Las mil y una ventanas y desafíos del futuro del libro en papel y digital

El III Forum Edita Barcelona expuso el panorama del sector e invitó a la innovación. WMagazín publica la conferencia inaugural del presidente del Gremio de Editores de Cataluña y director de Comunicación Corporativa del Grupo Planeta y las principales frases de los 30 conferenciantes

Presentación WMagazín Barcelona se asomó al destino del libro. Los desafíos del sector editorial fueron expuestos, analizados y debatidos en el III Forum Edita Barcelona. Una treintena de expertos lo hicieron una década después de la eclosión del libro electrónico y la revolución digital que han jubilado un modelo de negocio centenario y obligado a una reconversión sin precedentes que abre mil y una puertas entre el mundo analógico y digital.

Bajo el lema La energía de la innovación, del 4 al 6 de julio, se vislumbró el destino más próximo del libro. Ya desde el primer día, Markus Dohle, CEO de Penguin Random House, vaticinó que el futuro del libro como industria irá más por el lado del audiolibro que por el de ebook. Y aseguró que “el libro pasa por su mejor momento en los últimos 50 años, incluso en los últimos 500”.

Minutos antes, en las palabras inaugurales, Patrici Tixis Padrosa, presidente del Gremio de Editores de Cataluña y Director de Comunicación Corporativa del Grupo Planeta, afirmó que el reto es convencer a más gente de que la lectura es la mejor manera de ocio: “Todo cambia, y hay que buscar la conexión con los lectores”. El Forum Edita Barcelona es dirigido por Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra; Patrici Tixis y Sergio Vila-Sanjuán, escritor y director del suplemento Cultura/s, de La Vanguardia; y sus charlas y debates fueron conducidos por Antonio Iturbe.

WMagazín, que cubrió el evento, publica ahora algunos pasajes reveladores de la conferencia inaugural de Patrici Tixis y una galería de frases de cada uno de los treinta profesionales y escritores que participaron en este debate y que fueron seleccionadas por la organización de Forum Edita Barcelona.

Desafío, riesgo e innovación

Por Patrici Tixis

Patrici Tixis durante la inauguración del III Forum Edita Barcelona. /Fotografía de WMagazín

Empezamos hace tres años gracias al impulso que nos dio el Ayuntamiento coincidiendo con la nominación de Barcelona como ciudad literaria de la Unesco y a la complicidad de la Universitat Pompeu Fabra y a su prestigioso Master de Edición.

El Forum fue de las primeras iniciativas que nacieron bajo el paraguas de la Ciudad Literaria de la Unesco y quiero agradecer especialmente a las tres personas que en los últimos cuatro años han contribuido a darle este impulso al mundo del libro. Jaume Ciurana, que inició el camino de la Unesco, Jaume Collboni, que logró un acuerdo de todos los grupos políticos para estructurar una serie de medidas para poner en valor el libro y la lectura en la ciudad, y a Jaume Subirats quien hoy tiene la responsabilidad de poner en marcha este proyecto.

Como ya sabéis, las empresas asociadas al Gremi d’Editors de Catalunya concentran más de la mitad de la producción editorial de toda España, lideran el mercado hispanoamericano y su producción editorial en catalán tiene una vitalidad extraordinaria que, en términos relativos, solo existe en aquellas lenguas que tienen una implantación global en el mundo.

(…) Hay más de 250 empresas editoriales asociadas contamos con la editorial más antigua del continente europeo, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, con dos de los grupos grupos editoriales que figuran entre los diez primeros del mundo, Penguin Random House y Grupo Planeta, y con una larga lista de pequeñas y medianas editoriales que conforman un tejido industrial rico y diverso que contribuyen a hacer de Catalunya y en especial de Barcelona una capital literaria por excelencia.

Es una labor que realizamos entre todos los que formamos parte de la cadena de valor del libro: escritores, libreros, distribuidores, traductores, gráficos, impresores, agentes literarios y también instituciones que nos ayudais a hacer posible que el talento creativo acabe encontrando a su lector.

Como habréis visto, este año queremos dedicar las dicusiones del Forum Edita a la energía de la innovación.

Nos recordaba Richard Charkin en la primera edición de este foro, en julio de 2016, en su condición de editor y presidente de la International Publishers Association que “la primera obligación de todo editor, para poder cumplir con su función, es asegurar que la empresa sobreviva. A partir de aquí podemos hablar de lo que queráis”, decía.

Ciertamente que la vitalidad que muestra nuestro sector con la aparición de nuevos sellos editoriales y la consolidación de los ya existentes nos indican que vamos por el buen camino.

No es fácil este ejercicio cuando en pocos años hemos vivido la concentración de innovaciones tecnológicas más importante que ha experimentado nunca la historia de la humanidad:

Conceptos como inteligencia artificial, sensores inteligentes, algoritmos, coches no tripulados, reconocimiento del lenguaje, asistentes virtuales que imitan a las personas… van dejando de ser de ciencia ficción para convertirse en ciencia de nuestra historia cotidiana.

La innovación no nos asusta. La innovación ha sido una constante desde que el mundo es mundo: la invención de la escritura en Mesopotamia en el 3.500 antes de Jesucristo fue el germen de nuestro desarrollo y siguieron la Edad de bronce, el renacimiento, la máquina de vapor… la invención de la imprenta…

Nunca hemos dejado de innovar.

La innovación es lo que nos permite mejorar en lo social, en lo económico y en lo cultural. Porque la innovación aporta simplificación, ahorro en tiempo, en energía, en procesos… y está para hacernos la vida más fácil a todos. Es democratización, es calidad de vida…

Innovar es también capacidad para adaptarse a todos estos cambios anteponiendo valores como el respeto al ser humano, a su privacidad y a las reglas de juego.

Innovar es futuro.

Pero, atención, porque cuando vemos que la mitad del tráfico de internet no es atribuible a las personas sino a las máquinas, y la mitad de esta mitad es tráfico del “malo” del que está ahí para “hacer daño”…

O cuando vemos como la piratería sigue siendo, en algunos países como el nuestro, una lacra difícil de erradicar e incluso en aumento en el caso del libro…

O cuando comprobamos que la ciberseguridad sigue siendo un problema grave  y que la seguridad jurídica que hemos construido para el mundo analógico no sirve para aplicarla a la lógica del mundo digital…

O cuando el sistema impositivo actual produce agravios comparativos con un modelo de negocio digital basado en el cruce de los datos…

… Es cuando necesitamos más que nunca abordar muy en serio la discusión de qué marco le queremos dar a este nuevo mundo digital.

A lo largo de estos tres días de debate en torno a la innovación no pretendemos arreglar nada ni cambiar el mundo.

Desde nuestra modesta posición de pequeños observadores y constructores de la realidad cotidiana debemos procurar, como decía Bertrand De Chartres, manejarnos como enanos cabalgando a hombros de gigantes…

Vemos que el tiempo de ocio tiende a crecer y cada vez hay una oferta más variada para llenar este espacio.

Vemos que se consumen más de tres horas diarias ante la televisión mientras que el tiempo diario a la lectura supera a duras penas los 20 minutos.

Vemos que la inversión que realiza este país en educación es de las más bajas de Europa.

Vemos que más del 40 por ciento de nuestros jóvenes no ha terminado estudios de bachillerato

Vemos que nuestros índices de lectura están todavía muy alejados de lo que nos correspondería como cuarta potencia económica de la Unión Europea.

Vemos que la tecnología nos permite luchar por ampliar la base de lectores.

Vemos que el papel sigue siendo la opción preferida mayoritariamente por nuestros lectores.

Vemos que hay que convencer a los que todavía no leen de que la lectura es el mejor ocio que existe en el mercado: entretiene, forma (mejora, casi sin darte cuenta tus habilidades de expresión, de comprensión y de análisis crítico), y es extraordinariamente económico frente a otras formas de ocio que hay en el mercado.

Y vemos, también, que tenemos un amplio margen para hacer las cosas mejor de lo que las estamos haciendo.

(…)

Decía Pablo Picasso que las computadoras son inservibles porque solo son capaces de dar respuestas.

Ahí van, pues, algunas preguntas…

  1. ¿Cómo afrontan los grandes grupos editoriales y las editoriales emergentes el reto de ganar nuevos lectores cuando crece la competencia por el tiempo de ocio?
  2. ¿Qué va a significar el mercado único digital europeo para los derechos de propiedad intelectual?
  3. ¿Cómo afrontan las librerías el reto de las nuevas formas de distribución?
  4. ¿Qué papel deben desempeñar las bibliotecas en el futuro?
  5. ¿Cómo protegen en Francia su industria cultural ante los nuevos retos tecnológicos?
  6. ¿Qué nuevas formas de lectura están llegando ya al mercado?
  7. ¿En qué medida los libros son y seguirán siendo los generadores de contenido para otras industrias culturales?
  8. ¿Es posible una edición panamericana?
  9. ¿Podemos aprender de la disrupción creativa que se ha experimentado en otros sectores?
  10. ¿Qué nos espera en el futuro y de dónde van a venir las nuevas tendencias que marquen la manera cómo nuestros lectores se acerquen a los libros?

Como co-director del Forum, junto a mis otros dos compañeros de dirección, Javier Aparicio, creador y director del master de Edición de la Pompeu Fabra, y Sergio Vila-Sanjuan, periodista y escritor, queremos daros la más cordial bienvenida y animaros a participar activamente en las jornadas.

Las mejores frases del Forum Edita

Sergio Vila-Sanjuan resumió en la clausura los tres días del Forum Edita en una frase por cada uno de los invitados. Treinta ideas que muestran el panorama del libro y vislumbran su destino:

“Estamos en un momento en que lo que hace falta es cambiar las preguntas, y Edita nos ayuda a ello”: Joan Subirats.

“En el mundo de los libros el conservadurismo se ha transformado en progresismo”: Jaume Casals.

“Nuestro tejido industrial es rico y diverso y hace de Barcelona una ciudad literaria por excelencia”: Patrici Tixis.

“Este es el mejor momento de la edición de los últimos 50 años, y muy posiblemente de los últimos 500 años”: Markus Dohle.

“La innovación no es una virtud para un editor, es una obligación”: Javier Aparicio.

“Hay una discrepancia entre una industria del libro conservadora y el comportamiento rápidamente cambiante de los consumidores alrededor del mundo”: Rüdiger Wischenbart.

“No hay que pensar demasiado. Mis peores errores han sido por pensar mucho, y los éxitos, por dejarme llevar por el entusiasmo”: Luigi Spagnol.

“España está perdiendo su ubicación privilegiada en el mercado del libro americano a manos de Estados Unidos y China”: Guillermo Schavelzon.

“Barcelona tiene que plantearse si quiere seguir siendo la capital de la edición en lengua española. Y si la respuesta es sí, eso tiene consecuencias”: Ricardo Cayuela.

“La lealtad es una pista de dos direcciones, entre escritor y editor, pero también entre editor y escritor”: Almudena Grandes.

“Para innovar hay que arriesgar. Adoptar modelos de éxito que funcionan en otros lugares no es innovación”: Ferran Adrià.

“El verdadero marketing es la convicción”: Eugenia Broggi.

“Un editor debe conocer personalmente la red de librerías”: Diego Moreno.

“La complicidad nos ha permitido acceder a obras que con dinero no hubiéramos conseguido”: Montse Ingla.

“Las bibliotecas tienen que estimular la creatividad y facilitar el trabajo en equipo”: Ramon Bosch.

“Tendríamos que haber construido más bibliotecas cerca de zonas comerciales, y con bares adentro”: Carmen Fenoll.

“El eje de las bibliotecas se desplaza de lo cultural a lo social”: Lluis Agustí.

“El placer del lector ha de comenzar cuando entra en la librería, un lugar en el que pasan cosas”: Eva Cosculluela.

“El libro se vende a uno a uno, y el cliente se hace uno a uno”: Montse Serrano.

“Cuando las pequeñas librerías nos centremos únicamente en el valor cuantitativo, como si fuéramos grandes cadenas, estaremos empezando a aceptar la derrota”: Jesús Trueba.

“El sistema francés de protección del libro y la cultura es el mejor del mundo. Y las fuerzas políticas francesas se preocupan mucho de mantener posiciones comunes en este tema. Nuestra clase política defiende el libro”: Vicent Monadé.

“Hay que explicar que son los editores, y no las grandes empresas tecnológicas, quienes defienden la libertad”: Enrico Turrin.

“¿Por qué en Internet el libro debe ser gratuito? Google no lo es para sus anunciantes”: Luis Elías.

“Nunca ha habido tanta avidez de contenido como ahora. Para las grandes plataformas contar con buenos títulos es crucial”: Pilar Blasco.

“Lo que aporta una novela de éxito de cara a las productoras es que la obra ya está terminada y es fácil de valorar, mientras que un guion es solo un paso previo”: Aitor Gabilondo.

“Nos enamoramos de La catedral del mar porque vimos una historia de pasión y de superación”: Ana Liarás.

“Ya hace algunos años que los nuevos formatos están transformando el mercado editorial”: Joaquín Álvarez de Toledo.

“El audiolibro va a crear un nuevo mercado. No cometamos los mismos errores que cometimos con el libro digital”: Javier Celaya.

“El libro compite en el mercado del tiempo del ocio, que es mucho más agresivo que el mercado del libro tradicional”: Arantza Larrauri.

“Hay que explorar los formatos transmedia”: Angel María Herrera.

Así se abrieron mil y una ventanas al futuro del libro desde el III Forum Edita Barcelona, dirigido por Javier Aparicio Maydeu, creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra; Patrici Tixis Padrosa, presidente del Gremio de Editores de Cataluña, y Sergio Vila-Sanjuán; y cuyas charlas y debates fueron conducidos por Antonio Iturbe.

De izquierda a derecha: Daniel Fernández (presidente de la Federación de Gremios de Editores de España), Patrici Tixis (director de Domunicación Corporativa del Grupo Planeta y presidente del Gremio de Editores de Cataluña), Lali Gubern (editora y esposa de Jorge Herralde), Jorge Herralde (editor y fundador de Anagrama), Carme Riera (escritora y presidenta de CEDRO), Sergio Vila-Sanjuan (escritor y director del suplemento Cultura/s de La Vanguardia) y Javier Aparicio Maydeu (creador y director del Máster en Edición de la Universidad Pompeu Fabra), segundos antes de la foto oficial de clausura del III Forum Edita Barcelona 2018. /Fotografía WMagazín
  • Si te gustó este artículo puedes dejar un comentario en la sección que está al final de la página.
  • También puedes compartirlo para que más personas lo lean. Así nos ayudas a difundir esta revista literaria a través de nuestras cuentas de Facebook: https://www.facebook.com/WMagazin/
    o de twitter @W_Magazin
    ¡Gracias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *