Interior del pabellón de Madrid, invitada de honor en la FIL. /Fotografía de WMagazín

Madrid escenifica la riqueza literaria de tres generaciones en la FIL

La Invitada de Honor en la 31ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) está representada por más de un centenar de escritores y profesionales del libro. Te decimos cómo es su participación y sus ausencias

“Sin libros la humanidad no puede vivir”. “La literatura de la correspondencia abrió un camino entre las personas al mostrar los sentimientos comunes y ver que todos somos iguales”. Las palabras de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el pasado 5 de noviembre en la inauguración de la 31ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara, FIL, en México, sacaron aplausos entre el público al recordar el espíritu de esta feria “donde la gente viene a mostrar sus joyas, como lo ha hecho siempre desde que el ser humano creó las ferias de toda clase”.

Las joyas que ofrece Madrid en Guadalajara, como Invitada de Honor, es la literatura creada por más de un centenar de autores de tres generaciones y profesionales del libro como editores, libreros y promotores de lectura. A ellos se suma otro medio centenar de músicos, actores de teatro y artistas plásticos madrileños o que tienen la ciudad como su escenario de creación.

Han peregrinado hasta la feria del libro más importante del español bajo el lema “Ganarás la luz”. Son unos versos del poeta español León Felipe, publicado hace más de 70 años en México, país donde vivió su exilio a causa del a dictadura de Francisco Franco en España. Ganarás la luz no solo habla de la luz natural como sello de Madrid: su cielo azul intenso, iluminado, abierto y despejado, sino también de ser una ciudad culturalmente viva, abierta y dinámica. Un lema que está en el pabellón de Madrid, un cilindro negro por fuera de 1.800 m², que dentro tiene un ágora blanca muy luminosa con gradas y alrededor estanterías de libros que acoge desde ya decenas de lecturas, conferencias y debates. El pabellón fue diseñado por el arquitecto Alberto Campo Baeza. Madrid es la segunda ciudad Invitada de Honor a la FIL, la primera fue Los Ángeles en el 2009, y coincide con el cuarenta aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre España y México, tras la muerte del dictador español en 1975.

Un millón de euros fue destinado a comienzo de año para la presencia de Madrid en la FIL de Guadalajara. Una suma que “incrementó considerablemente” con los patrocinios de Acciona, Acción Cultural Española, Iberia y Mad Cool Festival, según Paco de Blas, comisario general del programa de actividades de Madrid en la FIL.

 

Pabellón de Madrid. /Fotografia de WMagazín.

 

Más de un centenar de escritores

Más de cien autores, editores, bibliotecarios, promotores de la lectura y libreros fueron invitados por el Ayuntamiento de la capital como portavoces de la cultura de una ciudad abierta, diversa y con una gran apuesta por la creación. A ellos se suma otro medio centenar de artistas plásticos, músicos, cineastas, actores de teatro que completan la delegación cultural madrileña que ha tomado Guadalajara. El programa propuesto convoca más de 60 actividades y busca por un lado exponer la escena cultural madrileña y por otro fortalecer puentes de trabajo con la industria editorial iberoamericana.

En total, precisa Paco de Blas, “más de doscientos creadores llevan la impronta de lo que se piensa y se hace en las calles, en las casas, en los bares, los cines, centros culturales y museos de Madrid”.

Rosa Montero, Soledad Puértolas, Belén Gopegui, Antonio Orejudo, Luisgé Martín, Almudena Grandes, Javier Reverte, Manuel Vicent, Luis García Montero, Marta Sanz, Ray Loriga, Andrés Barba, Javier Rodríguez Marcos, Lorenzo Silva o Antonio Lucas forman parte de la delegación del Ayuntamiento.

Son una foto fija, según Paco de Blas, que “refleja el momento de la creación literaria de hoy en Madrid, desde una generación que ya ha marcado una pauta en la literatura española, y actualmente está dando sus mejores éxitos, una segunda generación bastante consolidada, y también hemos incluido a los autores más jóvenes”. José María Guelbenzu, el escritor y crítico literario del diario El País, empezó a trabajar en la programación literaria de la presencia de Madrid en la FIL, una labor que después fue cambiando y recayendo en las manos de Paco de Blas.

