El ecosistema literario siempre vivo de Argentina

Panorama de la creación y del sector editorial del País invitado de honor que busca en Madrid intensificar los lazos de cooperación y aumentar la circulación de sus obras en el mercado mundial

Argentina es el País invitado de honor en la 35ª edición de LIBER. Este es un panorama de la creación y del sector editorial del país que busca en Madrid intensificar los lazos de cooperación y aumentar la circulación de sus obras en el mercado mundial.

Autores del Siglo XXI

La escritora argentina Samanta Schweblin.

Argentina tiene una gran y valiosa tradición literaria cuya renovación ha sido constante a lo largo de su historia: de José Hernández y Leopoldo Lugones a Jorge Luis Borges, pasando por Roberto Arlt, Rodolfo Walsh, Macedonio Fernández, Alejandra Pizarnik, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, hasta Juan Gelman, Juan José Saer, Ricardo Piglia, Fogwill o César Aira. Un nervio literario que no cesa de generar nombres, muchos de los cuales hantraspasado fronteras en los últimos años e incluso ya con una presencia panhispánica. Entre los considerados jóvenes y poco más allá de jóvenes autores que han empezado a ganar premios literarios y prestigio figuran creadores como Samanta Schweblin, Selva Almada, Federico Falco, Mariana Enriquez, Félix Bruzzone, Ariana Harwicz, Martín Felipe Castagnet, Pablo Katchadjian, Diego Erlan, Pola Oloixarac, Claudia Solans, Oliverio Coelho, Iosi Havilio… Por citar solo una muestra, entre todos constituyen una cantera que despierta el interés tanto de lectores como de editores que los integran en sus catálogos dando espacio a unas voces nuevas con un criterio e identidad propias de un país claramente literario.

Nuevas editoriales

El dinamismo editorial de Argentina es muy bueno por la aparición constante de nuevas editoriales. El Libro Blanco 2017 tiene una nueva categoría de editores llamada “editores emergentes”. Ya hay 146 sellos nuevos que cumplen los criterios mínimos para considerarlos como elementos clave de la industria. Por ahora aportan un 7,5% de los títulos de las editoriales comerciales y dan al sector una gran creatividad, diversidad y potencial de desarrollo futuro. En Argentina hay 391 casas editoriales en activo, entre las que se cuentan los nuevos sellos. Sin embargo, el total de números de ISBN registrados arroja una cifra de 2.018 editoriales que produjeron un total de 27.704 títulos. Las que no son ECA (Editoriales Comercialmente Activas) se agrupan de la siguiente manera: 146 editoriales emergentes, 115 ediciones de emergentes, 89 ediciones universitarias y 72 editoriales de organismos públicos. Por trayectoria, sería conveniente citar que las editoriales más antiguas aumentaron sus lanzamientos en un 3% y las nuevas arriesgaron con un importante aumento: de los 190 títulos en 2015, pasaron a 645 en 2016.

Presente comercial

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires es el gran escaparate del libro en Argentina y goza de una gran salud. Sin embargo, el sector editorial del país atraviesa una coyuntura de menores ventas y mayores costos de producción, que han desplazado producciones nacionales hacia el exterior, pero al mismo tiempo se deben analizar los problemas estructurales de los altos costos (que están relacionados con la carga impositiva histórica, más que con la inflación del último año), que dificultan las exportaciones, pero que de corregirse ampliarían el mercado de tal forma que la industria local podría tener el horizonte de crecimiento necesario para poder competir en los mercados mundiales. El sector editorial tiene una estructura tradicional que no aprovecha las nuevas tecnologías. Desde la falta de un sistema digital y unificado de catalogación de los libros disponibles para la venta, que facilite una comercialización más ágil, eficiente y económica, hasta la informatización del 100% de las librerías, o sistemas más modernos de administración de procesos editoriales, Argentina tiene un enorme potencial de crecimiento en su sector editorial, si aprovechara todo esto.

 

Alberto Manguel

El escritor argentino Alberto Manguel. / Fotografía de Lisbeth Salas

Un nómada del mundo y conocedor del mundo de las letras y el libro recibió el 22 de septiembre el Premio Formentor de las Letras 2017. La obra del director de la Biblioteca Nacional de la República de Argentina, según el jurado, “constituye una de las más lúcidas indagaciones en la historia orgánica de la biblioteca universal. Sus ensayos han permitido seguir la pista del largo peregrinaje de los libros y el orden prodigioso que los acoge en las instituciones vertebrales de la cultura. La minuciosa recreación del arte de leer, la pericia con que los lectores aprenden a comprender la inmensidad del mundo, pertenecen al enciclopédico saber con que Manguel ha retratado la vida de los libros. Gracias a la obra de Manguel nuestro tiempo recuperará el respeto que el libro merece como artefacto inteligente”. El que reconoce el conjunto de una obra sin distinciones de país o idioma, cuenta con el mecenazgo de las familias Barceló (propietaria del Hotel Formentor) y Buadas (antiguos dueños del hotel donde nacieron las Conversaciones Literarias en los sesenta y recuperadas en 2008). El jurado lo integraron Inger Enkvist, Lila Azam Zanganeh, Daniel Fernández, Francisco Jarauta y Basilio Baltasar, como presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *