mi trabajo. Los quirófanos y el matadero me proporcionaban la mayor parte de mis materiales, y a menudo sentía que a mi naturaleza humana le repugnaba aquella ocupación, pero, aun apremiado por la ansiedad que constantemente me acuciaba, proseguí con el trabajo hasta que prácticamente le di fin.

Pasaron los meses de verano y yo seguía enfrascado, en cuerpo y alma, en mi único objetivo».

El cine basado en la literatura en la portada de WMagazín.

Suscríbete gratis a la Newsletter de WMagazín

  • Si te gusta WMagazín puedes suscribirte gratis a nuestra Newsletter en este enlace.
  • INVITACIÓN Puedes ser mecenas literario de WMagazín, es muy fácil, las indicaciones las puedes ver en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·