Ecosistema editorial

La FIL de Guadalajara es una cita obligada para todo editor que quiera tener presencia en Latinoamérica. Algunos participan con stand propio y otros, los más pequeños buscan su presencia a través de la Asociación de Editores de Madrid (AEM): Siruela, Nórdica, Páginas de Espuma, Bartleby Editores, Traficantes de sueños… Un total de treinta y cinco editoriales independientes, según los datos de la Asociación, tendrán presencia entre el estand del Ayuntamiento y el de la Asociación de Editores de Madrid. “Hemos procurado privilegiar el tipo de editorial que por su tamaño no tiene un acceso regular a grandes ferias internacionales”, dice De Blas. Recuerda que el Ayuntamiento destinó una serie de ayudas económicas para apoyar a las editoriales pequeñas e independientes.

Juan Casamayor. /Fotografía de Bernardo de Niz

Esta representación independiente cobrará mayor relevancia cuando Juan Casamayor, fundador del sello madrileño Páginas de Espuma reciba este lunes 27 de noviembre el Homenaje al Mérito Editorial 2017. Es un reconocimiento, según el Jurado, a “su militancia, empeño y especialización en torno al cuento, género que ha promovido con tenacidad y paciencia”. Páginas de Espuma fue creada en 1999 como editorial especializada en el género del cuento y ha logrado revitalizarlo, sobre todo en España. Ha creado puentes narrativos entre cuentistas españoles y latinoamericanos, con voces como las de Andrés Neuman, Samanta Schweblin, Guadalupe Nettel, Guillermo Arriaga, Valeria Correa Fiz, Edmundo Paz Soldán  o Eloy Tizón.  El Homenaje al Mérito Editorial fue instituido por la FIL Guadalajara en 1993, cuando se reconoció la labor del argentino Arnaldo Orfila Reynal —quien en México fue director del Fondo de Cultura Económica y fundador de Siglo XXI Editores—, con la intención de destacar la visión y el oficio de esta figura fundamental en el mundo de los libros. El veredicto es responsabilidad de un comité internacional integrado por editores reconocidos en años anteriores y figuras principales del mundo editorial contemporáneo.

En el ámbito profesional Madrid organiza foros y mesas redondas sobre el fenómeno de la edición independiente, nuevos modelos de negocio editorial, la capacidad innovadora de las librerías, los festivales literarios, el mundo de la traducción, de la literatura infantil, el cómic y la ilustración y la promoción lectora. Doce mesas redondas, entre los días 27, 28 y 29 de noviembre, con la participación de la Asociación de Editores de Madrid, la Confederación de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) y Acción Cultural Española (AC/E), con el fin de generar vínculos entre los distintos profesionales del sector y transmitir el panorama actual del mundo editorial en Madrid, en un momento en el que lidera la producción editorial española tiene casi 20.000 títulos al año y unas 900 editoriales.

Ecosistema de la edición independiente en Madrid es el título de la mesa redonda, en la que participarán Juan Casamayor, de Páginas de Espuma, Ofelia Grande, de Siruela, y Pepo Paz, de Bartleby Editores. Trazarán el panorama de la edición independiente en Madrid.

La periferia es el centro

Una aproximación literaria al colectivo LGTBI, el impacto de la inmigración en la vida de la capital y los planteamientos políticos surgidos de la indignación ciudadana son los temas que se abordarán en las tres mesas redondas Madrid Insurgente. Será durante los días 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre, en la que participarán Luisgé Martín, Marta Sanz, Carlos Pardo, Fernando López y Aitor Saraiba, entre otros.

Algo más que palabras es un ciclo de mesas redondas que durará toda la semana sobre siete proyectos artísticos y performativos que trabajan con la palabra y la escritura. Poesía o barbarie, uno de los eventos que reúne poetas jóvenes, como Luna Miguel, Escandar Algeet y Sergio C. Fanjul.

Por primera vez librerías de Madrid acuden de manera institucional a la FIL de Guadalajara. El Ayuntamiento las ha incluido en su programa bajo el título: Las librerías de Madrid como espacios de resistencia e innovación. Participarán los libreros Lola Larumbe, de la librería Alberti, Alfonso Tordesillas, de la librería Tipos Infames, y Blas Garzón, de la librería Traficantes de sueños. “Que vayamos varios libreros es una novedad”, dice Lola Larumbe, para quien la comitiva de libreros asistentes a la FIL es “una buena muestra de la diversidad de librerías que conviven en Madrid”, aunque opina que le quedó faltando la participación de alguna librería clásica especializada.

