Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter · Suscríbete a nuestra newsletter ·

‘Cien años de soledad’, de García Márquez, o recuerdos de la primera vez al leer un “milagro de la imaginación”

Doce escritores y promotores de lectura latinoamericanos cierran el homenaje a la obra del Nobel colombiano en el cincuentenario de su publicación. Evocan, en un vídeo, las sensaciones de aquella historia en Macondo: Mariana Enriquez, Selva Almada, Emiliano Monge, Santiago Roncagliolo...

Pocas obras de arte mantienen vivo el recuerdo de la primera vez que se disfrutó de ellas. De muy pocos libros se habla y se evoca con entusiasmo y tanta precisión el momento y la experiencia que significó su primera lectura. Como un primer amor. Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez (Aracataca, Colombia, 1927-Ciudad de México, México, 2014), es uno de esos libros que se leen y se quedan dentro.

Este año que se ha celebrado el cincuentenario de su publicación, por la editorial Sudamericana, el 6 de junio de 1967, en Buenos Aires, y que ha recibido todo tipo de homenajes en todas partes y en todos los medios de comunicación, incluido un especial de WMagazín, queremos cerrar esta fiesta con una serie de vídeos en los cuales nueve escritores latinoamericanos, una experta en su obra y dos jóvenes promotores de lectura, recuerdan para WMagazín aquel momento irrepetible.

Esa evocación la hicieron en un escenario único y pasajero, o itinerante como Melquiades y su grupo de gitanos antes de llegar a Macondo con la familia Buendía: frente a la gran fotografía de Daniel Mordzinski donde el escritor y Nobel colombiano está sentado de perfil en el borde de una cama:

Gabriel García Márquez fotografiado por Daniel Mordzinski.

Una imagen colocada esta vez en una pared en la pasada 30ª Feria Internacional del Libro de Bogotá, FiLBO. Delante de ella desgranaron sus recuerdos Arlene Carballo, Emiliano Monge, Gabriela Alemán, Julián González, Laura Bonilla, Manuela Espinal Solano, María Elena Ramos, Mariana Enriquez, Rubén Orozco, Santiago Roncagliolo, Selva Almada y Tere Dávila.

Con este viaje a la primera vez de Cien años de soledad WMagazín cierra su homenaje a una obra inmortal en la que, parafraseando el comienzo de la novela, estos lectores podrían decir:

“Muchos años después, frente a la fotografía de Gabriel García Márquez, el lector había de recordar aquel momento remoto en que leyó su novela inolvidable de Cien años de soledad”

Bienvenidos:

Recuerdos de la primera vez que leyeron 'Cien años de soledad' de Michi Strausfeld, Gabriela Alemán y Julián González

La primera vez de Michi Strausfeld, Gabriela Alemán y Julián González

“Lo más importante es que fue un detonante en mi vida profesional”: Michi Strausfeld, la editora alemana contribuyó a la difusión de la obra del Boom latinoamericano en su país y a la literatura infantil en España.

“Hice un mapa con todos sus personajes. La novela ha estado muy ligada a la amistad”: Gabriela Alemán, la escritora ecuatoriana es autora de obras como Humo (Literatura Random House).

“Contar la realidad de Colombia”, Julián González, es un booktuber colombiano de la plataforma B2Rolo.

Recuerdos de la primera vez que leyeron 'Cien años de soledad' de Emiliano Monge, María Elena Ramos y Laura Bonilla

La primera vez de Emiliano Monge, María Elena Ramos y Laura Bonilla

“No podía dejar de leerlo. El tiempo alrededor desapareció”: Emiliano Monge, el escritor mexicano ha publicado este 2017 el volumen de cuentos La superficie más honda (Literatura Random House).

“Me conmocionó”: María Elena Ramos, autora venezolana ha publicado El libro de la belleza (Turner).

“Cuenta cosas que nos identifican”: Laura Bonilla, es una booktuber colombiana de la plataforma B2Rolo.

Recuerdos de la primera vez que leyeron 'Cien años de soledad' de Selva Almada, Santiago Roncagliolo y Arlene Carballo

La primera vez de Selva Almada, Santiago Roncagliolo y Arlene Carballo

“Una experiencia lectora de las más intensas”: Selva Almada, la autora argentina ha publicado sus cuentos en El desapego es una manera de querernos (Literatura Random House).

“Vi cómo le universo de la imaginación podía ser más rico que la realidad”: Santiago Roncagliolo, el peruano es autor de La noche de los alfileres (Alfaguara).

“Quedé sin aliento, sin respiración, cuando llegué al final”: Arlene Carballo, autora puertorriqueña de Mujeres que se portan mal.

Recuerdos de la primera vez que leyeron 'Cien años de soledad' de Rubén Orozco, Tere Dávila y Mariana Enriquez

La primera vez de Rubén Orozco, Tere Dávila y Mariana Enriquez

“Logra hipnotizar al lector”: Rubén Orozco, el colombiano es autor de Infortunios del mono infinito (Literatura Random House).

“Un pueblo puede quedar aislado”: Tere Dávila, escritora puertorriqueña autora de Nenísimas.

“Un milagro de la imaginación”: Mariana Enriquez, la escritora argentina es autora de los cuentos Los peligros de fumar en la cama y Lo que perdimos en el fuego (Anagrama).

Homenaje 50 años de Cien años de soledad en la Filbo 2017

Homenaje '50 años de Cien años de soledad en la Filbo 2017' con Michi Strausfeld y Conrado Zuluaga

Gabriel García Márquez llevaba veinte años tratando de escribir una novela, una historia, mientras lo lograba escribía cuentos, artículos en la prensa, reportajes, algunas novelas más… Hasta que con 40 años publicó Cien años de soledad.  Empezó a escribirla un día de 1965, cuando iba en carro con su familia de Ciudad de México a Acapulco. Tuvo una revelación. Dio la vuelta y se encerró en su despacho de donde no saldría hasta terminarla en 1966. El 30 de mayo de 1967 salió de imprenta bajo el sello de Editorial Sudamericana, de Buenos Aires, y el 5 de junio llegó a las librerías.

La 30ª Feria Internacional del Libro de Bogotá de 2017 le rindió un homenaje con una mesa redonda en la que participaron los escritores y editores Conrado Zuluaga y Michi Strausfeld, moderados por Winston Manrique Sabogal, director de WMagazín. Con la sala llena, el homenaje empezó con la lectura que hizo Zuluaga de un pasaje al azar, para probar que por donde se abra la novela siempre es una experiencia para los sentidos y el lenguaje.

García Márquez nació en Aracataca, un poblado colombiano, el 6 de marzo de 1927 y falleció en Ciudad de México el 17 de abril de 2014. Entró a la literatura en 1947 con su cuento La tercera resignación; la gloria le llegó en 1967 con Cien años de soledad, y su confirmación en 1982 con el Nobel de Literatura. Fue una persona que creó una nueva forma de narrar; un escritor que con un universo y un lenguaje propios corrió los linderos de la literatura; un periodista que amaba su profesión pero odiaba las preguntas; una persona que adoraba los silencios, y con un encanto que cautivó a intelectuales y políticos, y hechizó a millones de lectores en todo el mundo.

Todos los asistentes al homenaje estuvieron de acuerdo en que uno de los personajes favoritos es el coronel Aureliano Buendía. Entonces se leyó el pasaje en que muere el coronel mientras orina bajo el castaño. El acto se cerró con la lectura del final de la obra del Nobel colombiano.

 

Homenaje en la FIL de Guadalajara

“Me tocó el alma, me tocó muy profundamente. Cuando uno es lector y cuando uno se precia de ser lector, lo segundo en lo que se convierte es en recomendador de lo leído. No puede uno sustraerse a quedarse solo con lo leído y atesorarlo como si fueran monedas de Rico Mac Pato para nadar con ellas en tu casa, regodeándote de lo leído; sino por el contrario, sales inmediatamente a la calle a buscar a un amigo a decirle ‘oye, leí esta novela, me transformó, me hizo ver el mundo de una manera distinta”. Con esas palabras expresó el mexicano Benito Taibo su experiencia al leer Cien años de soledad. Lo hizo en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, FIL, de México, donde la editorial Diana, del Grupo Planeta, conmemoró el clásico de García Márquez con una mesa redonda en la que participaron Elena Poniatowska y la cantante Tania Libertad.

 

El homenaje se cerro con los testimonios de los asistentes recordando lo que sintieron tras la lectura de Cien años de soledad, editada en México por editorial Diana.

¡Felicidad!

Un abrazo,

Magia con las palabras,

Estremecimiento,

Impacto,

Nostalgia,

Emoción,

Enamoramiento con las letras,

Inmenso amor por Gabo,

Ansiedad por querer seguir leyendo,

Nostalgia que nunca existió,

Confusión por los sueños y fantasías desnudas,

Nostalgia y emoción que me hicieron olvidar que estaba conociendo Europa cuando la leí…

Poniatowska dijo que esa novela es “un acto de amor… Gabo es un salvador, nos salva con su escritura”.

Entrada de la finca Macondo, en Aracataca (Colombia). /Imagen de WMagazín
  • Si te gustó este artículo puedes dejar un comentario en la sección que está al final de la página.
    • También puedes compartir el texto para que más personas lo lean y así nos ayudas a difundir esta revista literaria a través de nuestras cuentas de Facebook: https://www.facebook.com/WMagazin/

      o de twitter @W_Magazin

      ¡Gracias!

 

4 comentarios

  1. Leí por primera vez Cien años de soledad en 1989, cuando tenía doce años. Era el último libro que me quedaba por leer de la pequeña biblioteca de mis padres. Lo era porque no había podido pasar de la tercera página. Hasta que no tuve más remedio que continuar. Reinicié la lectura un viernes por la noche. Mi hermano había salido de fiesta, mientras yo, sin saberlo, me refugiaba en Macondo. Cuando terminé la primera parte ya no pude parar. A las cuatro de la mañana, cuando mi hermano regresó, yo seguía leyendo. Y continué a la mañana siguiente y a la siguiente y a la siguiente. No paré hasta que llegué a la última página con las lágrimas a punto de estallar. La última frase fue el detonante que cambió mi vida para siempre. Fue el momento en que decidí dedicarme a las palabras, estudiar periodismo e intentar dedicarme solo a eso en la vida, y nada más. Casi lo he logrado. Así se lo dije a Gabo la única vez que lo vi en persona, y quizá en el mejor escenario: la redacción del periódico donde trabajaba. Por este motivo, Cien años de soledad es para mí algo así como la piedra fundacional desde la que he construido mi vida personal y profesional. Es mucho más que un libro.

  2. Fue el libro que me descubrió el placer por la lectura. Lo leí en la adolescencia durante una gripe en cama y su lectura me llevó a otro mundo. Fue realmente una conexión mágica con la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *