Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural Apoya a WMagazín como mecenas cultural

Las escritoras Isabel Allende (arriba) y Elvira Lindo en el estudio de grabación leyendo sus obras para sus audiolibros. /Imágenes cortesía PRH y Planeta /WMagazín

Los audiolibros leídos por sus escritores aumentan y dan más impulso y popularidad a este formato

Isabel Allende, Rosa Montero, Alejandro Zambra, Eduardo Sacheri, Elvira Lindo, Santiago Roncagliolo... Cada vez son más los autores que leen sus propias obras y enriquecen y recuerdan la diversidad de la lengua española. Un modelo que conquista al público que siente que recibe una verdad única. El confinamiento ha permitido que más gente se acerque al audiolibro

El audiolibro sigue su consolidación en el mercado editorial con una apuesta fuerte para atraer más audiolectores: obras leídas por sus propios escritores. Y hay más, porque en el caso del idioma español aprovechan la variedad de acentos de los veinte países hispanohablantes para enriquecer el catálogo, empatizar con la audiencia a través de la diversidad de acentos y transmitir la verdad de un texto con la propia voz del autor en narrativa, pero sobre todo en ensayo, no ficción y géneros autobiográficos y más personales.

Una de las grandes tendencias literarias es escuchar leer sus obras a Isabel Allende, Rosa Montero, Alejandro Zambra, Jesús Carrasco, Elvira Lindo, Eduardo Sacheri, Elsa Punset, Santiago Roncagliolo, Elvira Sastre, Víctor Manuel, Ildefonso Falcones, Chantal Maillard, Espido Freire, Héctor Abad Faciolince, Sandra Barneda, Ousman Umar, Andrés Neuman… y pronto a escritoras como Marta Sanz.

Ellos se suman a un catálogo de audiolibros leídos por voces profesionales de actores reconocidos de la televisión, el cine, el teatro y la radio. Es el penúltimo paso del audiolibro, tres años después de su gran desembarco en España y Latinoamérica. Además de que ha salido reforzado del periodo de confinamiento por la covid-19 en el que muchos lo han descubierto.

Los dos grandes grupos editoriales en español, Planeta y Penguin Random House, se han volcado en este formato y ampliado sus equipos tanto en España como en países latinoamericanos donde, incluso, han creado estudios de grabación. Lo mismo hacen empresa como la sueca Storytel que, además de comercializar audiolibros, graba los de los de muchas editoriales pequeñas y medianas que no se pueden permitir tener su propio departamento. (artículo Big bang del audiolibro en español)

En 2020 el mercado del audiolibro, según el estudio de Prodigioso Volcán en colaboración con la empresa de investigación de mercados SEIM, fue dominado por tres grandes plataformas, según el análisis de Dosdoce.com: cada una de ellas con uno de cada cuatro usuarios: Google Play Books (25,8%), Spotify (24,5%) y AudioBooks (21,8%) de los usuarios españoles a través de un servicio de suscripción. El resto de la tabla se reparte entre Audible (13,1%), Apple Books (12,7%), Storytel (12,3%), o iVoox (10,3%).

Grupo Planeta y Grup62àudio y Penguin Random House comparten la misma filosofía de tratar de que los libros de No ficción sean leídos por sus propios autores. «Especialmente si están escritos en primera persona», explica Ángela Álvarez, directora de Penguin Random House Audio (Megustaleer Audiolibros). En cambio, añade Álvarez, «los audiolibros de ficción funcionan mejor cuando son leídos por actores o narradores expertos, que disponen de mayores recursos dramáticos para construir ese mundo de ficción y a sus personajes».

Que un autor grabe su libro es un plus muy apreciado. Laura Guilera, responsable del catálogo digital del Grupo Planeta (Audiolibro de Planeta), lo explica: «El hecho de que grabe el autor compensa con creces, pues esa lectura aporta una veracidad y una cercanía que difícilmente va a conseguir otra persona que no haya escrito el texto. Además, ofrece un valor perdurable en el tiempo de testimonio auditivo del autor».

Los autores suelen participar en todo el proceso del audiolibro, desde la sugerencía de voces y el cásting en caso de que no lean ellos, hasta clases para hacerlo lo mejor posible cuando ellos leen sus propias obras.

En el departamento de Producción, lo primero que hacen es pensar en qué estudio puede desarrollar mejor la grabación… «tanto por motivos obvios, como es el lugar de residencia, como por la sintonía que debe establecerse entre estudio y autor para que la grabación sea lo más satisfactoria para todos», señala Guilera. Reconoce que grabar un audiolibro requiere de mucho tiempo, paciencia y esfuerzo.

La importancia de los narradores, tiene mucha relevancia por varias razones, explica Georgina Solé, de Storytel: “1, que el narrador sea conocido/celebrity o mediático, para poder tener hueco en prensa, y 2, que el propio autor, si es conocido o es ganador de algún premio, narre parte o en su totalidad el libro, por la misma razón. Y si se unen un autor conocido y un narrador celebrity, tenemos el pack completo para prensa y público”.

Cada día más editoriales independientes y medianas y pequeñas se suman al audiolibro. Anagrama acaba de incorporarse. Lleva lleva seis títulos, les encanta la idea y, en la medida de lo posible, lo prueban porque creen que “le da un plus súper interesante al audio, ya que no hay una reinterpretación de la obra, es el propio autor que la lee como suena en su cabeza”, relata Rafael Luna, de director de Marketing y Negocio Digital de Anagrama (Audiolibros Anagrama).

Todos los responsables de los departamentos de audiolibros aclaran que los escritores no son actores ni profesionales del audio, por lo tanto no todos pueden hacerlo y lo que prima, al final, es que la calidad del producto.

La decisión sobre la voz y el acento que va a usarse en cada narración es una de las más relevantes que toma el editor, y debe hacerlo de forma muy consciente”, afirma Eva Güell, consultora de negocio digital y exresponsable digital en Planeta y Anagrama.

Si bien es cierto, recuerda Güell, que el autor como narrador añade un valor al audiolibro como testimonio y puede resultar más atractivo comercialmente, también hay inconvenientes: “El doblaje y la narración de audiolibros requiere conocimientos técnicos específicos, y si no se trata de un autor con experiencia en este campo, puede no ser la decisión más adecuada. La novela y el cuento son los géneros sensibles, y en este caso, si la voz del autor corresponde con la voz narrativa el primer paso estará hecho». Pero, añade Eva Güell, “la figura del director es imprescindible».

Una de las personas que más sabe de este formato y conoce los secretos técnicos es Juliana Rueda, ingeniera de sonido, fundadora y directora de Miut, un estudio de sonido especializado en audiolibros, en Barcelona y estudios en otras ciudades de Latinoamérica. Para Rueda la experiencia de grabar con el autor es un reto porque hay dos aspectos que juegan en contra y a favor:

“En contra porque son personas que en su mayoría no están acostumbradas a hablar en un micrófono y no entienden las necesidades o disciplina del audio, lo cual hace que a veces se sientan incómodas o rígidas. Pero en pro tenemos la narración del autor que nadie mejor que él conoce el texto y al leerlo lo impregna de una verdad única que ningún actor a la primera puede asumir. Esa verdad es la que hace que el oyente se crea lo que está escuchando”.

Cuando el autor entiende lo que se necesita de él en la sala de grabación, cuenta Juliana Rueda, es decir que se tranquilice y lo haga con calma y que sienta esa conexión con la persona que quiere escuchar su texto todo cambia: “Él se relaja y empieza a contarnos desde un sitio que a mí me cuesta mucho lograr con los actores, porque siempre será un punto impostado. El autor tiene una naturalidad que funciona muy bien. Y hoy con las redes sociales y los diferentes canales que tienen los autores la gente ya está acostumbrada a escucharlos con sus fallos y son un poco más benévolos y aceptan el audiolibro muy bien”.

Hay algo más que ha surgido en el camino, revela Juliana Rueda: “El escritor al vivir el proceso de grabación de su obra descubre que se abre a la oralidad y que sus textos los puede apreciar desde otro punto de vista. Se enfrenta a una especie de edición en tiempo real y ve nuevas posibilidades a la hora de escribir sus próximos libros”.

La participación de los autores en sus obras varía. Ángela Álvarez aseguea que «hay audiolibros a los que la narración de su autor dota de un interés especial, que no puede sustituir ningún narrador por bueno que sea: es el caso claro de las memorias de políticos, de personajes públicos…». Recuerda que  las versiones en inglés de las memorias de Michelle o Barack Obama, narradas por ellos mismos, son un caso claro de éxito en este sentido. En España lo ha hecho, entre otros el expresidente de Gobienro Mariano Rajoy con su libro Una España mejor.

Él audiolibro es el segmento de mayor crecimiento en el mundo editorial. Las vías creativas a su alrededor se amplían y los lectores se acercan más. La siguiente tendencia apunta a que los escritores concebirán sus obras primero para el formato audiolibro, es decir para ser leídas y escuchadas, y luego pasarán a otros formatos.

Escucha a los autores leer sus libros

A continuación una selección de audiolibros leídos por sus autores españoles y latinoamericanos donde el acento de cada país es un valor:

Isabel Allende lee La casa de los espíritus (Plaza y Janés):

Isabel Allende lee La casa de los espíritus.

Elvira Lindo lee un fragmento de Manolito Gafotas (Seix Barral):

Alejandro Zambra lee Poeta chileno (Anagrama):

Héctor Abad Faciolince lee El olvido que seremos (Alfaguara):

Rosa Montero lee La ridícula idea de no volver a verte (Seix Barral):

Betina Suárez lee Las madres tenemos derechos (Planeta):

Puedes escuchar el audiolibro de Cómo aman ellas en este enlace.

Santiago Roncagliolo lee Óscar y las mujeres (Alfaguara-Storytel):

Santiago Roncagliolo lee Óscar y las mujeres en este enlace.

Chantal Maillard lee su Obra poética (Tusquets):

Un ejemplo de varios acentos es el volumen de relatos Tranquilas. Historias para ir solas por la noche narrados por sus propias autoras:

Gabriela Ybarra lee El comensal:

Más obras de 2020 y próximas a grabar por los escritores

Grupo Planeta:

  • Curro Cañete, con Ahora te toca ser feliz.
  • Rut Nieves, con Cree en ti.
  • Elsa Punset, con Fuertes, libres y nómadas, obra que ha narrado junto a otros dos narradores profesionales.

En 2021 está previsto:

  • Jesús Carrasco, con Llévame a casa, que se publicará en febrero de
    2021.
  • Jordi Sánchez, con Nadie es normal.
  • Bernard Torelló (Kai47), con su debut literario El demonio de Arbennios.
  • José Antonio Zarzalejos, con Felipe VI. Un rey en la adversidad.

2 comentarios

    1. Hola Mary. NOs alegra de que te guste el reportaje Y sí, los audiolibros se peuden escuchar en los móviles. TE inscribes en una plataforma o creas el mecanismo que quieras y los puedes escuchar en tu móvil a la hora que quieras. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·