“Nosotros representamos un modelo de librería moderna”, dice Alfonso Tordesillas, de la librería Tipos Infames. “Nos hemos”, continúa, “actualizando con el tiempo y además de vender libros, también vendemos vinos, café, y tenemos una sala de exposiciones”. Mili Hernández, de la librería Berkana, especializada en temas LGTBI, participa, el miércoles 29 de noviembre, en la mesa redonda Edición para la diversidad.

Esa capacidad innovadora de las librerías madrileñas es lo que, según Paco de Blas, han querido llevar a Guadalajara con la presencia de estos libreros, cuya participación es exclusiva a las mesas redondas, aunque Lola Larumbe también aprovechará el viaje para participar en la presentación del último libro de la poeta y ensayista rumana Ana Blandiana.

Polémica y ausencias

Un despliegue que escenifica el ecosistema del libro en Madrid no exento de polémica. El ayuntamiento pidió a las diferentes asociaciones madrileñas de libreros o editores, por ejemplo, y a escritores y expertos, propuestas sobre cómo podría ser la puesta en escena de la literatura y cultura madrileña. Al final “hicieron lo que les dio la gana, y no entendemos el porqué del teatro de pedir opiniones si luego no se escuchan”, es la queja de varios creadores y profesionales del libro.

En cuanto a los escritores, se trata de una selección de nombres importantes pero también de grandes ausencias, unos por declinación de ellos y otros por no haber sido invitados. En esta representación no están autores madrileños como Javier Marías o el santanderino Álvaro Pombo que peregrinó a la capital española hace varias décadas. Un escritor madrileño como José Ovejero, ganador, además, de varios premios literarios como el Alfaguara y el Anagrama de Ensayo no fue invitado. Sin embargo, Ovejero estará presente en la feria por invitación de la FIL y su editor con ocho actos, entre ellos la presentación de su reciente libro de cuentos Mundo extraño (Páginas de Espuma), varios coloquios, visita a los colegios de la ciudad y proyección de la película Vida y ficción, el documental sobre por qué escriben los escritores, rodado con la narradora y ensayista Edurne Portela. (Puedes leer aquí el fotorrelato de cómo se rodó Vida y ficción, publicado por WMagazín).

“Hubiéramos querido recibir más ayuda, claro, y que más editoriales hubieran podido asistir, pero aun así, creo que esta es una representación que dará una imagen de Madrid de una edición independiente muy activa y muy nutrida”, opina Rosalina Díaz, presidenta de la Asociación de Editores de Madrid. Una opinión que contrasta con la de David Villanueva, editor de Demipage, para quien la lista de las editoriales invitadas por el Ayuntamiento a la FIL es “bastante estándar”. “El reto de esta feria”, añade, “es para el Ayuntamiento de Madrid, cuál es la imagen que sale, qué es lo que exporta”. Entre los libreros madrileños que no están presentes en Guadalajara figura la Librería Polifemo, tradicional de la ciudad especializada en historia y ensayo en general. Ramón Alba, su propietario, cree que no fue invitado porque su librería “no está volcada al exterior”.

Un programa en general extenso y variado que no centra solo su atención en el mundo del libro, sino que muestra una gran diversidad cultural en el arte y la música y que además compite con toda la oferta global de la FIL que reúne a más de 700 escritores de 41 países. Entre los más de 2.000 editores presentes se ofertarán más de 400.000 títulos, y el casi millón de visitantes que se espera en esta edición podrán darse cita en alguna de las más de 1.000 actividades convocadas.

Y Madrid, como Invitada de Honor, está allí con su pabellón y su lema “Ganarás la luz”.

Interior del pabellón de Madrid con el lema: Ganarás la luz.

2 comentarios

  1. La ausencia de grandes como José Ovejero pero la presencia de “poetas jóvenes” como Luna Miguel, solo ponen de manifiesto el completo desconocimiento del trabajo realmente literario de autores y autoras también jóvenes que van mucho, muchísimo más allá del postureo y de lo que podríamos llamar la “literatura” viral que representan Luna Miguel & Co.

  2. Me parece una vergúenza, que para la selección de escritores no se haya preguntado a el presidente de la ACE (Asociación Colegial de Escritores Españoles). Ni que gente cuyos libros se centran en la capital, como-por aludir sólo a dos- cuyas obras se centran en Madrid , como Antonio Gomez Rufo o Manuel Longares…no hayan sido invitados, y sí gente que no es de Madrid, ni vive, ni escribe sobre la capital. Sigue el mangoneo y el amiguismo y los iconos mediáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *